viernes, 14 de junio de 2013

Cosechamos lo que sembramos

¿Por qué vivir pensando en si a los demás les gustará
lo que vamos a hacer; por qué vivir mortificados
si cada una de nuestras acciones
será aprobada por la sociedad?;

mejor entendamos, que cada cosa que hagamos producirá
un efecto en el mundo exterior, en las demás personas,
y que esos efectos me ayudarán o perjudicarán
en mi continuo caminar hacia las metas que me he fijado.
¿Por qué no observar a las personas
y analizar su comportamiento hacia nosotros,
en función de las acciones que nosotros vamos realizando
en nuestra vida; por qué no entender,
que lo que nosotros recibimos de parte de la sociedad
es un resultado de lo que nosotros mismos le hemos dado?
Por qué no entender, de una vez por todas,
que si bien sigo un camino único y soy un ser distinto
a todos los demás, todo lo que yo haga provoca
una reacción en el resto de mis hermanos,
y que si lo que busco es lograr el respeto, la amistad,
la admiración de los demás, cada uno de mis actos
debe estar cuidadosamente vigilado para obtener
precisamente esos resultados.
Si la sociedad me rechaza, seguramente ha sido
porque mis acciones no han estado acordes
a lo que es comúnmente aceptado;
si el trato que recibo de parte de los demás
no es de mi agrado, debemos entenderlo como una respuesta
a lo que nosotros mismos hemos estado haciendo.

¿Deseamos la felicidad?
Esa es la pregunta que debe estar permanentemente presente
en nosotros; entonces, busquémosla a través de nuestras acciones,
cuidemos cada uno de nuestros pasos,
para que la respuesta que obtengamos del mundo sea justamente
la que nosotros esperamos. Vivir plenamente,
disfrutando cada momento de la vida y participando
de esa experiencia a los demás, es iniciarse en el camino
de la permanente felicidad.
Hagamos de nuestra vida un eterno estudio,
analicemos cada acción, cada paso,
y las consecuencias que obtenemos de parte de la sociedad
que nos rodea; vivamos una vida en donde cada hecho
no sea sino una lección dedicada especialmente para nosotros;
permanezcamos receptivos, porque las claves supremas
del comportamiento humano se esconden
en los lugares más increíbles y surgirán a la luz
en el momento menos esperado.

Kwan Yin


Es poco el tiempo

No dejes de sonreír…
Porque es muy poco el tiempo que te dan para la alegría.
No dejes de estar siempre al servicio de una buena causa…
Porque es poco el tiempo que te dan
para llenar la copa de la vida.

No dejes de dar pinceladas de cielo a tus días nublados…
Porque es poco el tiempo que te dan
para después de la tormenta ver salir el arco iris.
No dejes de perdonar…
Porque es muy poco el tiempo que te dan
para después de cicatrizar… volver a florecer.
No dejes de amar…
Porque son pocos los años que te dan
para entregar el corazón… y llenar la vida.
No dejes de tener un amigo…
Porque es muy poco el tiempo que te dan
para llevarlo de la mano.
No dejes de sembrar… y de abonar…
Porque es poco el tiempo que te dan
para dejar tu tierra produciendo, y el cantero de Dios todo florecido.
No dejes de rendir…
porque es poco el tiempo que te dan para ver resultados…
¡y alcanzar metas!
Para que dejes tu polen, tu señal, tu paso, tus sueños, tu rosa
¡Y a todo se le vea la luz!
Es poco el tiempo que te dan, para tirar semillas en esta aridez…
Para injertarte en el mundo aquí… aspirando al mundo de allá…
Para tropezar en el camino con la cruz de los demás…
Para poner en fruto agrio, miel de Dios…
y en cáscara vacía, pulpa de fe.
Es muy poco el tiempo para construir, hacer tus planos,
ensamblar tus piezas, redondear tus proyectos…
y luego, cimentar, afianzar, consolidar…
Para medir tu rendimiento… nadar contra la corriente…
y darle a la vida más de lo que recibes…
Para construir el pozo… llenar el cofre… y pulir la perla.
¡Cuánta vida tenemos que vivir!…
Cuántos papeles que desempeñar…
cuántos increíbles tenemos que ver…
¡cuántos males tenemos que sufrir!
¡Y qué poco tiempo!
Qué poco tiempo sentimos tener para llenar la arena de rosales…
el mar de perlas… los caminos de flores…
¡Y los corazones de Dios!
No dejes que se te vaya la magia del amor…
los sueños de las realidades… y las rosas de la cruz.
Es muy poco el tiempo para redondear la obra…
Cumplir un destino… Corregir los errores… Madurar los frutos…!
Y dejarlo todo terminado y completo!
Es muy poco el tiempo para dar la talla…
Realizar una misión… Ajustar las cuentas…
¡Y hacer rendir las capacidades y los dones!
Muy poco Dios mío… para llenar de huellas el camino…
de racimos la siembra…
¡Y de luz el mundo! Poco para un trayecto más alto…
¡No lo desperdicies!

Zenaida Bacardí


Olvídalo

Las resacas que dejaron las tormentas de este año…
¡Olvídalas!
Los pasos tambaleantes, los pasos retrasados,
los pasos hacia atrás…
¡Olvídalos!
Las veces que pasaste ignorada, inadvertida, lastimada…
¡Olvídalas!
Los sueños consumidos, las ilusiones hechas cenizas,
los intentos hechos polvo y el amor hecho recuerdo…
¡Olvídalos!
Las veces que latió tu corazón y nadie se dio cuenta,
que quisiste hacer y no te dejaron,
que abriste los ojos y te cerraron los párpados…
¡Olvídalas!
Las estrelladas apagadas, los días opacos, el tiempo en blanco,
la luna dividida y las horas de cerrazón…
¡Olvídalas!
El manto de insignificancia, de masa, de anonimato, de rutina…
¡Olvídalo!
Las espinas largas y hondas, los secretos angustiosos y tristes,
las piedras altas e insalvables…
¡Olvídalas!
Las semillas que se te quedaron dormidas,
los vuelos que se te quedaron a ras de tierra,
las rosas que se secaron antes de tiempo…
¡Olvídalas!
La cáscara de la semilla, el lucimiento de la vanidad,
la máscara del hombre y el ropaje de la verdad…
¡Olvídalo!
No vivas hacia atrás. No comiences recargado de sombras.
No des la espalda a la luz. No te reflejes en lo que pasaste.
No te aferres al mismo punto de partida.

Párate en la proa de tu barco, levanta de nuevo las velas,
mira hacia lo largo y lo ancho

Zenaida Bacardí de Argamasilla


Hace tiempo, tal día como hoy ocurría

Año:     Efeméride:

1476 Transilvania: muere el cruel conde Vlad Drácula, llamado el Empalador.
1894 Muere el pintor Federico Madrazo.
1908 Barcelona: I Asamblea Esperantista. Londres: Gran manifestación sufragista.
1920 Muere el sociólogo Max Weber.
1940 Los alemanes entran en París.
1944 Muere el dramaturgo Joaquín Álvarez Quintero.
1949 Se proclama un Estado vietnamita bajo el Gobierno de Bao Dai.
1968 Desaparece el poeta Salvatore Quasimodo.
1973 Estalla el escándalo conocido como Watergate, al descubrirse que el presidente Richard Nixon había utilizado métodos ilegales en su campaña para la reelección.
1982 Se pone fin a la Guerra de las Malvinas, conflicto bélico entre Argentina y Gran Bretaña.
1983 El Senado español ratifica la ley de expropiación de Rumasa, holding de José María Ruiz-Mateos.
1985 Milicianos chiítas libaneses se apoderan de un avión de la TWA con 147 pasajeros
1994 Se celebra la IV Cumbre Iberoamericana en Cartagena de Indias (Colombia)
1997 El presidente croata Franjo Tudjman, es reelegido para un nuevo mandato de cinco años.
2000 El canciller alemán Gerhard Schröder y la industria nuclear alemana acuerdan el cierre de las 19 centrales que funcionan en el país.
2003: en México, el Club de Fútbol Monterrey obtiene el título del Torneo Clausura del fútbol mexicano, derrotando al Monarcas Morelia por marcador global de 3 goles a 1.
2008: en Zaragoza (España), se abre al público la Exposición Internacional, con el lema «Agua y desarrollo sostenible».
2009: en Sudáfrica comienza la Copa Confederaciones de fútbol.
2010: en Tepic (México) un comando armado asesina a 15 jóvenes en un autolavado.
2011: la banda estadounidense LMFAO lanza su segundo disco, titulado Sorry for Party Rocking

Fuente: Almanaque de las efemérides