miércoles, 12 de junio de 2013

Un día a la vez

Cuando creas que no te queda amor para dar.
Cuando mires hacia atrás y sólo contemples
una colección de errores.

Cuando tu propio perro te ladre y te muestre sus colmillos.
Cuando no puedas evitar pensar que nada tiene remedio,
y te sientas sin ganas de volver a tener ganas…
no olvides que hubo otros antes que tú a los que
la suerte les fue esquiva.

No olvides que hubo muchos que a pesar de los pesares,
salieron adelante, que nadie tiene todas las respuestas
y conoce el final de todos los caminos.

No olvides que hay gente que se siente sola y espera
en alguna esquina encontrar alguien como tú
para sentirse comprendido y acompañado.

No olvides que detrás de la sonrisa más maravillosa,
en la mirada más brillante y serena,
se esconden sufrimientos pasados,
que ahora ya olvidados, nos muestran una persona feliz.

No olvides que eres tan importante
como tú mismo puedas creerlo,
que eres especial y eres único,
y que sólo puedes vivir un día a la vez.


Ser vulnerable

Ser vulnerable no es ser débil.
Al contrario, sólo una persona firme y madura
puede permitirse conocer su propia vulnerabilidad,
aceptarla y dejar que se sepa.
La persona débil oculta su debilidad, evita los ataques
y erige defensa para protegerse y poder huir.
Una armadura pesada siempre esconde un carácter débil.

Durante mis estudios de matemáticas
tuve ocasión de observar a profesores de todo tipo.
El mejor de todos ellos era un verdadero sabio en la materia,
lo sabía todo y lo entendía todo, era genial en sus demostraciones
y encantador en sus constantes equivocaciones
al hacer los cálculos más sencillos.

Recibía de buena gana cualquier sugerencia.
Sabía la asignatura y mucho más que la asignatura,
y sabía que sabía, y sabía que nosotros sabíamos que sabía,
y eso le permitía mostrar su ignorancia llegado el caso,
en vez de tratar de disimular un error con falsos pretextos.

Era abiertamente vulnerable, y lo era precisamente
porque estaba seguro de sí mismo.

La confesión de vulnerabilidad nos abre a relaciones amistosas
con otras personas, ya que ellas son tan vulnerables como nosotros.

En la debilidad se esconde la fuerza, y éste es el principio
de salvación en todos los órdenes.

Ser vulnerables quiere decir confesar sentimientos,
admitir que no somos indiferentes a la alabanza
o al desprecio, a la comodidad o a la molestia,
al éxito o al fracaso; quiere decir revelar el mal humor
así como el bueno, y saberse y declararse víctimas de la envidia
y el enfado y el desánimo y la ansiedad.

Ser vulnerable quiere decir que no siempre nos sentimos felices,
no siempre estamos de buen talante, no siempre nos dominamos,
no siempre estamos seguros de lo que hacemos y porqué lo hacemos.
Ser vulnerable quiere decir ser humano.

P. Carlos G. Valles


Saber aceptar

¿Se puede decir que en estos últimos días no te has sentido
como una persona libre y feliz, sin problemas ni preocupaciones?
¿No te has sentido así?

Pues estás dormido.

¿Qué ocurre cuando estás despierto?
No cambia nada, todo ocurre igual, pero tú eres el que ha cambiado
para entrar en la realidad. Entonces lo ves todo claro.
Le preguntaron a un maestro oriental sus discípulos:
“¿Qué te ha proporcionado la iluminación?”
Y contestó:
“Primero tenía depresión y ahora sigo con la misma depresión,
pero la diferencia está en que ahora no me molesta la depresión.”
Estar despierto es aceptarlo todo, no como ley, ni como sacrificio,
ni como esfuerzo, sino por iluminación.
Aceptarlo todo porque lo ves claro
y ya nada ni nadie te puede engañar. Es despertar a la luz.
El dolor existe, y el sufrimiento sólo surge cuando te resistes al dolor.
Si tú aceptas el dolor, el sufrimiento no existe.
El dolor no es inaguantable, porque tiene un sentido comprensible
en donde se remansa. Lo inaguantable es tener el cuerpo aquí
y la mente en el pasado o en el futuro.
Lo insoportable es querer distorsionar la realidad, que es inamovible.
Eso sí que es insoportable.
Es una lucha inútil como es inútil su resultado:
el sufrimiento.
No se puede luchar por lo que no existe.
No hay que buscar la felicidad en donde no está,
ni tomar la vida por lo que no es vida,
porque entonces estaremos creando un sufrimiento
que sólo es el resultado de nuestra ceguera y, con él,
el desasosiego, la congoja, el miedo, la inseguridad…

Nada de esto existe sino en nuestra mente dormida.
Cuando despertemos, se acabó.

Anthony de Mello


Hace tiempo, tal día como hoy ocurría

Año:     Efeméride:

1790 Aviñón pasa a formar parte de Francia, abandonando su adscripción a la Iglesia.
1812 Las tropas de Napoleón inician la campaña de Rusia.
1921 Nace Luis García Berlanga.
1931 Muere el pintor y escritor Santiago Rusiñol.
1975 España: se inaugura en Barcelona la Fundación Miró.
1979 Muere el actor John Wayne.
1985 España y Portugal firman la adhesión a la CEE a partir del 1 de enero de 1986.
1986 El gobierno racista surafricano instaura el estado de emergencia.
1992 Se inaugura en Río de Janeiro la "Cumbre de la Tierra", en la que se adoptan una serie de medidas para frenar el deterioro medioambiental del planeta.
1994 Austria vota en referéndum a favor de su ingreso en la Unión Europea.
1995 Letonia, Estonia y Lituania se convierten en Estados asociados a la Unión Europea.
1999 Las fuerzas de pacificación de la OTAN entran en Kosovo
2001 George Bush, inicia en España su primera visita oficial al continente europeo.
2007: sale a la venta la insulina inhalada.
2011: en Chile, el club de fútbol Universidad de Chile derrotó por 4 a 1 a Universidad Católica y se tituló campeón del Torneo de Apertura de 2011, su decimocuarta corona.


Fuente: Almanaque de las efemérides