sábado, 18 de mayo de 2013

Libertad interior

Para lograr la libertad interior
es necesario saber con toda objetividad
dónde están nuestros límites.
Algunos de ellos son: Nunca lo sabremos todo.
Nunca nos conoceremos por completo.
Nuestro cuerpo envejecerá.
Nada es nuestro, todo nos es prestado.
Siempre habrá alguien más fuerte, más inteligente, más bello que nosotros.
Siempre necesitaremos la ayuda de los otros.
Nunca nos aceptará todo el mundo.
Siempre habrá alguien que nos rechazará.
Seremos olvidados.
Pronto o tarde nuestros rasgos personales se esfumarán.
No sabemos nada.

Todo lo que “sabemos” son creencias.

Alejandro Jodorowsky


Los puentes son como ciertas personas…

Su importancia se valora cunado ya no están,
o cuando están rotos y no se los puede usar.
Existe una cantidad impresionante de puentes: cortos y largos,
anchos y estrechos, seguros e inseguros, caros y económicos.
Todos tienen algo en común: sirven para unir dos orillas.
Atravesándolos, uno siente que, de algún modo,
lleva un mensaje al otro lado.
También las personas estamos llamadas a ser puentes,
para facilitar el encuentro, para superar aflicciones,
para estimular el perdón.
Hacer de puente a veces cuesta, pero cuando da resultado,
la gratificación es grande.
Quiero ser para ti como un puente sobre el río.
Del lado de aqui está tu hoy. Del lado de allá tu mañana.
Entre los dos lados, el río de la vida.
A veces sereno, a veces turbulento, a veces traicionero
y a veces profundo y revuelto. Es necesario atravesarlo.
No soy Dios ni pretendo jugar a ser a ser Dios.
Sólo él puede llevarte con seguridad al otro lado.
Pero yo quiero ser el puente que haga más fácil la travesía.
Si crees que no es bueno pasar, sólo usa mis hombros.
Si me balanceara, no tengas temor.
Alguien me ha colocado en tu camino para ayudarte a cruzar el río.
No dudes en utilizarme, y cuando llegues, déjame, si quieres.
Si me entiendes bien, déjame donde estoy.
Otros han pasado por medio de mi, igual como tú, pasaron…
Pero quiero que continúes tu marcha.


Flores para el amor

Una palabrita tan chiquita que se hace gigante.
Una palabrita tan chiquita, donde cabe todo.
¡Una palabrita tan fácil de pronunciar y tan difícil de vivir!
Cuatro letras solamente.

Pero son los cuatro brazos de tu cruz,
los cuatros ejes que te sostienen,
los cuatro resortes que te mueven y las cuatro rosas que te perfuman.

Amor… tan intangible y tan palpable,
tan fugaz y tan eterno, tan raíz y tan flores, tan recóndito y tan lleno de luz.
Amor… se dice en un suspiro, se pierde en su adiós.
Vuela con el viento, ¡pero nada te lo arranca del corazón!

Para construir el amor se necesita un cimiento de piedra,
un poco de poesía, la mano maestra de Dios
¡y el pulimento que le vas poniendo todos los días!

No lo hagas con rendijas para las palabras, goticas para el rocío, hilitos para la luz.
Hazlo con más raíz que ramaje, más savia que flores y más nido que follaje.
Hazlo más tupido, más trenzado, más impenetrable, más tuyo, “más tronco”.

Que tu amor sea tierno para la vida, sensible para las emociones,
sostenedor para el camino, tibio en la penumbra ¡y ardiente bajo el sol!

Con el amor se abren los secretos, se llenan los vacíos,
se desborda la copa ¡y se crece hacia otro!
Se pone la estrella en lo más alto,
la raíz en lo más profundo y la luz en el milagro… como “faro de la vida”.

Amor es tomar la delantera al perdonar.
Es ceder el escalón… y dejar pasar.
Es olvidarse de exigir y hacer felicidad con lo que se tiene.
Es tomar en cuenta a otros antes que a uno.
Es dar, sin pagos ni remuneraciones.
Es no fallar en el dolor, estar detrás del éxito y delante en el sacrificio.
El amor es eso que saca las razones de sus contenes,
la inteligencia de sus casillas, el corazón del pecho,
y a uno de sí mismo para convertirlo en otro.

El amor no se sostiene con cadenas, ni prohibiciones, ni dinero, ni hijos, ni sexo.
Al amor lo sostiene esa agujita de hilos largos que va entretejiendo tiempo,
paciencia, amores y perdones a través de la vida.

El amor es apariencia… hasta que se entrega en su totalidad.
Es hábito de vida, hasta que lo recubres con ternura,
lo anudas con raíces ¡y lo adornas con besos!

El amor es media vida, hasta que sientes lo que dices,
cumples lo que prometes y aprendes felicidad con lo que te ofrece.

No ames a otro para que te realce, sino para que te realice.
No ames a otro para que te mantenga, sino para que te complemente.
No ames a otro para que te facilite y te ayude,
sino para trabajar a la sombra de un buen tronco.
No ames a otro para que te consienta, sino para que te exija.
No ames buscando tu felicidad, sino la de los otros.

Siembra tu amor por la entraña, sujétalo por dentro y verás que pasará el tiempo,
cambiarán los lugares, se transformará la vida y tu amor no se muda:
permanece firme… Como esas raíces que se arrancan y vuelven a salir.
Como esos tallos que se rompen y vuelven a retoñar.
Como esas flores que se podan ¡y se resisten a morir!

El amor no es para revestir la vida, sino para llenarla por dentro.
No es fuerza de pasión, sino luz de convivencia.
No es para encasquillarnos en él, sino para vivir el placer de entregarlo.
No es juego para pasarla bien: es sangre que nutre la vida.

El amor no es manipular ni aprovechar, ¡sino servir!
No lo bloquea todo con el reproche: abre rendijas para la compresión.
No tiene archivos para el resentimiento: deja libre espacio para el perdón y el olvido.
No acapara, no busca pedestal, no relumbra para los demás.

Enternece el camino, deja pasar, anuda las raíces ¡y arde por dentro!
El amor es una fuerza que pasa sobre nuestra voluntad,
un viento que vuela sobre nuestros defectos,
una magia que transforma nuestras realidades.

El amor encuentra lo que nadie ha visto,
conoce lo que nadie cree y entrega lo que nadie pide.
Es un impulso en desarrollo; palpa, moldea, tienta, siembra
¡y de pronto nos damos cuenta de que “hemos crecido dentro del otro”!

El amor es universal, porque es tronco de todas las raíces,
palabra de todos los idiomas, aspiración de todos los hombres

¡y luz de todas las vidas! El amor es un camino, pero de subidas y bajadas,
de rutinas y sorpresas, de tropiezos y compensaciones,
de besos y de estrellas, de dolor y de lágrimas.

El amor vale la pena.

Cuando lo dejamos pasar nos respira la vida, nos ensancha el corazón,
nos plantamos en él ¡y lo vencemos todo!

Amar no es dar parte de lo que hemos recibido, sino dar todo lo que tenemos.
No es tener las antenas dispuestas a la sensibilidad,
sino el corazón dispuesto para el dolor.

No es el estremecimiento pasional,
sino el recubrimiento de esas sensaciones con sentimientos profundos.

Amor no es juntar los labios y cerrar los ojos.
Es juntar alma con alma y dar cabida a todos los renunciamientos.
No es lo que nos viene bien en determinado momento de la vida.
Es lo que escogemos para siempre, como centro vital de la existencia.
No es lo que se siente cuando se baila, cuando se toma, cuando se mira el cielo.
Es lo que se siente en una prueba dura, en una lágrima amarga, en un dolor profundo.
Es vibración con ternura. Son palabras con comprensión.
Es promesa con fe y confianza.

No es solamente ser humanos, sino comprender que se ha infiltrado en nosotros
algo sobrenatural y divino.

Flores para el Amor

Zenaida Bacardí de Argamasilla


Hace tiempo, tal día como hoy ocurría

Año: Efeméride:

1643 Derrota de los tercios españoles por los ejércitos franceses en Rocroi.
1785 España: Carlos III emplea la bandera roja y gualda como enseña de la Armada.
1799 Muere el comediógrafo Pierre Augustin Caron de Beaumarchais.
1872 Nace el matemático y filósofo Bertrand Russell.
1909 Muere el compositor Isaac Albéniz.
1911 Fallece el compositor Gustav Mahler.
1941 Fallece el economista Werner Sombart.
1980 EEUU: la erupción del volcán Santa Elena (100 años inactivo) es igual a 500 bombas atómicas
1989 El Parlamento de Lituania modifica su Constitución y proclama la soberanía del pueblo lituano.
1991 El rey Hassan II de Marruecos acepta la celebración de un referéndum por la autodeterminación en el Sáhara occidental.
1993 El Papa Juan Pablo II proclama a san Juan de la Cruz patrono de los poetas de lengua española.
1996 Cruyff es destituido como entrenador del F.C. Barcelona tras 8 temporadas.
1998 La central nuclear de Chernobil vuelve a funcionar, a pesar de los temores que suscita en la comunidad internacional.
2000 Fracasa una intentona golpista en Paraguay a manos de fuerzas leales a Lino Oviedo, que ocupan la sede de la División de Caballería.
2002 Finaliza en Madrid la II Cumbre Unión Europea-América Latina y Caribe.
2005: en Chile sucede la Tragedia de Antuco, el segundo mayor desastre de la milicia en tiempos de paz.
2011: en la provincia argentina de Río Negro, el vuelo 5428 de Sol se estrella causando 22 muertos.

Fuente: Almanaque de las efemérides