sábado, 20 de abril de 2013

Se necesita valor

Para huir de los chismes, cuando los demás se deleitan en ellos.

Para defender a una persona ausente a quien se critica abusivamente.

Para ser verdaderamente hombre o mujer aferrándose a nuestros ideales, cuando esto nos hace parecer extraños o singulares.

Para guardar silencio, en ocasiones que una palabra nos limpiaría del mal que se dice de nosotros
pero perjudicaría a otra persona.

Para vestirnos según nuestros ingresos y negarnos lo que no podemos comprar.

Para vivir según nuestras convicciones.

Para ser lo que somos y no pretender ser lo que no somos.

Para decir rotundamente y dignamente no, cuando los que nos rodean dicen sí.

Para vivir honradamente dentro de nuestros recursos y no deshonradamente a expensas de otros.

Para ver en las ruinas de un desastre que nos mortifique y humille, los elementos de un éxito futuro.

Para negarnos a hacer una cosa que es mala aunque otros lo hagan.

Para pasar las veladas en casa, tratando de aprender.

Desconozco a su autor


La humanidad te necesita

Si la nota dijera...no es una nota la que hace la música...
no habría sinfonía.

Si la palabra dijera...no es una palabra la que puede hacer una página...
no habría libro.

Si la piedra dijera...no es una piedra la que puede hacer una pared...
no habría casa.

Si la gota dijera...no es una gota la que puede hacer un río...
no habría océano.

Si el grano dijera...no es un grano de trigo el que puede sembrar un campo...
no habría cosecha.

Si el hombre dijera...no es solo un gesto de amor lo que puede salvar la humanidad...
jamás habría justicia, paz, dignidad y felicidad en la tierra de los hombres.

Como la sinfonía necesita cada nota...

Como el libro necesita cada palabra...

Como la casa necesita cada piedra...

Como el océano necesita cada gota de agua...

Como la cosecha necesita cada grano de trigo...

La humanidad entera TE NECESITA, pues donde estés, eres único y, por lo tanto insustituible.

Autor desconocido

La otra mejilla



Existía un monasterio que estaba ubicado en lo alto de la montaña. 
Sus monjes eran pobres, pero conservaban en una vitrina tres manuscritos antiguos, muy piadosos. 
Vivían de su esforzado trabajo rural y fundamentalmente de las limosnas que les dejaban los fieles curiosos que se acercaban a conocer los tres rollos, únicos en el mundo. 
Eran viejos papiros, con fama universal de importantes y profundos.

En cierta oportunidad un ladrón robó dos rollos y fugó por la ladera. 
Los monjes avisaron con rapidez al abad. 
El superior, como un rayo, buscó la parte que había quedado y con todas sus fuerzas corrió tras el agresor y lo alcanzó:

- Que has hecho? Me has dejado con un solo rollo. No me sirve. Nadie va a venir a leer un mensaje que está incompleto. Tampoco tiene valor lo que me robaste. O me das lo que es del templo o te llevas también este texto. Así tienes la obra completa.
- Padre, estoy desesperado, necesito urgente hacer dinero con estos escritos santos.
- Bueno, toma el tercer rollo. Sino, se va a perder en el mundo algo muy valioso. Véndelo bien. Estamos en paz. Que Dios te ilumine.

Los monjes no llegaron a comprender la actitud del abad. 
Estimaron que había estado flojo con el rapaz, y que era el monasterio el que había perdido. 
Pero guardaron silencio, y todos dieron por terminado el episodio.

Cuenta la historia que a la semana, el ladrón regresó. 
Pidió hablar con el Padre Superior:

- Aquí están los tres rollos, no son míos. Los devuelvo. Te pido en cambio que me permitas ingresar como monje. Mi vida se ha transformado.

Nunca ese hombre, había sentido la grandeza del perdón, la presencia de la generosidad excelente.
El abad recuperó los tres manuscritos para beneficio del monasterio, ahora mucho más concurrido por la leyenda del robo y del resarcimiento.
Y además consiguió un monje trabajador y de una honestidad a toda prueba.

El agresor espera agresión, no una respuesta creativa, inesperada, insólita. No sospecha la conmoción del poder incalculable de la otra mejilla.

Enrique Mariscal


Hace tiempo, tal día como hoy ocurría

Año: Efeméride:

1693 Muere el pintor Claudio Coello.
1768 Muere el pintor Giovanni Antonio Canal, conocido como Canaletto.
1792 Francia declara la guerra a Austria.
1828 El explorador francés René Caillié entra en la ciudad de Tombuctú.
1889 Nace Adolf Hitler.
1893 Nace el pintor Joan Miró.
1923 Se suprime en Italia la fiesta del 1º de Mayo.
1961 Fracaso de invasión en Cuba de la Bahía de Cochinos.
1979 El nuevo salario mínimo en España queda fijado en 640 pesetas/día.
1992 Inauguración de la Expo de Sevilla.
1998 Bill Gates presenta Windows 98.
1999 Dos jóvenes neonazis matan a balazos a 15 compañeros en un instituto de Denver.
2000 El presidente boliviano Hugo Bánzer suspende el estado de sitio en el país.
2001 El director de orquesta Giuseppe Sinopoli fallece mientras dirigía Aida en Berlín.