lunes, 4 de marzo de 2013

No empequeñezcas

"Hay hombres cuyas palabras son como golpes, pero la lengua de los sabios es medicina. Todo lo que tú necesitas saber en cuanto a la salud mental, puede ser resumido en dos palabras: No Empequeñezcas.

El 95% de todos los problemas emocionales y mentales podrían ser eliminados si todos practicáramos esta verdad. ¡Cómo cambiaría todo si viviéramos conforme a ella! No empequeñezcas a los demás. No hagas nada que pueda hacer que alguien se sienta menospreciado. No juzgues ni critiques de una forma que disminuya la autoestima y el sentir de otras personas.

La mayoría de los problemas de crímenes, abusos, fracasos, problemas, hogares destruidos y adicciones a drogas y alcohol, pueden ser atribuidos a una autoestima herida.

No empequeñezcas. No lo olvides, vívelo, enséñalo a los demás y principalmente a tus hijos para que no cometan los errores por los cuales la mayoría hemos pasado. Mantén tu enfoque sobre lo positivo de los demás. Resalta siempre lo bueno en cada persona. Anima siempre a tu prójimo. Trata a los demás de la misma forma en que quisieras ser tratado. Habla palabras que ayuden y sanen. Evita palabras que destruyan y causen dolor. ¡Tus palabras sí importan! Ellas pueden traer vida o muerte. Utiliza tus palabras sabiamente, edifica a los demás…



¿Por qué no hacerlo por mi?

La primera cosa que se nos ocurre hacer con alguien que queremos es cuidarlo, ocuparnos de él, escucharlo, procurarle las cosas que le gustan, ocuparnos de que disfrute de la vida y regalarle lo que más quiere en el mundo, llevarlo a los lugares que más le agradan, facilitarle las cosas que le dan trabajo, ofrecerle comodidad y comprensión.

Cuando el otro nos quiere, hace exactamente lo mismo.

Ahora, me pregunto: ¿Por qué no hacer estas cosas con nosotros mismos?

Sería bueno que yo me cuidara, que me escuchara a mi mismo, que me ocupara de darme algunos gustos, de hacerme las cosas más fáciles, de regalarme las cosas que me gustan, de buscar mi comodidad en los lugares donde estoy, de comprarme la ropa que quiero, de escucharme y comprenderme.

Tratarme como trato a los que más quiero.

Pero, claro, si mi manera de demostrar mi amor es quedarme a merced del otro, compartir las peores cosas juntos y ofrecerle mi vida en sacrificio, seguramente, mi manera de relacionarme conmigo será complicarme la vida desde que me levanto hasta que me acuesto.

El mundo actual golpea a nuestra puerta para avisarnos que este modelo que cargaba mi abuela (la vida es nacer, sufrir y morir) no sólo es mentira, sino que además está malintencionado (les hace el juego a algunos comerciantes de almas).

© Jorge M. Bucay


Tocando vidas

El viejecito ocupaba el menor espacio que podía, no quería ser notado ni quería ser una molestia, su necesidad lo orillaba a esa situación.

Había quienes se sentían importunados por esa mano arrugada que se extendía con una muda petición de que se le depositara algo.

Y muchas veces lo único que recibió fue una mirada desdeñosa.

Por tener que esperar a una persona, estacioné mi automóvil cerca de él y así fue como tuve la oportunidad de observar, cómo un anciano mendingante tocaba la vida de los demás, de manera sutil y discreta.

LLegó junto a él, un niño apretando nerviosamente una pequeña moneda, anticipando la sensación de dar, dándole su única posesión y alejándose juguetonamente.

Pasó un apurado padre, que lo usó de ejemplo de como se ven los robachicos, para intimidar inútilmente a su revoltoso vástago.

Llegó una viejecita, quien no sólo le dio una moneda, sino que también le obsequió el calor de una palabras de comprensión y de ánimo, para que se cuidara del frío que sin misericordia se hacia sentir.

Un jubilado, pasó junto a él y en su rostro se leyó un agradecimiento a Dios, por la familia que tenía y por el magro cheque que cada mes recibía.

Pasó un policía, que se hizo el desentendido, al ver el temor en los ojos de alguien completamente inofensivo, que le recordó a su viejo, prosiguiendo su camino imperturbable.

Pasaron como cincuenta personas y nadie le prestó atención, sumergidas en sus propias necesidades.

Me bajé del auto y me dirigí resueltamente a él, me miró con desesperanza, por su mente pasó la eminente expulsión, pensando que yo era el propietario del negocio donde él se refugiaba.

¡Señor! - le dije en voz alta, por si no oía bien, ¡Hace frío y voy al restaurante, me permite que le invite algo? !Hizo el intento de negarse a aceptar, pero el frío reinante le dió valor para decidirse... Un mate por favor...

Cuando cumplí su pedido, recibí el gracias más sincero y conmovedor que he escuchado, me agradecía el haberlo hecho sentir humano, por esa pequeña atención que había tenido con él.

Dejó de sentirse en ese momento, un estorbo, un anciano solitario, un despojo que la sociedad inhumana y fría, esperaba impaciente su desaparición.

De repente fue un recuerdo traído a su estado actual y se sintió con vida, joven y viril, útil y amado.

Pero lo que más me impresionó no fue ese cambio, sino la sabiduría de sus ojos.

¡Porque él sabía que por unas monedas, tocaba las vidas, con su triste ejemplo!

Como se han de imaginar, la persona que esperaba, ya me estaba aguardando impaciente .

¡Nunca volteó a ver al anciano, y concluí que esa lección, sólo era para mí!

©Sergio Pérez C.



Procrastinando por Merlina Meiler

Varias de las consultas que me realizan son de personas que, en ciertos momentos, dilatan el hacer lo que deberían o ponerse en movimiento para realizar distintos tipos de actividades, desde las cotidianas a otras más complejas.

Esta gente procrastina, lo que quiere decir que aplazan la toma de decisiones o el enfrentarse a situaciones que deberían atenderse dentro de cierto tiempo. A veces prefieren llevar a cabo tareas diferentes a las que deberían y en otras ocasiones, directamente se quedan de brazos cruzados, presos de sentimientos encontrados, de culpas, de diálogos internos poco enriquecedores.

Si te sientes identificado con el concepto de procrastinación y sueles posponer acciones y decisiones más de la cuenta, estas preguntas pueden ayudarte:

- ¿Qué pasaría si las cosas llevan más tiempo de lo estimado? (la gente ansiosa o que no está acostumbrada a que todo tiene un curso y un tiempo de desarrollo puede verse afectada de antemano y llegar a la conclusión de “mejor otro día” para no enfrentarse a sus fantasmas internos)

- ¿Qué pasaría si te responsabilizaras del resultado? (para quienes asumir la responsabilidad es un desafío, prefieren evadir tareas para que “mágicamente” otro se haga cargo o desaparezca la necesidad de efectuarlas)

- ¿Qué pasaría si obtuvieras lo que deseas? (algunas veces, la revolución interna que se suscita ante la posibilidad de que algo buscado se transforme en realidad nos aparta de la voluntad para intentar alcanzarlo, porque su realización nos haría salir de nuestra zona de confort –aunque sea negativa, es a lo que estamos acostumbrados)

- ¿Qué pasaría si no lo obtuvieras? (ciertas personas muy exigentes o perfeccionistas, por ejemplo, pueden preferir no intentar algo por el miedo a que les salga mal, a cometer errores o, incluso, a no concretar lo que se proponen e inconscientemente, se paralizan o difieren el ponerse en movimiento).

Algunas ideas para combatir la procrastinación
Organiza tu tiempo: querer abarcar distintas tareas al mismo tiempo nos puede marear y hacer que el propósito se desdibuje (aquí, las inseguridades o temores internos pueden jugarnos una mala pasada). Asigna lapsos para cada cosa que tengas que hacer y trata de minimizar las posibles distracciones. Tu decisión es más fuerte que cualquier intromisión.
Pide ayuda si te ves abrumado: muchas veces, el trabajo en equipo o el delegar bajan la resistencia y permiten que llegues a buen fin.
Ponte fecha límites intermedias cómodas: si tienes que presentar un trabajo o estudiar para un examen, por ejemplo, establece días topes intermedios con porciones pequeñas de material a cubrir, para ir llenando la totalidad de a poco (como si fuera un rompecabezas).
Adelanta los días de entrega o finales: si siempre pagas los impuestos el último día y hay colas insoportables o la página de internet está saturada, haz que tu fecha máxima sea una semana antes, por ejemplo. Marca ese día en un calendario en colores y tómate unos minutos para ver cómo te sientes con esta decisión y en qué medida es beneficioso para ti cumplirla.
¿Sueles procrastinar?

Fuente: http://www.mejoraemocional.com

Hace tiempo, tal día como hoy ocurría

Año: Efeméride:

1193 Muere el sultán de Egipto, Saladino.
1493 Cristóbal Colón llega a Lisboa de vuelta de su primer viaje a las Indias.
1615 Muere el pintor Hans von Aachen.
1678 Nace el compositor Antonio Vivaldi.
1784 Nace en Barcelona la que luego sería Agustina de Aragón.
1832 Muere el egiptólogo Jean-François Champollion.
1852 Muere el escritor Nikolai Vasilevich Gogol.
1905 Rusia: numerosas revueltas campesinas en todo el país.
1906 El tifus causa 4.000 muertos en México.
1914 Éxito médico en Francia: separación de dos hermanas siamesas.
1916 Nace el psicólogo Hans-Jurgen Eysenk.
1919 Fundación de la III Internacional.
1974 El laborista Harold Wilson sustituye a Edward Heath como primer ministro del Reino Unido.
1987 Ronald Reagan reconoce que EE.UU. vendió armas a Irán a cambio de rehenes
1991 Independentistas de Letonia y de Estonia vencen en sus plebiscitos para separarse de la URSS.
1994 España: Vitoria abre el primer registro de parejas no oficiales y homosexuales.
1999 El proceso de paz en Irlanda queda bloqueado ante la negativa del IRA a entregar las armas.
2001: en Portugal, al menos 70 personas mueren al desplomarse un puente sobre el río Duero.
2001: en Andorra, el candidato del Partido Liberal y jefe del gobierno, Marc Forné, logra la mayoría absoluta en las elecciones legislativas.
2002: Canadá autoriza la investigación con embriones humanos, aunque prohíbe la clonación.
2003: el escritor español Juan Manuel de Prada gana el Premio Primavera con la novela La vida invisible.
2004: la Unión Europea aprueba una tarjeta sanitaria común para atender a los turistas.
2005: en su casa de Kiev aparece muerto el ex ministro ucraniano de Interior, vinculado con el asesinato del periodista Gueorgui Gongadze en el año 2000.
2006: el parlamento checheno nombra primer ministro al prorruso Ramzán Kadírov.
2006: la plataforma antinacionalista Ciutadans de Catalunya inicia los trámites para constituirse en partido político.
2009: en La Haya, Países Bajos, la Corte Penal Internacional emite una orden de arresto contra el presidente de Sudán, Omar Hasan Ahmad al-Bashir, por crímenes contra la humanidad practicados en Darfur.
2010: un terremoto de 6,4 grados sacude Taiwán hiriendo a 96 personas.

Fuente: Almanaque de las efemérides