sábado, 23 de febrero de 2013

El Arte de Escuchar.

En nuestro mundo moderno parece que hemos hecho del escuchar algo muy sencillo; Sin embargo el mayor porcentaje de los problemas en las relaciones humanas se da por no escuchar correctamente. Por no prestar verdaderamente atención a lo que la otra parte me está comunicando, escuchar con algún juicio mío interviniendo, interpretando o distorsionando lo que estoy escuchando. 

El nivel más superficial de la escucha es OÍR. Es simplemente ‘prestar’ la oreja para que las ondas sonoras lleguen a ti, pero muy probablemente estás pensando en otra cosa. Es una de las dificultades comunes en las parejas: “Me oyes, pero no me escuchas”.

Un nivel más profundo de tu escucha es cuando al mismo tiempo te haces la pregunta: “Qué significa esto que estoy oyendo para mí?”. Ahí estás escuchando pero desde tu propia experiencia. Es recurrente que en esta etapa de la escucha utilices tus recuerdos para relacionarlos con la experiencia de quien está conversando contigo.

El tercer nivel es cuando estás escuchando a tu interlocutor y buscas alguna cosa en lo que él te está comunicando. Ahí es posible que al estar escuchando a la otra parte seas interrumpido por tú diálogo interno que quiere, a través de tus filtros, formarse una opinión de lo que estás buscando escuchar.

El más intenso de los niveles de escucha es la consciente, es la escucha atenta y profunda. Procuras no emitir juicio alguno, Te mantienes abierto a escuchar, verdaderamente al margen, de todo lo que estás escuchando. Ahí bajas tu dialogo interior al mínimo y es ahí donde tu intuición funciona mejor. Es cuando la otra persona se siente en verdadera sintonía contigo.

Recomendaciones:

Para lograr una escucha consciente y atenta procura bajar al máximo tu nivel de diálogo interno, esos pensamientos recurrentes que no tienen nada que ver con lo que estás escuchando. Baja también tu tensión muscular, relájate, siéntete cómodo para que tu atención fluya. Mantén tu mirada fija y así tu mente estará más abierta y receptiva; Suaviza el enfoque y amplia todos tus sentidos hacia lo que estás escuchando.

Ten por seguro que te convertirás en un Maestro de la Comunicación si sigues estos sencillos pasos y con esto te acercarás más al logro de tus metas. Escuchar es un arte y aquel que escucha tiene un mundo de posibilidades a sus pies.

Hugo E. Reynoso Delgado

Comunicólogo. Master Practitioner de Programación Neurolingüística by Richard Bandler, Practitioner of the Art of PNL by John Grinder. Mental Training Practitioner by Scandinavian International University. Coach Ontológico by ICC. Creador de Inner Factor training, método para mejorar la calidad de vida de las personas y la productividad de las organizaciones

Palabras

Las palabras no se las lleva el viento, las palabras dejan huella, tienen poder e influyen positiva o negativamente… Las palabras curan o hieren a una persona. Por eso mismo, los griegos decían que la palabra era divina y los filósofos elogiaban el silencio.

Piensa en esto y cuida tus pensamientos, porque ellos se convierten en palabras, y cuida tus palabras, porque ellas marcan tu destino. Piensa muy bien antes de hablar, cálmate cuando estés airado o resentido y habla sólo cuando estés en paz.

De las palabras depende, muchas veces, la felicidad o la desgracia, la paz o la guerra. “Una cometa se puede recoger después de echarla a volar, pero las palabras jamás se podrán recoger una vez que han salido de nuestra boca”.

Las palabras tienen mucha fuerza, con ellas podemos destruir lo que hemos tardado tanto tiempo en construir. Cuantas veces una palabra fuera de lugar es capaz de arruinar algo por lo que hemos luchado, cuantas veces una palabra de aliento tiene el poder de regenerarnos y darnos paz.

Las palabras insultantes o despectivas nunca han creado algo edificante. Con el uso de expresiones agresivas, lastimamos a las personas provocando heridas creando resentimientos y dolor que se volverán a nosotros… -“ La verdad puede compararse con una piedra preciosa. Si la lanzamos contra el rostro de alguien, puede herir, pero si la ofrecemos con ternura ciertamente será aceptada con agrado.”

Las palabras son la manifestación de nuestro mundo interior, al cuidar de nuestro lenguaje purificamos nuestro mundo interior. Muchas enfermedades son únicamente el producto de nuestros pensamientos desequilibrados. La violencia, las mentiras, el resentimiento y tantas otras cosas existen y conviven con nosotros en este mundo.

Ante ello tenemos que cultivar cualidades de amor, verdad y gratitud, creando un sólido mundo interior en donde la bondad y la verdad brillen; para luego extender este mundo interior a las personas de nuestro alrededor. Una palabra amable: puede suavizar las cosas. Una palabra alegre: puede iluminar el día. Una palabra oportuna: puede aliviar la carga. Una palabra de amor: puede curar y dar felicidad.

Una palabra irresponsable: puede encender discordias. Una palabra cruel: puede arruinar una vida. Una palabra de resentimiento: puede causar odio. Una palabra brutal: puede herir o matar.

-“Si todas nuestras palabras son amables, los ecos que escucharemos también lo serán.” De ti depende si las usas para bien o para mal, tanto para ti como para los demás. Cuida tus palabras, ellas tienen poder. Habla de tal manera que en tu alma y en la de los demás quede la Paz

Anónimo

Cree en ti

Sencillamente hay un momento en la vida en que comprendes que ha llegado el tiempo de cambiar y, si no lo haces oportunamente, quizá nada jamás podrá cambiar. Comprende que si no tienes la fuerza de comenzar de nuevo, la vida seguirá sin ti.

No siempre nuestros días brindan lo que esperamos. Pero igual, si no te animas alegremente a escoger un camino o a realizar un sueño, estás en peligro de vagar sin rumbo y perderte.

Con tu frente alta, no temas soñar ni mirar a las estrellas. Mide tus pasos uno a uno, sin perder la fe, guardando tu valor y confianza.

Una senda más bella y serena de lo que has soñado te llevará a donde quieras llegar, cumpliendo todos tus deseos. No pierdas la confianza en tí y toma esa nueva vía. Verás que está llena de alegría, de aventuras y deleite como en tus sueños imaginaste. Cree en ti.

Todos tenemos adentro una brújula que nos conduce adonde anhelamos. No olvides confiar en tu brújula, consúltala a menudo, porque el conocer su presencia te dará fortaleza para lo que la vida te depare. No permitas que te desvíen. Haz lo mejor que puedas. Vive cada día en su plenitud. Nadie puede leer el futuro.

Recuerda: para todas tus preguntas, ahí dentro de tí, están todas tus respuestas. Trabajo y confianza para alcanzar la meta, solucionar problemas y realizar sueños. Conoces tu fortaleza y sabrás disfrutar todo lo que la vida te regale.


El último adiós


Iniciar una relación es un momento que llena de felicidad, pero como todo en la vida esta etapa no es eterna. Con el tiempo se desgasta y las cosas ya no son como antes, y cuando menos te das cuenta esa unión se ha deshecho, no importa el motivo o quién deja a quién… pero la realidad es que es un trance tormentoso en el que es difícil recuperarse.


Aceptar el final de la relación

¿Qué pasa al día siguiente? Cambia la rutina, hay alguien ausente, la vida giro tan rápido que no da tiempo a nada, y la depresión y el vacío son muy fuertes aún en los casos en que la euforia de haber tomado la decisión se parezca a una liberación. Siempre el día después es difícil. El dolor ante estos casos no diferencia género y los varones también sufren mucho.

El deseo sexual aparentemente desaparece y surgen recuerdos tanto buenos como malos que siguen manteniendo presente a la otra persona. Romper un vínculo siempre trae dolor pero a veces es mejor que continuarlo sin amor o con mucho dolor también, como viven tantas parejas. Es importante decidir si cuando está la decisión se pensó en iniciar una nueva vida o quedarse en el dolor.

Es fundamental empezar el día aceptando que la relación se terminó y no pensar todo el día en el tema, ni hablar con todo el mundo sobre lo que pasó y ni mirar fotos recordando el pasado. Eso es lo peor que se puede hacer y es lo que habitualmente sucede, por eso duele más.

Si bien el duelo es necesario e inevitable, hay estrategias para acelerar esta etapa. Se puede escribir en un diario todo lo que se va sintiendo y así volcar sentimientos sin contarlos a todo el mundo y luego arrepentirnos. Otra ayuda es no pensar qué falló, en qué fracasamos: no es momento de balances, esa reflexión es bueno hacerla un tiempo después.

Lo ideal es empezar a acercarnos a los amigos que no se ven tanto cuando se está en pareja, recordar qué se hacía antes de esta pareja, qué cosas se dejaron de lado, e iniciar una etapa en la que se sea el centro, hacer lo que da placer, iniciar deportes, estudios, viajes, cambios en el aspecto personal, el cabello, la ropa, cambiar muebles de lugar o comprar cortinas nuevas y sobre todo guardar las fotos para verlas cuando la tormenta pase y queden los lindos recuerdos, si hay algunos o muchos.

No se aconseja ver a la otra persona, ni hablarle en lo posible por un tiempo y no enterarse de qué hace ni estar averiguándolo, eso sólo aumenta la etapa de duelo y el dolor. Tampoco buscar sustituto y salir corriendo a buscar otro amor, eso dura poco y deja un vacío más profundo.

Aceptar el final de la relación y pensar que fue bueno vivirlo porque se ha crecido, es una forma de superar la crisis y salir adelante.

Desconozco a su autor

Ser suficiente (para paliar la soledad) por Merlina Meiler

Durante años te sentiste solo en las más diversas situaciones. Rodeado de gente, en la escuela, en el trabajo o en tu casa. No importaba con quién estuvieras, había momentos en los cuales te embargaba una soledad tan inmensa y un vacío tan pesado que hasta se te dificultaba respirar. Si aún crees que esta situación no tiene salida… tienes dentro de ti todo lo humanamente necesario para disfrutar cada día de tu vida, ¡eres un ser suficiente!

El sentimiento de soledad permanente es una constante en la vida de muchos individuos. Aunque estemos permanentemente ocupados en nuestro trabajo, con nuestra familia, y llenemos todo nuestro tiempo con cosas reales o imaginarias (como por ejemplo, preocupándonos por un futuro tan incierto como impredecible) nos sentimos vacíos con frecuencia. Tratamos de no tener ni un minuto libre durante el día y de caer rendidos en la noche para evitar conectarnos con nuestras emociones y nuestra propia intimidad. ¿Qué pasaría si nos enfrentáramos a ellas? ¿Qué descubriríamos? ¿A qué le tememos?

La impresión de estar solos suele ir acompañada de una certeza infundada de no pertenecer al lugar en el que estamos, o de que no nos quieren allí por algún motivo. Lo que deja entrever un nivel bajo de autoestima, generado por alguna situación real o imaginaria del pasado. La mismísima Madre Teresa de Calcula pregonó que “La soledad y la sensación de no sentirse querido son la pobreza más grande”.

Si creemos que sólo por vivir cada día a las corridas, llenos de ocupaciones, la sensación de soledad va a desaparecer como por arte de magia, no estamos haciendo lo correcto. Tampoco si nos rodeamos de gente permanentemente y evitamos estar solos. Si hay un tema personal inconcluso que está pidiendo a gritos que lo enfrentemos, y por eso perturba nuestra tranquilidad, va a seguir haciéndose notar hasta que le ofrezcamos unos momentos de nuestro tiempo para que salga a la superficie. Si decidimos seguir dejándolo en la oscuridad va a continuar provocando angustia y desajustes hasta que aflore.

Cuando nos sentimos profundamente solos en la intimidad de nuestro ser, suponemos que no contaremos con la entereza interna para convivir con lo que provoca ese vacío. ¡Claro que la tenemos! ¡Somos seres humanos suficientes, con un potencial a desarrollar esperando ser descubierto! Tenemos dentro de nosotros todos los recursos necesarios para dar la cara a las situaciones que se nos presenten, o que se nos presentaron. Podemos gozar de una vida equilibrada y satisfactoria, sin la necesidad de caer en conductas indeseables que hasta ahora hemos asumido como propias.

Con sólo dedicar unos minutos una vez a reencontrarnos con esa soledad que nos embarga bastará para reencauzarla de otro modo. Vale la pena afrontar ese vacío interno sólo una vez para darnos cuenta que sí podemos convivir con él. ¡Somos seres suficientes y podemos lograrlo! ¡Nos reencontraremos con energía que había quedado atascada por mucho tiempo en nuestro esfuerzo por alejarnos de la soledad y del vacío!

Éste es un buen momento para dejar que esa soledad aflore. ¿Escuchas tu propia voz o la de algún familiar cercano que te desalienta, pone trabas a tu expansión personal y te impide conectarte con tu verdadera esencia? ¿Resuenan en tus oídos palabras con contenidos negativos o comparaciones? ¡Es hora de cambiar ese casete! Y de volver a grabarlo con tu propia voz y con afirmaciones positivas que eleven tu autoestima al nivel en el que tiene que estar. No permitas que nadie te menoscabe, ni en persona ni mediante el recuerdo de lo que te han dicho. Trata de cambiar esas palabras dentro de tu mente una sola vez y verás cómo te sientes. La idea es que asumas esta actitud cada vez que se te presente una situación similar. Ponte en tercera posición las primeras veces, si lo consideras necesario, hasta que te acostumbres al mecanismo y se transforme en una competencia inconsciente.

Sigue conectándote con tu soledad, ¿salen a la superficie hechos del pasado? ¿Imágenes, voces, lugares, personas? Aunque no estén muy nítidos o pasen delante de ti como una película, igual vas por buen camino. Déjame recordarte que todo eso es cosa del pasado, y es hora de dejarlo partir, con amor, para poder situarte en el presente, aquí y ahora. Pasa a tercera posición, la del observador, y míralos como detrás de un vidrio, por última vez. Respira hondo y salúdalos, lentamente, tuvieron un lugar importante en tu vida hasta hace unos minutos y ha llegado la hora de liberarlos. Eres una persona completa y suficiente y ya no necesitas vivir y revivir esos hechos que te aíslan de este momento, tienes a tu disposición lo necesario y suficiente para manejarte con soltura en el presente.

Fuente: http://www.mejoraemocional.com

17 secretos de las personas felices.

Estas lecciones no son solamente útiles sino además eternas.

1. Olvidar el pasado

Una de las llaves para felicidad es la mala memoria

No serás feliz si llevas contigo la carga del pasado. Haz cometido errores?, Haz tenido experiencias terribles? Cualquiera que estas sean, debes dejarlas ir. No hay nada que puedas hacer con respecto al pasado, así que mejor dejarlo ir y enfocar tus energías en el presente.

2. Toma responsabilidad por tu vida

El secreto de la felicidad es la libertad y el secreto de la libertad es el coraje.

Para ser feliz debes tener libertad y la más esencial de las libertades es la libertad de elegir. No importa cuán mala sea tu situación, siempre podrás escoger como responder a esta. Las personas pueden molestarte, pero depende de ti si quedas resentido con ellas o no.

Pero como dice la frase de arriba, la libertad se debe al coraje. La liberta de elegir requiere coraje de tomar responsabilidad de tu vida. No deberías culpar a alguien más cuando algo va mal. Toma la responsabilidad y tendrás el poder de elegir.

3. Crea relaciones

La felicidad se encuentra en las amistades que hacemos a lo largo del camino

En las relaciones es donde realmente encontramos la verdadera felicidad. La razón es simple: solo a través de las relaciones podemos amar y ser amados. Haz de las relaciones tu máxima prioridad y estarás en camino a la verdadera felicidad.

4. Desarrolla múltiples pasiones.

Mientras más pasiones y deseos tengas, más caminos tendrás de ser feliz.

La pasión te guía hasta la felicidad. Así que no solo encuentres tus pasiones, sino que además deberías expandirte hacia nuevas pasiones de esta manera encontraras nuevos caminos a la felicidad.

La llave para expandirte hacia nuevas pasiones es a través de la curiosidad tendrás una fuente inagotable de nuevas cosas por hacer esperando por ti

5. Forja tu carácter.

El carácter es la base de la felicidad y la felicidad la sanción del carácter.

Forjar tu carácter es esencial para tu felicidad. Cuando eres verdadero contigo mismo y con los demás estarás en paz

La forma de forjar tu carácter es hacer promesas y mantenerlas. Por ejemplo, te haces una promesa a ti mismo de que no fumaras. Cuando la mantienes estas forjando tu carácter. O cuando haces una promesa a alguien de ser puntual, cuando la mantienes estas forjando tu carácter

6. Se tú mismo

La felicidad se alcanza cuando una persona está lista para ser lo que es.

Solo puedes feliz si te convierte en quien eres en realidad. No vivas la vida de otras personas tratando de cumplir con sus expectativas. Las personas pueden esperar que tu tengas cierto trabajo o alguna forma de vivir pero no te intimides por eso, encuentra quien eres y se tú mismo.

7. Vive el propósito de tu vida

La única y verdadera felicidad viene de dedicarnos a un propósito.

Para tener una vida llena, tienes que encontrar el propósito de tu vida y seguirlo con fe. Encuentra lo que realmente te interesa y ármate de coraje para seguirlo. Tener un lema te ayudara a interiorizar y comunicar tu misión.

8. Agradece lo que tienes

La felicidad nunca vendrá a aquellos que fallan en apreciar lo que ya tienen.

Ser feliz es fácil si somos agradecidos. Desafortunadamente, a menudo ver lo que no tenemos es más fácil que ver lo que ya tenemos. Algunas veces tenemos que sufrir una perdida para apreciar lo que teníamos antes de perderlo. Así que no des las cosas por sentado. Mira lo que ya tienes y pronto tendrás muchos motivos para ser feliz. Puedes empezar con las cosas simples.

9. Ten mente positiva

Sin importar el lugar o la condición con solo la mente puedes ser feliz o miserable

Las personas felices saben cómo controlar sus mentes. Ellos no dejan que los pensamientos negativos entren en ellas. Mientras que una situación puede parecer mala para algunos las personas felices las ven desde el lado positivo, ellas piensan que no importa cuán mala pueda ser una situación siempre hay algo positivo que sacar de esta. Tu mente puede hacerte o deshacerte, así que guárdala bien.

10. Trabaja creativamente.

La felicidad descansa en el placer del logro y en la emoción del esfuerzo creativo.

Cuando trabajas creativamente en algo encontraras felicidad. Hay un fenómeno relacionado a esto llamado estado de flujo. Cuando estas en estado de flujo estas completamente enfocado en lo que estás haciendo de tal forma que no sientes el pasar del tiempo o la necesidad de comer. Este estado de flujo te permite alcanzar alta productividad y ser feliz al mismo tiempo.

11. Empieza con lo que tengas

El tonto busca la felicidad en la distancia, el sabio la hace crecer bajo sus pies.

Las personas felices no necesitan algo que no tienen para ser felices. Ellos no necesitan cierto trabajo o determinado nivel de entrada monetaria. En vez de eso ellos aprenden a ser felices con lo que ya tienen. Ellos han aprendido el arte de contentarse con lo que tienen. Conténtate con lo que tienes y serás feliz.

12. Cambiar

Ser feliz requiere que constantemente crezcas. De hecho el proceso de aprendizaje en sí mismo es esencial para la felicidad, nunca te has sentido deslumbrado por algo? Alguna vez has sentido la excitado al alcanzar un nuevo nivel en tu vida? Cambiando la forma en que hacemos las cosas en la vida es una de las cosas más difíciles de hacer. Cuando hacemos algo por primera vez tratamos de encontrar un ritmo y adaptarnos a él. Pero una vez que nos adaptemos nos acomodaremos y ahí reside la inercia que nos dificulta el cambio en sí.

13. Usa tus talentos.

La felicidad es también el uso completo de todos tus poderes y talentos.

Hay dos lecciones a tener en cuanta de esta frase. Primero debes encontrar tus talentos y segundo debes utilizarlos al máximo. Trabajar en tus talentos es una forma segura de disfrutar tu trabajo porque es algo a lo que estás acostumbrado a hacer. Usar tus talentos al máximo te va a hacer aún más feliz gracias a la satisfacción de dar lo mejor de ti.

14. Cuida los pequeños detalles

La felicidad de la mayoría de las personas que conocemos no se arruina por grandes catástrofes o por errores, sino la repetición de los pequeños detalles destructivos.

Esta es una gran verdad. A menudo no es una gran cosa la que arruina tu felicidad, son las pequeñas cosas las que lo hacen. Por ejemplo alguien que no te gusta o romper una pequeña promesa con alguien. Pero aun las pequeñas fugas pueden hundir tu buque de felicidad así que ten cuidado con ellas.

15. Deshaz tus ambiciones inútiles

Donde acaban las ambiciones empieza la felicidad.

Mientras que querer lograr más en tu vida está bien, estar obsesionado con esto no lo es. Da lo mejor de ti para mejorarte a ti mismo pero no te obsesiones con ello.

16. Has feliz a los demás

La felicidad es un perfume que no puedes ponerle a los demás sin dejarte caer primero unas gotas en ti mismo.

Este es el secreto de la felicidad preferido. La mejor forma de ser feliz es hacer feliz a los demás primero. Mientras más ayudes a otras personas y las hagas felices, más te harás feliz a ti mismo. La felicidad no viene a través del egoísmo, sino a través del desprendimiento. Se cosecha lo que siembra.

17. Practica la compasión

Si quieres que los demás sean felices, practica la compasión. Si quieres ser feliz practica la compasión.

La compasión es tal vez es el nivel más alto de desprendimiento que podamos tener. Como dice esta frase claramente practicar la compasión puede hacer que ambos tú y los demás sean felices.

Pero claro esto lleva práctica. Empieza por pensar en las personas cercanas a ti. Observa sus necesidades y encuentras vías para satisfacerlas. Incluso aunque no lo sientas así tu compasión crecerá con el tiempo

Todo es todo, esta frase de Aristóteles puede sintetizar todas las lecciones anteriores: La felicidad depende de nosotros mismos.

Desconozco a su autor


Vamos Todos A Reír

La convicción de que la risa actúa benéficamente es muy antigua ya que se remonta a Galeno, considerado -junto a Hipócrates- uno de los padres de la Medicina Occidental alopática. Galeno e Hipócrates cultivaron la teoría de los humores. Entre ellos, la atrabilis o bilis negra decían que se cobija en el hipocondrio que es el lugar que se sitúa entre las costillas y la parte superior del estómago. La atrabilis, según estos sabios antiguos, es como la somatización de la angustia. Con lo que la risa actuaría en forma de masaje liberando la atrabilis.

A la edad de entrar en guardería, los niños se ríen unas 300 veces al día, mientras que los adultos se ríen una media de unas 17 veces al día (mujeres y hombres ríen por igual, pero de cosas diferentes).

El sentido del humor influye en nuestra salud de diferentes formas. El humor estimula la risa y, como sabemos, la estimulación fisiológica a través de la risa conlleva una serie de beneficios para la salud. Parece reducir el estrés; estimula la producción de inmunoglobulina A y tiende a estimular los linfocitos T, que son anticuerpos que combaten las infecciones. También reduce la hormona del estrés, que puede debilitar la respuesta inmunitaria.

La risa produce una estimulación que es a la vez relajante. La risa estimula también indirectamente las endorfinas, que son los analgésicos naturales de nuestro cuerpo, aumentando la tolerancia al dolor.

Pero la risa no sólo nos proporciona una estimulación fisiológica sino también nos proporciona una experiencia emocional satisfactoria. Si una persona está deprimida o enfadada y alguien la hace reír con algún comentario gracioso, su estado de ánimo cambia inmediatamente y la ira o depresión se desvanecen, al menos momentáneamente. Por eso el sentido del humor es una poderosa arma para utilizar en los momentos difíciles de nuestras vidas.

El sentido del humor supone creatividad e ingenio, implica un modo de ver las cosas diferentes, absurdas y burlescas, que acaba con el exceso de seriedad con el que demasiadas veces enfrentamos la vida.

Las personas estresadas que tienen un gran sentido del humor se vuelven menos ansiosas y deprimidas que aquellas en las que el sentido del humor está menos desarrollado. El sentido del humor como un mecanismo de afrontamiento tiene más posibilidades de provocar un estado de ánimo positivo.

Cultivar el sentido del humor a lo largo del día es una de las mejores cosas que puedes hacer por tu salud. En cada cosa que hagamos, incluso estando solos, podemos encontrar algo gracioso si estamos predispuestos a ello.

El siguiente paso consiste en descubrir cómo es tu sentido del humor: observa qué cosas te hacen reír. Luego busca películas, libros, revistas, páginas webs, etc. que encajen con ese tipo de humor.

Reírse de uno mismo es quizás el modo más terapéutico del humor. La risa, en sí misma es beneficiosa por sus efectos fisiológicos, pero la risa que nos beneficia emocionalmente es la que nos ayuda a ver nuestros problemas desde diferentes perspectivas y a no ser tan trágicos. Por tanto, observa tu vida, tus problemas, tu situación, tus defectos, tu mala suerte y trata de hacer un chiste con ellos. Pero no utilices esta estrategia para evadirte o huir, sino para normalizar tu estado de ánimo y sentirte mejor para así poder buscar soluciones efectivas a dichos problemas.

· Ejercicio: Con cada carcajada se pone en marcha cerca de 400 músculos, incluidos algunos del estómago que sólo se pueden ejercitar con la risa.

· Masaje: La columna vertebral y los cervicales, donde por lo general se acumulan tensiones, se estiran. Además, se estimula el bazo y se eliminan las toxinas. Con este movimiento el diafragma origina un masaje interno que facilita la digestión y ayuda a reducir los ácidos grasos y las sustancias tóxicas.

· Limpieza: Se lubrica y limpian los ojos con lágrimas. La carcajada hace vibrar la cabeza y se despeja la nariz y el oído.

· Oxigenación: Entra el doble de aire en los pulmones, de ahí que la piel se oxigene más. En concreto, los pulmones mueven 12 litros de aire, en vez de los 6 habituales, lo que mejora la respiración y aumenta la oxigenación. Con esto se desmiente la idea de que la risa provoca arrugas en el rostro, ya que lo tonifica.

· Felicidad: Favorece la producción de endorfinas y encefálicas en el cerebro, que son los neurotransmisores (formados por cadenas de aminoácidos) que se encuentran sobre todo en el sistema linfático y cuya función es combatir el dolor disminuyendo la receptividad del organismo ante estímulos dolorosos; es así como la risa estimula la producción de endorfinas y, por tanto, disminuye la intensidad de los fenómenos dolorosos.

Inteligencia interpersonal e inteligencia intrapersonal por Merlina Meiler

Si descollas en tu trabajo o en tus estudios pero tu vida personal o emocional no guarda una simetría con tu área profesional, resulta imperioso que desarrolles tanto tu inteligencia interpersonal como la intrapersonal para que alcances un presente balanceado.

El psicólogo Howard Gardner, de la Harvard School of Education, desarrolló la teoría de la multiplicidad de inteligencias. Anteriormente se consideraba que el cociente intelectual de una persona era el termómetro que indicaba cuánto éxito iba a lograr en su vida laboral. Gardner consideraba que si sólo se tiene en cuenta el cociente intelectual al evaluar a un individuo se limita la noción de inteligencia porque no se tienen en cuenta ni las habilidades ni las capacidades necesarias para triunfar en la vida.
Por eso, él tuvo en cuenta no sólo ésas sino también otras aptitudes para explicar las distintas clases de inteligencias, y las dividió en 7: interpersonal (capacidad de interactuar con otros), intrapersonal (vida emocional propia), espacial (visualización), lógico-matemática (inteligencia no verbal, relacionada con el cociente intelectual), musical, lingüística (para discernir y dialogar) y sinético-corporal (deportes, danza, movimientos reflejos).

En este artículo me referiré a dos de las inteligencias no académicas, la interpersonal y la intrapersonal. Me parece importante destacarlas para lograr estabilidad emocional y así dar lo mejor de nosotros mismos en las áreas que nos desempeñemos, al aplicar la congruencia hacia adentro y hacia afuera.

La inteligencia interpersonal es la capacidad de entender a otras personas, interactuar con ellos y entablar empatía o rapport. Poder discernir, comprender qué le sucede a otra persona en determinado contexto y actuar de manera apropiada en relación con los estados de ánimo, las conductas y los deseos de esa persona resulta de suma utilidad para comunicarnos efectivamente en nuestra vida diaria.

Quienes poseen inteligencia interpersonal son populares, tienen muchos amigos, mantienen una buena relación con sus compañeros de trabajo y con la gente que los rodea en general. Les resulta sencillo captar las necesidades ajenas y reaccionar en consecuencia. Encuentran la palabra adecuada o el comportamiento que logra empatía en su interlocutor, y al leer emociones en otro se puede adoptar una actitud positiva, ya que es necesario tener en cuenta lo que la otra persona siente o necesita para lograr una comunicación realmente efectiva.

La empatía es esencial en nuestras relaciones con los demás. Para lograrla, es útil estar en una posición relajada, de receptividad, sin preconceptos ni defensivas estériles. Una de las claves a tener en cuenta para generar empatía es prestar mucha atención al lenguaje no verbal: tono de voz, expresiones de la cara, movimientos del cuerpo, gestos, accesos oculares, etc. En caso que las palabras y el lenguaje no verbal de una persona no concuerden, es conveniente centrarse en cómo se dice algo más que en las palabras que se utilizan para expresarlo.

La inteligencia intrapersonal es la capacidad de ver con realismo y veracidad cómo somos y qué queremos, y de entender cabalmente cuáles son nuestras prioridades y anhelos, para así actuar en consecuencia. Otro componente es el de no engañarnos con respecto a nuestras emociones y a nuestros sentimientos, y respetarlos.

En vez de suponer que uno está dominado por sus caprichos y deseos y que nada se puede hacer al respecto, las personas con un alto grado de inteligencia intrapersonal pueden entender por qué sienten o piensan tal o cual cosa y actuar en consecuencia. También se ven muy favorecidas ya que hacen excelentes elecciones al momento de elegir con quién casarse, qué carrera estudiar o qué trabajo no aceptar.

Aprender a monitorear los sentimientos para saber qué nos sucede, y llegar a entendernos y a tratarnos con respeto y compasión mientras decidimos qué medidas tomar para lograr equilibrio y satisfacer nuestras necesidades emocionales nos proporciona mecanismos para calmarnos y evita que tengamos reacciones desmedidas frente a lo que se nos presenta. Asimismo, nos permite tener en nuestras manos las riendas de casi todas las situaciones, lo que redunda en un marcado bienestar emocional que llega a notarse en el plano físico también. De ahí la importancia de desarrollar tanto la inteligencia interpersonal como la intrapersonal.

Fuente: http://www.mejoraemocional.com

Hace tiempo, tal día como hoy ocurría

Año: Efeméride:

1601 Muere el pintor y grabador italiano Agostino Carraci.
1685 Nace el compositor Georg Friedrich Händel.
1821 Muere el poeta John Keats.
1850 Nace el hotelero César Ritz.
1883 Nace el filósofo Karl Jaspers.
1926 Fallece el pintor Juan Llimona.
1942 Muere el escritor Stefan Zweig.
1965 Desaparece el actor Stan Laurel.
1981 España: golpe de estado frustrado del teniente coronel Tejero.
1997 Clonado un mamífero vivo, la oveja Dolly.
1998 El Ayuntamiento de Amsterdam inaugura las primeras tres "narco-salas" europeas, centros donde pueden acudir los drogadictos sin hogar.
1999: un alud de nieve sepulta a 50 personas en los Alpes austríacos, de las que 38 resultan muertas.
1999: el guitarrista mexicano Carlos Santana consigue ocho Premios Grammy, igualando el récord que poseía Michael Jackson, logrado en 1983.
2002: el español Johann Mühlegg logra su tercer oro olímpico tras imponerse en los 50 km. de fondo clásico.
2002: Íngrid Betancourt es secuestrada por las FARC durante un mitin (permanecerá secuestrada durante 2323 días).
2003: la Academia Británica de Cine concede dos Premios BAFTA (mejor guion original y mejor película de habla no inglesa) a Pedro Almodóvar por Hable con ella.
2004: la escritora colombiana Laura Restrepo gana el Premio Alfaguara de Novela con su novela Delirio.
2004: una explosión causa seis muertos en la central de Investigación Espacial de India, en Sriharikota.
2005: un equipo de científicos de la Universidad de Cardiff descubre una galaxia formada por materia oscura situada a 50 millones de años luz.
2005: en España, el Ministerio de Sanidad aprueba los primeros cuatro proyectos de investigación sobre células madre.
2005: se confirman, por vez primera, los efectos relativistas predichos por la Teoría de la Relatividad de Albert Einstein para las cercanías de los agujeros negros.
2006: Harry Potter y el misterio del príncipe (sexto libro de la saga del joven mago) sale a la venta en España.
2006: en Kent una banda armada perpetra el mayor robo de la historia del Reino Unido, tras apropiarse de más de 73 millones de euros de una empresa de seguridad.
2006: en Shanghái, Inditex (la multinacional española que preside Amancio Ortega), desembarca en China con la inauguración de una tienda Zara.
2009: Penélope Cruz se convierte en la primera actriz española en conseguir un Premio Óscar
2011: En Libia se producen levantamientos masivos de las ciudades contra el gobierno de Gadafi, los levantamientos se llevan a cabo en Misurata, Zawiya, Nalut, Zintan, Gharyan, Yafren, Surman, Zuwara, Subrata, Jadu y Kikla.

Fuente: Almanaque de las efemérides