viernes, 22 de febrero de 2013

La mariposa azul

Había un viudo que vivía con sus dos hijas curiosas e inteligentes. Las niñas siempre hacían muchas preguntas. A algunas de ellas, él sabía responder, a otras no...

Como pretendía ofrecerles la mejor educación, mandó las niñas de vacaciones con un sabio que vivía en lo alto de una colina. El sabio siempre respondía a todas las preguntas sin ni siquiera dudar.

Impacientes con el sabio, las niñas decidieron inventar una pregunta que él no sabría responder. Entonces, una de ellas apareció con una linda mariposa azul que usaría para engañar al sabio.

“¿Qué vas a hacer?” –preguntó la hermana. “Voy a esconder la mariposa en mis manos y preguntarle al sabio si está viva o muerta”

“Si él dijese que está muerta, abriré mis manos y la dejaré volar. Si dice que está viva, la apretaré y la aplastaré. Y así, cualquiera que sea su respuesta, ¡será una respuesta equivocada!”

Las dos niñas fueron entonces al encuentro del sabio, que estaba meditando.

- “Tengo aquí una mariposa azul. Dígame, sabio, ¿está viva o muerta?”

Muy calmadamente el sabio sonrió y respondió:

“Depende de ti... Ella está en tus manos.”

Así es nuestra vida...

Está en nuestras manos, como la mariposa azul... Nos toca a nosotros escoger qué hacer con ella.

Desconozco a su autor

Cómo decir “Lo siento” por Merlina Meiler

¿Cómo llegar a un terreno intermedio en una desavenencia que parece irreconciliable, sin tener que apelar al desgastante recurso de ceder? ¡Es más fácil de lo que imaginas! Para lograrlo hay dos palabras mágicas: lo siento.

Algunas veces se suscitan situaciones en las que tenemos un cambio de ideas con otra persona, y terminan en una discusión o controversia seria ya que resulta imposible llegar a un acuerdo. Cada parte tiene percepciones y puntos de vista diferentes acerca de la realidad, y cuanto más platican sobre el tema, peor color toma el pleito, ya que se enfrascan más y más en sus propias posiciones.


La gran mayoría de los problemas con otra persona recrean conflictos intrapersonales sin resolver. Temas pendientes, enojos, frustraciones latentes que comienzan a echar chispas cuando otra persona apenas roza o rotundamente da de lleno en ellos. Nos enojamos con una actitud de nuestro interlocutor que refleja algo de nosotros mismos, y que muchas veces preferimos pasar por alto o no tenemos presente de manera consciente. La otra persona nos lo está recordando al mostrárnoslo en nuestras propias narices.

Una segunda causa habitual de las discusiones y los cambios de palabras con otros es las anclas que se disparan a través de ciertos comportamientos. Mediante esta situación revivimos momentos de nuestra vida aletargados que de algún modo no están encauzados ni resueltos. Al volver a salir a flote nos enojamos aún más, y la causa de este enojo está subyacente aunque apuntemos nuestros dardos y nuestros sentimientos desagradables de angustia, fastidio o los que fueran sobre la otra persona.

Pues bien, tal vez te des cuenta del verdadero motivo que se esconde detrás de una polémica acalorada, tal vez no, no tiene mayor importancia. Incluso la situación se le puede haber ido de las manos a una de las dos partes, y a simple vista parece que el distanciamiento que sobrevino no tiene manera de resolverse. Cada integrante de esta controversia adoptó una tesitura sin retorno aparente.

Hay una práctica que es bien efectiva para recomponer una situación desagradable, y es simple: pedir disculpas. Desde luego que muchas veces tenemos la certeza que no nos toca a nosotros hacerlo, sino a nuestro interlocutor, porque consideramos que él (o ella) es quien no está acertado. Para algunas personas es bien difícil reconocer sus errores o admitir que una decisión que tomaron no fue la más apropiada. Gran parte de quienes quedan enfurecidos y resentidos indefinidamente por una nimiedad se enfocan sólo en lo pequeño, en el hecho puntual, y pierden de vista lo grande y verdaderamente importante: una familia, un trabajo, una amistad.

Sé compasivo hacia ti mismo y hacia la otra persona involucrada. Pide perdón, aunque pienses que probablemente no te corresponda a ti hacerlo, si crees que:


  • Es una forma inteligente de limar asperezas para poder abordar el tema en frío, en otro momento. 
  • Lo que está en juego es mucho más importante que la razón del fastidio o del altercado. 
  • No comprometes tus valores personales ni tu integridad moral al hacerlo. 
  • Es una buena manera de reentablar el diálogo interrumpido. 
  • A todas luces estarás en una situación personal más a gusto que la actual.

Si decides utilizar el puente del “lo siento” para restablecer la comunicación y no sabes cómo hacerlo, ya que es una actitud definida y tomada de manera consciente y no un impulso sensorial, evoca algún momento de tu vida en el que hayas pedido disculpas a otra persona y lo hayas hecho desde el corazón. Recuerda cómo te veías y qué sentías al pedir estas disculpas. Qué te decías. Tómate unos minutos para entrar bien en estado, y con esta imagen acércate a la otra persona para decirle que sientes lo ocurrido.

Ten presente que tal vez sea conveniente volver sobre el tema en cuestión en el momento oportuno, cuando las aguas se apacigüen. Ahí sí trata el tema pendiente con otra óptica, desde una posición más relajada, utilizando primera, segunda y tercera posición para incluir una gran cantidad de puntos de vista y recursos. Aunque muchas veces al utilizar el recurso del perdón como gesto de amor, sobreviene la aceptación de las características que no nos gustan de la gente que nos rodea… y de nosotros mismos.

Aceptacion: Otra oportunidad en la vida por Merlina Meiler

Cuando sobreviene un gran disgusto, nos parece que todo está perdido. Sin embargo, la vida suele darnos lo que habitualmente se llama una segunda oportunidad. Además, es bueno saber que, en realidad, las oportunidades son muchas más que dos…

En la vida de toda persona se produce una gran debacle en algún momento. Al oír el diagnóstico de una enfermedad difícil, luego de una gran desilusión sentimental, la muerte de alguien cercano, a causa de una iniciativa comercial frustrada o alguna situación de este tenor, la primera percepción suele ser que ahí se termina todo. El fin del mundo acaba de anunciarse para nosotros. Vemos imposible volver a levantar cabeza, nos parece estar en un callejón sin salida, con acceso vedado a la felicidad.

La primera etapa por lo general es la negación: a mí no me puede estar pasando esto, hay una equivocación, el teléfono va a sonar y ese llamado va a terminar con la angustia que siento. La negación es una respuesta instintiva a la desesperanza. Nuestro mecanismo de supervivencia lucha contra la agresión provocada por noticias angustiantes, tratamos con todo nuestro empeño que no sea verdad lo que está aconteciendo.

Suele manifestarse cierta depresión, ya que en un principio no se vislumbra la salida, y si se llegara a tener idea de cómo dejar atrás la debacle, la solución muchas veces suele no ser instantánea y requerir un gran esfuerzo. Algunas personas fluctúan entre períodos de depresión y otros de exaltación en los que tratan de llevarse el mundo por delante y creen que así la situación cambiará mágicamente.

En este punto cabe señalar que no hay actitudes buenas o malas, en los momentos de crisis reaccionamos como podemos y es positivo permitirnos que así sea.

Lo que produjo la debacle fue un proceso, el salir de ella, también lo será. Es bien posible hacer el intento ¡y tener éxito!. “Nada es permanente, todo se transforma”, reza una ley física. Vale la pena vivir y apostar al futuro, donde nos esperan un sinnúmero de posibilidades variadas en todos los campos. Una excelente manera de descubrir nuevamente la claridad es con compañía, o sea, hay que tener en cuenta que pedir ayuda a quien creamos conveniente es clave es este momento.

Para transitar el proceso de salida de esta situación tan dura, primero es necesario aceptarla. La aceptación implica entender cabalmente que, en efecto, esto tan temido o completamente inesperado tuvo lugar, y nos está sucediendo a nosotros. Aunque no lo merezcamos, no queramos o no sepamos qué hacer, sí, nos está pasando. En la medida que podamos, a nuestro tiempo, describamos la situación en primera persona. Una vez que nos acostumbremos a esta nueva realidad, el dolor irá quedando atrás.

Aceptación implica también perdonarnos incondicionalmente. Por los alertas que no quisimos o no pudimos ver. Por la negligencia o la extrema inocencia con la que actuamos. Por haber confiado a ciegas en nosotros mismos o en otra persona. Por no haber escuchado lo que nos decían, o por haber callado nuestras propias voces internas.

La aceptación es el puente que nos lleva del dolor a la paz interior. Nos conecta con nuestra condición de seres humanos, falibles, con errores y defectos, al igual que todas las personas que nos rodean. Asumir los errores como propios nos aporta claridad de conciencia. El autoconocimiento es esencial en la búsqueda del equilibrio psicofísico.

El aceptar el momento presente abre las puertas hacia otra oportunidad en la vida. Al entender exactamente qué sucede operamos en la realidad, y así contamos con la mejor predisposición interior para ver el abanico de posibilidades que se abre delante nuestro. De este modo lograremos las modificaciones de rumbo que deseamos. Todos tenemos la capacidad de procurarnos un futuro mejor. Cada día puede significar una nueva oportunidad, y trasformarse en un nuevo comienzo y en el primer paso hacia un futuro promisorio, si así lo decidimos.

Fuente: http://www.mejoraemocional.com

Hace tiempo, tal día como hoy ocurría

Año: Efeméride:

1371 Roberto Estuardo inicia la dinastía escocesa del mismo nombre.
1455 Nace el humanista Johannes Renchlin.
1495 Carlos VIII de Francia invade Nápoles.
1512 Muere el explorador Américo Vespuccio.
1732 Nace el primer Presidente de los EEUU, George Washington.
1788 Nace el filósofo Arthur Schopenhauer.
1797 Muere el fantasioso y aventurero barón Karl Hieronimus von Münchhausen.
1813 Las Cortes de Cádiz derogan la Inquisición.
1819 España es forzada por los EEUU a venderle Florida.
1848 Barricadas en París.
1857 Nace el físico Heinrich Hertz.
1875 Muere el pintor Camille Corot.
1900 Nace Luis Buñuel.
1905 Nieva en Sevilla.
1911 Escándalo en Madrid por la falda pantalón que llevan algunas mujeres.
1939 Muere el poeta Antonio Machado.
1962 Desaparece el matemático Julio Rey Pastor.
1974 Pakistán reconoce a Bangla Desh.
1985 Muere el poeta Salvador Espriu.
1987 Fallece el pintor Andy Warhol.
1987 Entra en vigor en Argentina la Ley del Punto Final, con lo que se pone fin a las denuncias contra los militares de la dictadura.
1991 EE.UU. da a Irak un ultimátum para que se retire de kuwait, bajo la amenaza de una ofensiva inmediata.
1993 La ONU aprueba la creación de un Tribunal Internacional de crímenes de guerra en la ex Yugoslavia.
1994 El Sínodo de la Iglesia anglicana aprueba los nuevos cánones para la ordenación de mujeres.
1995 El Senado aprueba los Estatutos de Autonomía de Ceuta y Melilla, con lo que queda cerrado el mapa autonómico español.
1999 Unos 40.000 agricultores protestan en Bruselas por la reducción de ayudas tras la reforma de la Política Agrícola Común.
2000 El portavoz del grupo socialista en el Parlamento vasco, Fernando Buesa, y su escolta mueren en el segundo atentado de ETA tras la ruptura de la tregua.
2001 José Ángel Santos y Josu Leonet, empleados de la empresa Elektra, fallecen en San Sebastián en un atentado con coche bomba perpetrado por ETA.
2002 Las autoridades británicas autorizan el nacimiento de un bebé probeta
2003: la Academia francesa de cine concede siete Premios César a El pianista, de Roman Polański, mientras Pedro Almodóvar recoge el galardón a la mejor película europea por Hable con ella.
2004: en Haití, los rebeldes liderados por el comandante insurrecto Guy Phillipe, toman Cap-Haïtien, la segunda ciudad del país.
2004: en varios puntos de Colombia, los enfrentamientos entre soldados del ejército, guerrilleros y paramilitares se cobran la vida de medio centenar de personas.
2005: en China, el gobierno anuncia la construcción de eco-edificios con los que espera ahorrar un 65% de energía y ayudar, así, al cumplimiento del Protocolo de Kioto.
2005: el Parlamento Europeo aprueba por mayoría la imposición de sanciones criminales para frenar los vertidos de hidrocarburos.
2005: Roberto Bolaño gana el Premio Salambó con su obra póstuma 2666.
2006: en Samarra (Irak), atentado con bomba en la Gran Mezquita Dorada.
2006: en Tonbridge (Kent, RU) seis hombres roban 53 millones de libras (unos 78 millones de euros) de un depósito de la empresa de seguridad Securitas.
2006: en Bilbao, la banda terrorista ETA hace estallar una bomba en una empresa sin causar víctima, pero sí daños materiales.
2011: en Nueva Zelanda, un terremoto de 6,3 grados en la escala de Richter azota la ciudad de Christchurch dejando un saldo de varios muertos y heridos

Fuente: Almanaque de las efemérides