domingo, 3 de febrero de 2013

¿Qué valor le damos a las cosas?

Un avaro vendió todo lo que tenía de más y compró una pieza de oro, la cual enterró en la tierra a la orilla de una vieja pared y todos los días iba a mirar el sitio.

Uno de sus vecinos observó sus frecuentes visitas al lugar y decidió averiguar que pasaba. Pronto descubrió lo del tesoro escondido, y cavando, tomó la pieza de oro, robándosela.

El avaro, a su siguiente visita encontró el hueco vacío y jalándose sus cabellos se lamentaba amargamente.

Entonces otro vecino, enterándose del motivo de su queja, lo consoló diciéndole:

- Da gracias de que el asunto no es tan grave. Ve y trae una piedra y colócala en el hueco. Imagínate entonces que el oro aún está allí. Para ti será lo mismo que aquello sea o no sea oro, ya que de por sí nunca hiciste uso de el y nunca lo harías.

Autor desconocido


No perder la ilusión de vivir

Cuando Sócrates estaba en la cárcel, le pidió a un prisionero que cantaba que le enseñara una canción.

– “¿Para qué?” –le preguntó el otro.

– “Para que pueda morir sabiendo una cosa más” –respondió el filósofo.

Amigos, cuántos de nosotros tenemos vida, trabajo, familia y tantas cosas por las cuales luchar mas sin embargo hemos perdido ya el deseo de vivir, aprender o soñar.

Siempre le he pedido a Dios que me ayude a que la apatía no se adueñe de mi con el paso de los días y que siempre tenga esperanza, amor, cariño y aspiraciones para seguir adelante.
Hermano, hermana.

Si hoy crees que no tienes por que vivir, recuerda que no estás en la cárcel y puedes aprender mucho mas que una canción y cambiar la vida de muchas otras personas.

Autor: Arturo Quirós Lépiz


La inocencia

Una de las virtudes que más me fascinan en el ser humano es su capacidad de vivir la inocencia.

La inocencia vista como aquella capacidad que permite soñar, trabajar concienzudamente hasta hacer realidad un sueño, con la esperanza de que éste puede hacerse realidad, me enternece.

Además de una virtud, lo definiría como un estado en el que una persona puede ver diversas realidades con una mirada diferente a la de los otros, con su propia mirada, con su mirada del alma.

Si entendemos, pensamos o creemos, que el alma es transparente, entonces la inocencia es parte de la consciencia que deja que el ser humano será Ser y no cualquier Ser, sino, el que es capaz de transformar realidades, en visionarlas bajo la atenta actitud que la acompaña como es la esperanza.

Por lo tanto un ser humano que vive la inocencia, es capaz de ver más allá, de trascender realidades para transformarlas en nuevas oportunidades y así un día y otro recomenzar.
Desde hace un tiempo, que me apunte a éste club, ¿Quiénes más desean apuntarse?

Isabel Gómez
Fotografía realizada por María Isabel Gómez Castillo.

Colócate en el lugar del otro

Colocarte en el lugar de otra persona implica ser uno con el otro por un instante, para saber cómo siente y piensa, a diferencia muchas veces de lo que nosotros creemos o interpretamos acerca de ellos. 

Estar en el lugar de otro, de vez en cuando, especialmente cuando vas a criticarlo, evitará dejarte llevar por la reacción y cometer una equivocación.

Hoy pensaba que eliminar la crítica y el juicio de nuestra vida diaria es una tarea difícil de realizar, especialmente si has sido formado en este principio. Al mismo tiempo, reflexionaba en lo pacífica que se tornaría nuestra existencia si lo lográsemos. Piénsalo por un momento... ¿Estás de acuerdo?

Siempre es más fácil ver desde afuera los errores que cometen los demás, pues fuimos enseñados a fijar nuestra atención en otros y no en nosotros.

Algunas veces la actitud crítica se vuelve un hábito difícil de concientizar; otras veces son la rabia, el dolor, la frustración, la envidia o los celos, la fuente de motivación para criticar duramente al otro, sin darnos cuenta que ignoramos una de las leyes que preserva el equilibrio del Universo, la Ley de acción y reacción, que es la causante de que todo lo que hagamos o entreguemos a los demás, nos sea devuelto siempre en la misma dirección, e incluso con mayor intensidad en casi todos los casos.


De esta manera la vida nos permite aprender al experimentar en nosotros mismos las consecuencias de nuestra forma de actuar.

La próxima vez que sientas ganas de hacer algún comentario negativo acerca de alguien, detente y reflexiona:

¿Puedes con tu comentario mejorar su actitud o comportamiento; o tal vez darle solución a esa situación, o evitar un conflicto, o enfrentamiento posterior? Si la respuesta es no, detente, porque puedes causar más daño que bienestar.


Si la respuesta es sí, entonces escoge el momento y las palabras que usarás para compartir con ellos tus sugerencia, dirigidas a construir y aportar.

"Camina por la vida suavemente para no herir a otros y al mismo tiempo hazlo con firmeza para dejar una huella producto de tu diferencia".

Sigamos siempre la enseñanza de Jesús: "Ama a tu prójimo como a ti mismo".

Desconozco su autor


El peso de la nada

Nuestras vidas llevan inherentes un efecto mariposa, "el aleteo de las alas de una mariposa puede provocar un tsunami al otro lado del mundo."


Dime cuánto pesa un copo de nieve, preguntó un gorrión a una paloma.
Nada de nada, le contestó.
Entonces debo contarte algo maravilloso, dijo el gorrión:

Estaba yo posado en la rama de un abeto, cerca de su tronco, cuando empezó a nevar. No era una fuerte nevada ni una ventisca furibunda. Nada de eso.

Nevaba como si fuera un sueño, sin nada de violencia. Y como yo no tenía nada mejor que hacer, me puse a contar los copos de nieve que se iban asentando sobre los tallitos de la rama en la que yo estaba. Los copos fueron exactamente 3.741.952. Al caer el siguiente copo de nieve sobre la rama que, como tú dices, pesaba nada de nada, la rama se quebró.

Dicho esto, el gorrión se alejó volando.
Y la paloma, toda una autoridad en la materia desde la época de Noé, quedó cavilando sobre lo que el gorrión le contara y al final se dijo:

Tal vez esté faltando la voz de protesta de una sola persona más para que en este mundo tenga lugar la paz.

Desconozco a su autor

La culpa ¡no es mía! por Merlina Meiler

Un típico comportamiento humano es el de buscar culpables de los propios errores, o de las cosas que no dan el resultado que queremos, en factores externos a uno mismo. Culpamos a otras personas, al tiempo, al signo del zodíaco, a nuestra (mala) suerte, etc., en vez de intentar darnos cuenta de la participación que tenemos en lo que sucedió.

Muchas personas son incapaces de aceptar que cometieron un error. O que no supieron cómo hacer algo. Es mejor acusar a otra persona, decir que no pudieron hacer lo que nosotros queríamos por incompetencia, falta de dedicación, por la razón que sea, en vez de reconocer que, simplemente, las cosas a veces no salen como deseamos. O, aún más, que no pudimos o no supimos actuar de la manera correcta para alcanzar el objetivo que deseábamos.

Es muy cómodo atribuirle a terceros que las cosas no hayan salido como buscábamos. ¡Vaya excusa! Esto nos da cierto matiz de seguridad, ya que nos deslinda de toda responsabilidad sobre los acontecimientos desagradables de nuestra vida. Negamos la realidad. Mis aciertos son míos, los desaciertos ¡no me corresponden! Son por culpa de los otros. Proyectamos nuestra infelicidad en los demás, en lugar de tomar medidas para hacer cambios que, obviamente, nos darán mejores resultados.

“Cuando decidimos no echar la culpa -dice Mípham Rímpoche, maestro budista-, el mundo se abre. Comenzamos a apreciar las idiosincrasias de la vida. Tenemos más imaginación y nos volvemos más capaces de descubrir cómo avanzar con creatividad.”

Cuando uno se acostumbra a atribuirle a terceros el fracaso propio, se termina viviendo en una situación bastante negativa: de algún modo, uno cede el dominio sobre la propia existencia a otros, cuya consecuencia es que seamos incapaces de tomar acciones para subsanar desaciertos y tener una mejor calidad de vida. Si somos incapaces de reconocer los errores propios, ¡no contaremos con la posibilidad de enmendarlos!

Por el contrario, si decimos, por ejemplo, “No solo llegue tarde al trabajo porque el taxista manejó despacio, también debería haber salido antes”, habremos dado el primer paso, crucial, para salir del estancamiento. Podremos tomar una acción correctiva para que lo que causó nuestra insatisfacción no se reitere. La autodefensa y la falsa sensación de libertad generadas por echar las culpas hacia afuera dificultan el llegar a un terreno agradable y positivo, solo provocan sentimientos amargos… ¡hasta de culpa!

Buscar la solución dentro de uno mismo es la actitud más sana que podemos adoptar. Si nos abocamos a esto, tendremos la excelente posibilidad de cambiar comportamientos y, por ende, obtener otros resultados. No volverán a provocarse situaciones similares y ya no precisaremos acusar a otras personas por nuestras dificultades o desaciertos.

Algunas veces tomamos decisiones o realizamos acciones que causan un conflicto. Si no asumimos nuestra responsabilidad y acusamos a otros, el conflicto empeorará, ya que ponerse en el rol de víctima implica, por consiguiente, un cambio de roles en los demás, con resultados inciertos. Con una base tan negativa, no hay manera que nos sintamos verdaderamente conformes con el resultado que obtengamos.

Asimismo, echar la culpa genera un conflicto, ya que consideramos como “errores” a las acciones de los demás. Si ellos no hubieran dicho (o hecho) algo en especial, no estaríamos pasando por las tribulaciones que tanto nos afectan. Conviene tener en cuenta que en los conflictos, todas las partes involucradas suelen tener una parte de la responsabilidad y, de aceptarlo, nuevamente abriremos otra puerta al cambio y a la mejorapersonal, emocional y espiritual.

Los conflictos en los que se involucra a otra gente suelen comenzar adentro, o sea, son intrapersonales, y luego salen a la luz. La gente a veces hace las cosas a nuestro agrado, y otras, no. Eso no implica que tengamos que culparlos por todo (o casi todo) lo que han provocado. En muchas oportunidades, nuestros amigos, familiares o compañeros de trabajo saben más que nosotros. Tienen talentos distintos. Brillan con luz propia. Eso no implica que seamos menos inteligentes o incompetentes.

Nosotros y ellos tenemos el derecho a equivocarnos como seres falibles que somos por nuestra condición de humanos. En nuestra vida se sucederán éxitos, fracasos, desperfectos, inseguridades, aciertos. Algunas personas ya tienen instalado el hábito de negar las faltas propias y culpar a todos por lo malo que les sucede… ¡por suerte los hábitos pueden cambiarse!

Aunque a primera vista parece aparente la comodidad de atribuir a situaciones externas o a otras personas la causa de nuestra insatisfacción, a la larga, resulta mucho más cómodo asumir que podemos cometer errores. ¡Es tan útil y relajado aceptar que, así como otros hacen las cosas mal algunas veces, nosotros también lo hacemos!

Tal vez veamos en otros aptitudes o cualidades que nosotros no tenemos. Todos somos seres únicos y distintos y, nuevamente, aceptar la inteligencia e incluso la mayor capacidad de una persona en cierto ámbito, no implica que nosotros seamos menos (salvo, claro está, que estemos desligando nuestras obligaciones y asignándolas a otros para disimular nuestra baja autoestima e inseguridad).

Asimismo, no aceptemos que otros nos pidan estándares de perfección ni que nos echen la culpa por situaciones por las que no estamos obligados a responder. Esto nos permitirá ejercitarnos en el sano hábito de que cada persona asuma sus propias responsabilidades – ¡un hábito positivo para adoptar!

Examinar una situación con el filtro de un falso orgullo no nos lleva por buen camino. Que otros se destaquen en cierto punto y nosotros no, traerá aparejada, como reacción lógica, que en otro momento la rueda gire y seamos nosotros quienes descollemos. Lo que, a las claras, indica que estaremos un paso más cerca de alcanzar el objetivo soñado.

Fuente: http://www.mejoraemocional.com


Vivir el hoy

Se dice que cada día tiene su afán.

En diversos momentos el ser humano, tiene la ocasión de atravesar por sentimientos encontrados que van desde la alegría a la tristeza sea por el motivo que sea o de la serenidad a la ira, a veces incluso por circunstancias indeseadas.

Lo cierto es que uno de los retos que tiene el ser humano, es aprender a reencontrarse con sus más íntimos sentimientos (sean cuales fuesen éstos), y saber vivirlos.

Es importante que en proceso de aprendizaje el sentimiento que lo aborde, sea el saber estar en paz con sí mismo para poder estar en paz con los demás, con su entorno y llegar a un equilibrio con en lo que es mediante en lo que se desarrolla y crece día a día.

Jamás se sabe que pasará al segundo siguiente de lo que en presente se experimenta.
Sí que se puede saber qué es lo que se ha experimentado o jedado de experimentar, pero no lo que se va a acontecer en los sucesivos segundos de la vida.

Vivir el presente teniendo en cuenta el pasado como referente para subsanar errores, carencias, faltas cometidas o como mínimo estar preparados para salir lo más rápido posible de ellas y evitar quedarse atrapados; así como tener en el futuro un estímulo motivacional que invite a una mejor organización, a un esfuerzo mayor o simplemente a saber disfrutar de lo que se tiene, es el reto al que cada día han de enfrentarse las personas.

El saber vivir a tope con la prudencia e uso de las facultades físicas y cognitivas conscientes es un signo de amor a la vida. No obstante, alguna que otra vez, pueden desencadenarse enlaces fortuitos que giran todo un mundo y de quienes rodean a un todo un ser y ante ello, siempre ha de quedar además de la lección, todo lo que un ser humano es capaz de alcanzar por su entusiasmo, conocimiento, amor a la vida y por qué no, a su profesión.

Se puede vivir el día a día sabiendo encontrar en todo lo que se es capaz de emprender tanto en grupo como en solitario con satisfacción a la vez de dejar siempre nuevos retos. Lo importante, es que, en el andar del ser humano, esté presente el signo de la paz para consigo mismo y para con los demás.

Isabel Gómez

Fotografía de María Isabel Gómez Castillo 

¡Dejemos partir el dolor! por Merlina Meiler

Te vuelves a encontrar con tu viejo amigo, el dolor. Ya has pasado por situaciones donde el corazón se te ha hecho trizas: te han abandonado, engañado, han traicionado tu confianza… estas situaciones se repiten, tus anclas de dolor vuelven a dispararse con la misma intensidad que en el pasado… Te estremeces de sólo darte cuenta que estás volviendo a caer en ese pozo oscuro llamado dolor desgarrador… ¿estás dispuesto a transitarlo por última vez? ¿Sí? Entonces, acompáñame…

Las situaciones repetitivas que se dan en nuestra vida están tratando de enseñarnos algo. Tal vez encuentras que te has vuelto a enamorar de alguien que te es infiel. O has sido abandonada nuevamente por alguien en quien tú confiabas. Te han mentido… otra vez. ¿Qué tienes tú que aprender de eso? ¿Qué estás proyectando de ti mismo que atraes ese tipo de parejas a tu vida? ¿Estás repitiendo una historia familiar o hay algo de tu propia persona de lo que aún no te has dado cuenta o que no quieres ver?

¿Y cómo hacer para entender el mensaje que tu inconsciente quiere darte a través de una conducta repetitiva, si el dolor no cesa, te embarga y no te permite avanzar? Esta técnica combina el método para quitar un dolor que aprendí de John Grinder en su certificación de Master en PNL con una pizca de técnicas de Milton Erickson. ¡Funciona de maravillas! Pues bien, relájate, siéntate bien cómodo, respira hondo un par de veces y empecemos el recorrido hacia el bienestar…

Antes que nada, tengo que hacerte una pregunta: ¿estás dispuesto a transitar por este tipo de dolor por última vez? ¿Sí? Esta decisión total es esencial para que el ejercicio funcione. En caso de dudas… el resultado también será dudoso.

Si estás dispuesto (o dispuesta) a dejar atrás este dolor y abrirte a un nuevo presente que generará un mejor futuro, entonces, comencemos por darle la bienvenida a esta sensación. ¡Sí, es tuya, y todo lo tuyo es bienvenido! Si está aquí es por algo, así que ¡bienvenido dolor! Ahora, y ya que es la última vez que lo sentimos, vamos a intensificarlo, lo hacemos más grande, le damos más sonido, le ampliamos todas las submodalidades de tamaño, volumen y sensación que queramos. Más y más. Si sientes alguna molestia relacionada con este dolor tan grande en el plano físico, por ejemplo, opresión en el pecho o nariz enrojecida de tanto llorar, también intensifícalos. Más y más.

Ahora, pregúntate a ti mismo (o sea, a tu inconsciente), así relajado como estás en este momento: ¿qué deseas que cambie para que se quite este dolor tan grande? Quédate unos minutos sentado, tranquilo, con los ojos cerrados, y piensa nuevamente en la pregunta que acabas de hacer: ¿qué quieres que cambie para que se quite el dolor? Es probable que recibas una señal en forma de algo que veas, que escuches o que sientas, presta mucha atención, mientras te sigues relajando. Puede ser cualquier cosa, un color, una sensación en alguna parte del cuerpo, unas palabras.

Quédate unos minutos así, respirando con tranquilidad. Así como llegan imágenes de algo que ves, escuchas o sientes en este momento que está contestando tu pregunta, préstale atención, y además la respuesta llegará por sí sola en la próxima semana, en los próximos días, yo no sé exactamente cuando y tu inconsciente sí lo sabe, tal vez el martes o el viernes próximos, recibirás una señal clara e inequívoca de qué necesitas cambiar para que el dolor se quite.

Sigue relajado un rato más. Respira hondo. Saluda al dolor, dile ¡adiós! por última vez y observa cómo te sientes bien aliviado. Con el correr de los días notarás cambios asombrosos en tus conductas habituales que te sorprenderán gratamente.

Fuente: 
Mejora Emocional

Hace tiempo, tal día como hoy ocurría

Año: Efeméride:

382 Teodosio el Grande hace federados del imperio romano a los visigodos.
1468 Fallece Gutenberg.
1557 Carlos I de España y V de Alemania se retira al Monasterio de Yuste.
1590 Muere el escultor Germain Pilou.
1807 Tropas británicas ocupan la ciudad de Montevideo.
1809 Nace el compositor Felix Mendelssohn Bartholdy.
1848 Sudáfrica: Gran Bretaña proclama su soberanía sobre la tierras más allá del río Orange.
1902 Nace el escritor Ramón J. Sender.
1913 Inicio de la II Guerra de los Balcanes.
1917 Racionamiento del carbón en Alemania.
1954 Nieva en Huelva por primera vez en su historia.
1959 Muere el cantante Buddy Holly.
1969 Yasser Arafat líder de la OLP.
1970 Mohammed Ali anuncia su retirada definitiva del boxeo.
1970 Muere el famoso payaso José María Aragón, conocido como Pompoff.
1980 Los reyes de España inician su primera visita oficial al País Vasco.
1983 El papa Juan Pablo II presenta el nuevo Código de Derecho Canónico.
1986 El socialdemócrata Óscar Arias es elegido nuevo presidente de Costa Rica.
1987 Muere Manuel Díez-Alegría, militar español.
1994 Lanzamiento del transbordador Discovery con un astronauta ruso a bordo
1999 La ONU decide retirar a todo el personal estadounidense y británico instalado en Irak.
2002 Un fuerte terremoto causa 44 muertos y centenares de heridos en Turquía.
2000: el grupo alemán de telecomunicaciones Mannesmann acepta fusionarse con el británico Vodafone.
2000: el ejército ruso toma Grozni, la capital chechena.
2000: el presidente federal austriaco, Thomás Klestil, encarga la formación de un nuevo gobierno con los populares de Wolfgang Schüssel (ÖVP) y la ultraderecha de Jörg Haider (FPÖ).
2002: un fuerte terremoto causa 44 muertos y centenares de heridos en Turquía.
2003: las autoridades nigerianas imponen el toque de queda al sur del país para frenar una ola de violencia étnica.
2003: en las costas españolas de Tarifa (Cádiz) son detenidos 163 inmigrantes que llegaban en patera tras atravesar las aguas del Estrecho de Gibraltar.
2003: a las costas gallegas y cantábricas continúa llegando el fuel vertido por el petrolero Prestige.
2004: la ONU anuncia la necesidad urgente de regular la explotación comercial de la Antártida.
2004: en Brasil las fuertes lluvias desde el pasado mes de diciembre dejan 84 muertos.
2004: en Haití los estudiantes piden la renuncia del presidente Aristide.
2005: la revista Nature publica un estudio realizado en un fósil de la Antártida, que evidencia por primera vez con exactitud que la diversificación de las aves se produjo en el Cretácico.
2005: el Gobierno israelí anuncia la liberación de 900 presos palestinos y la retirada de sus tropas de cinco ciudades, entre ellas Jericó.
2005: el Instituto Cervantes firma un convenio con la Real Academia Galega (RAG) para promover la presencia de la lengua y la cultura de Galicia en todos los centros del Instituto.
2006: tras una denuncia de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), la Frikipedia es retirada temporalmente de la web.
2006: el Gobierno español autoriza la OPA de Gas Natural sobre Endesa aunque impone algunas condiciones a la operación.
2007: en Valparaíso (Chile) mueren 8 personas por una explosión e incendio.

Fuente: Almanaque de las efemérides