miércoles, 30 de enero de 2013

La vida continua...

..a pesar de todo.

FRASES DE VIDA:

- Dios internamente nos dice: "aunque quizás te pueda resultar difícil comprenderlo ahora, lo que está sucediendo tiene una finalidad y va de acuerdo con los maravillosos planes que tengo para ti y para todos. Ten fe en que todo va a estar bien".
Gracias, Señor.

- Cuando la vida te presente razones para llorar, demuéstrale que tienes mil y una razones para reír.

- La vida es como un arca inmensa llena de posibilidades.

- Aprendí que no se puede dar marcha atrás, que la esencia de la vida es ir hacia adelante.

- Solamente una vida dedicada a los demás merece ser vivida.

- La vida es fascinante: sólo hay que mirarla a través de los lentes correctos.

- ¿Qué sabe el pez del agua donde nada toda su vida?.

- Una vida lograda es un sueño de adolescente realizado en la edad madura.

- La vida es un juego del que nadie puede, en un momento, retirarse llevándose sus ganancias materiales.

- La vida no es un problema para ser resuelto, es un misterio para ser vivido.

- Lo mejor es salir de la vida como de una fiesta, ni sediento ni bebido.

- Estar preparado es importante, saber esperar lo es aún más, pero aprovechar el momento adecuado es la clave de la vida.

- La existencia es un viaje en el que no existen solamente caminos llanos: hay subidas y bajadas.

- La vida es un negocio en el que no se obtiene una ganancia que no vaya acompañada de una pérdida.

- ¿Cuál puede ser una vida que comienza entre los gritos de la madre que la da y el llanto del hijo que la recibe?

- La vida es una especie de juego de azar, donde todo el mundo piensa que el de al lado sabe qué esta pasando.

- Yo no tengo la culpa de que la vida se nutra de la virtud y del pecado, de lo hermoso y de lo feo.

- Temer al amor es temer a la vida, y los que temen a la vida ya están medio muertos.

- Lo mejor que la naturaleza ha dado al hombre es la brevedad de su vida.

- A veces creo que hay vida en otros planetas, y a veces creo que no. En cualquiera de los dos casos la conclusión es asombrosa.

- La vida es un hospital donde cada enfermo está poseído por el deseo de cambiar de cama.

- Parece que nuestra vida aumenta cuando podemos ponerla en la memoria de los demás: Es una nueva vida que adquirimos y nos resulta preciosa.

- A más de uno que dice que la vida es breve, le parece el día demasiado largo.

- La vida no es aceptable a no ser que el cuerpo y el espíritu vivan en buena armonía, si no hay un equilibrio natural entre ellos y si no experimentan un respeto natural el uno por el otro.

- La vida interior necesita una casa confortable y una buena cocina.

- La vida es un tránsito; el mundo es una sala de espectáculos; el hombre entra en ella, mira, hace lo que tenga que hacer y lo que pueda hacer, y sale.

- Vida sin festejos es como largo camino sin posadas.

- La "vida fácil" suele ser la más difícil.

- La vida es lucha.

- El secreto para vivir en paz con todos consiste en el arte de comprender a cada uno según su individualidad.

- Entre la vida y yo hay un cristal tenue. Por más claramente que vea y comprenda la vida, no puedo tocarla.

- La vida es una película. Los días son una fotografía de la película que es nuestra vida.

- El secreto de la existencia humana no solo está en vivir, sino también en saber para qué se vive.

- Todo el mundo trata de realizar algo grande, sin darse cuenta de que la vida se compone de cosas pequeñas.

- ¿No es la vida cien veces demasiado breve para aburrirnos?.

- La vida no es sino una continua sucesión de oportunidades para sobrevivir.

- Debemos vivir y trabajar, en cada momento, como si tuviésemos la eternidad ante nosotros.

- Nuestra vida está tan llena que actúa aun cuando no hacemos nada.

- No podemos arrancar una página del libro de nuestra vida, pero podemos tirar todo el libro al fuego.

- Vivir no es sólo existir, sino existir y crear, saber gozar y sufrir y no dormir sin soñar.

- El secreto de la vida es la honestidad y el juego limpio, si puedes lograr eso, lo has conseguido.

- Vivimos mientras nos renovamos.

- Alégrate de la vida porque ella te da la oportunidad de amar, de trabajar, de jugar y de mirar a las estrellas, entre muchísimas otras cosas.

- La vida no se ha hecho para comprenderla, sino para vivirla.

- No se puede tener otra tarea en cuanto a la vida que la de conservarla hasta morir.

- La vida es aquello que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes.

- La vida nos ha sido dada, pero no nos ha sido dada hecha.

- Algunas personas enfocan su vida de modo que viven con entremeses y postres. El plato principal nunca lo conocen.

- Las relaciones con las personas le dan sentido a la vida.

- Cuanto menos se lleve a cabo, más corta parece la vida.

- El único sentido de esta vida consiste en ayudar a establecer el reino de Dios.

- Si no se tomara la vida como una misión, dejaría de ser vida para convertirse en infierno.

- La vida pasa y el ser, como la bellota, como el niño, o a veces como el adulto, no advierte ese movimiento, ni lo impulsa ni lo estorba.

- La vida consiste en la comprensión de la Verdad.

- El que no valora la vida no se la merece.

- Vive como quieras, pero deja vivir a los demás.

- Si el hombre no ha descubierto nada por lo que morir, no es digno de vivir.

- Hemos aprendido a volar como los pájaros y a nadar como los peces, pero aún estamos aprendiendo el sencillo arte de vivir juntos como hermanos.

- Si no sabes responsabilizarte de tu vida, inevitablemente serás una carga para los demás.

- Hay una ley de vida, aparentemente cruel y exacta, que afirma que uno debe crecer o, en caso contrario, pagar más por seguir siendo el mismo.

- Entre la fe y la incredulidad, un soplo. Entre la certeza y la duda, un soplo. Alégrate en este soplo presente donde vives, pues la vida misma está en el soplo que pasa.

- A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto, y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante.

- Lo menos frecuente en este mundo es vivir. La mayoría de la gente existe, eso es todo.

- Para muchos, la verdadera vida es la vida que no llevan.

- Lo mejor de la vida es el pasado, el presente y el futuro.

- Una vez terminado el juego el rey y el peón vuelven a la misma caja.

- Carpe Diem = aprovecha el día presente.

- Piensa que cada día puede ser el último.

- En dos palabras puedo resumir cuánto he aprendido acerca de la vida: Sigue adelante.

- Dormía..., dormía y soñaba que la vida no era más que alegría. Me desperté y vi que la vida no era más que servir... y el servir era alegría.

- La vida es la constante sorpresa de saber que existo.

- Vivir plenamente produce un cansancio infinito, pero muy gratificante.

- La vida puede ser dulce y amarga a la vez; corta y larga a la vez.

- La vida es el arte de sacar conclusiones suficientes de premisas insuficientes.

- La vida solo puede ser comprendida mirando hacia atrás, pero ha de ser vivida mirando hacia adelante.

Fuente: Publispain.com
Adaptación de Luis Venegas Chalen

Soy lo que soy

Yo soy lo que soy 
soy mi propia creación especial
Entonces, mírame:
recházame o apruébame

Este es mi mundo
del cual me quiero sentir orgulloso
Es mi mundo
y no hay razón para ocultarme
De qué sirve vivir
si no puedes decir:
"oigan, todos, yo soy lo que soy".

Soy lo que soy
no necesito halagos
ni quiero que me tengan lástima
toco mi propia música
algunos dicen que es ruidosa,
yo creo que es hermosa.

Y qué importa si me gusta
algo distinto,
¿por qué no intentas ver
las cosas desde un ángulo diferente?
Tu vida es un desperdicio
si es que no puedes afirmar:
"yo soy lo que soy".

Soy lo que soy
no tengo que dar
excusas por eso

La vida es como un juego de naipes
a veces te toca un as de diamantes
a veces te toca un 2 de corazones

A nadie hago mal
el sol sale igual
para ti, para mi, para todos.

Tenemos una sola vida sin retorno
por qué no vivir
como en verdad somos

No quiero fingir
no voy a mentir
yo soy lo que soy.

La vida no vale nada
hasta que puedas decir:
"oigan, todos, yo soy lo que soy".

John Barrowman


No nos quejemos tanto

Si no puedes pasar por debajo, pasa por encima.
Si no puedes atravesarlo, rodéalo.
Si no puedes ir por la derecha, ve por la izquierda.
Si no encuentras un ángulo, agarra dos tablas y háztelo.
Si no tienes material necesario, ve a buscarlo.
Si no encuentras, sustitúyelo por otra cosa.
Si no puedes sustituirlo, improvísalo.
Si no puedes improvisar, inventa algo nuevo.

Pero sea como sea, hazlo y no te quejes tanto.

Henry J. Kaiser


La parte más importante del cuerpo

Cuando yo era muy joven mi madre me preguntó cuál era la parte más importante del cuerpo.

Yo pensaba que el sonido era muy importante para nosotros, los seres humanos, entonces le dije:

- Mis oídos.

-No, dijo ella. Muchas personas son sordas…

Pasó un tiempo y mi madre volvió a preguntar.

Yo había pensado bastante y creía tener la respuesta correcta.

- La visión es muy importante para todos, entonces deben ser nuestros ojos.

Ella me miró y dijo:

- Todavía no tienes la respuesta correcta, porque hay muchas personas que son ciegas.

Siempre creí que era apenas un juego entre nosotros dos.

Pero el día que murió mi abuelo, y ante mi dolor ella dijo:

- Hoy es un día en que necesitás aprender esta importante lección.

- La parte más importante del cuerpo son tus hombros.

Intrigado, pregunté: -¿Por qué ellos sostienen mi cabeza?

- No, respondió, es porque en ellos pueden apoyar la cabeza un amigo o alguien amado cuando llora.


Todos necesitamos de un hombro para llorar en algún momento de nuestra vida.

En esa ocasión descubrí cuál es la parte del cuerpo más importante.

Porque, en aquel momento, quién necesitó un hombro fui yo.

Quiero que tú también tengas bastante amor y amigos, y que tus hombros estén siempre cuando alguien los necesite.

No olvides que:

“Las personas podrán olvidar lo que tú dices… olvidarán lo que tú haces…pero nunca olvidarán lo que tú les haces sentir.”

“Los buenos amigos son como estrellas... no siempre las ves, pero sabes que siempre están allí”
.

El espejo de Gandhi

Le Preguntaron a Mahatma Gandhi cuáles son los factores que destruyen al ser humano. Él respondió así:

1º La Política sin principios
2º El Placer sin compromiso
3º La Riqueza sin trabajo
4º La Sabiduría sin carácter
5º Los Negocios sin moral
6º La Ciencia sin humanidad
7º La Oración sin caridad.

La vida me ha enseñado que la gente es amable, si yo soy amable; que las personas están tristes, si estoy triste; que todos me quieren, si yo los quiero; que todos son malos, si yo los odio; que hay caras sonrientes, si les sonrío; que hay caras amargas, si estoy amargado; que el mundo está feliz, si yo soy feliz; que la gente es enojona, si yo soy enojón; que las personas son agradecidas, si yo soy agradecido.

La vida es como un espejo: Si sonrío, el espejo me devuelve la sonrisa. La actitud que tome frente a la vida, es la misma que la vida tomará ante mí.

"El que quiera ser amado, que ame"


Viviendo con sentido común

Tienes que tener la actitud correcta aun cuando no tengas ganas de tener esa actitud.

De la manera como reaccionen al jugar un deporte, así será como actúen con las personas.

Si son gruñones y se pelan entre sí, ese será tu futuro.

No permito que su reacción afecte mi actitud, yo seré amable (aun cuando no me den las gracias).

Si no vas a ningún lugar en la vida es por tu actitud.

Nuestra actitud siempre decide nuestros hábitos y nuestra posición en la vida.

¿Por qué dejar que su actitud determine la tuya?

No juzgues, ya que no sabes por lo que está pasando esa persona.

Cuando tenemos prisa, tenemos mala actitud.

La adversidad siempre revela el nivel de tu actitud.

Vivir por encima del promedio.

Nos derriban, pero nos levantamos y seguimos.

Permaneciendo en el pasado no es como llegarás al futuro.

Hay una actitud de ganador: saber cómo jugar bajo dolor y bajo presión.

RANDY MORRISON


Chantaje emocional

Hay muchos estilos de ejercer chantaje emocional, así como rasgos de carácter. Más pasivos, más agresivos, directos o indirectos, frontales o sutiles, todos utilizan tanto la culpa, el miedo y/o la obligación para ejercer su poder y lograr su único objetivo: salirse con la suya.

El miedo a las pérdidas, a los cambios o a ser rechazados, son motivos válidos para una persona en convertirse tanto en chantajista, como en chantajeado. Tanto uno como el otro son las dos caras de una misma moneda. En algunos casos, los miedos se basan en alguna larga historia de sentimientos de angustia y/o de rechazos. En otros, podrán ser la respuesta a la incertidumbre y al estrés. En muchos casos se debe a la pérdida de la autoestima y sus sentimientos de competencia y seguridad. El potencial para convertirse en chantajista aumenta en forma súbita a medida que los miedos se acumulan en la vida de esa persona. Existen también ciertos hechos desencadenantes, como el rechazo por parte de otra persona, la pérdida de un trabajo, un divorcio, el retiro de la vida laboral o una enfermedad que pueden convertir en chantajista a alguien que “parecía” no serlo.

El precio que pagan los chantajeados es tremendo. Los comentarios y actitudes del chantajista hacen sentir a sus “víctimas” desequilibradas, avergonzadas y/o culpables. Estas saben que es necesario modificar la situación y, reiteradamente, juran que lo harán, pero muchas veces fracasan al ser una y otra vez burlados y manipulados, como si se cayera en una trampa reiteradamente. Cada vez que la víctima se rinde al chantaje del otro, va acumulando enojo contra sí mismo, va perdiendo la noción de integridad, va dañando su autoconfianza y su capacidad de resolución.

El chantajista emocional construye su estrategia consciente e inconscientemente en base a la información que su “víctima” le va dando acerca de lo que le produce temor. Observa de qué cosas el otro huye, qué situaciones la ponen incómoda.

También, por otro lado, el miedo que siente el chantajista emocional de no obtener lo que desea se vuelve tan intenso, que lo único que atina a hacer es a centrar su atención en el resultado deseado, lo cual le imposibilita apartar su mirada del objetivo y percibir de qué manera su forma de actuar afecta y daña al otro.

En esta instancia, toda la información que ha recogido acerca del otro en el transcurso de la relación se convierte en su herramienta para terminar cerrando un trato y que fue en realidad alimentado por el miedo de ambas partes involucradas. La condiciones que impone están hechas a medida para su víctima e implica: Si haces lo que te pido, yo no:... te abandonaré, te censuraré, te criticaré, te maltrataré, dejaré de amarte, te gritaré, te haré sufrir, me opondré a tu voluntad, te despediré…

En el proceso de chantaje emocional se suelen dar los siguientes pasos:

1. EXIGENCIA: Se desea obtener algo del otro. Se dice en forma explícita o no. Puede que crea que el otro debería adivinar.

2. RESISTENCIA: El otro se resiste porque no le gusta la idea, no le va, no puede, etc. Es decir, la exigencia, la demanda del chantajista no es atendida o no lo es de la manera que el chantajista quisiera.

3. PRESIÓN: Al no soportar la negativa ni querer comprender los motivos del otro, el chantajista comienza a ejercer presión, a buscar el punto débil, a hacerse la víctima, etc.

4. AMENAZAS: Si continúa la negativa, ya puede entrar en un nivel de amenaza “si no accedes o haces lo que yo quiero, entonces …”

5. OBEDIENCIA: A fin de no sufrir las consecuencias de las amenazas, la víctima se replantea el tema, cede y acepta. Se siente incómoda, ultrajada, como que no se respetó su voluntad, pero prefiere ceder con tal de no “perder” al otro.

6. REITERACIÓN: El chantajista ha conseguido lo que quería. Y además sabe, porque lo ha comprobado, que cuando él ejerce presión, termina consiguiendo lo que quiere. Ya sabe dónde apretar.

De esta manera, ha quedado establecida la base para un esquema reiterativo de exigencias, presiones y rendiciones. Y el chantajeado se encontrará entonces: ·

Disculpándose, “razonando”, discutiendo, llorando, suplicando, cancelando sus propios planes, postergando sus deseos, cediendo y rindiéndose con tal de no perder al otro, o lo que ofrece el otro.

LO ÚNICO QUE LE IMPORTA AL CHANTAJISTA ES…. ÉL MISMO!

Todos los chantajistas focalizan su atención en sus propias necesidades, y la forma en que sus presiones afectan a los demás no es algo que les importe.

Las características que hacen a una persona ser vulnerable al chantaje emocional son:

- excesiva necesidad de aprobación
- profundo miedo al enojo y la ira de quienes la rodean
- gran necesidad de paz, sea cual sea su precio
- tendencia a asumir demasiada responsabilidad por la vida de los demás
- inseguridad con respecto al valor y capacidad personal
- incapacidad de poner límites
- escasos recursos de afrontamiento

Según Susan Forward, autora del libro “El chantaje emocional” existen varias estrategias en el chantaje, tales como:

Castigar silenciosamente: Dice “No hace falta que el castigador se exprese con fluidez, y ni siquiera que hable, para trasmitir su mensaje. Tanto los que callan ofendidos, como los que se refugian en una ira no verbalizada, dominan el arte de convertir en niños a quienes, en otros aspectos, son adultos responsables. Al maniobrar para evitar su ira, y sus manipulaciones agresivas, nos encontramos de pronto haciendo cosas que nunca hubiéramos considerado posibles. Al violar nuestros propios códigos, se incrementa lo que, de por sí, ya puede constituir una pesada carga de autorreproche, que nace a partir de nuestra incapacidad de hacer frente a nuestro chantajista y resistir sus actitudes.
Para casi todo el mundo, el frío silencio de estos castigadores resulta muy difícil de soportar. El se atrinchera tras una fachada impenetrable y transfiere a otros la responsabilidad por sus propios sentimientos. Nos sentimos conmocionados cuando alguien nos castiga de esa manera. Podemos sentir cómo la ira del otro va creciendo silenciosamente y sabemos que nosotros somos el blanco de ella. Nos encierra en una situación estresante y tensa, por lo que la mayoría de nosotros cede rápidamente, porque es la forma más fácil que encontramos para aliviar esa situación intolerable”

Autocastigarse: Dice con referencia al autocastigador: “Este es un individuo excesivamente necesitado de afecto, muy dependiente, que no asume su responsabilidad por su propia vida. Todas sus dificultades, reales o imaginarias, son culpa del otro. Mientras que el castigador convierte a su víctima en un niño dependiente, el autocastigador pone a su víctima en el papel de adulto protector...el único adulto en la relación. Somos quienes los pueden salvar de ellos mismos, rescatarlos de su desvalidez y proteger su fragilidad.

No existen fronteras demarcadas claramente entre los distintos tipos de chantaje, y muchos chantajistas combinan o utilizan más de un tipo.”

Usar la tergiversación: El chantajista ve nuestros conflictos como un reflejo de lo equivocados y desubicados que estamos, a la vez que se describe a sí mismo como comprensivo y bienintencionado. Para decirlo de forma más directa: nosotros somos los malos de la película, y ellos son los héroes.

Esto es lo que se llama “tergiversación”: el chantajista es un maestro en eso de aparecer como un santo con nobles motivaciones, y al mismo tiempo, mostrar a su víctima como motivada, en el mejor de los casos, por intenciones y actitudes dudosas. El chantajista nos hace saber que es él quien debería ganar siempre porque lo que él quiere es más adecuado, más amplio o más maduro. Es lo mejor.

Al mismo tiempo nos tildan de egoístas, malos, inmaduros, desagradecidos o débiles de carácter. Cualquier resistencia de nuestra parte es transformada, y en lugar de ser expresión de nuestras necesidades, pasa a ser una evidencia de nuestras fallas. Cuando ese tipo de manipulación es eficaz, nos confunde respecto a qué puede ser enfermizo o saludable, y hace que nos cuestionemos lo que sucede entre el chantajista y nosotros.
Caemos en esa trampa porque queremos confiar en ellos, queremos que tengan razón y sean buenos, y no deseamos calificarlos de insensibles, malos o despóticos.

Convertirnos en “malos”: Quienes utilizan esa arma contra nosotros, pueden anular nuestra seguridad interior y nuestro aplomo muy rápidamente, ya que nos convierten en “malos”. “Me has herido”, “Me has desilusionado”.

Patologización: Algunos chantajistas dicen que nos resistimos a sus exigencias, sólo porque estamos enfermos o locos. Así nos califican de histéricos, neuróticos, perversos, o discapacitados emocionales. Dado que este tipo de experiencia puede llegar a aniquilar nuestra sensación de identidad y nuestra autoconfianza, es una herramienta particularmente tóxica y eficaz.

La patologización se hace presente en una relación cuando una persona desea mayor entrega de parte de la otra, más tiempo, más compromiso, y cuando no la obtiene, intenta lograrla cuestionando la capacidad de amar de la otra.

La patologización es particularmente persuasiva cuando proviene de una figura de autoridad como un médico, un profesor, un psicólogo o un abogado. Con una actitud muy arrogante, algunas personas quieren demostrar que nadie puede cuestionar su posición. Nos dicen que velan por nuestros intereses y que negarnos equivale a demostrar cuán obstinados e inseguros somos. Son ellos los expertos, aún cuando se trate del conocimiento más profundo de nosotros mismos, y no se nos permite cuestionar sus consejos o interpretaciones.

Buscar aliados: Cuando los intentos de chantaje de tipo individual no surten efecto, muchos chantajistas emocionales piden ayuda, involucrando a otras personas -parientes, amigos- que los ayude a defender su causa. Suelen recurrir a personas de las que saben que la víctima respeta y aprecia, y ante un frente tan compacto, la víctima termina por sentirse indefensa.

Cuando se recurre a una instancia superior: “Mi analista dice que tu actitud es muy agresiva”. “En un curso que hice me dijeron que...” “Leí un artículo que decía...”
El chantajista recurre a una increíble variedad de fuentes -citas, comentarios, enseñanzas, escritos- e insistirá en convencernos de que hay una sola verdad: la que ellos postulan.
También hacen comparaciones negativas: “Si tú fueras como fulano”. El chantajista nos presenta como modelo a otra persona, quien constituye el ideal inmaculado frente al cual resaltan nuestras falencias.

Fuente: Psicólogos Perú 


Amor y dolor por Merlina Meiler

Te cuesta entablar una relación profunda con alguien, aunque lo que más desearías es tener una pareja estable con quien compartir tu vida y planificar un futuro de a dos. Pero la sola imagen de tan idílica situación te provoca miedo, inseguridad, te sientes demasiado vulnerable, temes sufrir… ¿sabes que tienes anclados amor y dolor en el mismo lugar?

Las experiencias traumáticas marcan nuestras vidas, tanto si las recordamos como si no sabemos qué las han causado. Son las tan conocidas “anclas negativas”: vemos una pintura que nos recuerda algún momento triste, o escuchamos una canción que nos trasporta a otra situación de dolor, incluso un perfume puede hacernos recordar a alguien que ya no está a nuestro lado. Algunas están muy marcadas y han sido provocadas por situaciones que tenemos muy presentes: la pérdida de un ser querido, un abandono, un engaño. Hay otras que no recordamos y que también tienen un efecto poderoso en nuestra manera de actuar aquí y ahora.

Quienes hemos pasado por tales experiencias desarrollamos la capacidad de disociarnos emocionalmente de situaciones difíciles o que de algún modo requieren de nuestro compromiso emocional, y así vamos creando la estructura de nuestra personalidad. Somos exitosos en distintas áreas de nuestra vida, como la profesional o la académica, incluso tal vez seamos populares con nuestros amigos o en la comunidad, pero carecemos de las herramientas necesarias para construir una pareja sólida porque nos da miedo o pánico sufrir si nos involucramos mucho con alguien desde el amor, ya lo hemos experimentado. Tenemos anclas que se disparan a nivel inconsciente, tal es así que al disociarnos de la idea del dolor que nos provocaría una ruptura o un engaño si entregamos nuestro corazón a otra persona nos estamos disociando de la posibilidad de enamorarnos plenamente. Nuestro inconsciente ancló amor y dolor simultáneamente en algún punto.

PASOS A SEGUIR

¿Cuál es el camino de retorno hacia una vida feliz y plena? Ya has dado el primer paso, te has dado cuenta, a nivel consciente, de lo que está sucediendo.

El segundo paso es el de volver a la situación anterior a la que te provocó que asociaras amor y dolor. O sea, ¿recuerdas como eras antes, cuando eras pequeño o más joven y no tenías estos conflictos? Lo que harás es volver a ese estado inicial de capacidad de amar, confianza y plenitud que en algún momento de tu vida tuviste y después las circunstancias te hicieron modificar. No es importante que recuerdes precisamente qué hecho lo produjo, es más, puede que consideres que es uno y tal vez la experiencia traumática fue otra que tu consciente no recuerda, pero que tu inconsciente sí.

Entonces, el objetivo es recrear tu capacidad de enamorarte plenamente, la tienes dentro tuyo, intacta, en un momento del pasado. Te propongo que mañana, solo por un día, recrees tu capacidad de sorpresa, de amar, de confiar que tenías cuando eras niño (o niña).Sólo mañana y por un día, abre tus sentidos, cree, confía, ama, sueña, ríe, disfruta…

¡Y comparte conmigo cómo te va!

Fuente: http://www.mejoraemocional.com