lunes, 14 de enero de 2013

¡El amor en tiempos de crisis!

No creas que esta frase proviene del famoso libro “amor en tiempos de cólera” de Gabriel García Márquez. Ésta vez, la frase se refiere a que toda pareja está expuesta a pasar por momentos difíciles y que es importante tomar en cuenta los consejos que puedan permitirles salir adelante. Es momento de cuidar ese amor que encontraron y que no quieren perder.

1- Recuerden que ustedes forman un equipo
Cualquier cosa que uno de los dos diga, afectará al otro; así que discutan el problema y busquen una solución en común, sin dejar a un lado la idea del otro, sólo intentando fusionar ambas opiniones para así llegar a un acuerdo equitativamente.


2- Pongan la diversión en primer lugarSi uno de los dos tiene más dificultades que el otro en el trabajo, es momento de que el otro integrante de este equipo se encargue de permanecer al lado de su pareja. Pero no con una actitud de molestia porque su pareja no pueda dedicarle el tiempo suficiente, sino haciendo lo mejor posible en esos pequeños momentos que pueden tener juntos. Es ahora cuando la risa será más terapéutica. Así que inventen actividades que los diviertan, que no necesiten de mucho tiempo y que le permitan a su pareja olvidarse de su estrés y le dejen saber que cuenta con su chica o chico en todo momento. Algunas ideas podrían ser: juegos de mesa, una película cómica, una pelea de almohadas, unos videos cómicos en youtube… no se limiten, ¡diviértanse !

3- No miren atrás
Es posible que alguno de los dos esté molesto por algo, pero no permitas que esa molestia consuma tu tiempo de vida con tu pareja. Ella o él pueden estar esperando por ti ahora, no sabemos mañana, así que aleja de ti esa cara de molestia y céntrate en demostrar el amor que le tienes. El pasado no puede cambiarse; pero pueden construir un futuro en el presente. Acuérdate y pregúntate a ti mismo esto siempre: ¿vale la pena mi molestia/mala actitud por esto? ¿en verdad vale la pena hacerle daño a la relación?


4- Su amor y sus objetivos
Es momento de que juntos se tracen objetivos. Para lograr que dos personas mantengan una misma dirección, se necesita tener objetivos en común por los cuales trabajar en equipo. Así que creen pequeñas metas y monitoreen el proceso juntos. Hagan de éste un proceso serio pero divertido, por supuesto que tendrán dificultades a lo largo del camino, pero la idea es fomentar el trabajo en equipo, la comunicación y la responsabilidad mutua, así que ¡adelante!.

Objetivos en su relación de pareja pueden ser:

- Estar 5 días sin pelear ni discutir
- No pasar 1 día sin que uno haga reír al otro (por 5 días seguidos)
- No pasar 1 día sin que uno le diga algo bonito al otro (por 5 días seguidos)
- Corregir por 5 días una actitud/mal hábito que no le guste a tu pareja

Fíjate que deben empezar poco a poco, por eso los períodos de tiempo son cortos (5 días, 3 días, etc). Es de suma importancia que los objetivos sean específicos y con tiempos determinados, para que así puedan monitorearlos y poder celebrar ó corregir según sea el caso. Una vez que hayan completado un objetivo, aumenten el tiempo del mismo ó cámbienlo por otro ¡diviértanse, aprendan y mejoren!
Otros objetivos en común:

- Realizar un plan de ejercicios/alimentación juntos
- Emprender un negocio juntos (aunque cuidado con esto, ya que pueden surgir problemas, tiene que haber mucha comunicación, confianza y sobretodo no invertir sus ahorros enteros en una aventura de negocio)
- Realizar trabajo comunitario juntos

No se limiten, hay infinidad de cosas por hacer juntos. Pónganse estos objetivos juntos que de verdad ayudan, lo sé por experiencia propia.

Fuente: Mundo Consejos

El amor verdadero es el que se demuestra bajo cualquier circunstancia


No importa la discusión o el mal momento por el que se está pasando, el amor vino a ustedes para que sea demostrado siempre, porque es el camino más sano y correcto para solventar los problemas y superar esos momentos de frustración, tomar un segundo para pensar en ese amor que se profesan a diario cuando no discuten o cuando su situación simplemente es buena.
De eso justamente se trata el amor, de no dejarlo a un lado cuando más debe estar presente, de no olvidar lo que somos en los buenos momentos sólo porque algo nos está perturbando o molestando ahora.
Mahatma Gandhi sostenía lo siguiente “las tres cuartas partes de las miserias y problemas del mundo terminarían si las personas se pusieran en los zapatos de sus adversarios y entendieran su punto de vista“, él, tomando en cuenta sus propias palabras, no buscó la violencia o las discusiones cuando exigía la independencia de su país, su arma fue únicamente la paciencia y el amor por su patria la que lo llevo a su objetivo.
Hoy no hay mejor consejo para todos nuestros lectores que aprender a usar el amor a diario, y que bajo ninguna circunstancia olvidemos que esa persona con la que estamos discutiendo (nuestra pareja), nos ama, nos quiere, y nosotros a ella/él. NO permitas que una tonta discusión acabe siendo la causa de su distancia.
¡ Siempre hay más momento felices que recordar que los tristes que debemos olvidar, mucho amor para ustedes hoy !
Fuente: Mundo Consejos

¿Sufrir por amor? por Merlina Meiler

Hay una teoría según la cual no sufrimos por amor, sino por vacíos no resueltos de cuando éramos más pequeños. El psicólogo Horacio Valsecia opinó que “Es absolutamente imposible sufrir por amor, se sufre por carencias y heridas emocionales de la infancia”.

Piénsalo bien. Tal vez no estés sufriendo ni hayas sufrido por amor, verdaderamente. Sí por no ver tus sueños cumplidos, los que imaginaste desde hace años. Por aguantar tratos que no mereces, para salvar la pareja. Por querer que cierta persona te considere de una manera especial, o te elija como compañera (o compañero) de vida, y no lo has logrado. Enfocar lo que realmente causa un problema es muy útil para poder solucionarlo y empezar a dejar atrás el dolor que provoca.

Si estás en una pareja que te produce insatisfacciones, en algún momento la elegiste, por alguna razón. Conocer esta razón te permitirá sanar lo que sea necesario. Si crees que amar demasiado, aunque no te valoren y te hieran, es la forma de relacionarse en una pareja, primeramente precisarías cambiar esta creencia dañina para aspirar a un vínculo de pareja más sano.

Asimismo, si has dejado mucho de lado por estar con alguien o te hallas en una relación que no te hace feliz, lo importante es que bucees dentro de ti para ver por qué estás con esta persona, qué repites de tu historia familiar, qué obtienes en realidad. La solución no está en el otro (“el problema es que me grita, no me presta atención, no me da lo que preciso”) sino en ti mismo. No estoy diciendo que sea sencillo modificar este tipo de vinculación, hacerte cargo de tu propia vida y dejar el sufrimiento atrás. Lo que sí digo es que es posible y vale la pena.

Si estás “atrapado” (o atrapada) en una relación problemática y sientes que sufres por amor, tienes la llave de la solución en tu poder. ¿La vas a usar?

Fuente: http://www.mejoraemocional.com

La autoestima por Merlina Meiler

La autoestima es una percepción subjetiva sobre el valor que tenemos en la vida (que incluye nuestra manera de ser, nuestro cuerpo, nuestro merecimiento de cosas buenas y malas, entre otras cosas). Esta percepción es de suma importancia, ya que basamos nuestras conductas en el grado de autoestima que tengamos.
También es lo que perciben las demás personas de nosotros y por ende, nos tratan en consecuencia.
Por esto, la autoestima influye en nuestras decisiones. Se habla mucho de tener “la autoestima por el suelo” o bien alta. Quien dice, por ejemplo, que no se separaría de su pareja, porque “quién me va a querer” o “dónde voy a encontrar a alguien para mí” está basando su decisión de continuar la relación con esta persona en una autoestima baja – nada bueno puede resultar de una percepción semejante. Asimismo, la gente con baja autoestima suele ver el vaso “medio vacío”, piensa que no hay soluciones favorables (¡son solo para los demás!) y cree que lo mejor nunca sucede – si este es tu esquema mental, buscarás validarlo en el afuera.
La buena noticia es que la autoestima se aprende y se puede mejorar. La que tenemos de pequeños es la inculcada o copiada de nuestros padres y mayores, y también la que sumamos con nuestra experiencia. De ahora en más, puedes tener la autoestima que desees: es tu responsabilidad.
¿Cómo aumentar tu autoestima? Cambiando las creencias que te limitan. Primero, prueba hacerlo de manera consciente, o sea que cada vez que te dices algo que te tira “para abajo”, neutralízalo con pensamientos positivos… con el tiempo, se transformará en algo automático. También, evita las generalizaciones.  Si tienes la tendencia a hacerlo, deja que entre una pequeña luz en lo que piensas, cambiando “siempre” o “todo” por “algunas veces”. Dedica unos días a cambiar estos pensamientos y verás tu autoestima elevarse a niveles impensados.
ALGUNOS EJEMPLOS:
En vez de decir “nadie se fija en mí”, di: “alguien puede fijarse”.
Cambia “no hay trabajo” por “algunas personas encuentran trabajo y yo puedo ser una de ellas”.
“No valgo nada” por “valgo mucho para algunas personas”
“Siempre hago todo mal” por “algunas veces las cosas me salen bien y otras no, como a todos”
“No soy bueno poniendo límites” por “cada día mejoro los límites que pongo”
“No soy inteligente” por “Soy inteligente para varias cosas”
¿Qué frase relacionada con tu autoestima mejorarás hoy?

Fuente: http://www.mejoraemocional.com/