domingo, 13 de enero de 2013

20 consejos de los indios norteamericanos

1. Levántate con el sol para orar. Ora sola(o). Ora frecuentemente. El Gran Espíritu oirá, ciertamente, si le hablas.
2. Sé tolerante con aquellos que han perdido el camino. La ignorancia, la presunción, la ira, los celos y la avaricia (codicia), provienen de un alma perdida. Ora para que ellos encuentren guía.

3. Búscate a ti mismo, por tus propios medios. No permitas que otros hagan tu camino por ti. Es tu senda, y sólo tuya. Otros pueden caminar contigo, pero nadie puede hacer tu camino (o caminar tu senda) por ti.

4. Trata a los huéspedes en tu casa con mucha consideración. Sírveles la mejor comida, dales la mejor cama y trátalos con respeto y honor.

5. No tomes lo que no es tuyo, sea de una persona, una comunidad, de la selva o de una cultura. No fue dado ni ganado. No es tuyo.

6. Respeta todas las cosas que están sobre esta tierra, sean personas o plantas.
7. Honra los pensamientos, deseos y palabras de todas las personas. Nunca los irrumpas, ni te burles de ellos, ni los imites de manera grosera.Permite a cada persona el derecho a su expresión personal.

8. Nunca hables de los demás de mala manera. La energía negativa que pones en el universo se multiplicará cuando retorne a ti.

9. Todas las personas comenten errores. Y todos los errores pueden ser perdonados.
10. Malos pensamientos causan enfermedad a la mente, al cuerpo y al espíritu. Practica el optimismo.

11. La naturaleza no es PARA nosotros. Es PARTE de nosotros. Ella es parte de tu familia del mundo.

12. Los niños son las semillas de nuestro futuro. Siembra amor en sus corazones y riégalos con sabiduría y lecciones de vida. Cuando crezcan, dales espacio para crecer.
13. Evita herir los corazones de los demás. El veneno de su sufrimiento retornará a ti.
14. Sé verdadero (veraz) todo el tiempo. La honestidad es la prueba de la voluntad de uno en este universo.

15. Consérvate balanceado. Tu persona Mental, tu persona Espiritual, tu persona Emocional, y tu persona Física: todas tienen la necesidad de ser fuerte, puras y saludables.Ejercita al cuerpo para fortalecer la mente.
Crece mucho espiritualmente para curar enfermedades emocionales.

16. Haz decisiones conscientes acerca de quién serás y acerca de cómo reaccionarás. Sé responsable por tus propios actos.
17. Respeta la privacidad y el espacio personal de los demás. No toques la propiedad personal de los demás, especialmente los objetos sagrados y los objetos religiosos. Esto está prohibido.

18. Sé verdadero ante ti mismo primero que todo. No puedes nutrir y ayudar a otros si no puedes nutrirte y ayudarte a ti mismo primero.
19. Respeta las creencias religiosas de los demás. No impongas en los demás tus propias creencias.

20. Comparte tu buena fortuna con los demás. Participa en la caridad.


"La ruptura de una pareja no es una situación fácil de digerir. La etapa de duelo se puede volver constante haciendo difícil olvidar a tu ex. Solo con actitud y algunas actividades podrás lograrlo"

Cuando una relación se acaba el vacío y las dudas irrumpen en nuestro interior. La etapa de duelo suele volverse interminable, y es este el momento de actuar y saber que todo se puede olvidar. Pero para eso se necesita actitud, mucha actitud, y ganas de que las cosas cambien. De nada sirve ir al psicólogo  hacer actividades o distraer la mente si al final del día caemos llorando sobre su foto recordando tiempos que pasaron y no volverán.

Muchos son los consejos que uno puede tener en cuenta en esta situación, los mismos que pueden darnos nuestros amigos, parientes, y conocidos, quienes seguramente ya lo vivieron y ahora cuentan su experiencia como un pasado superado. Si ellos pudieron, tu también... nadie muere por amor y eso es una verdad que debemos asimilar.


Si la relación termino, es lógico que uno pase días llorando por toda la casa sin ganas de hacer otra cosa mas que recordar. Cada foto, aroma, programa de TV o comida te recuerda a ella o el. La etapa de duelo es inevitable y necesaria. Pero todo tiene un límite y si pasan semanas y las cosas no cambian, es momento de despertar.


Para olvidar a tu ex solo se necesita una cosa, actitud... y ponerse manos a la obra. Aquí algunos consejos.

Deshacerse de los recuerdos:
Si bien no es necesario quemar todas sus fotos, cartas, ropa y lo que sea que haya quedado en nuestro hogar (aunque si puedes, sería un importante paso) si es necesario borrar todo de tu vista. Guarda todo aquello en una caja bajo varias llaves para evitar la tentación por verlas y no se te crucen por tu camino mientras estas en tu casa. Cada cosa que pueda traerte algún recuerdo de tu ex debe ser eliminado, al menos hasta que lo hayas superado.. y seguramente cuando eso ocurra poco te importará tener esos objetos.

Hacer actividades:
La mente esta en continuo trabajo, si le das mucho tiempo puede llevarte hacia imágenes y sensaciones para nada agradables. Estando en este estado de necesidad de olvidar, es muy importante mantenerse ocupado haciendo cosas que nos gustan para no darle tregua a los viejos recuerdos.


Haz actividad física, algún deporte, inscríbete en el gimnasio, natación, sal a correr o simplemente a caminar viendo vidrieras. Aprovecha para comprarte algo. La autoestima comienza a escasear cuando acabamos una relación y cualquier cosa que pueda ayudarnos a sentirnos bien sera como darle nutrientes a nuestro cuerpo en etapas de desnutrición.

Contraataca a los recuerdos:
En cualquier momento puedes llegar a flaquear y comenzar a sentirte invadido por los recuerdos de tu ex. Entonces, cuando esto ocurra, en lugar de acordarse de las cosas buenas, recuerda las malas. Acuérdate de aquella vez que te gritó, que discutieron por cosas que no tenían sentido, por formas de pensar distintas, o cuando te hizo un escándalo porque llegaste tarde a algún lugar. Lo importante es traer a la memoria los momentos en que nos sentimos muy mal durante la relación, para evitar idolatrarla e idealizarla. A veces cuando extrañamos las cosas nos olvidamos de lo malo de ellas. Ahora que estamos del otro lado, lo que alguna vez fue negativo se puede volver positivo.

Escribe en una hoja de papel todo lo malo que hayas vivido o que no te gustaba de tu ex, lo malo de la relación, y todo lo que le quisieras gritar en la cara. Sin tapujos, lo importante es rescatar lo negativo para volverlo positivo.

Luego, escribe lo bueno de estar sin tu ex y de haber acabado la relación. La posibilidad de hacer cosas que antes no podíamos  el tiempo libre, la falta de responsabilidades y compromiso, etc.

Luego de escribir lo bueno y lo malo, léelo todas las noches antes de acostarte. Cada día puedes ir agregándole cosas que hayas recordado para engrosar la lista. De esta manera leeremos y recordaremos todos los días lo malo de lo que paso, y lo bueno de que eso haya llegado a su fin.

La mente funciona como un músculo, hay que ejercitarlo para que sea mas fuerte y la manera de hacerlo en este caso es con pensamientos positivos.

Desempolva la agenda
Seguro que tu relación perdida te consumía tanto tiempo que casi ya no veías a tus amigos. Bueno, es hora de recuperarlos. Quítale el polvo a tu agenda y llámalos para organizar una salida, si es que no están enojados contigo porque los cambiaste por tu ex. Si es así, es momento de pedir disculpas y explicarles que necesitas de su ayuda, y lo único que hay que hacer es salir de parranda y divertirse.

Trata de despejarte, de socializar, salir del pozo de lagrimas y conocer gente nueva, nuevos ambientes, lugares y personas que te renueven para limpiar el pasado que tanto queremos borrar.

Es importante evitar los lugares comunes con tu ex. Si sabes cual es el lugar que ella o el frecuentan, evítalos con mucha actitud y seguridad. Si te invitan a algún lugar donde sabes que tu ex puede estar, o incluso sus amigos, no vayas, mejor cambia la agenda o propone otro ambiente. La razón por la que quieres cambiar es mas que suficiente como para que tus amigos lo entiendan y acepten ir a otro lugar.

Disfruta de la libertad:
Llego la hora de hacer todas esas cosas que no podías por estar con tu ex. Mira las películas que a ella/el no le gustaban, lee un libro, inscríbete en ese curso que siempre tuviste ganas de hacer, visita a ese amigo que provocaba los celos de tu ex, instala ese videojuego violento en tu computadora o mira la serie de "Sex and the City" que él tanto odiaba. Disfruta de la libertad y aprovecha el tiempo libre para gozar de las cosas que no pudiste hacer por estar con el o ella.

Sin contactos:
Evita de cualquier manera entablar algún contacto con tu ex. Debes borrarte del mapa y asegúrate que el o ella también lo haga. Si busca llamarte no lo atiendas, insiste en que no quieres mantener ningún tipo de contacto. Tampoco trates de recuperar tus cosas que quedaron en su casa. Si se trata de algún anillo de diamantes, o un TV plasma o algo que realmente valga la pena, manda a algún amigo o conocido que lo haga por tí. Cualquier reunión con tu ex puede volver atrás todo lo que hayas avanzado.

Nueva relación, nueva historia:
Si tienes la suerte de comenzar otra relación, evita las comparaciones. De nada sirve analizar cada movimiento o idea de tu nueva compañía con la de tu ex. Es injusto porque cada relación es única e irrepetible. La química de la pareja va abriendo la relación de formas distintas y solo con el paso del tiempo y el aumento de confianza se consigue un mundo compartido.

Como dijimos al principio, para olvidar a tu ex solo se necesita actitud y predisposición. A veces habrá momentos mas difíciles que otros. De a ratos sentiremos que no hay forma de salir y en otros momentos nos sentiremos renovados. De a poco se podrá lograr el equilibrio hasta despertar un día con una sonrisa y saber que finalmente hemos olvidado.

Todo depende de nosotros y de tener constancia y predisposición. Por supuesto, que si pasado el tiempo las cosas no cambian y continuamos con una profunda depresión, es importante recurrir a la ayuda de un profesional.

Fuente: Terapias Diarias

¿Mejor solo que mal acompañado? por Merlina Meiler

Este es un dicho que nos han inculcado nuestras abuelas… ¿hemos pensado detenidamente en qué significa, su justo valor y si lo aplicamos en nuestra vida cotidiana?

Hay dos tipos de soledad: la externa y la interna. Se suscita un conflicto cuando la soledad externa te pesa internamente. Si te sientes solo, ninguna compañía externa cambiará esto. Serán solo paliativos momentáneos que te generarán cierta dependencia de la otra persona, ya que tú CREES que no toleras la soledad… Estoy segura de que conoces quienes viven tranquilos sin pareja, que tienen intereses en sus vidas, y que en algún momento, si aparece la persona que los hace más felices, deciden cambiar su estado por una pareja enriquecedora.

La soledad, si estás en paz con ella, es un momento espectacular para rearmarte, para darte cuenta de lo que realmente quieres en tu vida y de aquello que ya no deseas, te permite ver opciones que antes no notabas, y te da la posibilidad de elegir. Es como tener delante de ti un lienzo en blanco en el que puedes pintar el paisaje que más te guste o lo que desees, con los colores que más te agraden.

También, ten en cuenta que si la soledad es interna, por más personas que tengas al lado tuyo, te seguirá acompañando como un fantasma: estará siempre latente. Y harás cosas contrarias a tu esencia para alejarte lo más posible de esa soledad, sin tener en cuenta que anida en ti. De más está decir que hay mucha gente que defiende lo indefendible y tolera más de lo que debería para estar rodeado (o rodeada) de alguien en especial, por miedo a quedarse solo: piensan que es mejor estar mal acompañado, que solo. Si este es tu caso, te propongo que pienses en todo lo que te rodea: nadie está en soledad absoluta si se desprende de una compañía dañina. Valora a tu familia, tus amistades, tu trabajo, a quienes te acompañan en tu camino. Ellos te apoyarán en los momentos de transición hacia una realidad más feliz.

Además, hoy en día la soledad es una elección bien válida, no está mal visto tener cierta cantidad de años y no tener pareja, o estar separado. Nuevamente, la soledad te da la oportunidad única de elegir bien en el futuro, a la persona que merezca estar al lado de alguien tan valioso como tú.

Fuente: http://www.mejoraemocional.com

La paciencia por Merlina Meiler

La paciencia es un integrante importantísimo de las relaciones interpersonales, y, a pesar de esto, creo que no se le da el lugar que debería ocupar.

Nace espontáneamente de madres y padres hacia sus hijos, y en este caso nadie se cuestiona si es preciso tenerla o no. Hasta que los niños comienzan a caminar o a usar los cubiertos por sí solos, pasa un largo tiempo de aprendizaje, enseñanza y, sobre todo, paciencia. Entonces, si podemos aplicarla a ciertas personas que nos rodean, tenemos la capacidad de ampliarla a otros aspectos de nuestra vida, para enriquecerla.

Probablemente, una de las razones por las cuales había menos divorcios en el pasado es porque la gente hacía esfuerzos por tolerarse, pero sobre todo, empleaban la paciencia con el fin de esperar un tiempo prudencial antes de tomar decisiones trascendentales. Hoy en día, están potenciadas la satisfacción inmediata y la poca tolerancia. Vemos a diario relaciones incipientes y matrimonios recién casados que terminan antes de que el vínculo comience a caminar – no damos el tiempo o las oportunidades y nos alejamos (o se alejan) ante la primera dificultad. La vida no es todo color de rosas y en muchos casos, vale la pena armarse de paciencia y tener en cuenta que ni nosotros ni nuestros interlocutores son perfectos. Además, muchas veces, las primeras impresiones son erradas.

No propongo esperar indefinidamente ni pasar por alto situaciones insoportables. Sí, hacer uso de la paciencia para darle una buena oportunidad a esa persona que se nos acerca, a ese vecino nuevo, al compañero de trabajo que está tratando de integrarse, a la pareja que elegimos en otro momento, cuando, tal vez, las circunstancias personales eran diferentes.

¿Crees que haces buen uso de tu paciencia?

Fuente: http://www.mejoraemocional.com