jueves, 3 de enero de 2013

Caja llena de besos

La historia es así: 

Hace ya un tiempo, un hombre castigó a su pequeña niña de 3 años
por desperdiciar un rollo de papel de envoltura dorado.
El dinero era escaso en esos días por lo que explotó en furia,
cuando vio a la niña tratando de envolver una caja para ponerla
debajo del árbol de navidad.

Más sin embargo la niña le llevó el regalo a su padre la siguiente mañana y dijo:

"Esto es para ti, Papito"
....El se sintió avergonzado de su reacción de furia.

Pero este volvió a explotar cuando vio que la caja
estaba vacía.

Le volvió a gritar diciendo:Que no sabes que cuando das un regalo
a alguien se supone que debe haber algo adentro.

La pequeñita miró hacia arriba con lágrimas en los ojos y dijo,

" Oh, Papito..... no esta vacía, Yo sople besos adentro de la caja,
Todos para ti, Papi."El Padre se sintió morir;

Puso sus brazos alrededor de su niña y le suplico que lo perdonara.

Se ha dicho que el hombre guardó esa caja dorada cerca de su
cama por años y siempre que se sentía derrumbado.
El tomaba de la caja un beso imaginario y recordaba el amor que
su niña había puesto ahí.En una forma muy sensible,
cada uno de nosotros humanos hemos recibido un recipiente dorado,
lleno de amor incondicional y besos de nuestros hijos,
amigos familia y de Dios.

Nadie podría tener una propiedad o posesión ...
más hermosa que esta.

Desconozco a su autor


Inicios por Merlina Meiler

Me encantan los comienzos.

En todos los órdenes de la vida: año nuevo, principios de etapas, cambios de rumbo.

Tener delante de mí una hoja en blanco me parece extremadamente inspirador.

Sé que a otra gente el no saber qué le deparará el destino o el enfrentarse a una situación completamente nueva le produce otras sensaciones, algunas de ellas relacionadas con la falta de control sobre el por-venir, el miedo al cambio, el aferrarse a lo que ya no existe, la melancolía de lo que ha quedado atrás…

Todo tiene un significado según el prisma a través del que lo veamos.

Algunos ejemplos:

El año nuevo nos plantea una época de renovación, de poner un límite a ciertas cosas que nos han molestado y dejarlas atrás, en el año que pasó.

El no tener trabajo conlleva también tiempo para dedicarte a ti mismo y ver en qué te destacas, para qué eres bueno además de aquello en lo que te desempeñabas anteriormente, con el fin de, tal vez, cambiar el ángulo de tu búsqueda o animarte a hacer algo por tu cuenta.

Estar por mudarte implica priorizar lo que es realmente importante para ti en el lugar donde vives y darle su justo valor en el siguiente lugar que habites, aunque tengas que resignar otras cosas – solo tú sabes qué te gustaría realmente tener y de lo que puedes prescindir en tu hogar.

En lo personal, incluso en las épocas en que estaba sola emocionalmente, en vez de malgastar mi tiempo lamentándome o rumiando por lo que carecía, pensaba que era mi oportunidad para que mi próxima elección sea buena, saludable y positiva. Es que en absolutamente todos los ámbitos, sigo pensando que lo mejor todavía está por venir 

Ten en cuenta que ante un comienzo, tienes todas las posibilidades delante de ti, abriéndose como un abanico para que las explores y decidas qué hacer, en el momento oportuno. Tu experiencia pasada te respalda y tus intuiciones, tus conocimientos y tu sabiduría interior serán las herramientas que te llevarán a buen puerto.

¿Disfrutas de los inicios?

Fuente: http://www.mejoraemocional.com