jueves, 5 de diciembre de 2013

El amor nos nubla la vista

Muchas veces he escuchado a las personas hablar acerca de los defectos de su pareja, que por tanto tiempo nunca pudo ver. Y como en otras ocasiones lo he manifestado, las personas no cambian de un día para otro, ni los defectos afloran de un día para otro.

Los defectos siempre están presentes, pero el amor que sentimos en el momento, nos hace obviarlos, o sencillamente, ponemos en una balanza las virtudes y pesan más que los defectos.

Cuando empezamos a ver los defectos, que siempre estuvieron allí, puede ser el comienzo del fin del amor. Puede ser una señal que nos indica que se nos está acabando el amor.

Y es que también he traído a estas páginas con anterioridad, una definición de querer y amar que leí y que comparto plenamente: se quiere a alguien cuando nos gustan esas virtudes, pero se ama a alguien cuando nos gustan esas virtudes y aceptamos sus defectos.

Y no sólo hablamos de amor de pareja. Para cualquier madre, hasta el más convicto de los asesinos es un alma bondadosa. Para un hijo, aún la mujer más deforme y horrible, si es su madre, será por siempre hermosa.

Y eso es lo bello del amor. Nos hace que no veamos las cosas malas…

… hasta que se nos cae la venda de los ojos…

Luis Castellanos
Fuente: Oasis


No hay comentarios: