martes, 10 de diciembre de 2013

Caer y levantarse

Quizás han habido ocasiones en nuestras vidas que de alguna forma hemos fallado, no hemos sido coherentes con alguno de los principios que conforman los valores éticos tan esenciales para la vida, caer es parte del proceso de aprender, Lo importante no es caer lo que si cuenta es levantarse, no fuimos creados para permanecer en el suelo, para dejarnos abatir por el error , por los actos incorrectos que a veces han sido producto de un estado de conciencia inferior a nuestra capacidad y potencial.

Hemos estado expuesto a un esquema egocentrista,  la tendencia es pensar en que cada cual se centre en si mismo y lo habitual ha sido estar demasiado ocupados y preocupados por buscar aquello que nos satisfaga sin pensar en los demás, obtener bienes materiales, comprar desmedidamente, inmersos en el mundo de apariencias, si alguna vez pensamos que que ese estilo de vida aportaría felicidad ya habremos confrontado que solo trae un gran vacío ya que ningún tesoro material provee felicidad perdurable, quedarnos en ese plano tan superficial es subestimar nuestra naturaleza humana, Si caemos en la avaricia, si caemos en la prepotencia, si caemos en el prejuicio, si caemos en el rencor, si esas caídas nos mantienen en un estilo de vida que nos aparta de encontrar nuestro ser espiritual hay que reaccionar y levantarnos.

Somos espíritus divinos viviendo experiencias humanas, fuimos creados a imagen y semejanza del Padre, y pasamos por alto esta condición superior que nos permite conectarnos con el Universo y ser coparticipes de la creación. Cuanto mas nos apeguemos a todo lo que frena nuestro crecimiento espiritual, mas propensos estamos a caer, y dejarnos sucumbir por las tentaciones que aun nos merodean en este mundo que esta en pleno proceso de trascender a otras dimensiones mas compatibles a nuestra auténtica naturaleza .

El corazón humano tiene la capacidad de expandir y reestructurar nuestra vieja conciencia para convertirnos en criaturas nuevas, tenemos el potencial para desarrollar intuición, para conectarnos con nuestra alma y desarrollar una espiritualidad que aporte esa paz interior maravillosa que nos permita sentir una felicidad nunca antes experimentado, a través del amor incondicional, del desapego de todo lo que nos ata a una existencia mediocre, llena de tensiones, de sufrimientos, de temores y propensa a caer en diversos tipos de tentaciones como refugio o compensación a una vida incompleta y vacía.

Lo importante no es que hayamos caído, aún no estamos exentos a equivocarnos alguna vez, pero lo que si es fundamental es que, luego al levantarnos seamos mas sabios al haber aprendido lecciones necesarias para realmente despertar a una conciencia superior, y darle paso a nuestro potencial espiritual.

Nuestro Ángel nos puede ayudar a levantarnos, solo habría que invocarle, recordemos que nunca se aparta de nuestro lado y siempre esta ahí cuando estamos dispuestos a acudir a el y pedirle su socorro y su apoyo. Llama a tu ángel, dile que le necesitas que quieres fortaleza para cada vez tropezar menos y comenzar genuinamente a transitar por los caminos maravillosos de la espiritualidad, donde el amor incondicional sea protagonista y la paz se instale en nuestra alma y entonces copiosas bendiciones serán el resultado de esa nueva forma de vivir.

Namasté

Jossie Del Valle Conty

No hay comentarios: