miércoles, 18 de diciembre de 2013

Amor de pareja

El amor de pareja es la más increíble experiencia humana y muchas veces nos resulta un absoluto enigma. Las parejas se conocen, se enamoran, se sienten plenos, bailan la danza de la vida y parece que el universo se hubiera acomodado por completo para la expresión de lo más hermoso que hasta ahora habían conocido. Sin embargo, pasado cierto tiempo, para un alto porcentaje de parejas, el gran sueño se desvanece rápidamente. Está muy ampliamente reconocido que la mayoría de las parejas, entre el 90 y el 95 %, terminan creando una relación llena de insatisfacciones, celos, ira u odio. Algunas de ellas se separan, otras siguen permaneciendo juntas físicamente y separados de alma, manteniendo una convivencia que se sostiene solamente en el miedo.

Cuando tenemos dificultades en nuestras relaciones, viene la pregunta, ¿qué es el amor? No nos ha resultado fácil amar, sostener nuestras relaciones en armonía, donde cada uno pueda crecer y ayudarse mutuamente para que cada cual sea más libre y feliz.

En la relación de pareja queda de manifiesto todo el desarrollo de lo que hemos alcanzado como individuos, el sentimiento de la propia seguridad, nuestro amor a si mismo, nuestra madurez, nuestro nivel de conciencia y también todas y cada una de nuestras falencias. Este desarrollo personal es el soporte para formar una unión, un desarrollo que no requiere de la perfección, sino, de la voluntad para revisarse internamente, para colaborar, para crear algo nuevo, para flexibilizar nuestras partes duras y crear nuevas formas.

Ninguno de nosotros es perfecto, por lo tanto la pareja se convierte en la más adecuada, exquisita e increíble posibilidad de crecer. Sin embargo, generalmente transformamos esta maravillosa posibilidad en fuente de mucha angustia y dolor, que lejos de ayudarnos, nos encierra en medio de la soledad mas profunda.

Todo aquel que abra su corazón a la posibilidad del amor de pareja puede contar con que será un camino lleno de aventuras, lleno de retos y repleto de sorpresas. Muchas veces experimentará la miel y la hiel de la vida, como una posibilidad de templar su existencia y elevarse por sobre el ser que era antes.

Patricia González

No hay comentarios: