martes, 1 de octubre de 2013

La incompetencia

Eliminar la incompetencia dependerá del Amor, Responsabilidad y Valor que cada persona tenga hacia sí misma...
A pesar de que el individuo labora en el contexto de un sistema social, dentro de una sociedad y una cultura específica, la incompetencia suele considerarse como un concepto que se refiere exclusivamente al individuo.

Esta manera de conceptuarla no toma en cuenta el poder determinante de las características del sistema social. La estructura de la organización, el tipo de liderazgo y supervisión practicados y la forma de promulgar las tareas y responsabilidades de los trabajadores son factores también influyentes. En efecto, son elementos tan poderosos que pueden eliminar la incompetencia individual dentro del sistema, o bien, pueden volver incompetentes aun a sus integrantes más capaces.

La incompetencia individual es raras veces intencional. De la misma manera en que los buenos hábitos laborales se difunden en una empresa, la incompetencia se contagia. Es contagiosa porque si el sistema la propicia en un empleado, la propicia igualmente en todos.

La tendencia será hacia la incompetencia si los directivos son incompetentes, o hacia la competencia si la cultura organizacional la fomenta.
Son los dirigentes y gerentes que tienen que determinar cuáles son los comportamientos y valores que se convertirán en la cultura organizacional.

Causas específicas de la incompetencia:

Tanto el empleador como el empleado tienen la responsabilidad de asegurar una correspondencia entre los requisitos del puesto y las competencias del candidato que favorezca la claridad y competencia.

¿qué es lo que disminuye la incidencia de la incompetencia, sea del individuo o del sistema total?

La definición clara, explícita y pública de la tarea colectiva, de la tarea de cada miembro de la organización y del contenido y las fronteras de los papeles laborales.
El respeto de las responsabilidades y actitudes concordadas es el deber de todo el personal y es la manera más segura de eliminar la incompetencia. Pero cabe notar que la actitudes y responsabilidad son de todos, incluso y siempre de los más altos directivos. En otras palabras, cuando los miembros de un sistema comprendan sus cargos, reconozcan sus aptitudes como sus limitaciones y necesidad de colaboración en ellas y cuando los dirigentes del sistema hacen lo propio, realizarán su tarea y públicamente llevarán a cabo sus responsabilidades de una forma coherente y competente, la incompetencia individual y del sistema entero será prácticamente suprimida.

Eliminar la incompetencia dependerá del Amor, Responsabilidad y Valor que cada persona tiene hacia sí misma, porque esto producirá el reconocimiento de las habilidades y limitaciones suyas y de las demás, buscando colaborar, al haber aprendido a recibir colaboración y a partir de esto nunca evadirán los problemas, sino, los enfrentarán porque la incompetencia no es laboral, es siempre personal, habla de uno mismo, no de su trabajo.

Desconozco a su autor
Fuente: EPYA


No hay comentarios: