martes, 2 de julio de 2013

Vencer al pesimismo.


En cualquier cosa que te dirijas a realizar, hay un gran enemigo llamado “pesimismo” que muchas veces se va a oponer y por supuesto va a poner a prueba nuestro progreso y desarrollo personal, pero como siempre hay soluciones para los problemas que dependen de ti, el pesimismo no debe ser más un inconveniente en tu vida.

En cualquier oportunidad que se te ofrezca, el pesimismo es como un personaje que aparece según las circunstancias; si tuviste un mal día, o las cosas no te salieron bien, aparece luchando contra tu buen optimismo que te mantenía con ese ánimo radiante.

Sin embargo pensar negativamente es más factible si buscas el fracaso, también es una cuestión rutinaria en lo que se oye todos los días, porque probablemente haya más razones para pensar de una manera efímera que de una forma menos perjudicial, escuchamos malas noticias, comentarios feos, en fin, son un sin números de desafíos que se nos enfrentan pero como toda buena persona de éxito sabes que los retos son parte del camino de tu propio desarrollo.

Es verdad, algunas veces es más fácil dejarse tentar con el pesimismo y pensar en el lado negativo de las cosas, pero si bien al buscar el éxito y con todas las herramientas necesarias, el pesimismo no va a tener ninguna influencia sobre tu actitud optimista de las cosas, debes oponerte a cada pensamiento negativo que se te enfrente, y ponerle una imagen más positiva que ese pensamiento negativo.

A veces desahogarse ayuda mucho a tener una imagen más clara de las cosas, pero si se mantiene esa postura por mucho tiempo se puede lograr una neblina que después te podría impedir percibir otras cosas, así que tienes que tener la capacidad de remover todo pensamiento que no te conduzca a nada más que a tu propio decaimiento.

Ciertamente la mala actitud, no conduce a nada productivo, mirar el vaso medio vacio no es lo mismo que mirar el vaso medio lleno, por ende tu propia naturaleza como ser humano te va a permitir desarrollar este aspecto que consiste en la intervención ágil de la inteligencia inmediata al percibir que debes captar lo mejor en una cosa, en cualquier aspecto o circunstancia, todo tiene arreglo, no hay que buscar excusas, contemplar calamidades y mirar solo la desesperación, la persona exitosa busca la solución y no solo espera a que otra persona venga a realizarlo, pues tu mismo puedes ser el impulsor de la solución.

Es así que, en momentos de tribulaciones y desafíos hay que ponerle aún más fuerzas de que si se pueden lograr las cosas que uno se proponga, y siempre hay algo bueno en cualquier circunstancia por más mala que está sea, esto no es cuestión de pensar ilusoriamente, pensar en positivo no quiere decir en absoluto ser irrealista, uno puede ver la ventaja y lo positivo en todo, de hecho es más provechoso ya que viendo lo negativo no llegaras a ningun lado.

Se pueden cambiar muchas cosas, solo con la simple condición de pensar en positivo, lamentarse es sencillamente darse por vencido, dejar las cosas como están porque “no se puede hacer nada”; y razonablemente esta actitud te puede hacer perder miles de oportunidades que solo las ve el optimista, que siempre esta buscando las respuestas al problema y no mira al problema en sí, tiene más ventajas en el camino de la vida, pues está dispuesto a completar los aspectos más destacables en donde estará más beneficiado, en todos los casos piensa constantemente en positivo, desarrolla está virtud, será tan beneficiosa en tu vida como en las de los demás que siempre verán en ti, una mirada de esperanza.


Desconozco a su autor

No hay comentarios: