domingo, 7 de julio de 2013

Diez formas de empeorar un conflicto

Teniendo en cuenta que los problemas,
por pequeños que sean,
se nos pueden salir de las manos
si no los confrontamos eficazmente,
es útil tener en mente
los siguientes diez consejos
de qué actitudes NO asumir para solucionarlos:

1. No ser consciente de que las cosas
casi nunca resultan tal y como fueron planeadas.
Tal perfeccionismo conduce sin duda alguna
hacia la frustración perpetua.

2. Sentirse mal y decidir que es lógico
tener que preocuparse y angustiarse.
Esto no ayuda a resolver una situación,
mientras sí contribuye a ampliar
la percepción de responsabilidad,
y el nivel de estrés.

3. Creer que no triunfar es lo mismo
que fracasar rotundamente.
Por medio de tal mentalidad se agotará toda motivación.

4. Reaccionar con irritación y rabia.
Así no se logrará otra cosa que ahuyentar
las posibles soluciones y alejar el apoyo
de los seres queridos y los compañeros de trabajo.

5. No asumir responsabilidad y buscar culpables.
Con tal actitud no solamente
se impide aprender de los errores,
sino que se cultiva un destructivo sentimiento de víctima.

6. No disculparse por errores cometidos
o actitudes adoptadas.
Eventualmente, tal comportamiento
causará aislamiento y la pérdida del respeto
de otros hacia uno.

7. Esperar a que el problema se resuelva por sí solo.
Uno de los métodos más eficaces para lograr
que una bola de nieve se convierta en una avalancha.

8. Aferrarse a una sola manera de solucionar las cosas.
De este modo se creará una falsa sensación de control
que puede desvanecerse en cualquier momento.
En otras palabras,
una buena táctica tanto para complicarse,
como para exasperar a los demás.

9. Confrontar los errores con arrogancia y displicencia.
Rechazar enérgicamente opiniones que no quieren
ser oídas sirve para perder valiosos puntos de vista,
al igual que para disminuir las posibilidades
de resolver un problema y de aprender de los errores.

10. Sobreestimar lo hecho por uno
y subestimar lo hecho por los demás.
Una estrategia que sólo sirve
para lavarse las manos a corto plazo.
Puede que sea posible convencer al entorno,
por unas pocas veces,
de la importancia de la labor propia,
y de la ineptitud del resto.
No obstante, los más problable es
que con el tiempo se pierda toda credibilidad.

¿Cuántas veces nos hemos amargado la vida
o hemos maltratado a quienes queremos
por problemas que al poco tiempo ni recordamos?

Disfrutemos de la vida,
ya que está plena de soluciones y oportunidades.
Sonríe a la Vida porque es Hermosa.


No hay comentarios: