miércoles, 10 de julio de 2013

¿De qué no hablo cuando hablo de amor?

No hablo de estar enamorado cuando hablo de amor.
No hablo de sexo cuando hablo de amor.
No hablo de emociones ni de placeres reservados para exquisitos.

Hablo de una emoción capaz de ser vivida por cualquiera,
de sentimientos simples y verdaderos,
de vivencias transcendentes pero no sobrehumanas,
hablo del amor tan solo como querer mucho a alguien.

Pero, ¿qué estamos diciendo cuando decimos: Te quiero?
- Yo creo que decimos: Me importa tu bienestar.
Nada más ni nada menos.
Cuando quiero a alguien, me doy cuenta de la importancia
que tiene para mí lo que hace, lo que le gusta y lo que le duele.

Te quiero significa entonces, me importas tú;
y te amo significa me importas muchísimo.
Y tanto me importas, que cuando te amo,
a veces priorizo tu bienestar por encima de otras cosas
que también son importantes para mí.

Esta definición conducirá a la plena conciencia de dos hechos:
no es verdad que te quieran mucho
aquellos a quienes no les importa demasiado tu vida
y no es verdad que no te quieran
los que viven pendientes de lo que te pasa.

Jorge Bucay


No hay comentarios: