domingo, 14 de julio de 2013

Apostar al amor, ¿siempre vale la pena? por Merlina Meiler

Lógicamente, la primera respuesta que nos surge es: ¡SÍ, POR SUPUESTO QUE VALE LA PENA!

Y estoy de acuerdo contigo. Pero mientras decides cuál es el próximo paso a seguir, te propongo que tengas en cuenta algunos puntos:

Que el interés sea de los dos
Muchas veces arremetemos solos, intentando atraer a esa persona que hemos conocido y con la que querríamos tener una relación más profunda. Pero presta mucha atención a los indicios que el otro te va dando, para saber cómo proceder y si vale la pena seguir con el intento de acercarnos o si es mejor dar vuelta esa hoja: tanto el interés como el desinterés dan señales claras.

Que dejes atrás tus mochilas
Si eres adulto, te han sucedido cosas. Has sufrido desengaños. Has sufrido por amor.
Comenzar una relación comparando a esta persona con alguna del pasado, desconfiando por lo que te hicieron o no dándole una oportunidad completa para ir conociendo cómo es, sin duda alguna es una plataforma directa al fracaso.

Que tu apuesta al amor no sea sinónimo de desesperación por escaparle a la soledad
Hay seres que por miedo a la soledad aceptan “cualquier cosa”. Entre alguien dañino, que no te respeta o que tiene reacciones desagradables/violentas y estar solo en tu casa mirando una película o con tu familia/amigos, la elección me parece bastante obvia (¡espero que concuerdes para evitar males futuros!).

Que no solo estés correspondiendo
Hay seres que no saben decir que no. Y esto incluye un posible compañero sentimental. Como “te buscan y hace mucho que estás solo”, “qué mejor que estar acompañado” y otros pensamientos de este tenor – que te predisponen a no elegir y a aceptar lo primero que se presenta-, crees que la mejor (o la única) opción es decir que sí y seguir adelante, pase lo que pase. Tienes el derecho a elegir y a preferir esperar si quien intenta acercarse a ti no es como lo deseas o no comparte tus valores más importantes.

Que no estés mejor solo que acompañado
Quien está al lado tuyo tiene que contribuir a mejorar tu calidad de vida, tu paz interior, tu salud, tu bienestar; apoyarte, ser compañero y dejar que alcances todo tu esplendor en el ámbito que lo decidas. Si sientes lo contrario (que te cercenan, te limitan, te hacen doler, no te dan tu lugar, etc.), apostar al amor propio y a tu equilibrio interno debería ser más fuerte que cualquier otra opción.

Que no vayas en contra de tus instintos y de tus intuiciones
En los primeros tiempos, solemos pasar por alto detalles importantísimos que nos van dando la pauta de cómo es quien intenta seducirnos. Por lo general, si estás alerta puedes llegar a percibir ciertas muestras de cómo sería la relación a futuro.


Por ejemplo: ese ser (hombre o mujer), ¿tiene reacciones intempestivas, te ha faltado el respeto ya varias veces –aunque te haya pedido perdón-, tiene historial de infidelidad, te ha mentido recientemente, intenta separarte de tus seres queridos, es excesivamente celoso, te hace escenas por nimiedades? Pues bien, con el correr del tiempo estos hechos y estas reacciones se potenciarán y, a menudo, tienden a volverse intolerables.


Si tu intuición te dice que hay algo raro en este individuo o alguna de sus actitudes no te cierra, yo le prestaría la mayor atención posible, preguntaría al entorno, indagaría, abriría aún más los ojos.

Es que al fin y al cabo, nosotros somos quienes tenemos la llave de nuestra felicidad.

¿Consideras que siempre vale la pena apostar al amor?


No hay comentarios: