domingo, 16 de junio de 2013

Ser feliz o tener razón

Ocho de la noche, una concurrida avenida.
La pareja ya está atrasada para cenar con unos amigos.
La dirección es nueva y ella consultó el mapa antes de salir.
Él conduce el coche. Ella le orienta y le pide para que gire
en la siguiente calle a la izquierda. Él, seguro, muy seguro,
que es hacia la derecha. Discuten.
Al darse cuenta de que, además de los atrasos,
podrían quedarse de mal humor, Ella dejó que él decida.
Él gira a la derecha y luego se da cuenta que estaba equivocado.
Aunque es difícil, admite que insistió en el camino equivocado,
al tiempo que hace el retorno.
Ella sonríe y dice que no hay ningún problema
si llegan unos minutos más tarde.
Pero Él insiste en saber:
- Si tenías tanta seguridad de que iba por el camino equivocado,
deberías haber insistido un poco más…
Y Ella dice:
-Entre tener razón y ser feliz, prefiero Ser Feliz.
Estábamos a punto de una discusión, si insistía más,
¡habríamos estropeado la noche!


No hay comentarios: