viernes, 7 de junio de 2013

En medio del caos

No todo es lo que aparenta ser. Reaccioná.
No reniegues de tu presente, comprendelo.
Los errores no existen. Estás en el lugar exacto
donde tenés que estar. Nadie te abandonó a la suerte
de tu destino. Mirá en tu interior, sos un alquimista.
Tenés el majestuoso poder de transmutar las vibraciones
de tu entorno. Vamos, con fe.
Esto ya lo sabías, recordalo.
Avivá tu antorcha, sostenela bien alto y firme.
La existencia quiere que estés allí, en medio del caos,
para sembrar esperanza.
En este preciso instante, estás parado en el lugar indicado
para ayudar a transformar al mundo.
¿No creés en lo que digo? El vaso, para llenarse,
necesita de todas y cada unas de las gotas.
Es cierto que, en relación con el tamaño del recipiente,
una gota parece insignificantes, pero…
¿qué pasaría si las gotas desistieran de sumar?
El agua nunca podría derramarse. Somos gotas
que damos vida al río de la existencia.
Nuestro aporte tiene un valor único, incalculable.

¿Te estás preguntando por qué te envío este mensaje?
Te empujo para que me actives. Estamos interconectados.
Necesito que te muevas, para poderme mover.
Si iluminás, ilumino. El entramado cósmico es tan extenso
que genera la sensación de que estamos separados,
pero nuestras fibras están más que unidas.
Cuando ayudás, también te estás ayudando.
Nos movemos juntos, en un solo movimiento sincrónico
y perfecto.

Los trabajos son excusas para plasmar nuestra esencia.
Donde quiera que estés, sumá de manera creativa.
Cuanto más difícil el entorno,
señal de que tenés buena madera. Estás precisamente ahí,
en el ojo del vendaval, porque saben que sos capaz
de aplacar tormentas.

¿Por qué ponés esa cara,
pensás que estas palabras no son para vos?
¿Acaso tu trabajo parece insulso, poco trascendente?
Ese es el otro extremo del desafío.
Si nada parece pasar en el lugar donde estás,
es tu deber transformarlo.
Hacer de lo ordinario algo extraordinario,
es portar la magia seductora de un gran alquimista.

Vine a tu encuentro, una vez más, por amor. Honro tu esfuerzo.
Admiro tu entrega. Valoro tu constancia.
Que este enorme abrazo cristalino,
que te brindo desde el alma, te anime a seguir marchando.
Tenelo siempre presente en tu interior: fuiste convocado
a un entorno de caos para que brille la calma de tu luz.

Julio Andrés Pagano

1 comentario:

Patricia Simonetta dijo...

hermoso.... estoy en medio de mi propio caos y es difícil ver la salida.... pero son palabras hermosas de aliento....