domingo, 30 de junio de 2013

Desterrar los pensamientos negativos

Se dice comúnmente… “Eres lo que piensas”.
Y esta afirmación es verdadera
porque la calidad de nuestros pensamientos
tarde o temprano se hará visible
a través de nuestras palabras,
comportamiento o gestos.

Para comenzar a pensar en positivo
será nuestro trabajo distinguir y elegir
los pensamientos que nos den beneficio
y descartar los que son dañinos
para nuestra vida.

Los cuatro tipo de pensamientos

1. Pensamiento necesarios o mundanos.
Son aquellos que se refieren a nuestra rutina diaria,
como: “qué comemos, qué tengo que hacer hoy,
cuánto tengo que pagar de alquiler, etc.”
Pensamientos que tratan con la vida diaria.

2. Pensamientos inútiles
Son los que no tienen utilidad ni constructiva
ni particularmente negativa.
Se refiere a cosas del pasado, como
“si esto no me hubiera ocurrido, porqué me dijo eso,
si solo hubiera hecho esto o lo otro, etc.”…
Demasiados pensamientos sobre algo
que ya no podemos cambiar.
Los pensamientos inútiles tratan también sobre el futuro,
como “¿qué va a ocurrir si…?,
¿cómo va a ocurrir…?, ¿qué haré si…?, etc.”
Muchos de nuestros pensamientos
entran bajo esta categoría y aunque no son negativos,
aún así nos vacían de nuestra fuerza interior
y nos hacen sentir cansados.

3. Pensamientos negativos y/o destructivos.
Son los más dañinos,
especialmente hacia nosotros mismos.
Aparte del impacto que puedan causar a los demás,
estos pensamiento causan una gran pérdida
de nuestra paz y fuerza interior.
Los pensamientos negativos están basados en la ira,
avaricia, expectativas insatisfechas, desacuerdos, celos, etc.
Si nuestros pensamientos están basados
en estas debilidades es como si estuviéramos envenenando
nuestra propia mente y también la atmósfera
de nuestro alrededor.
No importa cuánta razón tengamos,
pensando con negatividad siempre seremos los perdedores
ya que los pensamientos negativos nos arrebatan
nuestro autorrespeto y también los demás
pierden el respeto hacia nosotros.

4. Pensamientos positivos
Son los únicos que nos permiten
acumular fuerza interior y nos capacitan
para ser constructivos. Los pensamientos positivos
son los que siempre dan beneficio en todas las situaciones
sin atraparnos en la apariencia externa de una situación.
Pensar positivamente no significa que ignoremos la realidad
a nuestro alrededor y pretender vivir en lo irreal
o pretender ser otro. Pensar positivamente significa
ver los problemas y reconocer su realidad,
pero al mismo tiempo ser capaces de encontrar soluciones
a ese problema. A menudo, esto requiere tolerancia,
paciencia y sentido común. Es fácil ser pesimista,
así como ser optimista, pero necesitamos ser muy
cuidadosos y maduros si queremos ser realistas.
Una persona que piensa positivamente
será consciente de las debilidades de los demás
a su alrededor pero aún así dirigirá su atención
hacia las buenas tendencias de los demás.

Concentrarnos en reconocerlos
es útil para dejar de lado
los pensamientos que no nos aportan
absolutamente nada en el diario vivir.

Desconozco a su autor


No hay comentarios: