miércoles, 15 de mayo de 2013

De corazón…

Una persona especial me dijo con el corazón y de corazón, algo más o menos así:

“Las palabras que digas, dilas con el corazón y desde el corazón. Las cosas que hagas, hazlas de corazón y con el corazón. Todo lo que digas y hagas debe ser auténtico, lo debes sentir. Adentro. En las palabras y en los actos refleja el corazón, porque si lo haces así, su sentido va a llegar a donde quieras que llegue.
Si eres sincero y dejas a tu corazón actuar, vas a ser afortunado y te vas a rodear de gente sincera y de corazón. Rodeado de gente con corazón, la felicidad siempre te rondará. Estará cerca de ti y en ti.

Cuando busques comunicarte con otra persona, intenta comunicarte con su parte divina, porque debes saber que en todas las personas, por buenas o malas que sean, existe una parte divina. Esa parte es la que nos hace iguales a todos. En todos los lugares, en todas las cosas y en todas las personas existe lo bueno y lo malo. Comunícate con lo bueno y la comunicación será sincera y de corazón.

No dejes que el sinsabor, el malestar, la rutina, lo aburrido, lo estresante, lo pesado, lo difícil y lo cotidiano opaquen tus días. Cuando despiertes santifica el nuevo día. Así, tu día será mejor, más fácil y tendrá un sentido. En un día nuevo cualquier cosa que desees puede suceder si la buscas y deseas de corazón y con el corazón. En su búsqueda actúa con el corazón.

Si con tus días no estás contento, busca un cambio. Si lo buscas de corazón y con el corazón, la situación cambiará. Mejorará. Observa, busca con el corazón y encontrarás. Que tu corazón sea tu guía. Vive con el corazón porque sólo el corazón da vida. La verdadera vida.

Pon el corazón en tus palabras, en tus sueños, en tus intenciones, en tus actos y en tus deseos durante todos los días, así encontrarás el sentido de la vida y así le darás vida a tu corazón y corazón a tu vida”.

Eso me dijo.

De corazón…

Del libro El Astronauta Terrestre, de F. J. Koloffon

No hay comentarios: