jueves, 11 de abril de 2013

Tus propios límites por Merlina Meiler


Los límites más difíciles a sortear son los que tú mismo te fijas.
¿Por qué soy categórica en este punto?
Porque:

  • cuando permites que la opinión (y la presión) de los demás prevalezca sobre tus propios deseos y necesidades, estás limitándote internamente (y también, estás traicionando tus ideales y tus creencias).
  • cuando dejas que tus miedos se apoderen de tu voluntad y por eso te quedas inmóvil, estás cercenando tu posibilidad de enfrentarte a tus realidades y, así, modificarlas
  • cuando utilizas términos despectivos o que te desvalorizan (no sirvo para nada, qué tonto que soy, no nací para… -tener una linda familia, dinero, etc.), estás rodeándote de barrotes similares a los de una celda, que te mantendrán encerrado hasta que decidas usar la llave para salir (tratarte con dulzura, respeto y consideración y, sobre todo, creer en ti y en tus capacidades)
  • cuando tienes hábitos nocivos, tanto física (como fumar, beber en exceso, hacer una vida sedentaria) como espiritualmente (no reaccionar cuando te agreden, justificar conductas injustificables, descreer de todo y de todos), estás limitando tu capacidad de estar sano y de sentirte en paz contigo mismo
  • cuando te quedas atascado en el pasado, lamentándote por lo que sucedió (o no), por lo que dijiste (o deberías haber dicho), porque “todo tiempo pasado fue mejor”, estás obstaculizando tu oportunidad real de encontrar cosas y personas para disfrutar de tu presente y para proyectar un futuro aún más positivo
¿Para qué soy categórica en este punto?
- para que te responsabilices de lo que has hecho hasta ahora y decidas cambiar
- para que dejes de culpar a los demás, al destino o a las circunstancias que te han rodeado y te pongas a trabajar en pos de tu propio bienestar.
Si dejas de limitarte, se abrirán muchas puertas ante ti.
Podrás acceder a situaciones que, hasta ahora, te habían sido vedadas.
Te darás cuenta de que tienes la capacidad de lograr lo que deseas y de superar muchísimos obstáculos.
Comenzarás a vivenciar pequeños ratitos de felicidad que te darán la pauta de que vivir de otra manera, más relajada, es muy posible.
¿Estás dispuest@ a liberarte de los límites que tú mism@ te impones?

No hay comentarios: