martes, 9 de abril de 2013

Tus derechos por Merlina Meiler

Tienes derechos naturales e inalterables a los que no debes renunciar, por más circunstancias opresivas o desfavorables que encuentres a tu alrededor.

No permitas que nadie los condicione ni impida tu acceso a ellos, ya que de hacerlo, la responsabilidad de que te sean vedados también será tuya.

. Tienes derecho a ser feliz de la forma en que lo sientas. Es algo que solo tú sabes y quizá otras personas consideran tu manera poco convencional, anticuada, de vanguardia o como les venga en gana: pero tú eres quien decide.

. Tienes derecho a vivir en paz y a que no te cuestionen ni traten de desestabilizarte.

. Tienes derecho a un trabajo digno en el que se te respete y se te valore. (Si no es tu situación actual, fíjate internamente si hay algo que se interpone entre tú y este derecho: un mandato familiar, desvalorización, miedos, etc.) Revertir lo que está en el medio te permitirá gozar de este derecho.

. Tienes derecho a una pareja que te aporte felicidad y te haga bien. Que te acompañe, te respete y te cuide. que sea confiable. Que esté en las buenas y en las malas como pueda, con sus bemoles y tonalidades variadas. Pero que, indudablemente, te haga más feliz de lo que serías sin él o ella.

. Tienes derecho a vivir rodeado de gente que te quiera y te brinde su apoyo. Si no la tienes de nacimiento o en este momento en particular, de ti depende que decidas salir de tu zona de confort negativa de soledad, que dejes en el pasado trabas – conocidas, imaginadas o subconscientes- y que te abras a conocer seres que valgan realmente la pena (hay muchos más de lo que supones).

. Tienes derecho a tener vida social, invitaciones, amigos. Si por alguna circunstancia esto te ha sido vedado hasta ahora, puedes comenzar a ejercer este derecho invitando tú primero, yendo a lugares en los que haya gente afín, dándote a conocer y dejándote querer.

. Tienes derecho a tener un cuerpo acorde a tu edad y a tu forma de vida, sin ceder a presiones externas que, en búsqueda de la “perfección”, solo molestan e incomodan: lo importante de un cuerpo es que sea saludable, el resto es relativo.

. Tienes derecho a gozar de tiempo libre, sin obligaciones, para dedicarte a ti mismo de alguna manera que consideres productiva (leer, hacer ejercicio, dormir la siesta, jugar con tus hijos, entretenerte de la manera que disfrutes, etc.)

¿A qué otras cosas sientes que tienes derecho?

No hay comentarios: