lunes, 11 de febrero de 2013

¡Sé tú mismo siempre!


Lo más importante para que afrontes las adversidades que la vida presenta (y recuerda que te las presenta con el único propósito de hacerte mejorar), es que puedas mantener avivado dentro de ti el fuego de tu ser, es que puedas mantener tu esencia intacta... no dejar de ser quien eres es una buena manera de caminar rumbo a la felicidad.
Si las decepciones te cambian, ¿entonces quién eras en realidad? Si el dolor te cambia, ¿entonces quién eras, qué amor dabas? Si los golpes te hacen un ser temeroso, ¿entonces cuan fuerte eras en verdad?

Un maestro oriental que vio cómo un alacrán se estaba ahogando, decidió sacarlo del agua, pero cuando lo hizo, el alacrán lo picó.
Por la reacción al dolor, el maestro lo soltó, y el animal cayó al agua y de nuevo estaba ahogándose. El maestro intentó sacarlo otra vez, y otra vez el alacrán lo picó.


Alguien que había observado todo, se acercó al maestro y le dijo:"Perdone, ¡pero usted es terco! ¿No entiende que cada vez que intente sacarlo del agua lo picará?".
El maestro respondió:"La naturaleza del alacrán es picar, y eso no va a cambiar la mía, que es ayudar".
Y entonces, ayudándose de una hoja, el maestro sacó al animalito del agua y le salvó la vida.

Tú no eres una hoja seca a la que arrastra el viento, una pluma devaneándose en el aire. No eres un castillo de arena, no, por supuesto que no. Conoce quién eres en realidad y mantente fiel a ti mismo, sin importar que tan fuerte sople el viento, no te alejes de ti mismo.
Sé quien eres, sé honesto contigo. Asegúrate todas las mañanas que ese rostro que ves frente al espejo, eres tú... y no otra persona. Y sobre todo, esfuérzate por ser feliz, que nadie te va a regalar la felicidad.

Fuente:
Motivalia

No hay comentarios: