domingo, 24 de febrero de 2013

La Aceptación de Uno Mismo

La aceptación de uno mismo es estar de mi lado como persona, es aceptar que es posible la armonía dentro de uno mismo, es poner en orden mis emociones, sentimientos, pensamientos y sensaciones, para que vayan en la misma dirección, pero se necesita espacio y tiempo para recapitular y conjuntar los elementos para que puedan darme la claridad de lo que soy y hacia donde es que voy. Para ver con amabilidad y benevolencia y sin negación  lo que pienso, lo que siento, lo que deseo, lo que soy, y qué he hecho para que este momento sea mi mejor opción o aceptar que era la opción que tenía disponible.

Estar conmigo mismo significa ser integral, que no haya separación en mis actos, mis sueños. Es mi disposición a experimentar en vez de desautorizar mis hechos en el aquí y en el ahora; a estar presente en la realidad de mi conducta.

La disposición a experimentar y aceptar mis sentimientos no implica que las emociones tengan que decir la última palabra sobre lo que hago. Hoy puedo quizás no estar de buen animo, mas puedo reconocer mis sentimientos, experimentarlos, aceptarlos, y luego ir a trabajar. Trabajare con una mente mas despejada por que no he comenzado el día engañándome a mi mismo.

Cuando yo dejo que fluyan libremente mis emociones y pensamientos negativos ó preocupantes ya soy capaz de prescindir de ellos, porque los dejo expresarse y también entonces pueden abandonar la escena.

La aceptación de mi mismo es la disposición a decir “respeto la expresión en mi, en este momento, acepto la realidad de la experiencia y estoy dispuesto a permanecer tranquilo y en aceptación amorosa hacia mi mismo e integrarlo de la mejor manera a mi conciencia suprema sacando las perlas del aprendizaje… lo que es es, lo que soy” y siempre se es lo mejor que se puede ser en todas las circunstancias que se van viviendo.

Sara María Armas



No hay comentarios: