domingo, 24 de febrero de 2013

Aprender de nuestros errores

La culpa y la compasión no se llevan bien. Sentirnos culpables no es una virtud, todo lo contrario, culpabilizarnos nos bloquea y nos impide cambiar. Sentirnos culpables es muy fácil. Tener compasión con nosotros mismos es más difícil.

La compasión nos hace liberarnos de la culpa. La culpa nace del dolor, del sufrimiento, mientras que la compasión nace del amor, de la felicidad.

Las personas que tienen compasión consigo mismas (y también con las demás personas) también se equivocan en sus conductas, también se lamentan de haberse equivocado, también se arrepienten por lo que han hecho, pero a diferencia de quienes se culpabilizan, emprenden conductas correctivas y aprenden de sus equivocaciones. A partir de ese momento evitan caer en los modelos equivocados.

Sabemos que tenemos que aprender de nuestras equivocaciones. Sabemos que quien se arriesga mucho se equivoca mucho. Sabemos que las equivocaciones son la base del crecimiento. Pero no sabemos cómo hacer para ser conscientes de este aprendizaje. La única manera de aprender de nuestros errores es integrarnos en el proceso. Este proceso es poderoso, porque activa el crecimiento y el cambio.

Quienes se culpabilizan caen en el inmovilismo.

Muchas veces dañamos nuestra autoestima debido a que generalizamos sobre nosotros mismos. Al confundir conducta con identidad la autoestima se siente herida. ¿Cuántas veces decimos “soy demasiado tímido” o “soy un cobarde” o “soy un perezoso” sin ni siquiera plantearnos que eso que estamos definiendo son conductas y que no tienen nada que ver con lo que “soy” como persona.

Las conductas se cambian. La identidad permanece. Decir “soy culpable” es lo mismo que decir “no puedo cambiar, soy y seré siempre así”. Permanecemos en la comodidad de lo conocido.

Integrarnos en el proceso que nos lleva a saber que podemos aprender de nuestros errores sin culpabilizarnos supone arriesgarnos por caminos desconocidos; Ser autónomos, independientes, responsables y vivir conscientemente.


No hay comentarios: