martes, 29 de enero de 2013

El cambio empieza en uno mismo



“Cuando era joven, quería cambiar el mundo.
Descubrí que era difícil cambiar el mundo, por lo que intenté cambiar mi país.
Cuando me di cuenta que no podía cambiar mi país, empecé a concentrarme en mi pueblo.
No pude cambiar mi pueblo y ya de adulto, intenté cambiar mi familia. 
Ahora, de viejo, me doy cuenta que lo único que puedo cambiar es a mi mismo.
Y de pronto me di cuenta que si hace mucho tiempo me hubiera cambiado a mi mismo, podría haber tenido un impacto en mi familia. 
Mi familia y yo podríamos haber tenido un impacto en nuestro pueblo. 
Su impacto podría haber cambiado nuestro país y así podría haber cambiado el mundo”.

Monje desconocido, 1100 DC

No hay comentarios: