lunes, 24 de diciembre de 2012

Compaginar trabajo y familia

Si estás pensando en volver a trabajar después de haber tenido a tu hijo, hay algunas cosas que debes saber que te ayudarán a tenerlo todo controlado y poder compaginar el trabajo con la vida familiar.
.
Has tenido un bebé y le estás dedicando todo tu tiempo pero se acaba el permiso por maternidad y empiezan a sugerirte infinidad de dudas. No sabes si volver al trabajo o quedarte en casa cuidándolo todo el tiempo. Además todo se complica y a la ardua tarea de ser madre se le suma la limpieza de la casa, la comida, la pareja y un sinfín de obligaciones. Estás confusa, cansada, el tiempo avanza y tú cada día estás más agotada y al borde de perder los nervios. Si éste es tu caso, aquí te proponemos algunos consejos e ideas para que elijas tu mejor opción.
.
Ventajas y desventajas de la reincorporación laboral
.
Lo primero que has de hacer es elaborar dos listas en las que separarás las ventajas que tiene volver al trabajo y las de quedarte en casa. A continuación te proponemos algunas aunque debes ser tu misma quién haga una valoración exhaustiva:
.
compaginar trabajo y familia: mujer lleva a su hija al colegio mientras va al trabajoVolver a trabajar:.
  1. Independencia económica.
  2. Desconectar de la casa y del bebé.
  3. Relacionarte con tus compañeros.
  4. Sentirte activa y útil.
  5. Aumento de confianza ante las nuevas tareas a desarrollar.
  6. Más seguridad económica para la familia
  7. Te sentirás más realizada.
  8. La inactividad laboral prolongada complica la reincorporación futura.
  9. Evitas encerrarte en el mundo que envuelve a tu hogar.
.Quedarte en casa:
  1. Dedicación exclusiva y total para la familia sobretodo para tu bebé.
  2. Más tiempo libre.
  3. Mayor descanso y relax.
  4. Control de gastos.
  5. Practicar tus hobbies favoritos.
  6. Ahorro de dinero (de la canguro o la guardería).
Una vez hayas valorado los puntos de cada una de tus listas podrás tomar la decisión. Si todavía tienes dudas puedes probar a trabajar solo unas horas para ver que tal te va, puedes buscar un trabajo con cierta flexibilidad que te permita compaginarlo con los horarios de casa. Piensa que tampoco es necesario que estés todo el día fuera de tu hogar, ya sabes que con hijos pequeños (menores de seis años) tienes derecho a jornadas reducidas, lo que te permitirá compaginar la vida laboral y familiar con mayor facilidad.
.
Si decides quedarte en casa, enhorabuena, disfruta de esta nueva etapa tan maravillosa que te brinda la maternidad y que sólo dura unos años ¡los niños crecen deprisa! Si por el contrario has decidido reincorporarte al mundo laboral, enhorabuena también, porque vas a formar parte de ese grupo de mujeres activas dentro y fuera de casa, eso sí, con un bebé deberás organizar muchas cosas para poder tenerlo todo bajo control. Y en cuanto a los niños y a tu pareja, más vale dedicarles menos tiempo, pero que éste sea de calidad, que pasar mucho tiempo con ellos pero sin prestarles atención exclusiva.
.
Batalla de sentimientos
.
Es muy probable que te aborde el sentimiento de culpabilidad sea cual sea tu opción, no has de preocuparte es algo muy normal.
.
Si te quedas en casa a cuidar de tu hijo y eres de las que están acostumbradas a llevar una vida muy activa, es probable que en unos meses te subas por las paredes si no llenas tu tiempo con algo más que ser “mamá”. Puedes aprovechar para estudiar algún cursillo y realizar alguna actividad, pero eso sí cuando estés recuperada y te sientas menos cansada. Sobretodo ten cuidado con las depresiones post-parto, por leves que te parezcan has de pedir ayuda, coméntaselo a tu médico de cabecera.
.
Si por el contrario has decidido reanudar tu trabajo, no podrás evitar sentirte fatal cuando te tengas que separar de tu hijo, hasta el punto de sentirte mala madre por “abandonar” a tu bebé y dejarlo al cuidado de otra persona (aunque ésta sea de total confianza). Ese sentimiento tan odioso se va atenuando a medida que pasan los días ya que se compensa con el sentimiento de felicidad que te invade al tener una vida activa como la que tenías antes de tener al bebé. Piensa que si tú estas feliz, todos estarán felices y si tu te sientes mal, les transmitirás esa energía negativa también a tus hijos y a tu pareja. Al desconectar de tu hijo durante unas horas, por mucho que lo eches de menos y pienses en él a menudo, volverás a sentirte mujer y no solo madre.
.
Organizar la vuelta al trabajo
.
Un bebé acarrea un montón de necesidades que debemos organizar para poder ausentarnos de casa unas horas e ir a trabajar. Necesidades que van desde el cuidado básico, la alimentación, la higiene, el entretenimiento a la salud. A continuación encontrarás algunas ideas que deberás tener en cuenta para organizar tu vuelta al trabajo.
.
Empresa: comunica con la mayor anticipación posible tu reincorporación o fin de la baja maternal (al menos 15 días antes), o la excedencia si has elegido esa opción.
Si deseas acogerte a tu derecho de reducción de jornada (un mínimo de un tercio y un máximo de la mitad de la jornada), infórmate bien de todos los pasos a dar, los más importantes son primero, comunicarlo por escrito indicando el periodo de inicio de la reducción de jornada y sobretodo que es por guarda legal y custodia de un hijo menor. Y segundo, pedir su contestación escrita conforme que comunican la reducción de jornada a la Seguridad Social. Esto último es muy importante porque a la hora de un despido o de cobrar el desempleo te computará como si estuvieses a jornada completa.

.
compaginar trabajo y familia: abuela cuida a su nietoCuidador: debes plantearte muy en serio quien se va a ocupar de tu hijo. Quizás seas de las afortunadas que pueden combinar los horarios laborales con los de tu pareja, aunque la inmensa mayoría tiene que buscar alternativas como abuelos, guardería o canguro. Valora todas las opciones y elige la que mejor se adapte a tus necesidades. Has de tener en cuenta disponibilidad, experiencia, horarios, ubicación y precios.
Cuando llegue el momento deberás hacer una separación progresiva, al inicio te podrás ausentar muy poco rato e ir aumentándolo. Sea cual sea el cuidador que hayas elegido le deberás enseñar y explicar las costumbres y modo de hacer que deberán llevar a cabo con tu hijo.
.
Alimentación: es primordial que se mantengan los horarios. Si le estás dando el pecho puedes continuar con la lactancia materna extrayéndote leche unas semanas antes y congelándola (dura 3 meses en el congelador), o bien extrayendo la toma de la noche, si ya no la hace, y guardándola en la nevera (dura 2 días en el frigorífico). También puedes optar por las leches de fórmula para las tomas en las que te ausentas, continuando con la lactancia materna en las tomas que te sean posibles, en este caso te aconsejamos que empieces a introducir el biberón una o dos semanas antes para ver si lo acepta bien.
.
Organización: con tu vuelta al mundo laboral deberás reajustar todas las tareas de casa, organizando, simplificando y delegando los quehaceres. No pretendas ocuparte de todo,  mentalízate de que no tienes que hacer tú todo el trabajo y que éste se puede repartir entre todos los miembros de la familia. Ten en cuenta que un exceso de responsabilidades familiares y laborales puede poner en riesgo tu salud y bienestar, lo que al final repercutirá en toda la familia. Quizás debas plantearte el contratar a una asistenta que te ayude con las tareas domésticas mientras te ocupas del bebé, la compra, la colada…
.
Ocio: tu vuelta al trabajo no debe significar “no tener tiempo” de hecho, debes aprender a disfrutar y a dedicar con exclusividad parte de tu tiempo con tu pareja a solas y también con tu hijo, todos los días. Recuerda que más vale calidad que cantidad en cuanto a compartir tiempo y actividades se refiere.

Fuente: http://www.clubmadres.com

Adoptar a un hijo


Son muchas las parejas, que tras un problema de infertilidad u otras razones, recurren a la adopción para crear una familia con hijos. Pero el camino de la adopción es largo, complejo y muy agotador y, aunque al final todo haya merecido la pena, es importante estar preparado y conocer a fondo todo el procedimiento que se ha de afrontar.
.
Tener las ideas claras sobre la adopción
.
Antes de adoptar a un hijo es importante reflexionar sobre tu situación y lo que te empuja a tomar esa decisión irrevocable: haber afrontado realmente la imposibilidad de tener hijos de forma biológica, el deseo de tener una familia más numerosa, etcétera…
.
adoptar a un hijo, adopción internacional niña chinaMeditar previamente sobre las cuestiones más relevantes te ayudará a tenerlo claro:
.
  • Evalúa las capacidades propias para adoptar a un niño.
  • Resuelve y afronta la infertilidad (si es el caso).
  • Haz una evaluación realista de lo que es adoptar a un niño (tu hijo no se parecerá a ti, puede ser de otra raza, la integración en el entorno familiar y social no será fácil…).
  • Toma conciencia de que tu no serás su madre biológica (pero sí su madre).
  • Cómo afrontar las preguntas que formule el niño cuando sepa que es adoptado.
  • Puede que el niño adoptado presente problemas físicos, psíquicos, o de desarrollo.
  • Como afrontar la marginación o las burlas de los otros niños por ser diferente.
La mayoría de los niños adoptados han vivido situaciones desagradables, de desatención, rechazo, maltrato, abuso, falta de atención médica, mala nutrición, sin higiene, entre otras, por lo que su estado de salud puede estar resentido. Aunque por otro lado, estos niños suelen tener una capacidad de resistencia biológica superior al resto debido a esas mismas condiciones de vida. Es por eso que muchos de estos niños presentan durante el primer año de adaptación, problemas de salud, falta de vínculo afectivo con sus nuevos padres, retraso en el crecimiento, retraso psicomotor, problemas de aprendizaje y de lenguaje, mala conducta, etcétera. La parte positiva es, que la inmensa mayoría de estos problemas se acaban resolviendo, cuando los niños encuentran una familia estable y cariñosa dispuesta a superar las dificultades.
.
El proceso de adopción
.
Si ya lo tienes claro y estas decidida a llevar a acabo la adopción deberás empezar por lo siguiente:
  1. Decide cual es el país de origen del niño que quieres adoptar (en función del país elegido el menor tendrá mayor o menor parecido a ti según la raza, puede haber mayor afinidad cultural, o que los menores estén más sanos).
  2. Decide cual es el sexo y la edad del menor que te gustaría adoptar.
  3. La elección de un país u otro puede condicionar el tiempo que dura la adopción (lo normal es que todo el proceso dure entre dos y tres años).
  4. La adopción comporta unos gastos (documentación, traductor, gastos del país de origen, desplazamientos y alojamiento, gastos notariales, etc.), que pueden oscilar sobre los 16.000 euros aproximadamente.
Tanto para iniciar una adopción nacional o internacional lo más recomendable es que te pongas en contacto con el organismo de tu región encargado de realizar las tramitaciones..
Aquí te resumimos brevemente los procesos a seguir:
  1. Información: Contacta con la oficina de Servicio de Adopción Internacional para informarte sobre los requisitos legales de adopción para el país deseado.
  2. Solicitud: Apertura de expediente y entrega de la documentación solicitada.
  3. Formación: Realización de cursos de preparación sobre el proceso de adopción y el deseo de adoptar (esta formación no siempre se exige hacerla).
  4. Estudio psicosocial: Estudio elaborado por psicólogos y trabajadores sociales sobre los futuros padres adoptantes.
  5. Certificado de Idoneidad: Es el informe de aprobación y resulta imprescindible para poder realizar la adopción.
  6. Tramitación en el país: Ahora el expediente se tramita en el país de origen del menor, lo cual supone un largo periodo de espera de entre dos y cuatro años.
  7. Adjudicación: Se procede a la asignación del niño y los padres deben viajar al país para finalizar la tramitación de la adopción.
  8. Llegada del menor adoptado: Una vez entregado al menor se puede volver a casa con él.
  9. Seguimiento: Control de la adaptación del menor con su nueva familia.
Fuente: http://www.clubmadres.com

Con espíritu navideño

La navidad es sin duda el periodo del año en que los niños viven con más ilusión, y nosotros, a través de ellos, recuperamos ese espíritu. Aquí encontrarás ideas para disfrutar de unas bonitas fiestas en familia.

Para los niños estas fechas son algo mágico, las calles se llenan de luces y música, las tiendas rebosan de adornos, la gente sale a pasear y a disfrutar del ambiente y por supuesto, vienen Papa Noel, los Reyes Magos y otras tradiciones cargadas de regalos.

Nosotros como padres, revivimos año tras año ese sentimiento tan mágico a través de la ilusión y la emoción que tienen nuestros hijos. Por eso te sugerimos algunas ideas para planificar unas fiestas muy navideñas y vivir unas semanas llenas de encanto:
  1. Propón a tu hijo elaborar vosotros mismos las tarjetas de navidad, pensad como podéis hacerlas, comprar lo necesario y disfrutar haciéndolas.
  2. Crear o comprar el Calendario de Adviento, los que llevan chocolatinas son muy llamativos para los más pequeños y, con él podrán hacerse una idea de los días que faltan para que llegue la navidad.
  3. Mirad en el calendario que días son los festivos e instrúyele en las tradiciones que suelen hacerse y como vais a pasar vosotros esas fechas.
  4. Informaros de todas las actividades que se realizan en vuestra localidad y organizaros para intentar no perdéroslas: entrega de la carta al Page Real, ir a ver un belén viviente, ver la cabalgata de los Reyes Magos, disfrutar de las ferias navideñas visitando los stands de pesebres, los de adornos navideños …
  5. Si tenéis posibilidades, haced una escapada a la nieve, pasaréis un bonito día y podéis hacer el tradicional muñeco de nieve.
  6. Escuchad, aprended y cantad nuevos villancicos.
  7. Involúcrale en los planes para esas fechas, pregúntale que le gustaría cenar, que ropa le gustaría ponerse para esa comida o cena tan especial…
  8. Preparad la carta para la petición de regalos, tanto la suya como la vuestra.
  9. Sacad los adornos navideños y que todos participen en la decoración de la casa.
  10. Haced las primeras compras de los alimentos típicos de estas fechas.
  11. A la hora del cuento nocturno, explícale historias acerca de la navidad.
Se trata de que tu hijo participe en todo lo que rodea a estas fechas, incúlcale el espíritu navideño y las ganas de disfrutar de estas fiestas al máximo.

Fuente: http://www.clubmadres.com


¡Felices fiestas! por Merlina Meiler

Para todos quienes festejan.
Para quienes no pueden festejar o deciden no hacerlo, por alguna razón.
Para quienes sienten, en navidad, una renovación espiritual.
Para quienes disfrutan de compran regalos para sus seres queridos.
Para quienes descreen de todo lo extra que rodea la festividad religiosa.
Para quienes aún no han podido resolver cómo ni dónde pasar las fiestas.
Para quienes no tienen con quién o con qué celebrar.
Para quienes añoran las mesas de la infancia, llenas de familiares y de sorpresas, con la despreocupación que solo tienen los niños.
Para quienes, este año, pasarán estas fechas por primera vez sin alguien a quien aman profundamente.
Para quienes pasarán estas fechas por primera vez con un nuevo integrante en la familia.
Para todos:
¡FELICIDADES!
Con cariño,
Merlina
http://www.mejoraemocional.com