sábado, 22 de diciembre de 2012

Los daños tardíos,... de José Ramón Marcos Sánchez

Cuando lleguen los daños tardíos,… en momentos de después que el ayer dejó pendientes,…. y escuches el silencio del llanto de algún anhelo que se partió callado,… en detalles antiguos que el recuerdo cobijó,…. sin hacer ruido,…. solapados por carencias recién nacidas,… carentes del criterio que otorgan las situaciones,… y descubres cicatrices que te hacen sentir heridas,… dolientes porque el tiempo las dejó en la conciencia dormida,… que despierta recorriendo los resquicios de las veces,… esas veces que callaste palabras que se murieron,…. que no diste aquel abrazo que falleció en la vergüenza,… que ahogaste un beso por miedo,…. y encerraste sentimientos cercanos en la lejanía del nunca,…. y recuerdas a quien ya no está,… para arrancarte del pecho ese amor que silenciaste,…. para decir lo que sientes y decirle que lo sientes,… que el cariño que se guarda se clava en la soledad,…. y que ojalá fuera antes para no echarle de menos,… para darle todo aquello que se quedó en tus adentros,…. cuando lleguen los daños tardíos,…. no permitas que la culpa,…. haga culpable al silencio,….

PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez

E-Mail y MSN: joseramonmarcos@live.com
Portal Web: joseramonmarcos.com 
Twitter: @joseramonmarcos
Skype: jose.ramon.marcos.sanchez. 
Canal Youtube: turko1969

Echale ganas por Merlina Meiler


Todos tenemos que hacer cosas que nos desagradan, en algún punto.
Ya sea en el trabajo, en el hogar, en tus estudios o donde te desempeñes, hay tareas que simplemente no nos gustan, no les vemos el sentido o, incluso, no estamos de acuerdo con el punto de vista o con la forma de hacerla que nos han indicado.
Ahora, te propongo que, solo por esta semana, le eches ganas. Ponte las pilas Haz eso inevitable que depende de ti con una sonrisa, con buena voluntad y predisposición, desde aquí hasta el sábado o domingo próximos, como prefieras.
Tu actitud es determinante a la hora de hacer que algo pase rápida o lentamente. De intentar disfrutar todo o parte de lo que te insumirá tiempo. De dejarte fluir y lograr lo que deseas aún antes de lo previsto o que ese lapso te parezca interminable y tedioso. Si te quejas o llevas a cabo lo que tienes que hacer con mal genio o mala predisposición, lo único que estarás haciendo es malgastar tu energía y generar mala vibra el resto del día.
Si alguna vez no entiendes por qué te sientes “envenenado” o de mal humor sin motivo, la razón puede estar radicada allí: en vez de aceptar que a todos nos toca hacer ciertas cosas que nos desagradan, te quejas o estás de mal genio. Nunca conocí a nadie a quien le gustara hacer trámites en dependencias públicas, por ejemplo, pero tomarlos como un paso necesario hacia algo que uno quiere o necesita conseguir es una buena manera de descomprimir lo tedioso que puede resultar el proceso en sí. Asimismo, si hay alguna tarea del hogar que te resulta aburrida, piensa en lo útil que es el resultado para todos los miembros de tu familia mientras la realizas.
Tan solo durante esta semana, deja de lado la tensión que te produce alguna de esas obligaciones ocasionales o permanentes de solo pensarlas. Abórdalas con tranquilidad, sabiendo que hay un bien final que la justifica (cumplir un objetivo en el trabajo, obtener algo, aportar a la dinámica de tu familia o de tu pareja, evitar discutir, ayudar a quien quieres, etc.) Concéntrate en este objetivo y siente cómo estás acercándote a esta meta mediante lo que te toca realizar.
¡La diferencia radica sólo en tu actitud! Durante esta semana, ¿lo intentarás?
Fuente: http://www.mejoraemocional.com

Transformaciones por Merlina Meiler

Cada situación por la que pasamos, sentimientos que nos embargan o emociones que nos envuelven tienen su opuesto.

Piénsalo con detenimiento… no puede existir la oscuridad sin claridad, ni el odio sin el amor. Y esto es así para todos. De ti depende transformar eso que te está agobiando en su contrario, o alejarte lo más posible de ese elemento de la dualidad.

Hace algunos años leí un libro, el Kybalion, que detalla estos conceptos. Señala que “Todo es dual; todo tiene dos polos; todo tiene su par de opuestos entre sí… Los semejantes y desemejantes son los mismos; los opuestos son idénticos en naturaleza, difiriendo solo en grado; los extremos se tocan”. Este principio encierra la verdad de que todas las cosas manifestadas tienen dos aspectos, dos polos con muchos grados entre ambos extremos. Este hecho es el que permite transmutar un estado mental en otro de igual clase. (Por ejemplo: El odio puede neutralizarse si se transmuta en amor, el miedo en confianza, la tristeza en alegría, la violencia en paz, la ira en perdón, el frío en calor, etc.). El Kyballion afirma que “Los cambios mentales se producen por un cambio de polaridad, por un deslizamiento a lo largo de la misma escala”.

Cuando pongo estas ideas en práctica, me imagino una línea con los dos elementos opuestos en los extremos (por ejemplo, vacío/plenitud, salud/enfermedad, soledad/compañía, tristeza/alegría) y trato de visualizar en qué punto de la recta me encuentro. Obviamente, nunca estamos en las puntas sino que oscilamos más cerca de un extremo o del otro. Entonces, pienso de qué manera puedo alejarme del polo que no me gusta y de acercarme al que tanto deseo – el sólo sentir que estoy en movimiento hacia donde quiero ir me hace sentir mejor.

Si, por ejemplo, estás pasando por un momento de desasosiego o de ansiedad, remóntate a algún instante en el que hayas estado tranquilo. Recuerda qué hacías en esos momentos, cómo te desenvolvías, qué pasaba en tu vida, quiénes te rodeaban. Con esto en mente, imagina en qué lugar de la recta estás. Mira hacia adelante: ya has estado bien cerca del otro extremo, lo has palpitado, ha formado parte de tu vida, ¡tienes la capacidad de volver a lograrlo! Delinea algunas acciones que te vayan ayudando a que, a su propio ritmo, dejes el polo opuesto atrás y te adentres en el terreno que buscas.

Si no tienes pareja o trabajo, en caso de enfermedad o lo que sea que quieras transformar, utilizar este método puede ayudarte.

¿Qué estás dispuesto a transformar?

Fuente: http://www.mejoraemocional.com

Camino sin recorrer por Merlina Meiler


Hay algo que haces que te molesta desde hace tiempo.
Tal vez seas consciente de lo que sucede y tengas en claro qué produce tu incomodidad, o por el contrario, al enfrentarte a cierta situación o persona o al intentar hacer o decir algo te topas con una piedra que no te permite expresarte de la manera que desearías.
Hoy te propongo que tomes un camino que aún no has recorrido: deja de hacer eso que te desagrada. Sólo por hoy, date un respiro, ocupa tu lugar y modifica eso que, internamente, sabes que no es lo más adecuado.
Algunos ejemplos de lo que te sugiero para las próximas 24 horas:
Deja tus hábitos nocivos para mañana: esconde tus cigarrillos o fuma el 10% de lo habitual, y no tomes nada de alcohol.
En vez de callarte cuando quieres hablar, respira hondo y expresa tus pensamientos con tranquilidad, sin tener en cuenta las palabras que llegan a tus oídos.
No hagas nada que no desees hacer o a lo que no le veas el sentido.
Adopta una actitud positiva en vez de quejarte.
En vez de criticar, trata de ver las virtudes que tiene el resto de la gente (¡todos tenemos alguna!)  y de comprender qué lleva a alguien a comportarse de una manera que no apruebas
Llega temprano a todos lados.
Usa las palabras “gracias” y “por favor” el máximo posible, acompañadas de una sonrisa.
En vez de centrarte en lo que te falta (¿quién no vive con alguna carencia?), valora todo y cada cosa y persona que te rodean.
¿En qué camino sin recorrer te adentrarás hoy?
Fuente: http://www.mejoraemocional.com