viernes, 30 de noviembre de 2012

¿Intentas cambiarme? por Merlina Meiler


Es llamativa la cantidad de consultas que recibo, y no solo de mujeres, contándome que sus parejas les cuestionan mucho de lo que hacen o no aceptan su forma de ser y quieren que modifiquen sus conductas.

Al principio, este pedido de cambio es sutil y solo sobre temas menores. Luego, va perdiendo la “sutileza” y las exigencias se vuelven cada vez mayores. Con el correr de los meses (incluso, de los años), la persona cuestionada siente que se va “despersonalizando”, ya no se reconoce y puede llegar al punto de no tener la libertad que querría para tomar decisiones propias sobre su vida (tanto con respecto a hechos primordiales como a temas secundarios).

Si esto te está sucediendo: ¡ALERTA ROJA!

Tu estilo, tu forma de vestirte o de hablar, tus puntos de vista y tus intereses son tu sello distintivo y así te han conocido y aceptado en primer término. Entonces, separemos los tantos: una cosa es un pedido mínimo o algo lógico (por ejemplo, si fumas y tu pareja no, es una buena idea aceptar no fumar dentro de tu hogar). Pero si siempre te has teñido el cabello de rubio y ahora tu novio/marido (que te eligió con ese color de pelo) te critica o de mal modo te dice que te queda mal, ten en cuenta que ceder en este punto implicará comenzar a regalarle parte de tu territorio… y el otro seguirá avanzando en desmedro de tu propia integridad.

Cuando nos hallamos en una situación así, estamos hablando de una dinámica entre dos personas: una que quiere dominar, manipular, mandar.

¿Y qué suele haber del otro lado? (O sea, del tuyo):

- una persona con baja autoestima

- alguien que busca (desesperadamente) la aprobación de los demás, a cualquier costo

- un ser que probablemente ha aceptado a quien se le acercó, sin mayores miramientos, porque quiere estar acompañado de cualquier forma, aunque le traiga más dolor que alegrías

O sea, ¿estoy queriendo decir que tú, por tener algunos temas no resueltos o inseguridades, tienes responsabilidad en lo que está sucediendo?

POR SUPUESTO

No eres responsable de cómo reacciona o de qué te dice quien tienes a tu lado, sí de que lo aceptes, de que trates de cambiar para agradarle, de que des lugar a pedidos ilógicos o que te incomodan para que no se enoje o no te deje.

Realizar cambios porque uno quiere, porque se han modificado situaciones o porque, con el transcurso del tiempo, van apareciendo prioridades diferentes es excelente. Si has tenido un bebé y quieres dejar de trabajar un tiempo ya que tu situación económica te lo permite, ¡adelante!, pero si te conocieron siendo una persona muy activa y te piden que dejes de trabajar (suelen sumarse desvalorizaciones como que ganas poco o que el trabajo de ellos es más importante que el tuyo), después se suma la “sugerencia” que no hagas tal o cual actividad y luego, que no veas a tal amiga o familiar por cualquier razón, nuevamente, presta atención a esta ALERTA ROJA.

Habitualmente, sostengo que los primeros tiempos de un vínculo son para conocerse y uno tiene la libertad absoluta de decidir si seguir adelante con la relación o no, según las características que va descubriendo en la otra persona.

Por el contrario, si ya hace mucho que vienes tolerando algo así y no sabes cómo manejarlo, el día que quieras puedes ponerle un STOP: decir NO siempre es una opción que puede ayudarte a comenzar a transitar el camino hacia tu centro, para que encuentres tu equilibrio interior nuevamente.

¿Cómo reaccionas cuando alguien intenta cambiarte?

Fuente:
http://www.mejoraemocional.com

Cuando quería ser,… de José Ramón Marcos Sánchez

Fueron momentos vividos con la fuerza de las ganas,…. defraudados por decepciones del que se entrega seguro de cobijar la certeza de lo incierto,… a veces llorando más allá del propio llanto,… a veces el entusiasmo llegaba más lejos que la distancia,… sin importar lo anterior,… ignorando lo siguiente,… exprimiendo cada instante como si fuera el primero,… el último,… el único,….conocí lo inmenso de la sensación que el amor regala,…. y viví la inmensidad del vacío que el desamor conlleva,…. idealice mil principios,… lleve a cabo mil finales,…. pensé que podía cambiar las cosas,… pero nunca consentí que las cosas me cambiaran,… me sentí tan incomprendido por un mundo que me acusaba de ser joven para ser mayor,…. de ser mayor para seguir siendo niño,…. quizá nunca cambié nada,… pero seguro que parte de lo que soy es por aquello que quise ser,… hoy recuerdo con nostalgia aquellos años en los que todo parecía nada,… y añoro lo intenso de la juventud,…. que en cada segundo muere,… que nace en cada segundo,…. que se rebela ante la idea del que quiere sólo estar,… porque quiere poder ser,….
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez
Correo y MSN: joseramonmarcos@live.com
TWITTER: @joseramonmarcos

Olvidarte sería olvidarme,... de José Ramón Marcos Sánchez

He conquistado los silencios,…. esos que se hallan en el envés de los momentos sombríos,… he besado el dolor que supone aquel beso nunca dado,… repetido en la soledad del secreto de un deseo,… he aprendido a ocultarme en la sombra de una herida,… he llorado lagrimas negras que nunca amanecieron,…. y he roto las mañanas en las que prometí olvidarte,…. he conseguido sufrir a cambio de sufrir menos,…. y he cambiado mis sueños para seguirte soñando,…. he decidido que la verdad me permita seguir vivo en la mentira,…. y he comprendido que sentir es la consecuencia de estar vivo,… y que mis sentimientos vencen incluso a la derrota de tu distancia,…. no te pido que me ames,… sólo pido poder amarte,… déjame ser el esclavo voluntario de un imposible,… he conquistado los silencios,…. porque aunque el silencio sea la tortura que me habite,…. olvidarte sería olvidarme,…. quiero no quererte tanto,…pero no puedo dejar de quererte,...
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez.

Ella es todo,... y todo es ella,.. de José Ramón Marcos Sánchez

Ella es todo,... y todo es ella,… el umbral del deseo en la estancia deseada,… el deseo completo de los sueños soñados,… la sinrazón que razona más allá de utopías,… y moldea los daños para que duelan menos,… y acaricia los años para que duren siempre,… con recuerdos creados del mas nimio detalle,… con matices nacidos en la piel de su talle,… ella es todo,... y todo es ella,… el viento de las ganas de seguir adelante,… el grito que permite que escuche los silencios,… el valor suficiente que derrota los miedos,… la musa que late con alma de poema,…. la dueña del aire que mañana respire,… la entrega desnuda en promesas eternas,…. esas que clava el amor en los latidos de un suspiro,…. ella es todo,... y todo es ella,… la palabra sentida,… la palabra callada,… la congoja que hiere cuando no esta a mi lado,… la mirada que arranca con abrazos las dudas,… con caricias los llantos,… y de tanto quererla tán sólo me duele,… el destino que vive más allá de la vida,… más allá de la muerte,…
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez.