lunes, 26 de noviembre de 2012

El lenguaje para relacionarse


Nos estamos equivocando, nos equivocamos constantemente, porque hemos adoptado a la mente como el lenguaje para relacionarnos con la existencia. Y la mente es una forma de desconectarte con la existencia. Es una forma de desconectarte, no de conectarte. El pensamiento es el obstáculo. Los pensamientos son como murallas chinas a tu alrededor, estás andando a tientes entre los pensamientos. No puedes tocar la realidad, no es que la realidad esté lejos. Dios está al lado, como mucho, a la distancia de una oración. Pero si estás haciendo algo como pensar , cavilar, analizar, filosofar, interpretar, entonces te empiezas a caer más y más, y cuanto más te alejas de la realidad -porque tienes más pensamientos-, más difícil te resulta ver a través de ellos. Son como una niebla espesa. Te ciegan.

Este es uno de los principios fundamentales del tantra, que la mente pensante es la mente que se equivoca, que el pensamiento no es el lenguaje adecuado para relacionarse con la realidad. Entonces, ¿cuál es el lenguaje? El no pensar, las palabras son insignificantes en lo que respecta a la realidad. El silencio es significativo. El silencio está preñado; las palabras están muertas, hay que aprender el lenguaje del silencio. 

Y entonces sucede algo así: estuviste en el vientre de tu madre aunque lo has olvidado completamente, durante nueve meses no dijiste ni una sola palabra..., pero estaban juntos, en un silencio profundo. Esa uno con la madre, no había barreras entre tu madre y tú. En ese silencio profundo, tu madre y tú, eran uno.

Cuando te vuelves silencioso, vuelve a suceder lo mismo: otra vez vuelves al vientre de la existencia, vuelves a relacionarte, pero de un modo completamente nuevo. No es exactamente nuevo porque ya lo conocías en el vientre de tu madre, pero lo habías olvidado. Esto es lo que quiero decir cuando digo que el ser humano ha olvidado el lenguaje para relacionarse. Esta es la manera como te relacionabas cuando estabas en el vientre de tu madre; tu madre recibía todas las vibraciones y tú recibías todas las vibraciones de tu madre. Era un entendimiento sencillo; entre tu madre y tú no había malentendidos. Los malentendidos surgen cuando surge el pensamiento.

Osho

El amor no es una relación



El amor no es una relación. El amor es un estado; no tiene nada que ver con nadie más. Uno no se enamora, uno es amor. Por supuesto, si eres amor estás enamorado, pero ése es el resultado, la consecuencia, pero no el origen. El origen es que eres amor.

¿Quién puede ser amor? Evidentemente, si no eres consciente de quién eres, no podrás ser amor. Serás miedo. El miedo es exactamente lo contrario del amor. Recuerda que el odio no es lo contrario del amor, como la gente piensa. El odio es amor al revés, no es lo contrario del amor. Lo contrario del amor realmente es el miedo. Con el amor te expandes, con el miedo te encoges. Con el miedo te cierras, con el amor te abres. Con el miedo dudas, con el amor confías. Con el miedo te quedas en soledad. Con el amor desapareces; se desvanece la cuestión de la soledad. Si no existes, ¿cómo te puedes sentir solo? Entonces, estos árboles, los pájaros, las nubes, el sol y las estrellas están dentro de ti. El amor es cuando conoces tu cielo interno.

Los niños no tienen miedo; los niños nacen sin miedo. Si la sociedad puede ayudarles y apoyarles para que permanezcan sin miedo, si les ayuda a subirse a los árboles y a las montañas, y a nadar en el mar y los ríos —si la sociedad puede ayudarles con todos sus medios a ser aventureros, aventureros de lo desconocido, y si la sociedad puede provocar una búsqueda en vez de darles creencias muertas entonces, los niños se volverán grandes amantes, amantes de la vida. Ésta es la verdadera religión. No hay mayor religión que el amor.

Medita, baila, canta y profundiza más en ti mismo. Escucha a los pájaros más atentamente. Mira las flores con asombro, con admiración. No te vuelvas erudito, no etiquetes las cosas. Eso es la erudición, el maravilloso arte de etiquetarlo todo, catalogarlo todo. Conoce gente, mézclate con la gente, con toda la gente que puedas, porque cada persona expresa una faceta de Dios distinta. Aprende de las personas. No tengas miedo, la existencia no es tu enemigo. La existencia te cuida, la existencia está dispuesta a apoyarte de todas las formas posibles. Confía y empezarás a sentir un considerable aumento de energía. Esa energía es amor. Esa energía quiere bendecir a toda la existencia, porque cuando estás en esa energía te sientes bendecido. Y cuando uno se siente bendecido, ¿qué otra cosa puede hacer sino bendecir a toda la existencia?

El amor es un profundo deseo de bendecir a toda la existencia.

Osho

El estrés positivo

El estrés es la patología de nuestro siglo. El estrés mal gestionado poco a poco va tensionando nuestro organismo y puede ocasionar disfunciones en nuestros órganos pudiendo desencadenar patologías como depresión, ansiedad, úlceras, etc.

Pero la verdad es que el estrés también tiene una fuerza positiva si lo confrontamos y respondemos a él adecuadamente.Gracias a etapas de estrés, muchas personas son capaces de despertar su conciencia y tomar decisiones que habían postergado durante años, descubrir aquello que en realidad necesitan.


El malestar del estrés es un avisador que el cuerpo utiliza para que modifiquemos algún comportamiento, asumamos nuestra responsabilidad sobre algo, realicemos algún cambio en nuestros hábitos o tomemos las riendas de nuestra vida.

En cambio, la resistencia al cambio nos estresa aún más y, en ocasiones, el desoír, camuflar o identificarnos con estos síntomas, nos lleva a permanecer estancados en una rutina que no nos satisface y genera consecuencias negativas en nuestro entorno.

Al igual que las crisis, el estrés pueden verse como oportunidades positivas para salir de un lugar donde nos vemos estancados.
¿Consideras que el estrés es algo malo?
¿Como es tu nivel diario de estrés?
¿Qué situaciones, personas, hechos, etc desencadenan en ti el estrés?
¿Qué herramientas utilizas para lidiar con el estrés?
¿Sabes como transformarlo y utilizarlo a tu favor?

Fuente:
Emociones Saludables