martes, 13 de noviembre de 2012

Más allá de los sueños,.. de José Ramón Marcos Sánchez

El tiempo murío en tus ojos,… y el tiempo nacío de nuevo,… y desde entonces soy herida sin olvido,… soy silencio atrapado en gritos de añoranza,… habitando entre suspiros que lloran por los momentos perdidos,… y le hago el amor a la sombra de antaño,… con caricias serenas,… y besos salvajes,.. y vuelvo a ser la piel de tus adentros,… y llego a sentir que siento de nuevo…. que la distancia es mentira porque sigues estando,… y los daños sonríen sentimientos desnudos,…. sentimientos sin miedos,… en sangre de esencia,… en sangre de vida,… con tanta pasión que incinera al infierno,… y mi cuerpo es tu cuerpo,…. y el tuyo nosotros,…. y danzo al compás de acordes de hechizo,… de acordes eternos,… de recuerdos que recuerdan que no puedo olvidarte,… que te seguiré esperando donde late el alma de las almas gemelas,… donde el destino es la voz que susurra al destinado,… donde no importa el cuando porque el resto no existe,... y perdura el amor,… más allá de los tiempos,… más allá de los sueños,…
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez
E-mail y MSN:joseramonmarcos@live.com 
Twitter: @joseramonmarcos

El Ruiseñor y la Rosa.


Un ruiseñor vivía en el jardín de una casa. Todas las mañanas una ventana se abría y un joven comía su pan… mientras miraba la belleza del jardín.Siempre caían migajas de pan en el antepecho de la ventana. El ruiseñor comía las migajas creyendo que el joven las dejaba a propósito para él.Así, creció un gran afecto por aquel que se preocupaba en alimentarlo… aunque sea con migajas.Un día el joven se enamoró. Pero al declararse, su amada impuso una condición para retribuir su amor:
Que a la mañana siguiente él le trajese la más linda rosa roja.

El joven recorrió todas las florerías de la ciudad, pero su búsqueda fue en vano. Ninguna rosa…mucho menos roja.

Triste, desolado, fue a pedir ayuda al jardinero de su casa.

El jardinero declaró que él podría obsequiarla con petunias, violetas, claveles. Cualquier flor menos rosas. Ellas estaban fuera de temporada; era imposible conseguirlas en aquella estación.

El ruiseñor habiendo escuchado la conversación quedó con pena por la desolación del joven. Tenía que hacer algo para ayudar a su amigo a conseguir la flor.

Entonces el ave buscó al Dios de los pájaros, quien le dijo:

- Tú puedes conseguir una rosa roja para tu amigo …pero el sacrificio es grande y podría costarte la vida!

- No importa, respondió el ave. ¿Qué debo hacer?

- Bien, tendrás que encaramarte en un rosal y allí cantar la noche entera, sin parar. El esfuerzo es muy grande; tu pecho puede no aguantar…

- Así lo haré, respondió el ave. Es para la felicidad de un amigo!

Cuando oscureció, el ruiseñor se encaramó enmedio de un rosal que quedaba enfrente de la ventana del joven.

Allí se puso a cantar su canto más alegre, pues precisaba esmerarse en la formación de la flor.

Una gran espina comenzó a entrar en el pecho del ruiseñor y cuanto más cantaba, más entraba la espina en su pecho.

Pero el ruiseñor no paró.

Continuó su canto, por la felicidad de un amigo. Un canto que simbolizaba gratitud, amistad. Un canto de donación hasta de su propia vida!

Por la mañana, al abrir su ventana, el joven se detuvo delante de la más linda rosa roja, formada por la sangre del ruiseñor. Ni cuestionó el milagro, enseguida recogió la rosa.

Al ver el cuerpo inerte de la pobre ave, el joven dijo:

- Qué estúpida ave! Teniendo tantos árboles para cantar, vino a posarse justamente enmedio del rosal que tiene espinas. Por lo menos ahora dormiré mejor, sin tener que escuchar su tonto canto.

Es muy triste, pero desgraciadamente…

Cada uno da lo que tiene en el corazón.

Y cada uno recibe con el corazón que tiene….

(Adaptación de “El Ruiseñor y La Rosa” de Oscar Wilde)
Fuente: Oasis

Cosméticos para el alma.


El LIMPIADOR de tu Alma es el PERDÓN.

Deberás usarlo todo el tiempo apenas veas una impureza, aplícalo.
No te acuestes nunca sin haber pedido PERDÓN,
sin haber perdonado.
El resultado será que en PAZ te acostarás.

La HIDRATANTE de tu Alma es la ORACIÓN.

Si no hidratas la piel de tu rostro se marchita.
Así, si no oras, tu alma se reseca.
Pero a medida que confías en DIOS,
tu afán y tu ansiedad desaparecen
y aprendes a reposar y esperar en el Señor.

El TONIFICANTE de tu Alma es la ALABANZA.

Cuando alabas y das gracias a Dios y vuelves a Él
tus pensamientos, cuando te olvidas de ti mismo/a,
sin egoísmo en tu corazón,
quedas LIBRE para que Dios ponga en ti su gozo.

La NUTRITIVA de tu Alma es la PALABRA.

Así como en lo físico no puedes vivir sin alimentos,
tu alma necesita el alimento de la Palabra de Dios.
Cuando te alimentas con la Palabra,
la debilidad y la confusión se disipan.
Serás como un árbol plantado junto a un riachuelo.

El PROTECTOR de tu Alma es la CORAZA DE LA FE.

Con la Fe te protegerás de las inclemencias de la vida,
mirarás por encima de las circunstancias
y pasarás victoriosa.
A través de ti, Dios moverá montañas y alcanzarás a otros.

Si usas a diario estos productos de belleza,
tu alma se mantendrá limpia y tu corazón será puro.
Te saciarás de bien, de modo que te rejuvenezcas
como el águila.

El que alguien toque mi vida es un privilegio.
Tocar la vida de alguien es un honor,
pero el ayudar a que otros toquen sus propias vidas
es un placer indescriptible.

Fuente:
Oasis

Diario de un perro callejero


Semana 1
Hoy cumplí una semana de nacido, ¡Qué alegría haber llegado a este mundo!
Mes 01
Mi mamá me cuida muy bien. Es una mamá ejemplar.
Mes 02
Hoy me separaron de mi mamá. Ella estaba muy inquieta, y con sus ojos me dijo adiós. Esperando que mi nueva "familia humana" me cuidara tan bien como ella lo había hecho.
Mes 04
He crecido rápido; todo me llama la atención. Hay varios niños en la casa que para mí son como "hermanitos". Somos muy inquietos, ellos me jalan la cola y yo les muerdo jugando.
Mes 05
Hoy me regañaron. Mi ama se molestó porque me hice "pipí" adentro de la casa; pero nunca me habían dicho dónde debo hacerlo. Además duermo en la recámara... ¡y ya no me aguantaba!
Mes 06
Soy un perro feliz. Tengo el calor de un hogar; me siento tan seguro, tan protegido. Creo que mi familia humana me quiere y me consiente mucho.
Cuando están comiendo me convidan. El patio es para mi solito y me doy vuelo escarbando como mis antepasados los lobos, cuando esconden la comida.
Mes 12
Hoy cumplí un año. Soy un perro adulto. Mis amos dicen que crecí más de lo que ellos pensaban. Que orgullosos se deben de sentir de mí.
Mes 13
Qué mal me sentí hoy. "Mi hermanito" me quitó la pelota. Yo nunca agarro sus juguetes. Así que se la quité. Pero mis mandíbulas se han hecho muy fuertes, así que lo lastimé sin querer. Después del susto, me encadenaron casi sin poderme mover. Dicen que van a tenerme en observación y que soy ingrato. No entiendo nada de lo que pasa.
Mes 15
Ya nada es igual... vivo en la azotea. Me siento muy solo, mi familia ya no me quiere. A veces se les olvida que tengo hambre y sed. Cuando llueve no tengo techo que me cobije.
Mes 16
Hoy me bajaron de la azotea. De seguro mi familia me perdonó y me puse tan contento que daba saltos de gusto. Mi rabo parecía reguilete. Encima de eso, me van a llevar con ellos de paseo. Nos enfilamos hacia la carretera y de repente se pararon. Abrieron la puerta y yo me bajé feliz creyendo que haríamos nuestro "día de campo". No comprendo por qué cerraron la puerta y se fueron. ¡Oigan, esperen! Se... se olvidan de mí. Corrí detrás del coche con todas mis fuerzas.
Mi angustia crecía al darme cuenta, que casi me desvanecía y ellos no se detenían: me habían olvidado.
Mes 17
He tratado en vano de buscar el camino de regreso a casa. Me siento y estoy perdido. En mi sendero hay gente de buen corazón que me ve con tristeza y me da algo de comer. Yo les agradezco con mi mirada y desde el fondo con mi alma. Yo quisiera que me adoptaran y seria leal como ninguno. Pero solo dicen "pobre perrito", se ha de haber perdido.
Mes 18
El otro día pasé por una escuela y vi a muchos niños y jóvenes como mis "hermanitos". Me acerqué, y un grupo de ellos, riéndose, me lanzó una lluvia de piedras "a ver quien tenia mejor puntería". Una de esas piedras me lastimó el ojo y desde entonces ya no veo con él.
Mes 19
Parece mentira, cuando estaba más bonito se compadecían más de mí. Ya estoy muy flaco; mi aspecto ha cambiado. Perdí mi ojo y la gente más bien me saca a escobazos cuando pretendo echarme en una pequeña sombra.
Mes 20
Casi no puedo moverme. Hoy al tratar de cruzar la calle por donde pasan los coches, uno me arrolló. Según yo estaba en un lugar seguro llamado "cuneta", pero nunca olvidaré la mirada de satisfacción del conductor, que hasta se ladeó con tal de centrarme. Ojalá me hubiera matado, pero solo me dislocó la cadera. El dolor es terrible, mis patas traseras no me responden y con dificultades me arrastré hacia un poco de hierba a ladera del camino.
Mes 21
Tengo 10 días bajo el sol, la lluvia, el frío, sin comer. Ya no me puedo mover. El dolor es insoportable. Me siento muy mal; quedé en un lugar húmedo y parece que hasta mi pelo se está cayendo. Alguna gente pasa y ni me ve; otras dicen: "No te acerques" Ya casi estoy inconsciente; pero alguna fuerza extraña me hizo abrir los ojos. La dulzura de su voz me hizo reaccionar. "Pobre perrito, mira como te han dejado", decía... junto a ella venía un señor de bata blanca, empezó a tocarme y dijo: "Lo siento señora, pero este perro ya no tiene remedio, es mejor que deje de sufrir". A la gentil dama se le salieron las lágrimas y asintió. Como pude, moví el rabo y la miré agradeciéndole me ayudara a descansar. Solo sentí el piquete de la inyección y me dormí para siempre pensando en por qué tuve que nacer si nadie me quería.
La solución no es echar un perro a la calle, sino educarlo. No conviertas en problema lo que debería ser una grata compañía. Ayuda a abrir conciencia uniéndote a la lucha del maltrato animal y así poder acabar con el problema de los perros callejeros.
*Autor desconocido

Biografía de Robert Louis Stevenson

(Edimburgo, 1850-Vailima Upolu, Samoa Occidental, 1894) Escritor escocés. En la tumba de Stevenson, en una lejana isla de los mares del Sur a la que se retiró por motivos de salud, figura grabado el apodo que le dieron los samoanos: Tusitala, que en español significaría «el contador de historias». En efecto, la literatura de Stevenson es uno de los más claros ejemplos de la novela-narración, el «romance» por excelencia.


Robert Louis Stevenson

Hijo de un ingeniero, se licenció en derecho en la Universidad de Edimburgo, aunque nunca ejerció la abogacía. En busca de un clima favorable para sus delicados pulmones, viajó continuamente, y sus primeros libros son descripciones de algunos de estos viajes (Viaje en burro por las Cevennes).

En un desplazamiento a California conoció a Fanny Osbourne, una dama estadounidense divorciada diez años mayor que él, con quien contrajo matrimonio en 1879. Por entonces se dio a conocer como novelista con La isla del tesoro (1883). Posteriormente pasó una temporada en Suiza y en la Riviera francesa, antes de regresar al Reino Unido en 1884.

La estancia en su patria, que se prolongó hasta 1887, coincidió con la publicación de dos de sus novelas de aventuras más populares, La flecha negray Raptado, así como su relato El extraño caso del doctor Jekyll y Mr. Hyde (1886), una obra maestra del terror fantástico.

En 1888 inició con su esposa un crucero de placer por el sur del Pacífico que los condujo hasta las islas Samoa. Y allí viviría hasta su muerte, venerado por los nativos. Entre sus últimas obras están El señor de Ballantrae, El náufrago, Cariona y la novela póstuma e inacabada El dique de Hermiston.

Su popularidad como escritor se basó fundamentalmente en los emocionantes argumentos de sus novelas fantásticas y de aventuras, en las que siempre aparecen contrapuestos el bien y el mal, a modo de alegoría moral que se sirve del misterio y la aventura. Cantor del coraje y la alegría, dejó una vasta obra llena de encanto, con títulos inolvidables.

Fuente:
http://www.biografiasyvidas.com