miércoles, 7 de noviembre de 2012

Cómo percibir si los niños tienen problemas de visión

El comienzo de clases puede poner de manifiesto ciertos signos y conductas que señalan la existencia de problemas en la visión, dificultando así el aprendizaje de sus hijos.
¿Cuáles son los síntomas y cómo reconocer esas señales?.
Durante los primeros 10 o 12 años de vida, el 80% de todo lo que aprende un niño suele entrar por los ojos. La visión es el sentido que posibilita acumular conocimiento mucho más fácil; y a esto se suma todos los contenidos educativos están orientados a partir de este propósito.
Por este motivo muchas veces se piensa que un niño tiene problemas de aprendizaje, cuando en realidad el motivo puede encontrarse en algún problema en la visión, o sea, un niño que no ve bien, no aprende bien.
Cada vez es más frecuente, que en los colegios se pida un certificado de aptitud visual antes del comienzo de las clases, en el caso que esto no ocurra, es necesario que los padres estén atentos a una serie de síntomas que pueden alertar sobre la presencia de algún problema en la visión de sus hijos; que se manifiestan con mayor facilidad al comienzo de las clases:

  • Que parpadee o se frote los ojos excesivamente.
  • Que se incline hacia delante al fijar la vista.
  • Que entrecierre los ojos para mirar.
  • Dolor de cabeza, mareos y nauseas frecuentes.
  • Que al leer se acerque demasiado al texto.
  • Enrojecimiento de los ojos luego de fijar la vista.
  • Que desvíe alguno de los ojos.
  • Pérdida de la atención, incapacidad de aprendizaje y de focalizarse en las tareas; por todos los aspectos anteriores.
Si se advierte alguno de estos síntomas, es fundamental concurrir a un profesional y realizar un examen ocular, para conocer cuál es el problema y recibir un tratamiento inmediatamente; incrementando de esta forma sus probabilidades de recuperación y evitando un deterioro mayor de la vista.
Podemos identificar una variedad importante de problemas en la visión que pueden presentarse desde muy temprana edad.
Uno de los más frecuentes y que puede ser corregido si se descubre y trata a tiempo, es la ambliopía, conocida como “ojo perezoso”.
La ambliopía es la merma de la agudeza visual en uno o ambos ojos, sin que exista una lesión orgánica, no hace falta que el niño haya padecido algún golpe, o bien puede no notarse a simple vista ninguna lesión ocular, pero el problema de visión existe y condiciona el aprendizaje.
Existen muchos tipos de ambliopías, pero su origen se debe a problemas en el desarrollo del sentido de la vista y los órganos implicados en el mismo. Este proceso de desarrollo suele extenderse hasta los 7 u 8 años de vida; se lo conoce como “período de plasticidad neurosensorial”.
Una vez terminado el mismo, la posibilidad de reversión de una ambliopía, se torna más compleja y muchas veces imposible, sea cual fuere el tratamiento.
Es importante que los padres estén atentos a los signos que pueden alertarlos sobre la presencia de algún problema en la visión, que suelen identificarse cuando los niños empiezan las clases, para hacer un examen ocular, corroborar la existencia de algún trastorno y empezar de esta forma con su tratamiento cuanto antes.
Esto incrementa las probabilidades de recuperación y permite a sus niños desarrollar mejor los procesos de aprendizaje.
Fuente:

¿Es Posible Dormir Como Un Bebé?


Los problemas para conciliar el sueño sinceramente suponen un bloqueo a la felicidad de una gran cantidad de personas.
Si no puedes dormir bien en la noche, no funcionarás a tu máximo potencial en el día.
Muchos de nosotros quisiéramos ser Bebés de nuevo, y dormir con paz y calma suprema. Y a pesar de que no todos los bebés duermen realmente bien, el sólo pensar en ser un niño de nuevo, y liberarnos de las preocupaciones, ya tiene un peso enorme.
No tengo para ti ninguna píldora mágica para hacerte regresar en el tiempo o disminuir tu edad para que seas un bebé de nuevo, sin embargo, en este artículo si te brindaré algo de ayuda con tu sueño.
Personalmente he cambiado varias veces mis patrones de sueño, y reconozco que puede ser algo difícil si no se tienen en cuenta varios aspectos importantes.
El sueño es una parte bien íntima de los ritmos del cuerpo, y es quizás uno de los hábitos más difíciles de cambiar. Con eso dicho, hay que afirmar que en todo caso es posible realizar modificaciones a cómo dormimos.

Problemas Del Sueño

Analicemos rápidamente algunos de los problemas que mantienen a las personas volteando en la cama (pero no de la buena manera ):
No Estás Cansado Aún — Tu patrón de sueño está fijado de tal manera que usualmente duermes más tarde, así que si te acuestas temprano, no estarás suficientemente cansado como para dormirte fácilmente aún.
Estás Muy Cansado — Es posible que si estás demasiado cansado, conciliar el sueño sea difícil. Este tiende a ser un problema menos común que el anterior, pero aún así afecta a muchas personas.
Tienes Preocupaciones — Quizás algo ronde en tu cabeza, y por lo tanto al sueño no se le permite entrar. A veces repites en tu mente escenas de lo que ocurrió en el día, o cosas que alguien dijo. Y a veces, las preocupaciones se refieren a algo que tomará lugar en el futurocercano.
Computadores — Si estás en el computador, smartphone o tablet (incluso a veces en la cama) podrías estar cansado y listo para dormir, pero no hacerlo porque tu mente está forzosamente activa. Esto también aplica para televisores, radios… etc.
Existen algunos otros problemas, sin embargo hay que considerar que esos son los más comunes. Analicemos entonces cómo podemos solucionarlos.

Fórmula Para Convertirse En Un Bebé

Así que, ¿Cómo resolvemos esos problemas y adquirimos un sueño de bebé en las noches? Bien, realmente sería poco probable que alguien tuviera las respuestas, pero aquí hay algunas ideas que me han funcionado muy bien.
Ejercitarse: Está bien, los bebés no se ejercitan… Pero es claro que ellos tienen mucha más vitalidad que nosotros, naturalmente. Conforme creciendo, vamos perdiendo dicha vitalidad. El ejercicio nos la devuelve y nos permite estar más saludables (como muchos bebés que duermen bien). Adicionalmente, el ejercicio nos deja “cansados de la buena manera” para que acostarse a dormir sea un placer. Sin embargo no es para nada recomendable hacer ejercicio en la noche antes de acostarse.
Levantarse Temprano: Puedes adaptar a tu cuerpo a levantarse más temprano, realizando pequeños ajustes a tu hora de alarma. Simplemente mañana levántate 15 minutos más temprano que hoy. Pasado mañana, 15 minutos más temprano que mañana… etc. Si te levantas más temprano, quizás te sientas un poquito más cansado en el día, pero cuando llegue la hora de dormir, disfrutarás el descanso. Esto, sin mencionar que te será más fácil al otro día levantarte… así, hasta que te adaptes por completo.
Establecer Un Ritual De Sueño: Toma tiempo desacelerar el cuerpo y la mente. Estamos adaptados al estrés del día, a la actividad y la multitarea. Al menos desde una hora antes de ir a dormir, empieza a bajar el ritmo. Apaga el computador, cepíllate los dientes, organiza la cama, tómate un té o una aromática y deja de lado aquellas cosas que no serán necesarias (como celulares, libros… etc.). Esto le envía una señal clara a la mente subconsciente (y por supuesto al cuerpo) de que es hora de dormir.
Mantén Tu Cuarto Únicamente Para Dormir: No comas, veas televisión, uses tu computador, leas ni realices ningún otro tipo de actividades en tu cuarto… (Está bien, sólo una  ).
Mantén las demás actividades en tu sala, estudio, etc: Si es necesario, reorganiza tu casa para adaptarla a tus necesidades. La idea es que cuando vayas a tu cuarto, sólo haya una cosa por hacer.
Asegúrate también que el cuarto esté oscuro cuando te acuestes: el cuerpo reacciona a la luz.
Enfoca tu atención: Una vez termines tu ritual del sueño, y tu cuerpo esté “felizmente cansado” necesitas calmar la mente. Mi truco para lograrlo, es cerrar los ojos, y enfocarme en descansar, y sentir cómo mi cuerpo se va relajando lentamente. Aquí es importante no abrir los ojos, y por supuesto, tener todo tipo de posibles interrupciones alejadas.
Cambia Lentamente: Toma con calma los cambios de sueño — son difíciles, pues nuestro cuerpo, a pesar de estar cansado, dependerá de nuestra mente… y ella siempre querrá hacer lo que está acostumbrada a hacer (a esto le llamamos Zona de Confort). Sin embargo, si realizas un pequeño cambio a la vez, será más fácil ayudar a tu cuerpo/mente a brindarte una mejor calidad de vida.
Fuente:
http://www.sebascelis.com



Rompecabezas por Merlina Meiler

Nuestras vidas parecen rompecabezas.
Me siguen fascinando estos juegos de ingenio en los que hay que colocar una pieza en el lugar justo y preciso al lado de otra e ir formando sectores de una figura final, para lo cual es necesario ir viendo cómo se desarrolla todo el dibujo y así, podremos darnos cuenta de dónde colocar las piezas restantes.
Los rompecabezas se asemejan muchísimo a nuestra vida. Vamos agrupando ideas, impulsos, conocimientos, objetivos, acciones,  y vamos avanzando hacia la concreción de nuestros deseos.
Intentamos ordenar partes de nuestro presente y solemos encasillar aspectos de nuestro día a día (trabajo, familia, estudio, amigos, viaje en auto/tren/subterráneo, gimnasio, compras en el súper, etc.) en grupos aislados, sin darnos cuenta de que forman parte de un todo: nosotros mismos. Lo que hagamos en un ámbito repercutirá necesariamente en los demás, de algún modo: así como si colocas mal una ficha, esa área del rompecabezas comenzará a deformarse y te faltarán piezas para otras áreas del “puzle”, si tienes que manejar 3 horas al día o viajar en transporte público en malas condiciones para llegar a tu trabajo, te resultará menos sencillo iniciar tu día laboral con toda la energía con la que saliste de tu hogar.
A veces perdemos de vista o se desdibuja la figura final (por dudas, presiones, inseguridades o por la razón que fuera), lo que dificulta sobremanera el que alcancemos nuestra meta. Si no sabes dónde estás yendo, ¿cómo sabrás cuando has llegado?
En ciertos momentos lo que armamos se desmorona o nos damos cuenta de que no nos está llevando hacia el fin que nos habíamos propuesto en un principios, entonces desarmamos un sector o todo y volvemos a empezar, una y otra vez, incluso enojándonos con las fichas por no ser las que nosotros querríamos o por no haber aparecido en el instante preciso o en la situación correcta que –suponemos- habría facilitado el proceso.
Pero que se desmorone un área no significa perder el foco o no poder lograr nuestro cometido: miremos las demás partes en las que sí hemos logrado cohesión y congruencia, en las que hay zonas nítidas donde queda de manifiesto nuestra inteligencia y nuestra personalidad, ¡si pudimos dar forma a estos sectores, tenemos la capacidad de seguir creando lo que nos propongamos!
Continuando con esta simetría, si no estás conforme con algún aspecto de tu vida que te gustaría que fuera diferente:
*Desarma las partes que, a las claras, no combinan entre sí y vuelve a empezar.
*Descarta las fichas que no se ajustan a esa parte del juego
*Combina las piezas de distintas maneras, ya que lo que no pertenece a una zona puede encajar perfectamente en otra (por ejemplo, alguien que no resulta como pareja podría ser un buen amigo o socio comercial)
*Si en algún momento te estancas porque crees que todas las fichas son iguales, ten en cuenta que no lo son y que salir de esa inmovilidad es tu responsabilidad
*Si tienes alguna pieza con la que no sabes qué hacer, guárdala para después. En algún momento, un “as en la manga” será útil y necesario, no hace falta armar todo el juego ahora mismo.
*Mira detenidamente la parte en la que estás esforzándote pero no pierdas de vista la gran figura final (tu objetivo)
*Pide ayuda en caso de dudas
Y por último, ¡disfruta el proceso!
Fuente:
http://www.mejoraemocional.com

Hemos sido un sólo cuerpo,.. de José Ramón Marcos Sánchez

Muy despacio he recorrido la libido de tu entrega,… por tu desnuda figura he desnudado jadeos,… hasta erizarte los miedos callados en la humedad de tus sueños,… y arrancarlos suavemente en cada suspiro excitado,… y lamerlos en tu figura hasta matarlos extasiados de realidad,…. he acariciado tu piel hasta romper los secretos,… hasta ser parte de lo mas intimo de tus cavidades,… y he visto como tu carne temblaba clamando por ser poseída,… y he sentido como mi carne crecía por poseerte,…. y olvidamos lo demás en lo eterno de un instante,… y engendramos el hechizo de los instintos salvajes,… la memoria del delirio sin censuras,… de mordiscos lascivos en los sentires,… de besos libertinos en lo mas profundo de la lujuria,…. y lloramos de placer al entregar las esencias,… en el orgasmo perpetuo de las perdidas miradas,… en la culminación de vaciarte,…. de llenarme,…. en el clímax hecho espasmos,… en no saber por momentos,…. donde empezaba tu cuerpo,… donde acababa mi cuerpo,…. hemos sido un sólo cuerpo,…. porque somos sólo un alma,….
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez.
Correo Y MSN: joseramonmarcos@live.com 
Twiteer @joseramonmarcos Youtube: turko 1969
Skype y Ivoox: jose ramon marcos sanchez