martes, 30 de octubre de 2012

Claves de los matrimonios felices

Por John Gottman

Recuerden que los buenos matrimonios implican dar y recibir. Ustedes están en el mismo equipo y necesitan trabajar juntos por el bien de su relación.

John Gottman, psicólogo de la Universidad de Washington, donde dirige el Laboratorio de Investigación de la Familia, lleva años buscando las claves de los matrimonios que tienen éxito. Los resultados de su estudio son la base del libro "Siete reglas de oro para vivir en pareja"

Los cuatro jinetes del Apocalipsis

Aunque muchos de nosotros creemos que la ira es la causa primordial de relaciones infelices, Gottman nota que no es el conflicto propio el problema, sino cómo nosotros lo manejamos. Descargar la ira constructivamente puede hacer realmente maravillas para aclarar las cosas y conseguir el equilibrio de nuevo en la relación. Sin embargo, el conflicto llega a ser un problema cuando se caracteriza por la presencia de lo que Gottman llama "Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis," a saber, la crítica, el desprecio, el estar a la defensiva, y el emplear una táctica de cerrojo.

1. Crítica. La crítica implica el atacar la personalidad o carácter de su pareja, en vez de enfocarse en la conducta específica que le molesta. Es saludable ventilar los desacuerdos, pero no atacar la personalidad ni el carácter de su cónyuge en el proceso. Es la diferencia entre decir, "Estoy molesto por que no sacaste la basura" y decir, "Yo no puedo creer que no sacaste la basura. Eres tan irresponsable". En general, las mujeres tienden utilizar este jinete más a menudo en el conflicto.

2. Desprecio. El desprecio es un paso arriba de crítica e implica el derribar o insultar su pareja. El desprecio es un signo abierto de la falta de respeto. Los ejemplos del desprecio incluyen: burlarse de su pareja, poner los ojos en blanco, llevar cara de desprecio, o derribar a la otra persona con el humor sarcástico.

3. El estar a la defensiva. El adoptar una postura defensiva en medio del conflicto puede ser una respuesta natural, pero no ayuda en la relación. Cuándo una persona esta a la defensiva, él o ella usualmente experimenta mucha tensión y eso dificulta él enfocarse en lo que se ha dicho. Negando responsabilidad, inventando excusas, o respondiendo a una queja con otra son todos ejemplos de estar a la defensiva.

4. Táctica de cerrojo. Las personas que emplean una táctica de cerrojo simplemente se niegan a responder. El emplear tal táctica de vez en cuando puede ser saludable, pero como una manera típica de interactuar, emplear una táctica de cerrojo durante el conflicto puede ser destructiva para un matrimonio. Cuándo se emplea esta táctica a menudo, uno está escapando del matrimonio, en vez de resolver sus problemas. Los hombres tienden a emplear la táctica de cerrojo mucho más frecuentemente que las mujeres.

Todas las parejas emplearán estos tipos de conducta en alguna ocasión en su matrimonio, pero cuando los cuatro jinetes toman residencia permanente, la relación tiene una alta probabilidad de fallar. De hecho, investigación de Gottman revela que, al detectar la presencia crónica de estos cuatro factores en una relación, uno puede predecir, con más de 80% de certeza, cuáles parejas se divorciarán finalmente. Cuándo uno en la pareja intenta reparar el daño hecho por estos jinetes, y el otro le recibe con rechazo repetidamente, Gottman observa que hay sobre un 90% de posibilidad que la relación terminará en el divorcio.

Consejos para mejorar tu matrimonio y tu salud
Dado que el tener un matrimonio robusto es una clave tan importante de permanecer saludable y feliz, tiene sentido dirigir energía hacia el hacer la relación matrimonial lo mejor que pueda ser. La inversión seguramente valdrá la pena. A continuación, se presentan algunos consejos para hacer tu relación mucho más sana:

1. Nutre tu amistad. ¿Sabes lo que a tu cónyuge le gusta o no le gusta, sabes sus sueños, preocupaciones, temores e ilusiones? ¿Sabes en todo detalle lo que tu pareja hizo todo el día de ayer? ¿Sabes qué tipos de presiones encara en el trabajo? La base de un matrimonio saludable es una amistad firme. Si un matrimonio no se ha construido en una amistad fuerte, con pasar el tiempo puede que resulte difícil el permanecer conectados. Cerciórense de tomar un rato diariamente para fiarse del uno al otro. Durante este tiempo, hagan una prioridad el escuchar y aprender acerca de los pensamientos, sentimientos, e ideas de su pareja.

2. Toma pasos activamente para fomentar tu querer y admiración para tu pareja. Gottman dice que esto es el antídoto al desprecio. Recuerda las cualidades buenas de tu pareja. ¿Qué te atrajo a tu cónyuge en primer lugar? ¿Qué amaste o admiraste originalmente de tu pareja? Al nutrir tu afición por tu cónyuge, puedes fomentar una actitud mucho más positiva hacia él o hacia ella.

3. Siempre compórtate respetuosamente hacia tu cónyuge. En las relaciones que empeoran con el tiempo, el respeto llega a ser cada vez más ausente. Tristemente, a veces la gente acaba tratando a su pareja peor de lo que ellos tratarían a un extraño. Tolerando o entrando en la conducta irrespetuosa, uno contribuye activamente a la muerte de su relación. ¿Alguna vez llamas a tu cónyuge con sobrenombres ofensivos? ¿Regañas a tu socio delante de sus amigos o familia? ¿Nunca consideras cómo tu pareja será afectada por tus comentarios o acciones crueles? Considera las maneras en que tú o tu pareja pueden cruzar la línea a la falta respeto. Recuerda que sin el respeto, el amor no puede sobrevivir.

4. Acepta y aprueba a tu compañero. Reconoce cuánto poder tienes para exaltar o dejar por el suelo a tu pareja. Puedes hacer que tu relación sea un refugio celestial o el infierno en la tierra. Recuerda que todos necesitamos sentirnos aceptados por quienes somos. En vez de atacar a tu cónyuge, trata de entender su punto de vista. También, haz un cumplido a tu pareja por las formas en que él o ella te apoyan y defienden tu relación. Es fácil de permanecer tan centrado en lo que está mal en la relación que uno deja pasar lo que realmente está funcionando bien.

5. Perdónense el uno al otro. Cuándo tu pareja genuinamente trata de pedir el perdón, no le des la espalda. Algunas veces es inevitable tener conflictos y sentimientos lastimados. Cuando intentos de reparar estas heridas son rechazados repetidas veces, la relación recibe un golpe. Puede ser que necesites tiempo para sanarte de algún resentimiento, amargura, o de sentimientos dolorosos, pero no cierres las puertas completamente a los intentos de tu compañero de mejorar las cosas. Miren dentro de sí mismos y trabajen juntos para poder curar todas esas heridas.

6. Cálmense. Cuándo el conflicto se agrava, la pareja puede ser "inundada" por emociones fuertes, llevando a la aflicción física, empleando una táctica de cerrojo y de estar a la defensiva. Qué traten de respirar profundamente o tómense un tiempo a solas. La mayoría de las personas necesitan al menos 20 minutos para realmente calmar sus cuerpos. Tomen tiempo y regresen a los problemas cuando puedan realmente escuchar lo que la otra persona trata de decir sin ser agobiado.

7. Permitan que su pareja los influencien. En general, los hombres son menos probables de buscar un punto de acuerdo con sus esposas. Gottman nota, “Cuando un hombre no está dispuesto a compartir la autoridad con su cónyuge, hay una 81% de posibilidad que su matrimonio se autodestruirá”. Recuerden que los buenos matrimonios implican dar y recibir. Ustedes están en el mismo equipo y necesitan trabajar juntos por el bien de su relación.

8. Calienten su relación. Mantengan su relación sana asegurándose que hay por lo menos cinco interacciones positivas para cada negativa. La investigación de Gottman ha identificado que una proporción de 5 a 1 de interacciones positivas a negativas esta ligada a la estabilidad de un matrimonio, sin importar cual sea el estilo típico de resolver conflictos. Si hay demasiada negatividad, la relación sufre.

9. Aprendan a dejar algunas cosas en paz. Aunque tu cónyuge pueda hacer cosas que te vuelvan loco, recuerda que puedes soportarlo. No vale la pena luchar por cada cosita. Resuelvan los problemas que son solubles y dejen los otros en paz. Deben de aprender a decidir si vale la pena chocar.

10. No te olvides de trabajar en ti mismo. Una relación es como un baile. Se mueven al unísono para crear algo que es realmente único. ¿Qué tipo de compañero eres tú? ¿Trabajas con tu pareja o usualmente tiras en otra dirección? ¿Te paras en sus dedos? ¿Le miras en los ojos o te enfocas sólo en tus próximos pasos? Recuerda que tú controlas el 50% de lo que sucede en tu matrimonio. Asegúrate de ser una buena pareja.

http://www.psicologosperu.com



La paz sea contigo de Maytte Sepulveda

"Un fuerte verano arreciaba en las planicies africanas y los animales andaban de un lado a otro en busca de agua para calmar su sed. Luego de fatigosas horas de marcha, un tigre y un jabalí llegaron por caminos distintos a una misma fuente de agua.
En cuanto se vieron, se lanzaron rugidos de guerra y corrieron hacia la fuente para tomar posesión de ella. El jabalí llegó antes que el tigre, pero cuando se disponía a beber el tigre lo atacó y lo derribó de un zarpazo. Enfurecido, el jabalí se enfrentó al felino y los dos se trabaron en feroz combate. Después de un rato de lucha, ambas fieras se sintieron cansadas y muy sedientas, y sigilosamente, y en tácito acuerdo, cada uno se retiró, a una orilla del lago a beber y a calmar su sed en paz, dándose cuenta de que al fin y al cabo había en esa fuente de agua espacio para los dos.
Más vale acabar las querellas, pues el resultado puede ser fatal para ambas partes".
Esopo

"La Paz sea contigo" es una de las frases que más me gusta oír cuando asisto a misa, me parece emocionante que todos se deseen paz en medio de un buen apretón de manos, un abrazo y una sonrisa.

La paz es el resultado de una convivencia sana, llena de tolerancia y fraternidad entre todos los seres humanos. Para que la paz sea posible, se requiere de una sociedad justa, en la cual todos tengamos las mismas oportunidades para desarrollarnos como personas y donde nuestros derechos fundamentales sean respetados.

La paz no es necesariamente la ausencia de diferencias y conflictos, sino la capacidad de manejar dichos conflictos y superarlos por medio de métodos no violentos, como la comunicación, los acuerdos, la solidaridad, la cordialidad, la tolerancia y la flexibilidad, además de un gran sentido de justicia. Que nunca se nos olvide que el respeto al derecho ajeno es la paz.

Lo contrario a la paz necesariamente es la violencia, que no es más que el uso de la fuerza para resolver los desacuerdos o conflictos, como consecuencia de la intolerancia, los prejuicios o el desconocimiento.

La paz comienza en casa, por eso debemos ser lo suficientemente inteligentes como para escuchar a los demás, para aceptar sinceramente sus opiniones y puntos de vista, propiciando un diálogo franco y justo de entendimiento y nunca, por ningún motivo, tratar de imponer nuestras ideas o consideraciones a la fuerza mediante amenazas o maltratos hacia quienes se expresan o actúan de forma diferente.

La intransigencia, el fanatismo, los prejuicios y la arrogancia son las causas por las cuales los violentos imponen a la fuerza a otros, sus ideas, su estilo de vida o creencias.

La violencia sólo trae más violencia como consecuencia, y si no sabemos canalizarla será mas dañina que los problemas que la provocaron. La violencia en cualquiera de sus formas destruye nuestras vidas dejando una estela de rencores y odios que nos aleja más y más de una justa solución.

Claves para conseguir la paz
Evita reaccionar, piensa
La mayoría de las veces nos dejamos llevar por las emociones al momento de reaccionar negativamente. Te sugiero que la próxima vez te tomes un par de minutos para pensar en cuál es la mejor manera de actuar en ese momento, recuerda que eres un ser humano racional, y piensa que la otra persona pudiera estar alterada o mal informada, tranquilízala y mantén tú la calma. Resuelvan sus diferencias con serenidad y sin recurrir a la agresión.

Reconoce los derechos y la dignidad de los otros
Piensa que es posible que la otra persona tenga parte de la razón, trata de ponerte en su lugar para poder tomar una decisión justa, nada te da derecho para agredir a otro, ni siquiera el tener la razón. En caso de que no puedan ponerse de acuerdo, busquen un tercero que les ayude a resolver la situación.

Piensa en las consecuencias
En verdad, es tan importante aquello por lo que discutes. ¿Qué significa para ti? ¿No crees que puedas ceder y olvidarlo en vez de pasar un mal rato, además, con consecuencias imprevisibles..? ¡Ojalá! que el sentido común prime sobre el falso orgullo para que puedas evitar una situación difícil, inclusive una pelea o una separación. Recuerda que nada, pero nada, es tan importante como para hacernos perder la paz mental.

No te dejes envenenar
No permitas que los comentarios, las actitudes y el comportamiento agresivo o negativo de los demás te sabotee tu estado de paz interior y serenidad. Nada nos afecta por lo que es en sí sino por lo que nosotros pensamos acerca de ello. Administra las noticias negativas en tu vida para que no te hagan sentir abrumado y sin esperanzas.

¡Suelta el pasado, deja de preocuparte por el futuro, vive el presente, la vida es maravillosa, todo va a estar bien!

Fuente:


Sin ti de José Ramón Marcos Sánchez

Cada vez la nostalgia es más cercan y el recuerdo más lejano,… más difuso,… mi mente caprichosa y castigada por el devenir del tiempo,… se esfuerza por construir tu imagen,… y ya casi no sé como eras,… tu silueta es incierta,… sin embargo la fuerza del sentimiento es cada vez más intensa… contigo lo sentí todo,… sin ti no he sentido nada,… vivo de los momentos de un pasado al que el destino le robó el futuro,… le arrebató de golpe lo que de golpe le dio,… desde entonces no soy nada,… no puedo ser nadie,… tu adiós provocó mi adiós,… habito en un nunca perpetuo,.. sin retorno… cada vez la nostalgia es más cercana y el recuerdo más lejano,… cada vez hay más motivos que me quitan los motivos… ya me duele hasta el consuelo,… no puedo regresar de donde no estuve nunca,… no puedo desear que vuelvas porque nunca te marchaste…desde que eres un recuerdo,… no puedo querer morir,… porque nunca estuve vivo…
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez
E-Mail y MSN: turko1969@hotmail.es Portal Web: joseramonmarcos.com
Twitter: @joseramonmarcos Skype: jose.ramon.marcos.sanchez. Canal Youtube: turko1969

Una vida sin maltrato por Merlina Meiler

Hoy es un buen día para decirle ADIÓS al maltrato que estás padeciendo.
Las agresiones contra tu persona pueden presentarse de diversas maneras. Estas son algunas:
. Menosprecios verbales: insultos, escuchar permanentemente que no sirves para nada, que todos estarían mejor sin tu presencia, que dificultas las cosas, que estás viejo/a, gordo/a, etc. Poner en tela de juicio todo lo que dices como si tu opinión no fuese valiosa o importante.
. Agresión física: golpes, patadas, que te obliguen a hacer cosas que no deseas. Si una persona tiene una contextura mayor que la tuya, estate alerta incluso a pellizcos o a empujones que, en casi todas las ocasiones, están totalmente fuera de lugar.
. Presiones desmedidas: si intentan transformarte en quien no eres, no están respetando tu verdadera esencia.
. Omisiones: no tenerte en cuenta, no darte tu lugar, no brindarte el apoyo o la ayuda que precisas en momentos clave.
. Acoso (sexual o de cualquier clase) o utilizar poder o una posición superior para forzarte en contra de tu voluntad.
. Infidelidad permanente y evidente.
. No aceptar a tus hijos de relaciones anteriores (o intentar aislarte y separarte de tus padres, demás familiares, amistades).
Por lo general, las agresiones van in crescendo durante el transcurso de los meses. Lo que al principio es un enojo ferte o un “¿inofensivo?” empujoncito va transformándose en algo peor, que incluso puede llegar a trasladarse a otros miembros de la familia.Como primer paso hacia una vida normal, que sí existe (aunque en tu hogar de origen hayas vivenciado otra cosa), ten en cuenta esto:
. No puedes aceptar cualquier cosa con tal de tener una compañía al lado tuyo, ya que ni imaginas en qué puede desembocar todo (aunque con solo leer los periódicos o ver las noticias en televisión, te darás cuenta de que para los agresores, no hay límites).
. No precisas la validación de tener un ser (despreciable) contigo para que creas que eres una persona completa –soluciona tus problemas de autoestima y de la índole que fueran antes de embarcarte en una pareja (que, hasta que logres tu equilibrio interno, será una “despareja”).
. Cuando tu intuición encienda un alerta roja en una nueva relación, préstale atención y reacciona conforme a ella.
. Si dependes económicamente de ese individuo, créeme que tienes dentro de ti los recursos necesarios para generar tu propio sustento y el de las personas a tu cargo, aunque nunca hayas trabajado o hace tiempo que no lo hagas –con solo observar más allá de tus límites actuales te darás cuenta de que lo que te digo es verdad.
. No inmiscuyas a tus hijos (o demás seres queridos) en tu elección. Eres responsable de las decisiones que tomas y de las que dejas tomar a otra gente por ti, creyendo de forma errónea que el no involucrarse y la sumisión son el camino más fácil.
Una vida sin maltrato es posible.
Hay más de una salida.
Puedes poner un STOP cuando lo decidas (aunque alguien intente persuadirte de lo contrario) y buscar el apoyo que requieres para seguir adelante de manera saludable, lejos de ese entorno enfermo. Piensa detenidamente qué familiar, amigo, compañero de trabajo, institución, profesional, etc. puede ayudarte a afrontar lo que se viene – tu liberación.
No tomar decisión alguna y esperar que todo cambie como por arte de magia (o por promesas permanentemente incumplidas) son un pasaporte directo a la desdicha y al peligro constante para ti y para quienes tanto quieres. Ya sabes que la situación solo puede empeorar y que, si eres madre o padre, además estás dando un mal ejemplo a los más pequeños. Si no sabes dónde encontrar la fuerza que te falta, tan solo míralos a ellos.
Eres un ser valioso que puede cumplir con todos los sueños y las ilusiones que tenías de pequeño -¿vas a darte tu lugar?
Fuente:

Biografía de Fiódor Dostoievski

(Fiódor Mijailovich Dostoievski, Moscú, 1821-San Petersburgo, 1881) Novelista ruso. Educado por su padre, un médico de carácter despótico y brutal, encontró protección y cariño en su madre, que murió prematuramente. Al quedar viudo, el padre se entregó al alcohol, y envió finalmente a su hijo a la Escuela de Ingenieros de San Petersburgo, lo que no impidió que el joven Dostoievski se apasionara por la literatura y empezara a desarrollar sus cualidades de escritor.


Fiódor Dostoievski

A los dieciocho años, la noticia de la muerte de su padre, torturado y asesinado por un grupo de campesinos, estuvo cerca de hacerle perder la razón. Ese acontecimiento lo marcó como una revelación, ya que sintió ese crimen como suyo, por haber llegado a desearlo inconscientemente. Al terminar sus estudios, tenía veinte años; decidió entonces permanecer en San Petersburgo, donde ganó algún dinero realizando traducciones.

La publicación, en 1846, de su novela epistolar Pobres gentes, que estaba avalada por el poeta Nekrásov y por el crítico literario Belinski, le valió una fama ruidosa y efímera, ya que sus siguientes obras, escritas entre ese mismo año y 1849, no tuvieron ninguna repercusión, de modo que su autor cayó en un olvido total.

En 1849 fue condenado a muerte por su colaboración con determinados grupos liberales y revolucionarios. Indultado momentos antes de la hora fijada para su ejecución, estuvo cuatro años en un presidio de Siberia, experiencia que relataría más adelante enRecuerdos de la casa de los muertos. Ya en libertad, fue incorporado a un regimiento de tiradores siberianos y contrajo matrimonio con una viuda con pocos recursos, Maria Dmítrievna Isáieva.

Tras largo tiempo en Tver, recibió autorización para regresar a San Petersburgo, donde no encontró a ninguno de sus antiguos amigos, ni eco alguno de su fama. La publicación de Recuerdos de la casa de los muertos (1861) le devolvió la celebridad. Para la redacción de su siguiente obra, Memorias del subsuelo(1864), también se inspiró en su experiencia siberiana. Soportó la muerte de su mujer y de su hermano como una fatalidad ineludible. En 1866 publicó El jugador, y la primera obra de la serie de grandes novelas que lo consagraron definitivamente como uno de los mayores genios de su época, Crimen y castigo. La presión de sus acreedores lo llevó a abandonar Rusia y a viajar indefinidamente por Europa junto a su nueva y joven esposa, Ana Grigorievna. Durante uno de esos viajes su esposa dio a luz una niña que moriría pocos días después, lo cual sumió al escritor en un profundo dolor.

A partir de ese momento sucumbió a la tentación del juego y sufrió frecuentes ataques epilépticos. Tras nacer su segundo hijo, estableció un elevado ritmo de trabajo que le permitió publicar obras como El idiota (1868) o Los endemoniados (1870), que le proporcionaron una gran fama y la posibilidad de volver a su país, en el que fue recibido con entusiasmo. En ese contexto emprendió la redacción de Diario de un escritor, obra en la que se erige como guía espiritual de Rusia y reivindica un nacionalismo ruso articulado en torno a la fe ortodoxa y opuesto al decadentismo de Europa occidental, por cuya cultura no dejó, sin embargo, de sentir una profunda admiración.

En 1880 apareció la que el propio escritor consideró su obra maestra, Los hermanos Karamazov, que condensa los temas más característicos de su literatura: agudos análisis psicológicos, la relación del hombre con Dios, la angustia moral del hombre moderno y las aporías de la libertad humana. Máximo representante, según el tópico, de la «novela de ideas», en sus obras aparecen evidentes rasgos de modernidad, sobre todo en el tratamiento del detalle y de lo cotidiano, en el tono vívido y real de los diálogos y en el sentido irónico que apunta en ocasiones junto a la tragedia moral de sus personajes.

Fuente: