miércoles, 3 de octubre de 2012

Cuidar la Relación

Las relaciones de pareja son muy importantes en la vida de las personas adultas. Nuestra calidad de vida depende mucho de la calidad de la relación que tenemos con nuestra pareja. Sin embargo, estas relaciones son muy frágiles y lamentablemente ocurre muchas veces que aunque las personas permanezcan juntas la mayoría de las relaciones de pareja fracasan por distintas razones. En esta ocasión exploraremos una de las causas por las que fracasan las relaciones.

Es muy frecuente que las personas se enfoquen en definir lo que desean que sea su pareja, tienen una idea de cómo van a actuar cuando tengan una pareja, pero pocas veces se ponen a pensar en ¿Qué cosas necesito tomar en cuenta y cosas debo evitar para que mi relación funcione? ¿Cuáles errores podría yo cometer en la relación con mi pareja?

Hoy veremos un error fundamental que se comete con mucha frecuencia y que desencadena problemas serios en la pareja. Lo peligroso de este error es que las personas no lo reconocen hasta que sean víctimas del mismo. Lo peor de todo es que es muy difícil de corregir sus consecuencias una vez que se haya cometido. Muchas veces sus efectos son irreversibles, no hay manera de volver atrás.

Me refiero al error que cometemos cuando creemos que cuando por fin hemos conseguido una relación que funciona, que nos sentimos bien y que nuestra pareja se sienta bien, ya llegamos al lugar que anhelábamos y que nos vamos a quedar allí y que así será para siempre. Es decir, el error consiste en creer que porque la relación se dio y funciona, ya no tenemos que hacer mas nada para que esto permanezca en nuestras vidas.

Lo cierto es que cuando algo es importante para nosotros, tenemos que buscar la manera de cuidarlo. Es interesante notar lo siguiente: nosotros, los seres humanos tenemos la tendencia de poner mucho esfuerzo en lograr las cosas que queremos, pero una vez lo hemos logrado, tenemos la tendencia de disfrutarlas y descuidarlas. Piense en algún aspecto de su vida y lo podrá ver claramente. Por ejemplo, muchas veces ponemos mucho esfuerzo para comprar algo (automóvil, televisor, una ropa de moda, etc.), pero una vez lo tenemos, lo descuidamos.

Definitivamente desarrollar el habito de invertir permanentemente en lo que es importante para nosotros, es una señal de madurez y de sabiduría. Entonces, si la pareja es importante para nosotros, es muy importante desarrollar el habito de cuidar la pareja, de evitar errores, de buscar constantemente que cosas podemos hacer para enriquecer la relación.

Son muchos los errores que cometen las personas en sus relaciones de pareja, de los cuales la mayoría de las veces ni se dan cuenta. Pero el error de descuidar la relación, es un error inicial y fundamental, ya que con esto se inicia muchas veces la relación de pareja. Además, es un error invisible, ya que lo cometemos sin darnos cuenta. Sin embargo las consecuencias de este error son muy serias:


  1. Debilita la relación;
  2. Le quita el bienestar;
  3. Le quita la fuerza (intensidad)
Por descuidar la relación muchas veces algo que se inicio como un sueño maravilloso, se convierte en una pasadía.

Pero lamentablemente este error no es el único. Hay otros errores que cuando los cometemos, van desgastando los factores que alimentan una relación, le quitan la alegría, hacen que se desvanece el placer de estar juntos con la pareja; se desaparece el disfrute de tener la pareja; se destruye la comunicación efectiva. Al pasar del tiempo, descubrimos que tenemos un “cascaron” de lo que era una relación, pero el sabor y la esencia se desvanecieron.

Una relación no se da porque si, como cree la mayoría de las personas. Para que una relación de pareja funcione necesita que ambos involucrados pongan el interés, y lo más importante es que busquen los recursos que ayuden a mantenerla. Una buena relación de pareja no nos viene como algo solido y definido, no es un regalo de suerte que viene envuelto en un papel con la moña, listo para destapar y disfrutar. Una relación de pareja solida, duradera e enriquecedora se construye a base de la voluntad y acción consiente y permanente, a base de las conductas que la alimentan y la hacen crecer:


  1. Conocimiento (educarse sobre los aspectos de la funcionalidad de la pareja);
  2. Respeto mutuo e individual;
  3. Comunicación;
  4. Responsabilidad y compromiso;
  5. Cuidado de la pareja y de la misma relación.
El enamoramiento no sucede por voluntad, simplemente se da por otros factores. Una relación se inicia con el enamoramiento, pero si la relación no se construye y no se cuida como tal, el enamoramiento por sí solo no podrá mantenerla, es efímero, necesita ser alimentado constantemente para que no se desvanezca. Es muy importante hacerse consiente de esta realidad, para que cuando se dé el milagro del enamoramiento, la pareja tome acciones necesarias para que la relación pueda crecer y que se convierta en una experiencia maravillosa.

Gracias
Martha Beato



Cuenta conmigo,… de José Ramón Marcos Sánchez

Si pudiera regalarte lo eterno de una caricia,.. extinguir el dolor que un día nació de ti,.. que se perpetuó en tu memoria… que te acuna entre los acordes malditos de una música maldita,.. que te roba el descanso que nunca descansa,.. si pudiera cambiar la desgana que te pide hasta impedirte,.. que te aleja hasta olvidarte,.. que te lleva más allá de la amargura,.. que te acerca cada día un poco más al adiós, al nunca… por verte respirar ganas inhalaría el infierno hasta extinguirlo en mi pecho,.. Por ver en tu rostro esperanza mataría a la misma muerte,.. si pudiera ser voluntario para sufrir en tu nombre,.. para borrarte el recuerdo de tu único recuerdo,.. para que busques en el envés del silencio,.. los sonidos suficientes que te lleven a una nueva melodía,.. que te hagan sentir que eres alguien para alguien,.. y quieras encontrar el camino de vuelta a la vida de los vivos,.. al deseo que se oculta al lado de la ilusión… si pudiera encontrar la manera de decirte,.. que si no puedo poder no habré podido bastante,.. que si no quieres poder, no habré podido ayudarte…
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez
E-MAIL y MSN:turko1969@hotmail.es Twitter: @joseramonmarcos

Receta de Tarta de fresas

Ingredientes:
Para la base:


  • 180 gramos de harina 
  • 180 gramos de mantequilla 
  • 180 gramos de azúcar 
  • Una cucharada de azúcar de vainilla 
  • Un sobre de levadura 
  • 3 huevos
Para el relleno:

  • 400 gramos de fresas
  • 200 gramos de nata de montar
  • Una cucharada de azúcar de canela
  • 2 cucharadas de mermelada de fresa
  • 4 cucharadas de azúcar
  • Agua
Preparacion:

Se derrite la mantequilla y se bate bien con las yemas de los huevos, el harina y el azúcar de vainilla. A parte de levantan las claras y se les añade el azúcar, como si de un merengue se tratase. Cuando estén bien levantadas, se añade lo batido anteriormente y se vate para que se mezcle bien.
Previamente se debería de haber untado el molde de mantequilla para la base no se pegue. Precalentando el horno a 180 grados, se introduce la masa y se deja hornear 20 minutos a 180 grados.
No deja de ser un bizcocho hecho a la antigua -antes de que se hicieran con yogures y sin levantar clara alguna-, así que lo mejor para saber si está bien hecho es pincharlo con un cuchillo y si sale limpio, está bien hecho. El resultado debe de ser algo tal que esto que sigue y esa es la mejor forma -en cuanto a molde porque nos da una base con centro rebajado ideal para rellenar-.
Se monta la nata añadiéndole el azúcar y el azúcar de canela y se extiende sobre la base que debe de estar completamente fría. Se ponen encima fresas cortadas en cachitos muy pequeños y se vuelve a cubrir con nata.
Se preparan las fresas, lavándolas bien y cortándolas a la mitad para distribuirlas sobre la nata. En un cazo se deshace la mermelada en medio vaso de agua y cuando haya enfriado un poco se aplica sobre las fresas para darle brillo. Lo mejor es tener una brocha sólo para cosas de cocina.
Se deja enfriar y se mete a la nevera para dos horas mínimo de enfriamiento.


Fuente:
http://todorecetas.webcindario.com