domingo, 2 de septiembre de 2012

La automedicación

En todos los hogares hay un cajón lleno de medicamentos. Algunos los recetó el médico, y para la adquisición de otros se preguntó al farmacéutico o a un amigo que decía padecer algo similar. Muchos son inofensivos, otros no, y la combinación de dos medicamentos, ambos inocuos, puede resultar nociva.

No se puede acudir a una consulta cada vez que se sufre un dolor de cabeza, ardor de estómago, una noche de insomnio, lumbago o un catarro. Tampoco correr riesgos innecesarios.

«Todos los medicamentos que tengo en casa son inofensivos.» No es tan seguro. De vez en cuando publican los medios de difusión una lista de medicamentos suprimidos por las autoridades sanitarias. Los acaban de prohibir, porque su uso entraña demasiados riesgos incluso bajo supervisión médica; y fueron utilizados masivamente durante años en forma de automedicación. Entre ellos están antirreumáticos y antiinflamatorios que poco antes se vendían sin receta y eran de uso general; hoy se sabe que provocan graves lesiones hepáticas. Igualmente con algunos compuestos para cortar el resfriado común que rodaban dentro de un cajón en casi todos los hogares y se eliminaron del mercado, pues pueden desencadenar hemorragias gástricas peligrosas. Igualmente se han prohibido algunos medicamentos antidepresivos, precisamente los que producen menos efectos secundarios perceptibles por el enfermo.
Se argumentará, con motivo, que todos estos fármacos los seguían recetando los médicos, un número importante de médicos, hasta poco antes de su supresión. ¿Cómo es posible? Los efectos negativos de algunos fármacos son insidiosos, aparecen en pocas personas y tardan en detectarse; en ocasiones ha sido muy difícil adivinar la relación de causa-efecto. Quienes antes se enteran son los médicos.

Pese a tales reflexiones negativas, no puede descartarse la automedicación hecha con sensatez, por razones de orden práctico. Un paciente con molestias recidivantes que sabe que desaparecen con un tratamiento, puede volver a utilizarlo mientras llega la ocasión de consultar. Muchos pacientes psiquiátricos llevan vida normal gracias a la automedicación. El médico se la propone: «en cuanto note usted estos síntomas comience a tomar...». Existen enfermedades, como la depresión, en las que, una vez bien establecida la pauta terapéutica que le conviene, el paciente bien instruido por su médico la adapta a las continuas variaciones de intensidad de su dolencia. Es más sorprendente que algunos esquizofrénicos también sean capaces de este autocontrol: «Doctor, noté otra vez las voces, por si eran alucinaciones tomé la medicina y se me han quitado.»

Nada tiene que ver esta «automedicación sensata», siempre orientada periódicamente por el médico, con la irreflexiva toma de medicaciones. La familia del paciente suele lamentarse en la consulta tras una agravación: «Es que toma las medicinas a su modo, cuando quiere y como quiere.»

Aun los enfoques «sensatos» no están exentos de riesgo, por lo que sólo hay que automedicarse cuando no es posible consultar y por breves períodos. Síntomas parecidos, que el paciente interpreta como un nuevo episodio «de lo mismo», son manifestación de una forma distinta de la enfermedad, en la que el tratamiento anterior está contraindicado. También ocurre que dos tratamientos útiles en la misma enfermedad (que el paciente puede haber usado con éxito en ocasiones anteriores), combinados son tóxicos, así, por ejemplo, con los antidepresivos inhibidores de la monoaminooxidasa y la mayoría de los restantes antidepresivos.

En resumen, la automedicación debe realizarse con mesura, transitoriamente y con supervisión periódica.

Fuente:

El Laurel es un fantastico tónico digestivo

Propiedades

Componentes: Aceites esenciales (cineol y eugenol), ácidos orgánicos, ácidos grasos insaturados (oleico y linoleico), manganeso, calcio, potasio y magnesio.

Acción: Es Carminativo, hepatoprotector, digestivo, expectorante, antiespasmódico, antiinflamatorio (suave), diurético, sudorífico, hipotensor, antiséptico, bactericida, parasiticida, antirreumático.

Usos medicinales

* que se usa como tónico digestivo
* alivia los trastornos en las articulaciones y en la musculatura
* interviene en caso de suspensión del ciclo menstrual.
* la aspiración del humo que emana de sus hojas incineradas alivia los dolores de cabeza, despeja las vías respiratorias y aromatiza el ambiente

Utilización

* Decocción de hojas: 15 gramos por litro de agua.

* Alcohol de laurel:

* Deja macerar durante una semana en un recipiente de cristal con alcohol, unas veinte hojas de laurel. Pasada la semana ya puedes utilizarlo como repelente de insectos.

* Para elaborar la infusión se emplean unas tres o cuatro hojas de laurel por taza. Se hierve el agua y se separa del fuego, se añaden las hojas y se deja reposar unos diez minutos. Las infusiones se pueden tomar antes de las comidas para 
estimular el apetito o después de las mismas, para favorecer la digestión.

Fuente:

Olvido,.. de José Ramón Marcos Sánchez

Te busqué entre recuerdos que murieron de olvido,…intenté recordar el antes de los daños,…el porque de los daños,….y el vacío era todo,…y el ayer no existía,….y el desgarro sentido antaño se perdió en la memoria de ahora,…y el rencor no latía,…ni clamaba consuelo,…simplemente yacía entre causas de entonces,….te busqué entre recuerdos que murieron de olvido,….y al no hallarte entendí que logré perdonarte,….que impedí que el dolor se tornara en costumbre,….que nací nuevamente del vientre de la nada,…y logré que me amaran,…y creí en el amor,…y mi alma lloró la esencia del cariño,….hasta ser alma nueva,…dispuesta a entregarse con ansía a la vida,….dispuesta a sentirse bella legando belleza,….te busque entre recuerdos que murieron de olvido,…que olvidaron vivir,….y así pude olvidarte,….te encontré entre recuerdos que nacieron de olvido,…y al hallarte entendí que logré perdonarte,…ya que “Olvido” es tu nombre,…espero que recuerdes,…. que “Perdón” es el mío,…
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez.
Correo y MSN: turko1969@hotmail.es 
Twitter: @joseramonmarcos

Inteligencia emocional: 10 claves para mejorar


Dan Bobinski experto en capacitación y liderazgo, afirma en un artículo publicado en el Menagement Issues, que la inteligencia emocional se puede aprender. En diversas investigaciones se ha demostrado que la mayor diferencia entre los líderes promedio y los más destacados están en tener mayor nivel de inteligencia emocional.

Conocer, exaltar, aprender, controlar las emociones es importante. Tomar decisiones, trabajar en equipo tener buenas relaciones con el entorno, la pareja, los hijos, la inteligencia emocional nos ayuda a lograr todo esto.

¿Qué es la inteligencia emocional?

Es una capacidad que nos permite percibir, comprender y controlar nuestras emociones y las emociones de los demás.

Las cifras dan la razón a Dan Bobinski, más de 2/3 de la diferencia entre los profesionales promedio y los más destacados está en los niveles de inteligencia emocional y cuando hablamos de líderes que ocupan altos argos la diferencia aún es mayor.

Dan Bobisnki, comenta que aunque hay conceptos complejos y más profundos que se podrían estudiar para comprender mejor lo que es la inteligencia emocional, haydiez claves que pueden ayudar a mejorar la inteligencia emocional.

1- Cuando se piensa en los estilos de personalidad se debe descartar las ideas “bueno” o “malo”. Las personas son simplemente diferentes.
2- La gente identifica diferente con difícil, en realidad lo diferente solo es difícil porque las personas no han aprendido a trabajar de forma efectiva con las diferencias.
3- Al igual que un palo tiene dos extremos, las personas tienen fortalezas y debilidades. Todas las fortalezas tienen una debilidad asociada y todas las debilidades una fortaleza asociada. Cada quien escoge cual extremo del “palo” va a recibir su atención.
4- Todos los estilos de personalidad “suman” a la fortaleza de un equipo. Solo es cuestión de enfocarse, en las fortalezas en lugar de en las debilidades. Quien se enfoca en las fortalezas se hace más fuerte y quien lo hace en las debilidades se hace más débil.
5- Buscar las fortalezas en los diferentes estilos no es algo que se de naturalmente, sino que debe ser logrado por un esfuerzo constante.
6- No se puede ser efectivo si se espera que todo el mundo se encuentre en el propio terreno.
7- No se puede asumir que se conoce lo que para otra persona significa ganar, se puede tener una idea general pero para ser efectivos realmente lo mejor es…preguntar.
8- Al poner los objetivos personales por encima de los demás, de los del equipo, la misión o la visión de la organización, se crean divisiones que debilitan mucho la facultad de maximizar resultados.
9-La efectividad tiene que ver con hacer lo correcto y la eficiencia con hacerlo rápidamente. Cuando se trabaja con personas la efectividad rara vez es eficiente. Los mejores resultados se obtienen generalmente cuando se toma el tiempo necesario para hacer las cosas correctamente a través de distintas relaciones.
10 – Una cosa es comprender estos puntos, y otra bien distinta, es llevarlos a cabo. El camino más largo pueden ser los casi 46 cm que hay entre la cabeza y el corazón.

Fuente: