viernes, 24 de agosto de 2012

El agua de las emociones: usa tu inteligencia emocional

Vivimos en un mundo escéptico porque el ser humano ha perdido la fe en si mismo, pero una nueva era, un nuevo milenio nos acoge para comprender que solo cada uno de nosotros tiene el poder de modificar su propio destino. El cambio es posible, hay que aprender a escuchar nuestras emociones, dejar que el agua de nuestro cuerpo fluya limpia y transparente y no envenenarlas con las creencias irracionales, los perjuicios, los falsos valores que nos llevan a conductas negativas para nosotros mismos. El peor enemigo de cada uno de nosotros somos nosotros mismos, pero por ende, el mayor regalo que la vida nos ha ofrecido es nuestra conciencia, nuestra capacidad de emocionarnos y de adaptar y modificar nuestras actitudes.

A veces creo que estos axiomas solo estamos preparados para comprenderlos cuando tenemos nuestro corazón abierto: he visto a ejecutivos, amas de casa, oficinistas, maestros, funcionarios, desempleados, estudiantes, cambiar su vida. En mis charlas y talleres siempre pongo el ejemplo maravilloso que Saint Exupery relató en la introducción del principito: el hombre adulto ha dejado de ver mas allá de su racionalidad, solo ve la realidad racional, usa el 7% de su inteligencia para calcular algoritmos intelectuales que le hacen tener pegamientos concretos, racionales, empíricos, pero ha dejado de soñar.: solo ve el sombrero y nunca observa que detrás de el hay una boa que se ha zampado a un elefante.

Hemos olvidado a nuestro niño interior, que jamás nos ha abandonado. Nos hemos colocado en la posición de adulto o de padre, obviando los elementos emocionales y kinestesicos que tiene la vida: olores, sabores, temperaturas… dejarse llevar por nuestras emociones, darle un lugar preferente a nuestra inteligencia emocional para que no transmita la importancia de seguir los dictados de nuestras dudas, añoranzas, miedos, bienestar, sonrisas. Hay que reír, o mejor aun, sonreír, mirarnos al espejo con una sonrisa de oreja a oreja, entornar la paz interior asumiendo que somos seres infinitos y que podemos conseguir ser felices si verdaderamente nos lo proponemos.

Muchas veces preferimos caer en el victimismo, que no es lo mismo que ser victima, en el mendigar emociones y un trozo de beso en a gente que nos rodea, porque somos incapaces de besarnos y amarnos: nacemos y morimos solos, en un acto de humildad sin precedentes, el ser humano se funde en un sentimiento universal de llegar e irse en el ciclo de nuestra vida. Es verdad que pueden acompañarnos en el camino, ese será la siembra que hagamos durante nuestro viaje.

Amigo, amiga, no tienes limites, los limites te los impone tu limitante (miedos, el análisis nos lleva a la parálisis). Hay muchas estrategias para conseguir el cambio, para realizar en la vida lo que has venido a hacer, para dejar un legado a los pobladores de la tierra. Pero debemos pagar un precio alto en este viajo hasta nosotros mismos: nuestro pozo, que hemos ido llenando de cosas sin importancias, deben de ser abandonadas para priorizar aquello que merece la pena, gente, lugares situaciones, tenemos tiempo, todavía estamos a tiempo de ser felices con nosotros mismos…

Sigue los dictados de tus emociones, piensa positivamente, porque yo, te aseguro, que las palabras curan: gracias por compartir conmigo.

Dejate inundar, por el agua de las emociones.

GENTE EXCEPCIONAL

La gente excepcional es la que hace de su vida una aventura emocional. El éxito, como he dicho en innumerables ocasiones, es la sinergia de conseguir pequeños objetivos. Muchos autores de coaching, basan la experiencia del éxito en conseguir ascender en el escalafón social y en el prestigio. Yo, difiero; creo que ser excelente es tener una excelente vida emocional.

Debemos creer en nosotros mismos para poder potenciar nuestras cualidades personales. Nuestro mayor secreto debe ser el punto de donde parten nuestras energías. Cada uno las encuentra en diferentes acciones: Emocionarnos con una puesta de sol, con una tarde de lluvia fresca, mirando los ojos de un mundo que crece, amando hasta que nuestro corazón duela, leyendo un libro, tomando un café con los amigos. Busca tu posición de recargar las baterías emocionales, y hazlo todos los días. Al igual que un coche, que un mando a distancia, que tu ipod, que tu teléfono móvil, tú, ser especial, para funcionar en este mundo debes de recargar las energías a diario.

Y regálala, si te sobra, dónala, compártela, porque cuando ofrecemos parte de nuestras emociones a los demás estamos polinizando emocionalmente el mundo. Mis emociones las traspaso, la tuya la cedes, la de tu amigo, la dona, creamos un bucle emocional en la que todos aprendemos de todos, recargamos el universo todos los días.

La vida, Si te das cuenta, la vivimos como un interruptor, la encendemos cuando despertamos y la apagamos cuando dormimos. Esto tampoco es correcto. No creo en los autores que dicen que la mitad de la vida la perdemos durmiendo. Porque cuando dormimos, soñamos, y nutrimos nuestra vida de esos sueños. Esa gente excepcional de la que hablo hoy, lleva sus sueños a la realidad, ¿y sabéis por que? Porque no piensan continuamente en el éxito, lo único que saben es que no tienen miedo al fracaso; porque se entrenan en la convicción de que no somos mejores que los demás, sino especiales, cada uno, es absolutamente original.

Y es bueno rodearse de seres excepcionales, seres a los que admirar, con una vida rica y llena de matices emocionales.

De eso trata este texto. De gente excepcional. Se puede conseguir, lo puedes conseguir, lo has conseguido. Cree en ti mismo y los demás creerán en ti, no tengas miedo al fracaso y recarga las pilas todos los días soñando. Porque tú eres el ser más excepcional del que puedes nutrirte.

El poder de las emociones

A lo largo de mi vida he aprendido a valorar lo imprescindible de lo accesorio, el envoltorio del contenido: desde pequeño he pensado que construir nubes era mejor que destruir postales, coleccionar imágenes de la vida más gratificante que lamentar recuerdos lamentables. He aprendido durante estos años, que el ser humano tiene una capacidad especial para regocijarse en sus miserias, pero que incluso desde el abatimiento, desde el desconsuelo, nacen las emociones.

Somos capaces de crear el más bello poema de amor desde el desamor, los versos más tristes esta noche desde las lágrimas de la desesperación. La locura proporciona imágenes y texturas en cuadros que son un placer para nuestros ojos, y la imaginería es capaz de representar el momento del sufrimiento, de la muerte, de la expiración dotando a un trozo de madera de la belleza imposible de unos ojos de mujer que lloran el desconsuelo de ver a su hijo crucificado: es el poder de las emociones.

Llevamos siglos alimentando el arte a través del sufrimiento. ¿Sabéis por qué?. Porque cuando sufrimos somos débiles, y en la debilidad hay un acto emocionante de ternura que somos capaces de transformar en arte.

Pero también, al mismo tiempo que sufrimos, somos capaces de gozar, de disfrutar, de reír, de llorar de alegría, y aquí viene el primer axioma: todos somos capaces de sufrir, pero muy pocos tienen la capacidad de gozar, de ser feliz… .¿Por qué?

Nacemos con la capacidad de dar y recibir amor. El amor puede transformar nuestro mundo. Amar, amar en tiempos del cólera, amar en momentos difíciles, amar cuando no somos capaces de levantarnos por la mañana, cuando nos pesa el mundo a nuestros pies. Amar. Amar oliendo el café el sábado por la mañana, amar desde la soledad de nuestra cama, cuando no hay nadie a quien abrazar al otro lado de las sábanas, amar desde la explosión de colores con los matices que nos da la vida, amar desde mi paseo en bici, amar desde la locura de mis sentimientos, cuando tenemos mariposas en el estómago porque hay alguien que puede llegar a ser especial, amar cuando un amigo nos da su mano, cuando alguien espontáneamente nos da un abrazo. Amar sin rendirnos a las condiciones.

Piensa en el siguiente axioma: el amor transforma la debilidad del ser humano en una fuerza mágica. Mira a los ojos de tu vecina que todos los días ves y nunca miras, regálale ese pequeño abrazo que siempre quisiste dar a un desconocido, transfórmalo en veraz, que te salga de dentro hacia fuera, quiérete, ámate, date el gusto de quererte a ti mismo, mírate al espejo y reconoce un montón de kilos de emociones capaces de transformar tu mundo, gózate, disfruta de cada pequeño momento que compartas contigo mismo, porque si te amas, si te das la oportunidad de transformar tus debilidades en oportunidades, el mundo podrá disfrutar de ti, y de eso se trata, de pasar por este ciclo de vida dejando una huella emocional, una impronta en los corazones de los demás.

El secreto de tu felicidad

Hoy puede ser un día importante para ti. Trata tus días como si fueran los últimos de tu vida. Vive intensamente cada minuto que respiras, cada segundo que tus ojos ven la ciudad. Mira hacia arriba, cuando camines, no mires al asfalto: descubrirás otra ciudad, otros matices. No dejes para mañana hacer esa llamada pendiente que tienes desde hace meses para decirle a alguien: cuenta conmigo. A veces, puede ser demasiado tarde para decir un te quiero y nunca es tarde para decir lo siento. A qué esperas para mirarte al espejo y llenarte de orgullo porque eres tu pequeño proyecto personal. Quiérete tanto que seas capaz de dar el amor que te sobra dosificado en besos.

Párate un segundo y cierra los ojos: vuelve a soñar. No existe un mundo sin sueños, sin aspiraciones, sin deseos. Eres especial, porque eres único, genética y sentimentalmente inimitable. Busca tus momentos de soledad porque son el tiempo que te pertenece. El resto, dedícate a vivir rodeado de personas que te aporten energía positiva. Conoce gente, lugares, vive historias que te apasionen, lo único que nos mueve es la pasión: la pasión nace desde el cerebro y viaja al corazón combinando nuestras más sutiles emociones.

Y al final de una jornada, cuando te acuestes, cuando hagas balance de tu día, sonríe porque podrás decir:

“Confieso que hoy he vivido”.

Cuenta regresiva por Merlina Meiler

Hay algo que quieres lograr desde hace tiempo: una pareja, conseguir trabajo, modificar cierta conducta que consideras que ya es hora de que dejes atrás… ¡Hoy es el día para comenzar a transitar el camino que te llevará a que tu deseo se convierta en realidad!

Te propongo esta técnica que da excelentes resultados (la he aplicado muchas veces). Son sólo tres pasos simples:

Primero, Ten bien en claro tu objetivo. Exprésalo de manera positiva y específica. Decir “quiero ser feliz” es demasiado amplio. Por ejemplo, quiero encontrar una pareja.

Luego, imagínate con el objetivo alcanzado. ¿Lo que anhelas es posible? ¿Eres feliz? ¿Es lo que realmente deseas? Si la imagen que obtienes es placentera, disfrútala unos minutos antes de ir al siguiente paso. Si notas alguna incomodidad, pues es el momento de replantearte si realmente quieres alcanzar ese objetivo o si es lo adecuado para ti (por ejemplo, tal vez quieres estar en pareja con “tal” persona, pero ya tiene compromiso y que lo rompa por ti no te hará plenamente feliz, o es alguien que por su forma de ser no podrá brindarte toda la dicha que mereces).

Entonces, si al imaginarte con el objetivo cumplido te sientes a gusto, con tranquilidad y armonía, ha llegado el momento de que comiences a despedirte del estado en que estás, sin esto que anhelas en tu vida.

Por ejemplo, si buscas pareja, empieza a decirle adiós a tu soltería, a tener todo el tiempo que quieres para ti y para tus amistades, a pensar en ti solamente. Si estás buscando un empleo, disfruta los momentos libres que aún te quedan, organiza tus cosas diarias y comienza a prepararte internamente para el momento en que la mayor parte de tu día se desenvuelva en tu nuevo lugar de trabajo.

Se trata de empezar a cerrar este ciclo voluntariamente, de despedirnos de lo que estamos por dejar atrás y de enfocar nuestras energías hacia nuestra meta, que cada día será más visible y estará más cerca.

¿Me acompañas?

Fuente:

Epstein Barr: fatiga crónica

El virus de Epstein Barr que causa la mononucleosis o fiebre glandular es generalmente corto vivió, causando síntomas hace sólo un par de semanas. Sin embargo, en algunas personas el virus es recurrente, semanas, meses o incluso años de duración para causar el síndrome de fatiga crónica o CFS.

Los médicos le dirá que tienes Epstein Barr fatiga crónica cuando han tenido el virus seguido por fatiga inexplicable recurrente durante seis meses o más, además de cuatro o más de los siguientes síntomas:
  • dolor de garganta
  • hinchada ganglios linfáticos
  • dolores musculares o dolor
  • dolores de cabeza
  • sueño de mala calidad
  • mala memoria o concentración
  • malestar al hacer ejercicio dura más de 24 horas.
También puede haber otros síntomas como infecciones frecuentes, náuseas, estreñimiento, hinchazón, heces blandas, latidos cardíacos rápidos, hormigueo sensaciones, hechizos mareados, dificultad para respirar, cambios de humor, depresión y ansiedad.

Los síntomas de fatiga crónica de Epstein Barr pueden fluctuar día a día y semana a semana. Períodos de sentir bien a menudo seguidas por una recaída, como gente intenta reanudar las actividades normales o ejercicio. En algunos casos la condición puede ser tan severa que los pacientes se convierten en cama. Ha habido varias muertes, principalmente de causas metabólicas y cardíacas, así como de suicidios.

Si crees que tienes Epstein Barr fatiga crónica, es importante tener un cuidado chequeo médico para confirmar el diagnóstico. Es esencial para excluir otras condiciones como la autoinmunidad, bajo reservas de hierro, en virtud de la tiroides activa, otras infecciones virales, bacterianas o fúngicas, trastornos gastrointestinales, baja presión arterial etc. que puede imitar CFS.

Si se diagnostica el CFS, un médico que ofrece apoyo y esperanza para una recuperación es vital. También se necesita la comprensión y la ayuda de su familia, amigos y lugar de trabajo.

El tratamiento de Epstein Barr fatiga crónica es encaminada a estimular el sistema inmunológico con nutrientes, hierbas, dieta saludable, insistir en administración, ajustes de estilo de vida, graduada de ejercicio, restauración de patrones de sueño normal y estrategias para superar la frustración, la depresión y el aislamiento social que esta enfermedad tan comúnmente causa.
Elizabeth Noble es un naturópata calificado que ha tratado a miles de enfermos de Epstein Barr y fatiga crónica. Ella también ha superado Epstein Barr fatiga crónica a sí misma con el uso de terapias naturales.

Si sufre de fatiga crónica de Epstein Barr y desea obtener más información sobre cómo aliviar la fatiga, dolor de garganta, inflamación de los ganglios y músculos doloridos, a continuación, visite:
http://www.www-EpsteinBarrVirus.com