sábado, 18 de agosto de 2012

Pequeños rincones para encontrar la felicidad


Sentarte en el sofá con un edredón por encima dejando que las horas pasen sin mirar el reloj, dar un paseo en bici por la ciudad de tus sueños pensando en la luz tan maravillosa que hay por las tardes en el barrio judío, jugar a las películas saboreando una copa de amistad al lado de tus seres queridos, disfrutar de un buen libro descubriendo historias indomables desde tu fantasía, crear los personajes de tus mundos proyectándolos en una hoja en blanco, amar con los cinco sentidos clavando tus deseos en un océano de placer, sentir desde tu corazón como las grietas y las heridas se van cicatrizando porque ahora hay paz donde hubo guerra, amarte sin contrapartidas para poder amar a los demás…

Quien dijo que no existe la felicidad,

Impúlsate desde tus miedos
Lánzate desde tus dudas
Acepta la derrota de las expectativas
Quiérete con las heridas, con los tumores emocionales,

Porque un día te levantaras admitiendo que todo esta bien
Que ya te has perdonado
Que ya no hay más dolor…

Y que a partir de esta mañana solo puedes irremediablemente ser feliz

Es el reto de los soñadores


Coge tu mochila


Coge tu mochila vieja, la que tienes desde tu infancia guardada en el baúl de la añoranza….Vacíala de falsas expectativas, de antiguos rencores enquistados en tu retina emocional…Y llénala con poemas rescatados, canciones de cantautor, recuerdos a olores del puchero de la abuela, sabores a dulces labios….

No cargues con tu pasado…Recárgate con tu ser presente. La mayor energía nace de nuestra fuerza interior.

Me celebro…


Me celebro porque soy potente, poderoso, invencible. Soy generoso, besucón, me encanta los abrazos. Soy vitalista, risueño, soñador, bohemio, lector empedernido.

Me celebro porque soy reflexivo, humanista, amigo de las olas. Soy payaso, desatado, loco y embriagador de aromas. Soy contador de cuentos, tierno, afable, sociable y solitario.

Me celebro porque soy seductor…Uso mis labios para llegar al alma. Soy amante de mis escritos, amigos de los personajes de mis cuentos. Soy viajero, buscador de lugares mágicos. Soy cafetero, aromático, mi piel huele a granos recién molidos.

Me celebro porque soy pacifico, paciente, sincero. Soy espiritual, creo en el poder del universo, en la sinergia de las emociones. Soy producto de mi propio ser.

Celébrate, búscate, encuéntrate, deja que tus limitantes salgan de tu cuerpo, mírate al espejo y dije sonriendo: todo esta bien, todo esta en calma, porque se quien soy.

Por eso me celebro…

TRATAMIENTO DE MERECIMIENTO


Me merezco todo lo bueno.
No algo, no un poquito, sino todo lo bueno.

Ahora dejo atrás todos los pensamientos negativos y restrictivos.
Me libero y me olvido de todas las limitaciones de mis padres.
Los amo y voy más allá de ellos.
Yo no soy sus opiniones negativas ni sus creencias limitadoras.

No me ata ningún miedo ni prejuicio de la sociedad en que vivo.
Ya no me identifico con ningún tipo de limitación.

En mi mente, tengo libertad absoluta.

Ahora entro a un nuevo espacio en la conciencia,
en donde me veo de forma diferente.

Estoy CREANDO nuevos pensamientos acerca de mi ser y de mi vida.
Mi nueva forma de pensar se convierte en nuevas experiencias.

Ahora sé y afirmo que formo una unidad con el Próspero Poder del Universo. Y por lo tanto, recibo multitud de bienes.

La totalidad de las posibilidades está ante mí.

Merezco la vida, una buena vida.
Merezco el amor, abundante amor.
Merezco la salud.
Merezco vivir cómodamente y prosperar.
Merezco la alegría y la felicidad.
Merezco la libertad,
la libertad de ser todo lo que puedo ser.
Merezco mucho más que todo eso; merezco todo lo bueno.

El Universo está más que dispuesto a manifestar mis nuevas creencias.
Y yo acepto la abundancia de esta vida con alegría, placer y gratitud.
Porque me lo merezco, la acepto y sé que es verdad.
Amén.

Fuente: Reflexiones y algo más.

Quererte sin complejo: Coaching emocional para tiempos de búsqueda

"Te quiero, te he querido y te querré”…cuanta veces he escuchado esto a lo largo de mi vida….”es que no puedo vivir sin él /ella…es que es mi vida”…..” Ya no soy nadie, se ha ido, me ha dejado”…..”qué hago ahora”…..”Lo era todo para mí”. .En mi consulta como coach, en mis clases, en la universidad…siempre terminamos hablando de….Dependencia emocional.

Me apetece compartir con vosotros lo que pienso al respecto:

El ser humano es emocional desde el momento de su nacimiento. Durante nueve meses vivimos en un estado de felicidad completa en el vientre de nuestra madre: nos alimentan, miman, nos dan calor, nutren, aportan sales y nuestros tejidos, músculos, órganos, van creciendo…Un día, cuando nuestro cuerpo está completado, alguien que no somos nosotros decide que debemos salir de ese estado de nirvana….Unas sutiles manos nos sacan de la bolsa amniótica y nos llevan a la luz…¿Qué es lo primero que hacemos? Llorar, expresar una emoción. Esa primera emoción nos lleva a la vida y salva de la muerte, porque el llanto oxigena los pulmones dejando de respirar por el cordón umbilical, y además esa emoción segrega una hormona llamada catecolamina, a la que bautizamos como la sustancia del enfado…Miedo a lo desconocido. Lo segundo que aprendemos en la vida es que necesitamos a los demás para sobrevivir: necesitamos a mamá para que nos de el pecho, necesitamos que nos vistan, que nos protejan, que nos acaricien…Y con el llanto controlamos nuestras emociones. Nuestra segunda lección es que dependemos para subsistir. Y todo esto ocurre en un minuto y miedo desde que llegamos a la vida….Me pregunto…Si el ser humano evoluciona psicológicamente hacia la madurez…Porqué seguimos toda la vida aferrados al miedo y a la dependencia….será el vestigio de nuestro niño interior.

Podemos cambiar este camino, cambio de rumbo, sólo debemos encontrar el equilibrio interno para queremos lo suficiente como para protegernos. Tú eres tu guía interna, tu fiel guardián, tu amigo mas valorado. Tu has vencido numerosas batallas, enfermedades, carencias, duelos, adversidades y has salido victorioso/a…¿Porqué ahora no haces lo mismo con tu felicidad?.

No renuncies a quererte, a valorarte, a madurar en soledad…Miedo a encontrarte contigo mismo….como cuando eras un bebé…Muchos clientes que llegan a mi consulta vienen en pañales, con el chupe y el sonajero, (es una metáfora)…Han dejado de creer en ellos, en valorarse desde lo que son, no lo que tienen.. Muchos han renunciado a ser ellos mismos, nunca se ha tomado un café solo o han ido solo al cine, a dar un paseo en compañía de sus pensamientos. La soledad bien avenida, la ausencia de los demás por el reencuentro contigo mismo: Nacemos y morimos solos, en un acto de humildad sin precedentes….El amor con apego puede convertirse en dependencia.

Cuando en una relación de pareja o amistad entregamos y damos generosamente todo nuestra energía, estamos regalando TODO nuestro ser… A veces nos quedamos vacíos…. y nos ponemos a mendigar el amor….”Quiéreme un poquito”…”Oiga por favor…me da su cariño”…”Ains…estoy solito, compadécete de mí”….Y nos vamos a mendigar a la puerta de nuestra alcoba, a las charlas entre compañeros de trabajo a ver si alguno me da su afecto, a las tertulias de amigos donde seguro que alguien se acerca a mí, si no, ya me encargaré yo de hacerlo, a una discoteca….Da igual. Buscamos que nos surtan de energía porque la nuestra la hemos entregado,…Llegamos a ser tan ilusos que creemos que somos un apéndice de la otra persona, que no somos nadie sin ella…. ¿En qué momento te abandonaste, dejaste de ser tu para ser la otra persona a imagen de él/ella?

No culpabilices…Responsabilízate de tus acciones….Nadie te obligó a entregar con tanto altruismo tu vida….Lo bueno…que es muy fácil recuperarla…Crea tu proyecto personal, recupera poco a poco tu energía…Sólo con que te pares cinco minutos de tu vida al día a pensar en lo que eres…El progreso es mágico…Vas volviendo a recuperar tu energía, a encontrar de nuevo tu sendero…Sin ataduras, sin dependencias….El amor es un proyecto en el que personas establecen vínculos afectivos…Pero no defectivos…Amar no es un cheque en blanco….Amar no es la antesala de dejar de “ser yo”….Quiérete tanto que siempre guardes para ti un trozo del pastel…guarda calorías emociónales para momentos de carestía.

Y si en este camino, en el encuentro con tu sendero hay cambio de rumbo, cruza tu camino de baldosas amarillas con los zapatos limpios, con el alma abierta a lo que te depare tu vida. Desde tu “aquí y ahora” podrás escalar montañas, cruzar océanos, ver puestas de sol en cualquier remoto lugar..Acompáñate, merece la pena el viaje de tu razón a tu emoción…Abre los ojos a tu corazón …

¿Aceptas el reto de la autodepencia emocional?

Entrada siguiente

Perdido en el sendero, no encontraba la salida, lloraba desesperado porque el miedo se había apoderado de su corazón, es miedo que inhabilita el resto de las emociones. Pensó en los momentos de su vida en que al igual que hoy, andaba perdido y sin rumbo, tantas veces pasando por momentos decisivos. De repente, la esperanza llegó desde el corazón a su cabeza, desde el cerebro a sus ojos, y como por arte de magia, el sendero se despejó y vio el camino de baldosas, el huerto, el olor a primavera fresca.

Solo era cuestión de actitud: si bloqueas al miedo, convences a la esperanza.

Tu,.. yo,.. nosotros,.. de José Ramón Marcos Sánchez

Es la idea de pensar que en algún momento llegara el momento sólo de recordarte…. de recordarme,… de no superar la carencia del cayado que me sostiene,… que te sostiene,… de separar lo unido que no se ve,… eso que hace que no exista el tu,… el yo,… sólo el nosotros,… de suponer que lo inevitable de la ausencia hará evitable la estancia,… dolorosa,… amarga,… eterna,.. la agonía del placer no es más que la certeza perecedera del estar, del no estar,.. es el hecho de sentirme lleno,.. ufano,.. feliz,.. el que me hace desgraciado,..que absurdo que el presente una vez dicho deje de ser presente,..ahora,.. es pasado es recuerdo,.. no regresa,.. van continuamente muriendo trances y continuamente naciendo otros,.. implacables,.. sin respeto,.. sin pudor,..quiero esconderme dentro de ti para no perderme,… como si nunca hubiese existido,.. para no despertarte,.. para que no me despiertes,… ser esclavo voluntario de tu compañía,....con la única presencia del principio,… del durante..del final,..quiero conciliar el enfrentamiento que me provoca perder,…y quiero perder la idea de pensar,.. que en algún momento,…. llegara el momento,.. Solo de recordarte,..de recordarme,…. no quiero sobrevivirte,….no puedo,…no sé,…
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez.
E-MAIL y MSN:joseramonmarcos@live.com 
Twitter: @joseramonmarcos