lunes, 13 de agosto de 2012

Atrapados

La tierra de tu memoria disuelve el olor a dolor que tenemos impregnado…

Atrapados, a veces estamos atrapados por nuestros más profundos sentimientos. Confundimos el sentir con el padecer, el recordar, con la añoranza sentida. ¿Recuerdas una escena de tu infancia que no eres capaz de finalizar? ¿recuerdas algún momento de tu vida y sientes en el estómago un leve dolor? Atrapado.

Nos encontramos atrapados en una maraña de redes sensoriales, cinestésicas, auditivas….recordamos el olor de un momento amargo, el latir incesante de una etapa quemada, nos suben los colores cuando volvemos a sentir el beso inocuo del aprendiz de mago.

A veces no renunciamos al dolor, nos recreamos en los microsentimientos que alimentan nuestro ego. En innumerables circunstancias padecemos nuestra propia responsabilidad: la de no soltar lo que nos causa daño. El ser humano es capaz de alcanzar las estrellas de formular complejas ecuaciones para intentar resolver el enigma del caos, compite en el escalón biológico con miles de millones de seres vivos fundamentando su primacía en el uso de la razón…Y es incapaz de desprenderse de los sentimientos negativos usando la conciencia de su poder.

No quiero frivolizar con un estado emocional del que doy fe por experiencias propias que entraña dificultades añadidas como la toma de conciencia, los sentimientos asociados, las deudas emocionales no resueltas, el flujo del dolor. Si, lo se. Yo he vivido el dolor, el duelo, el victimismo, el anhelo, la añoranza y todas las sintomatologías relacionadas con lo que denomino el efecto red: sentirse atrapado en un bucle de emociones no digeridas.

En el año 2000 sufrí un terrible accidente de coche que me mantuvo postrado en la cama y posteriormente en silla de ruedas durante más de un año. Fui victima de un accidente de coche pero no victimista de mis circunstancias. No le dediqué más de un minuto a lamentarme por lo sucedido. Mi responsabilidad es la de superar con fuerza y energía todo lo queme sucede. Di gracias a la vida por mantenerme vivo, di gracias a la carretera por no estar en malas condiciones, di gracias a los chicos anónimos que me sacaron del coche y calentaron mi hipotermia, di gracias a todos y cada una de los enfermeros, médicos, fisioterapeutas, terapeutas, amigos, familiares, vecinos que me facilitaron el camino para la victoria. Cada vez que me llegaban los pensamientos negativos, me anclaba visualizándome en Sanlúcar de Barrameda, Cádiz, corriendo por la playa. No le daba poder a mis límites, porque no existen los límites…Podemos viajar con nuestras emociones al fin del mundo.

Durante ese año aprendí que mis manos eran fieles compañeras de viaje, que mi olfato sentía una unión mágica con mis ojos. Durante ese año, descubrí que mis piernas se conectaban neuronalmente con mí todo mi ser, que el entrenamiento (perdí 35 kilos de peso y gané exponencialmente masa muscular) era vital para acceder a mis metas. Aunque lo más importante, lo que recuerdo como el comienzo inexorable de mi reprogramación positiva fue el soltar….dejar que se fueran diluyendo por el desagüe de mi memoria selectiva los malos recuerdos, las creencias irracionales, la autoexigencia, el apego al tener….

Hoy hace diez años de todo aquello y por eso lo cuento: Que no te atrapen los deseos.

Convierte cada deseo en una acción. Es el mejor camino para llegar a tus sueños.

Arroz Integral con Algas

La receta de arroz integral con algas es ideal para aquellas personas que quieren perder peso o depurar un poco su organismo pero sin pasar hambre.


Ingredientes para el arroz integral con algas
  • 1 taza de arroz integral.
  • 1 cebolla.
  • 3 cucharadas soperas de alga wakame.
  • 2 tazas de agua.
Elaboración del arroz integral con algas
  • Remojamos durante 10 minutos el alga wakame en medio vaso de agua.
  • Una vez colada, la rehogamos junto a la cebolla finamente picada a fuego suave.
  • Lavamos el arroz integral y lo añadimos, moviéndolo a menudo para que se tueste el arroz sin pegarse la cebolla.
  • A parte calentamos el agua y las añadimos al arroz integral dejando que hierva durante cinco minutos.
  • Pasado este tiempo bajamos el fuego al mínimo y tapamos la cazuela sin remover hasta que el arroz integral se haya absorbido toda el agua.
Nuestro consejo

Al servir, podemos espolvorear el arroz integral con Gomashio (sésamo tostado y triturado con una pizca de sal marina)
Información adicional

Al usar en nuestra dieta arroz integral estamos optando por ofrecer a nuestro cuerpo una alimentación más sana y completa, pues el arroz integral es un alimento mucho más completo que el arroz blanco.

Luisa Martín

Sales de baño relajantes

Las sales de baño relajantes son un buen aliado para finalizar un día de trabajo haciéndole un buen regalo a nuestro cuerpo así que hay que probarlas.


Sales de baño relajantes
Una o dos veces por semana es muy buena idea tomar un baño como colofón a una dura jornada laboral.

Las sales de baño relajantes nos ayudarán a disfrutar mucho más de ese momento de paz y tranquilidad y nos ayudarán a relajarnos, además dependiendo de las sales de baño relajantes que usemos también podemos usar este baño como terapia para tratar alguna dolencia que nos esté molestando.

Preparemos nuestras propias sales de baño relajantes

En los comercios podemos encontrar todo tipo de sales de baño relajantes pero, como siempre, te ofrecemos la alternativa de prepararlas tú misma, seguro que ahorras un poco de dinero y el resultado que obtendrás no va a defraudarte.

Ingredientes
  • Sal marina gorda.
  • Bicarbonato sódico.
  • Colorante de uso cosmético.
  • Esencias para jabón.
  • Aceites esenciales.
Preparación
  • Poner la sal y el bicarbonato en un recipiente.
  • Añadir el colorante en la cantidad necesaria para conseguir el tono que deseemos.
  • Añadir las esencias de jabón y por último el aceite esencial.
Las sales de baño relajantes no deben empaparse con el aceite esencial pues deben estar secas cuando las envasemos.

Aceites esenciales para las sales de baño

Los aceites esenciales que añadamos a nuestras sales de baño relajantes nos pueden ayudar a cuidar nuestro cuerpo y nuestra mente.

Algunos de los aceites que podemos usar
  • Eucalipto: muy aconsejable en casos de resfriados.
  • Incienso: muy relajante, ideal si se tienen problemas para conciliar el sueño.
  • Lavanda: un buen regenerador celular.
  • Sándalo: muy bueno para el cuidado de la piel.
Estos son solo alguno ejemplos de aceites esenciales que podemos añadir a nuestras sales de baño relajantes y los beneficios que nos aportarán, pero existen muchos más aceites esenciales que podemos combinar para aprovecharnos de todos sus beneficios.

Elia Arcas

Alimentos sin lactosa

Los alimentos sin lactosa, lácteos, empiezan a ponerse de moda ya que mucha gente ha descubierto que tiene una gran intolerancia a este nutriente.


¿Qué es la lactosa?
La lactosa es un azúcar (disacárido) que se encuentra en la leche humana, de vaca, de cabra, oveja y otros productos lácteos. Sin embargo, no todos estos productos contiene la misma cantidad de lactosa.

¿Qué es la intolerancia a la lactosa?
El proceso de digestión de los alimentos comienza en el tubo digestivo, donde la acción de determinadas sustancias, llamadas enzimas, descompone los alimentos en moléculas más sencillas para su absorción y asimilación.

La lactosa, como hemos comentado anteriormente, es un disacárido que se encuentra en la leche. Para ser digerido es necesario que se descomponga, a su vez, en dos monosacáridos (galactosa y glucosa), que posteriormente serán absorbidas a nivel intestinal. Para que se produzca esta transformación es necesaria la acción de la enzima específica llamada lactasa.

Las personas que tienen déficit o ausencia de lactasa tienen dificultades en la digestión de la leche y de todos aquellos productos que contienen lactosa, manifestando síntomas relacionados con la digestión: náuseas, distensión del abdomen, flatulencia, diarrea y en el peor de los casos desnutrición y crecimiento lento en niños.

La intolerancia a la lactosa NO es una afección grave y la mayoría de las veces se puede corregir con algunos cambios en la pauta alimenticia o sea tomando alimentos sin lactosa.

¿Cuándo aparece la intolerancia a la lactosa?
El intestino de los humanos produce lactasa durante los primeros años de vida permitiendo la digestión de la leche materna.

No existe una edad concreta en la que se deja de producir esta enzima. Hay bebés que nacen con carencia de lactasa, otras veces comienza a disminuir a partir de los 3-5 años, otras personas lo acusan durante la edad adulta, siendo muy frecuente en personas de origen asiático, africano y norte americano y menos frecuente en el norte de Europa.

¿Se debe evitar el consumo de leche?
De todo lo anterior se podría concluir que sencillamente eliminando todos aquellos alimentos que contiene lactosa de la dieta se eliminarían todos los problemas derivados de la intolerancia a la lactosa.

En primer lugar es muy importante entender el valor nutricional de la leche como elemento fundamental en la dieta:
  • Cada ración de leche contiene una alta cantidad de nutrientes en comparación con otros alimentos
  • La leche asegura una gran biodisponibilidad de proteínas de alto valor biológico, es decir, aquellas que contienen aminoácidos esenciales
  • Proporciona un gran aporte de riboflavina, vitamina C, vitamina B12 y vitamina D
  • Contiene minerales fundamentales como el zinc, fósforo y sobre todo calcio.
  • La leche es por otro lado un alimento de gran aceptación entre la población, fundamentalmente infantil y mayor.
La eliminación indiscriminada de un alimento tan completo, nutricionalmente hablando, puede provocar la privación de los beneficios que se obtienen con su consumo, sobre todo en determinados momentos de la vida en la que los requerimientos nutricionales pueden verse comprometidos como en la niñez y el envejecimiento.

¿Cómo evitar los síntomas de la intolerancia a la lactosa?
En aquellas personas que manifiestan déficit de lactasa o intolerancia a la lactosa podemos reducir el consumo de leche y derivados, si bien en la mayoría de los casos no sería necesario eliminar por completo y de ser necesario, habría que complementar los requerimientos proteicos, calcio y vitaminas con otros alimentos en las proporciones adecuadas.

Se debe reducir el consumo de leche entera, semidesnatada y desnatada, todos aquellos postres o productos elaborados con leche, quesos frescos, nata, etc. Se aconseja la utilización de productos lácteos sin lactosa, leche de soja, de arroz, leche fermentada como el yogur o quesos curados por su menor contenido en lactosa.

No obstante, en personas con déficit de lactasa, generalmente el consumo de estos alimentos en pequeñas cantidades e ingeridos acompañados de otros alimentos, reduce o elimina las molestias derivadas de su consumo.

Es aconsejable el consumo de frutas y verduras tanto frescas como congeladas, zumos no envasados, cereales, legumbres, hortalizas, huevos, las carnes y los pescados, aceites, hierbas, infusiones y en general todos los productos naturales que no son elaborados y que por supuesto no pertenecen al grupo de los lácteos no contienen lactosa.

En todos los casos le recomendamos consultar con su médico, terapeuta u otro profesional de la salud competente. La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa.

Marina Pino Escudero

Siempre juntos de Maytte Sepúlveda

Cuando nos enamoramos, vivimos momentos llenos de emoción, ilusión, entrega y pasión. Nos sentimos como niños, dispuestos a dar y a entregar lo mejor de cada uno de nosotros. Pero a pesar de lo maravilloso que significa vivir la etapa mágica del enamoramiento, para que éste se mantenga en el tiempo y la relación florezca de forma positiva, queda todavía un largo camino por recorrer.

Podemos encontrar en una relación, compañía, cariño, apoyo, interés, amistad, confianza, protección, comprensión... en fin, una serie de valores indispensables para complementar nuestro bienestar emocional. Pero en ningún momento deberíamos esperar que la otra persona se convierta en el sentido absoluto de nuestra vida, en el responsable de nuestra felicidad, en la respuesta a todas nuestras inquietudes, en la solución a nuestros problemas, en el responsable de todo lo que nos pasa o en el proveedor de todo lo que nos hace falta materialmente, porque si es así, sufriremos la frustración de ver negadas nuestras expectativas.


Todo lo positivo que encontremos en nuestra pareja al comienzo de la relación, debería ser suficiente para iniciar y mantener una convivencia sana, grata, que con el tiempo y debido a las transformaciones personales que ocurran en cada uno de nosotros, vaya aumentando el bienestar y la satisfacción de los dos.

Es importante comprender que para experimentar un mayor bienestar, tenemos que asumir la responsabilidad de trabajar en nosotros mismos para cambiar algunas de las programaciones negativas que nos sabotean esa posibilidad. Con el apoyo, el interés y la compañía de nuestra pareja podremos sanar las heridas del pasado, bajar el nivel de expectativa y disfrutar aún más de cada momento positivo y agradable que compartimos.

Mantener el amor entre los dos, implica el cuidado diario de la relación. Aprendamos a mantener a raya el estrés para que no trastorne nuestra manera de ser, evitemos traer los problemas del trabajo a la relación todo el tiempo, dejemos de hablar constantemente sobre los que nos preocupa o inquieta con respecto al futuro. Mantener una cierta higiene emocional, nos ayudará a proteger la relación de todas las situaciones inesperadas y cambiantes que puedan afectar nuestra vida.


Para que una relación de pareja funcione, existe una serie de elementos que tenemos que tomar en cuenta

Respetate a ti mismo. Recuerda que nosotros le enseñamos a los demás cómo es que van a tratarnos. El amor nos exige entregarnos, pero sin perder de vista nuestros propios deseos y necesidades. En la medida en que te valores y respetes más, tu pareja aprenderá a respetarte y a valorarte.

No renuncies a tus sueños personales. No puedes abandonar tus sueños. Muchas veces las personas abandonan sus suenos personales pensando que al ayudar a su pareja a cumplir los suyos se sentirán igualmente llenos. Es momento de recordar que cada uno de nosotros debe buscar y alcanzar el éxito a través del cumplimiento de sus propias metas aun cuando éstas sean compartidas con la pareja.

No permitan que los padres de ambos intervengan en la relación. La lealtad hacia la pareja debería ser más importante que cualquier compromiso familiar. En algunos casos, los comentarios y la presencia constante de los padres termina afectando negativamente la relación. Establecer límites firmes y amplios les permitirá construir una vida juntos tomando en cuenta los intereses y las necesidades de ambos.

Recuerda que tu pareja no ve las cosas como tú. La mayoría de los desacuerdos que experimentamos en la convivencia obedecen a la necesidad que tenemos de cambiar el comportamiento de la otra persona. Esperamos que piense, actúe y analice las situaciones igual a como lo haríamos nosotros. Reconocer y aceptar nuestros diferentes puntos de vista, nos ayudará a ganar una visión más amplia de cada situación.

Podemos establecer acuerdos. Querer convencer a nuestra pareja para que siempre nos dé la razón, puede llevarnos a una crisis y a la separación. No podemos sentarnos en la mesa esperando que el otro haga lo que nosotros queremos, llegar a un acuerdo significa tomar en cuenta el planteamientos de cada uno y luego construir una tercera alternativa tomando en cuenta la necesidad de los dos.

Hablar siempre de nosotros. El bienestar de una relación de pareja siempre depende del trabajo y la atención de los dos. Cuando comenzamos a ver la relación unilateralmente hacemos juicios y críticas constantemente. Además nos vamos volviendo apáticos, irritables, dramáticos o indiferentes, con el riesgo de apagar la llama del amor. Mantener siempre la actitud de incluir, tomar en cuenta o considerar a nuestra pareja, nos hará sentir queridos e importantes.

¡Suelta el pasado, deja de preocuparte por el futuro, vive el presente, la vida es maravillosa y todo va a estar bien!

Fuente:

Amor eterno,... de José Ramón Marcos Sánchez

Bésame que tengo miedo que no vuelvas a besarme,… dime que me has perdonado,… y que el perdón será olvido,… que nada será distinto,… que el dolor no anidará en el aura del recuerdo,… que aunque el amor partió, antes derrotó a los daños,… que no sabes como amarme,… que me odias sin odiarme,… bésame y nunca me dejes,… y si no puedes hacerlo,… bésame antes de marcharte,… y luego no digas nada,… yo detendré ese momento hasta que el tiempo se muera,… y te traiga nuevamente,… o me mate con el tiempo,… si regresas algún día sólo quiero que te acerques,… que me mires,… que sonrias,… y que vuelvas a besarme,...y que vuelvas a quererme,… como cuando me querias,… y soñabamos desnudos que no existía la vida,… que la muerte era mentira,… y entrelazados no sentíamos donde acababa tu alma,… donde empezaba la mía,… mi error fue no recordarlo,… tu error es tener que hacerlo,… he traicionado al amor en el cuerpo del deseo,… has traicionado al deseo en el cuerpo del amor,… te perdí porque creí que no era eterno el amor,…. pero al haberte perdido, grito desde tu silencio,… que una vez viví el amor,… y morí de amor eterno,….
Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez