viernes, 10 de agosto de 2012

Camino de la felicidad

¿Cómo?
- Cometamos una locura, corre, vámonos…
- Pero… ¿A dónde?….
- No lo se, pero marchémonos….
- Estás loco, jajaja
- Si, jajaja…Loco, loco de amor por ti.
- ¡Qué bonito lo que me has dicho!…
- Y te puedo decir aun mas, pero en el camino
- Hacia donde… ¿norte o sur?….
- Siempre hacia el sur…
- … Camino de las estrellas…
- …Nos guiaremos por ella…
- ¿Y porqué en este momento?

- Para vivir la aventura del desconocido, para seguir nuestro camino sin mirar las huellas, para reír, para aumentar nuestra complicidad, para seguir una vida donde nadie nos conozca…para…
- um… Vale. ¿Tienes hecha la maleta?
- ¿Qué maleta? Esto es una aventura
- Necesito mis cosas, my ropa, my libros, mis…
- desapegomonos de todo…
- A ti te pasa algo ¿verdad?
- Si, ¿cómo lo has notado?
- Conozco tu mirada…
- Ya
- Que te pasa…
- Solo nos queda una vida, solo tenemos una vida y quiero aprovecharla
- ¿Y no lo haces en estos momentos?
- Podría mejorar, siempre podría mejorar….Tengo ganas de ver el mundo…
- Pues comámonos el mundo…

Partieron una tarde de uno de primavera sin rumbo fijo, guiado por las estrellas, en busca de un sueño…En busca de la felicidad….sin darse cuenta que la felicidad ya viajaba con ellos desde hacía años.

El camino se comienza el día que tomamos conciencia que guiamos nuestro propio sendero. Y el sendero es personal, aunque en él nos encontremos a gente, puestas de sol, maravillosas escenas. Vive tu vida, persigue tu sendero. Merece la pena.

Poema de la asertividad

Yo no vivo obsesionado por el recuerdo de mi pasado,
prefiero sostener la felicidad de mis momentos presentes.

Yo no vivo de añorar los buenos momentos vividos,
prefiero compartir con vos mis actuales aventuras.

Yo no existo para dramatizar mis recuerdos,
prefiero recordar que hoy soy mejor que lo soñé

Yo no amo con la calidad impetuosa de mi adolescencia,
prefiero amar con la sabiduría que aporta mi desapego.

Yo no busco la compañía de quien me retuvo,
prefiero retener cerquita los silencios de su nombre.

Yo no encuentro placer en el rencor del que te odia,
prefiero soltar risas a los que ya se han ido.

Yo no retengo sombras detrás de mis ausentes,
prefiero encender luces que recuerden su memoria.

Yo no idolatro a nadie que lidere las conciencias,
prefiero tenerle fe a la ciencia de las emociones.

Yo no gasto palabras en aburrir a mi conciencia,
prefiero jugar cartas que amen mis deseos

Yo no aprendo más rápido por ser un tipo listo,
prefiero ir desaprendiendo lo que no es bueno para mi

Por eso sostengo,comparto,recuerdo,amo,retengo,
Suelto, enciendo, tengo, juego, desaprendo…
a vivir con mis derechos,
que son los que he ganado por ser mi voluntad.

Carta abierta a mi ser

¿Y si te sueño camino del mar, buscando nuestras estrellas?.

Nacemos inexorablemente lleno de hinojos mojados por las lágrimas que aún no se han derramado. Las tenemos recubiertas, cabizbajas, dispuestas a ser soltadas durante la experiencia de tu vida. No me llores….y si lloras que sea de agradecimiento a la vida por todo lo que nos ha dado, por nuestra fortaleza, por nacer acompasados para el amor, desterrados de la pobreza de espíritu. He vestido tu cama con guirnaldas, que hacen fiesta en los atardeceres junto al río. He lavado mi cara con jabón de aceite de oliva, para que la vid penetre por las arterias emocionales. Estoy preparado, con las manos abiertas a nuestro próximo destino. Ya no temo a la noche, se recordar los cuentos de mi madre, sin contar los luceros que me aproximan a ella. No hay deudas pendientes, he perdonado a los ausentes, he firmado con mieles La rubrica de la paz, en paz conmigo mismo, en paz con el mundo que transito. Y me reafirmo en mi lugar en el mundo, soy ciudadano que recorre el mundo siguiendo al silencio de la sabiduría. Por eso, querido ser, hermano de mi ego,…estoy preparado para alcanzar todas las metas, para reaccionar ante las acciones que acometamos, para fusionarme con toda la energía del planeta….Hay para todos, rebosa, deslumbra, búscala en las avenidas, en el aula de la universidad, en los talleres, las fábricas, en el silencio de un café boheme, en la cima de tus deseos….Es el mágico encuentro con tu ser.

No te apegues al ayer

La vida me ha enseñado que para seguir adelante, avanzar y no quedar estancados, es necesario no tener miedo a lo que hemos dejado atrás.

Los recuerdos siempre estarán en nuestra mente y corazón, queriendo salir hacia afuera, no hay que temer llorar y mostrar nuestras debilidades, al contrario, debemos dejar nuestros sentimientos y nuestro pasado libre, para que pueda volar bien lejos.

Deja tus recuerdos del ayer salir, recuerda cada tiempo como si hoy, que ya has madurado, lo estuvieses viviendo nuevamente.

Permite al ayer entrar a tu vida, será la mejor manera de recordar, no trates de tapar esos recuerdos, añora todo lo que viviste en ese tiempo, piensa en todas las etapas que estaban contigo, recuerda cada espacio, cada silencio cada nombre…

No evites recordar el pasado, permite que las lágrimas que necesiten salir se posen sobre tu cara, no permitas que tu corazón se quede reteniendo la amargura y sin haber sanado totalmente.
-Saca todo afuera-

Cuando estés en tu propio silencio recordando, respira y relájate, hazlo y ve soltando todo el peso que llevas encima. Muchas veces nos apegamos tanto a los recuerdos que hasta nos cuesta seguir adelante, todo se hace tan pesado como si caminásemos hacia una colina que no la alcanzamos jamás.

Pero mírate al espejo por un momento y piensa en lo bueno que te ha dejado el ayer, rescata esas buenas experiencias para que puedas usarlas en tu vida actual, confía en ti. Utiliza esas experiencias adquiridas para cuando sientas que sólo vas cuesta arriba y nada parece tener un final. Detente y vuelve a respirar, busca sentir paz en tu interior.
Aprende a soltar.

Mira afuera, todo el mundo, el universo, y todo lo tienes ante tus ojos es tuyo; todo está en tu mente; piensa en forma positiva, verás que tus días van mejorando y llegará hasta ti un rayo de luz que te servirá de guía en tus tiempos de oscuridad.

Nunca dejes de avanzar, aun con todos los recuerdos del ayer y todo el sufrimiento de lo que supuso "tu ayer". Nadie puede cambiar el pasado, porque ya se fue, pero queda en ti el reparar lo malo y rescatar las cosas buenas; lo seres humanos somos personas muy complejas y cada cual es un mundo, tratamos de vivir en el presente pero siempre estamos recordando el ayer.

Yo sé que cuesta mucho superar un mal momento, sé que duele muchísimo acordarse de aquellos a los que hemos amado tanto y ya no están, pero si limpiáramos nuestro interior de tantas cargas emocionales tendríamos más lugar para ampliar nuestro horizonte, tanto en lo personal como lo espiritual. Así te darías cuenta de que aquellos que ya no están acompañándonos en la tierra, nos sonríen desde algún lugar de nuestro corazón. Tendríamos una oportunidad de crecer y llegar más lejos de lo que hoy hemos logrado.

- No te aferres al ayer como el mayor de tus bienes -

Ama cada instante vivido y suéltalos,
todo lo que vive enjaulado no te dejará avanzar,
piensa que todas cuanto vive en libertad es más feliz,
lo mismo te sirve esta lección a a ti.

Deja a tu mente con libertad de pensamiento y expresión, para que vayas soltando poco a poco y día a día esos lazos del recuerdo.

-El ayer ya no es tuyo, suéltalo déjalo ir-

Hoy tienes ante ti una nueva oportunidad de volver a tener tu hoy y tu mañana como quieras; sólo date la libertad de soñar, de volver amar, de volver a creer en las cosas, y a medida que vayas alejando el ayer de tu vida, se te presentarán nuevas cosas.

Dedícate a ser feliz, aprende a respirar y soltar amarras de todo tipo. Cuando logres esa paz interior es cuando estarás preparada para comenzar de nuevo la vida.

Levanta tu vuelo y comienza una nueva etapa en tu vida, con el dolor del ayer y la experiencia de hoy, serás una persona completa.

Ahora sólo quédate en silencio, en paz, que mañana será un nuevo día para ti, hazlo a tu manera.

Autor: Shoshan

Poema de José Ramón Marcos Sánchez

Tengo la edad suficiente para buscar mas allá de lo que sólo parece,…. para saber que el que recibe aquello que pide está recibiendo de más,… porque quien pide para tener nunca tendrá suficiente,…. porque el que no espera nada se llena con un detalle,…. lo que es nimio para muchos, es en cambio para otros la sangre precisa que impulsa lo siguiente de las ganas,…. prefiero lo poco que nace de lo honesto, que lo mucho engendrado en la hipocresía,… porque hay quien le pone precio al cariño,… quien está interesado en lo oculto del desinterés,… quien da para darse el derecho a pedir,…. el valor de lo entregado debe brotar de un sentimiento sincero,…. aunque su destino sea morir olvidado en el rincón perdido que está detrás de un reproche,…. haz lo que sientas para poder sentir lo que haces,… a conciencia descarnada,… con la abnegación que habita en ese pedazo de alma que nunca regalaste porque no encontrabas,…. tengo la edad suficiente para poderte decir,… que si haces aquello en lo que crees,… estás haciendo bastante,…. porque estas siendo quien eres,….
José Ramón Marcos Sánchez

Recetas de Enchiladas Rojas Mexicanas

Las enchiladas mexicanas son uno de los platillos de la comida mexicana más solicitados en el mes de las fiestas patrias. Como verás, la preparación no es muy diferente, pero el sabor, caray, no sé a cuál de las dos irle.

La cocina mexicana cuenta con una gran variedad de chiles, algunos más picosos que otros, y, en esta receta mexicana, veremos la combinación que hacen dos tipos de chiles: el guajillo y el serrano.

Basta decir, que para la noche mexicana, no te quedaría mal hacer tanto unas enchiladas verdes, como unas enchiladas rojas, para darle gusto a todos.

Ingredientes:

· 18 tortillas de maíz

· ½ kg. de carne maciza de cerdo o pechuga de pollo

· ½ cebolla

· 8 chiles guajillos

· 2 chiles serranos

· 1 jitomate

· 1 diente de ajo

· 1 taza de crema

· 1 taza de leche caliente

· 1 queso fresco

· Aceite

· Sal

Preparación:

1. En un comal caliente, asa los chiles serranos, el jitomate y el diente de ajo.

2. Cuece la carne de pollo o cerdo con la cebolla y la sal. Cuando esté cocida, desmenúzala.

3. Tuesta los chiles guajillos y remójalas en la leche. Luego, colócalos en la licuadora junto con la leche y sal. Y reserva.

4. Ya que el jitomate, los chiles y el ajo estén asados, licúalos con un poco de sal. Recuerda quitar la cascara al jitomate.

5. En un sartén caliente con un poco de aceite, fríe la carne desmenuzada y agrégale el jitomate molido. Deja cocinar hasta que la carne reseque un poco.

6. En una sartén, calienta aceite y pasa las tortillas por éste una por una. Al terminar, moja cada tortilla en el chile molido con la leche, rellena la tortilla con la carne y enróllala.

7. Ve colocando las enchiladas rojas en el plato donde vas a servir, y báñalas con la crema, el queso y unos aros delgados de cebolla.

TIP: Para cada persona, calcula un consumo de 3 o 4 enchiladas para cada uno más o menos, así, esta receta de enchiladas rojas, está calculada para 4 o 6 personas.

Fuente: