lunes, 6 de agosto de 2012

Bailemos…

Baila, danza, mueve tu cuerpo… ¡canta!…Porque cada vez que lo haces, activas tu mente, despejas tus neuronas, generas energía positiva para tu estado anímico…La mejor manera de combatir el desaliento, las creencias irracionales, los pensamientos negativos recurrentes, las neuroconexiones que intentan mandar a tu cuerpo inmovilismo y dejadez…es activándote, poniéndote en marcha, generando acción. La mejor gimnasia emocional es dedicar unos minutos al día a potenciar tu estado del yo, a tomar las riendas de tus pensamientos, a crear desde la acción ideas, imágenes de colores, tatarear canciones que te sepan a besos, recordar el olor de la hierba mojada donde jugabas a ser mayor.

Y sí, este mensaje va destinado también al mundo empresarial, donde me muevo desde hace muchos años entrenando a las organizaciones a ser emocionalmente inteligentes. Llega bailado de casa, con una actitud asertiva, proactiva, con capacidad de modificar la cultura organizacional, apostando por el valor humano, por la cooperación, la sinergia, enfocado al bien colectivo. Vamos a generar de una vez por toda una revolución en nuestro pensamiento. Para cambiar nuestro mundo debemos inexorablemente entrenarnos para ser felices…Porque una persona feliz es mucho más productiva.

Este es el mejor contagio que podemos dejar a las generaciones venideras. Tomemos las calles bailando al ritmo de nuestro corazón, con sentido, activándonos para salir de esta cultura del desaliento que intentan contagiarnos.

Autor:
José Luis Fuentes Rodríguez
E-mail:joseluisfuentesrodriguez@gmail.com

Cuídate a tí mismo para poder cuidar a los demás.

Si viajas frecuentemente en avión como yo, sabrás de lo que voy a hablarte. En mi caso, suelo viajar solo. Mi vida está llena de aeropuertos, andenes, estaciones, hoteles, pero de todos estos lugares el que me sigue poniendo nervioso es el avión… Sí,se que vas a decir… ¿Un coach nervioso montándose en un avión? Pues si, al igual que un médico puede sentir miedo ante una enfermedad o un pescadero no gustarle el salmón: esto es una profesión, no un sacerdocio…somos de carne y hueso con todas nuestra debilidades, no os creáis nunca a nadie que no dude…Es el origen de la filosofía, la duda existencial y la duda metódica.

Pues algo que no hago en los aviones es escuchar a las azafatas/os…Suelo tener mi iphone encendido hasta el momento que me obligan a apagarlo….Y claro, nunca me entero de algo fundamental: ¿qué hacer en el caso de una gran turbulencia (las he pasado) y que haya que ponerse la mascarilla de oxigeno? Cuando viajamos con un niño en avión, lo primero que pensamos es que si llegara el caso se la pondríamos al niño primero, ¿verdad? Claro, es lo más importante…cuidar al niño….Error. El protocolo internacional de aviación dice que primero debemos nosotros usar la mascarilla y acto seguido ponersela al infante… ¿Por qué? Pues porque si nosotros no nos cuidamos primero, probablemente nadie podrá cuidar a ese niño…

Esto ocurre en la vida…Ya he hablado en otra coacciones de este tema y ha suscitado controversia, pero aprender a respetarnos , a cuidarnos, a confiar en nosotros, a perdonar, en definitiva a ser fiel a nosotros mismos, es una manera de cuidarnos para cuidar a los demás. En tu sistema de prioridades debes ser el primer sujeto, tú mismo, porque sin tú no te cuidas, te valora, y te recargas de energía, nadie lo hará por tí…

Así que no confundamos el egoísmo con el amor propio. El egoísta no se quiere así mismo, llena su autoestima a base de utilizar a los demás en beneficio propio, bien por violencia, control, o dependencia., Amarse a uno mismo es el comienzo del amor universal: Si no nos queremos, no podemos querer a los demás.

Y para demostrar que nos queremos, vamos a ponernos la ·”mascarilla de oxigeno” cada vez que lo necesitemos, cuidándonos para poder cuidar después a los demás.

Porque tú eres la esencia de tu propia vida.

Autor:
José Luis Fuentes Rodríguez
E-mail:joseluisfuentesrodriguez@gmail.com

La amistad es mucho más…


La amistad es mucho más que una palabra, la amistad se vive cada día cuando se comparte compañía, alegrías, penas, sueños.

La amistad se va sembrando con detalles, con afecto. No es un juego es cosa seria que va creciendo a medida que pasa el tiempo.

Alguien dijo que uno no elije a su familia pero si a sus amigos y son nuestros amigos quienes se convierten en parte de ella, con quienes vamos de la mano en esta aventura llamada vida.

Por eso, cuida la amistad, dale su verdadero valor siempre.

Autor Desconocido

Errores que no son equivocaciones por Merlina Meiler


A veces hacemos cosas o “cometemos errores” de los que después nos arrepentimos… pensamos que tener éxito implica hacer lo correcto siempre y obtener los mejores resultados en todo lo que hacemos…
Pero no es así. Claro que tenemos la intención de lograr nuestros objetivos cada vez que entramos en acción, y además es necesario que nos demos el permiso de tener desaciertos… de llorar, de reír, de enojarnos por lo que dijimos o hicimos (¡incluso no hicimos!), de saber que aunque tratamos y lo deseamos mucho, no pudo ser…

Todo esto le da sentido a nuestra vida. Los pseudo “errores” que cometemos reafirman nuestros sueños y nuestras metas. Nos guían. No hay día sin noche. Ni luz sin oscuridad. Ni frío sin calor. Algunas veces, simplemente, hacemos mal las cosas, y otras son solo aciertos. Si nunca tuviéramos un obstáculo en nuestra vida, no tendríamos la posibilidad de desarrollar muchas de nuestras capacidades y aquellas partes de nuestra personalidad que, de otro modo, quedarían latentes y nunca descubriríamos.

Siempre hacemos las cosas de la mejor manera que podemos en ese momento, con los recursos con los que contamos y todas nuestras emociones a pleno. Tratémonos bien si hicimos o dijimos cosas que nos hirieron en cierto momento, ya que todo tenía una razón de ser. Lo que vendrá será mucho, mucho mejor.

Fuente:

Rompiendo cadenas por Merlina Meiler

Hoy es un día excelente para que rompas alguna cadena que te mantiene atado a un pasado que ya fue o a situaciones que no deseas que siga adueñándose de tu presente.

Con las cadenas que nos empujan hacia atrás o que no nos dejan avanzar, hay solo una acción que puedes tomar: romperlas.

Ya has probado otros métodos que no te han resultado. Tratar de obviarlas, modificarlas, pintarlas, achicarlas, esconderlas o cualquier otra tratativa que hayas intentado seguirá produciendo el mismo efecto: te imposibilitará avanzar, darte cuenta de quién eres o qué deseas conseguir, repetir una y otra vez las mismas situaciones frustrantes e inconducentes.

En el momento que rompas esa cadena y te desprendas de ella de raíz, podrás deshacerte también del letargo en el que estabas inmerso.

-Encontrarás nuevas maneras de hacer cosas que te resulten placenteras.

-Cambiarán ciertos panoramas que eran moneda corriente hasta ahora (incluidas personas).

-Estarás a cargo de tus propios deseos y decisiones.

-Tu vida será más armónica

-Podrás dar lo mejor de ti en cada ámbito en el que te desarrolles.

-Accederás a una mayor creatividad y recuperarás a pleno las ganas y la alegría de vivir.

-Experimentarás un progreso constante.

En resumen, ¡te sentirás libre!

¿Qué cadenas romperás hoy?

Fuente:

Esclavo de sentimientos,.. de José Ramón Marcos Sánchez

Ya nos conocemos tanto que hoy somos desconocidos,…no recordamos ni el día que empezamos a olvidarnos,….nos hemos acostumbrado a habitar en la costumbre,…a no echarnos de menos por tenernos de mas,….eres el yo prolongado que nunca quise tener,…y sin embargo no puedo morir sin ti,…aunque no viva contigo,….nos engendró un sentimiento,…nacimos de una ilusión que parecía real,…que por real fue muriendo,….hasta extinguirse en respeto,….y nos respetamos tanto que nos tapamos el daño,…pasamos de no querer mentirnos por amor a necesitar mentirnos por cariño,…esto hace que me odie,….esto evita que te odie,….asumimos la monotonía por no asumir el fracaso,…y seguiremos unidos en la verdad de nuestra propia mentira,….hasta no estar,….y poder idealizarnos en el recuerdo,…y llorar la ausencia de alguien que nunca estuvo presente,….porque el amor lleva implícito ser libre y dar libertad,…pero las ganas de tanto nos llevan a poseer,…hasta convertirnos en esclavo de otro que también es nuestro esclavo,….en preso del prisionero que dio muerte al sentimiento,….
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez
Correo y MSN: turko1969@hotmail.es Twitter: @joseramonmarcos