martes, 31 de julio de 2012

¿Qué actitud tomar ante un gran problema?



Estás ante uno de esos problemas que consideramos gordos, no es que lo magnifiquemos nosotros, o quizás sí, pero es objetivamente un gran problema.

¿Qué es lo que podemos hacer? Voy a lanzar una serie de ideas al vuelo a ver si logramos ver algo de luz a la que aferrarnos:


1) Todos los problemas acaban pasando.
Aquí se cumple más que nunca la frase que dice que “después de la tormenta llega la calma”. Quizás la tormenta dure unas horas o unos días pero ten seguro que tu cara volverá a sonreír. Por tanto, no te angusties tanto, simplemente aguanta el chaparrón.

2) Mantener la calma.
En estas situaciones más que nunca debemos mantener la calma, ejercer un autocontrol férreo sobre nuestras emociones y permanecer fieles a nosotros mismos. Plantéatelo como un desafío, sé inteligente y saldrás hiper-fortalecido de esta mala experiencia.

3) Incluso de las situaciones más adversas sale algo positivo.
Aférrate a ello, aprovecha lo bueno que esta mala experiencia te está brindando y que en otras circunstancias no lo tendría. Busca y encuentra la parte positiva de esta experiencia.

Si no descubres ninguna parte positiva puedes dejar un comentario (anónimo si quieres) y comentarnos tu situación, a ver si entre todos te podemos ayudar.

4) Mantén una rutina.
Tener una rutina diaria se hace muy importante en estos momentos de desasosiego, te ayuda a no perder el Norte, a no tomar caminos o decisiones inadecuadas. Es un período en el que tendrás que tener mucha autodisciplina.

Recuerda autocontrol y autodisciplina, son 2 aspectos muy difíles de llevar a cabo ante situaciones adversas. Hay que estar muy fuerte psicológicamente, pero tu puedes conseguirlo.

Crece ante la adversidad.

5) Mantente activo.
Cuando nos enfrentamos ante un gran problema, nuestros pensamientos giran y giran una y otra vez en torno al problema. Entramos en un ciclo negativo de autodestrucción pues esos pensamientos rumiantes son los que no nos dejan salir adelante.

El problema está ahí presente pero nuestra actitud no se tiene que acomodar al problema. Elije una actitud positiva, sé que es difícil y requiere nuevamente un esfuerzo.

Te explico todo esto de los pensamientos porque hacer deporte, dar un paseo, hacer grandes tareas del hogar que tenías pendientes, cosas por este estilo, te van a ayudar mucho.

Bueno, con estos consejos me despido y me quedo con lo más importante para mi: “Recuerda que después de la tormenta, llega la calma”. Cuanto más luches, más fortalecido saldrás.

Fuente:
http://www.recursosdeautoayuda.com

Sentir

Todo lo que poseo es infinito, es inmaterial…no me pertenece…Poseo el aire que penetra en mi pulmones y expulsa el oxigeno emocionado porque me regala la vida, poseo el tacto de mis manos que desliza la arena mojada en agua con salitre perfumado al viento de poniente, poseo el olfato para oler las acacias, las dama de noche floreciendo en el huerto mientras escucho los grillos cantar, poseo unos ojos que me permiten ver un amanecer desde el acantilado de Bujaraiza, mirar la lluvia impetuosa anticiparme un otoño repleto de sueños, poseo el sentido del olfato que me permite reconocer mas de diez variaciones de café, tostado, arábigo, torrefacto…junto a una taza que toco y palpo sintiendo cada grano mezclándose…. Poseo el sabor de la vida reconociendo más de mil sabores distintos con los que deleito mi pasión gastronómica recorriendo el planeta probando los manjares de cada pueblo…..Y poseo un cerebro heredado de mis antepasados que me conecta con cada una de mis emociones….que me filtra los sentimientos aprendiendo a gestionar y reconocer que sólo hay un motivo que nos unifica a todos los seres humanos: la búsqueda de nuestra propia felicidad.

Autor:
José Luis Fuentes Rodríguez
E-mail:joseluisfuentesrodriguez@gmail.com

Cambiar sin miedo



Que no te digan lo que tienes que hacer…. En la vida encontrarás mucha gente que te pedirán que cambies: cambia de peinado, cambia de peso, cambia de de ciudad, cambia por mí, cambia de religión, cambia de principios, cambia tus valores, cambia de traje, cambia de lado de la cama, cambia de iglesia, cambia de ideología, cambia de café, cambia de blog, cambia de estado de ánimo, cambia de pareja, cambia de ser…Cambia de hacer…Cambia de personalidad.

El cambio debe ser afrontado desde la experiencia de experimentar por uno mismo el deseo de modificar cualquier elemento que te sirva para avanzar. En coaching facilitamos los cambios, gestionamos las herramientas que el cliente necesita para tomar la decisión personal de entrenar sus propias metas y el cambio es una de ella…. no lo inducimos…..Tú eres la única persona que tienes el derecho y el poder a cambiar…



¿Miedo a cambiar? ….Atrévete, si quieres, puedes y debes
Autor:
José Luis Fuentes Rodríguez
E-mail:joseluisfuentesrodriguez@gmail.com

La pareja: cosa de dos

La idea del compañero es uno de los problemas más comunes con los que tiene que lidiar la mayoría de las parejas.

Esto es más común en las mujeres, se piensa que el compañero todo lo puede hacer, nunca se va a enfermar, nunca va a tener problemas y es casi un dios.

Hay que tener mucho cuidado, el no ver las debilidades del otro hará que siempre esperes demasiado de él y que incluso le exijas más de lo que puede dar. Es por eso que hay que tratar de ser realista y ver los defectos del hombre, no para echárselos en cara, sino para darle su lugar de humano que se puede equivocar y puede cometer errores igual que tú.

Otro problema que es muy generalizado, es el dar por un hecho a la pareja como adivina, que sabe lo que quieres, lo que piensas, lo que necesitas, debido a que te conoce totalmente.

Aunque esto sería muy hermoso, la realidad es otra. El otro no es un psíquico, no puede adivinar las cosas, ni puede saber de antemano algo, sin que tú no se lo digas. El problema sobreviene a la hora en que se asume que el hombre sabrá siempre todo, cuando se descubre que no es así, viene el reclamo y la desilusión. Además se vuelve un obstáculo para la comunicación, pues tú no sientes la necesidad de decir lo que sientes, "para qué si él ya lo sabe".

Esto se da debido a que te has compenetrado tanto con esa persona que pensamos, inconscientemente, que está dentro de nosotras y creemos que debe entender todos nuestros signos y nuestros pensamientos tan bien como nosotras.

En una relación de pareja nunca se debe asumir nada, nunca debe darse nada por sentado, no hay nada escrito, y todo hay que decirlo, conversarlo. La comunicación es clave en el proceso de no pedir imposibles, de no pelear por algo que el debió entender, o que tenía que ser de una u otra forma.

Trata de ser realista, de comunicarte y de no exigirle demasiado a tu pareja. La relación será más sincera, unida y más sólida.

COSA DE DOS

Las relaciones de Pareja son algo que a todos nos interesa, puesto que todos tendemos, hemos tenido o tenemos relaciones de pareja, bien sea hombre-mujer, hombre-hombre o mujer-mujer. Todas las reflexiones que puedan salir sobre el tema, aquí tendrán su acojimiento, y es de interés general, no solo lo que pueda decir yo al respecto, sino lo que todos podamos aportar.

La Pareja no es lo que esta en crisis hoy día, es más bien el matrimonio. La evolución social, laboral, intelectual y cultural de la mujer en Europa, hace que las bases sobre las que se establecían hace unas década las relaciones de Pareja de cara a la formación de una familia, han cambiado, y es papel tanto del hombre como de la mujer el establecer por tanto otras bases bien diferentes a las que se establecía anteriormente. No sólo el papel de la mujer ha cambiado, sino que también han cambiado los sistemas de valores hacia el respeto más integral de la persona, bien sea hombre o mujer, y es también gracias a los medios de comunicación que posibilitan la denuncia a la transgresión de los mismos, tanto en radio, como en televisión, como en medios de prensa y también, y por supuesto en internet.

La comunicación y el conocimiento del otro, antes de establecer relaciones de cara a una vida ,es fundamental tal y como siempre lo ha sido, pero hoy día aún más, puesto que la igualdad en derechos y obligaciones que se establece como base hoy día en el seno de la Pareja, hará que nada esté preestablecido sino más bien en el respeto al otro en todas las dimensiones de la persona. El respeto al otro es consecuencia del conocimiento del otro, no sólo del conocimiento que se estableció cuando se conocieron, sino en la evolución de la persona y de su personalidad a lo largo del tiempo. Establecemos como base que las personas evolucionan y no son las mismas a lo largo del paso del tiempo.

Esto requiere una puntualización y un "reconocimiento" contínuo del otro, basado en el diálogo, en donde la escucha ha de ser un continuo permanente, que debe partir del interés por el otro, no solo basado en el amor pasional o romántico, sino en el interés por la persona a la que nos hemos unido por amor. Lo que se establece en el amor romántico o enamoramiento de los primeros momentos, no sirven como base para el conocimiento del otro, ya que se trata de sentimientos que anulan la voluntad e incluso la objetividad para la escucha y el conocimiento más en profundidad del otro. Son momentos de romanticismo, en los que se está en un estado alterado de consciencia muy "arrebatador", que hace que uno no piense más que en lo maravilloso del otro ser, y en los maravillosos momentos que pasan juntos, pero en el que no se conoce a la persona en su realidad holística, en su totalidad. Es por eso que pongo en guardia a los enamorados, que no ven en el otro más que portadores de felicidad extrema. Son los momentos en que se dice "soy tuya" o "soy tuyo" sin caer en cuenta de la gran equivocación que ésto supone para cuando éste estado termine. El romanticismo es perecedero, como bien sabemos todos los que lo hemos vivido, y se produce fundamentalmente en la adolescencia, cuando la ignorancia sobre las dificultades que presenta la convivencia, hace que no pensemos en que pueda haber inconvenientes. Son momentos en que las hormonas comienzan a hacer estragos en nuestro cuerpo y en nuestras emociones, pero en los que la experiencia es prácticamente nula y por tanto nos podemos llevar fuertes decepciones que nos pueden hacer sentir los más profundos sufrimientos. Son aprendizajes.

Partimos de la base de que en una relación de pareja hay tres vidas: la vida de uno, la vida del otro y la vida que tienen en común. Y las vidas particulares de cada uno han de ser negociadas, aceptadas y respetadas por el otro. Es el tema de la confianza y entramos en el tema del respeto al territorio particular de cada uno. La territorialidad es importante a tener en cuenta y facilitara una mejor convivencia, además de evitar incomodidades que puedan desembocar en considerar al otro como un "intruso" en nuestra vida en vez de un compañero solidario o un aliado. Tiene que ver con el respeto al otro del que hablábamos antes, pero tiene sus matices de los que hablaremos en el artículo sobre territorialidad.

Si aprendemos a vivir las decepciones y los sufrimientos relacionados con el amor de Pareja, como Maestros que nos dicen cómo es mejor llevar las cosas relacionadas con el corazón, y hacia dónde NO dirigirse, podemos considerar que la aventura de la vida tiene el aliciente de enseñarnos a vivir cada vez con más plenitud nuestro mundo relacionado con las Cosas de Dos.

Fuente:

Esos pequeños momentos de la vida

“Llovía y estaba esperando en el paso de peatones a que el semáforo se pusiera verde. Entonces apareció ella con un gran paraguas rojo y se puso muy cerquita mío. Demasiado. Me cubrió ligera y sutilmente con ese hermoso paraguas. Nuestras miradas se cruzaron e iniciamos el trayecto hacia el otro lado.

No nos dijimos nada pero ese pequeño paseo en compañía de esa mujer fue muy intenso. Nos despedimos con otra mirada y una sonrisa, y seguimos caminos diferentes.

El día se tornó maravilloso de repente.”

Nuestras vidas están salpicadas de momentos mágicos que rompen nuestra monotonía y nos dejan un buen sabor de boca.

Únicamente tenemos que estar receptivos a que éstos ocurran. Abrir nuestros ojos y nuestra mente, relajarnos y fluir. De esta manera llegaremos a ver cosas que nadie ve.

“La magia es un puente que te permite ir del mundo visible hacia el invisible. Y aprender las lecciones de ambos mundos.” Paulo Coelho


Fuente:
http://www.recursosdeautoayuda.com

Viviendo otra vida (sobre las relaciones simbióticas) por Merlina Meiler

Siempre hablas de alguien cercano a ti.. Tienes a esa persona como ejemplo y guía, estás pendiente de qué le sucede, de sus decisiones, idas y venidas… ¿y si decidieras hacerte cargo de tu vida en vez de vivir una ajena?

Algunas personas tienen una relación extremadamente cercana a otra y eso les impide crecer y desarrollarse en el ámbito personal, más allá de la edad que tengan.

No me refiero a las relaciones de cercanía que son bien sanas y necesarias para transitar con apoyo y cariño las distintas etapas de nuestra vida. Este intercambio estupendo de momentos, emociones, confidencias, tribulaciones, partes de nuestra historia, es muy enriquecedor. Es importante tener en nuestro entorno a alguien en quien confiemos plenamente y nos dé contención emocional, ya sea un familiar o un amigo entrañable. Nos ayuda a sentirnos mejor, nos quita ese sentimiento de soledad ante el universo que a veces se apodera de nuestra razón, nos abriga el alma. Es un estímulo insustituible en los momentos difíciles: sin lugar a dudas, la presencia de un ser querido nos ilumina la vida.

RELACIONES SIMBIÓTICAS

Pero hay otra clase de relaciones interpersonales que son nocivas y son a las que quiero referirme en este artículo: son aquéllas en las que uno de los miembros deja de tener vida propia para fundirse simbióticamente con otra persona: ve y siente por ojos de un familiar, una pareja o algún amigo, o incluso algún personaje famoso del cine, la televisión u otro medio. Resulta difícil algunas veces darse cuenta de las verdaderas implicancias de estos vínculos hasta que un día te das cuenta que tu vida ha quedado relegada en un aspecto (o en muchos), ya que no eres el protagonista: estás tan inmiscuido en lo que le sucede a otra persona que “te olvidas” que respiras, comes y te manejas en el mundo de manera autónoma.

Tal vez piensas en esta persona constantemente, te preocupan sus problemas en carne propia ya que sientes lo mismo que ella – no estás disociado. Se podría decir que, de algún modo, intentas ocupar su lugar y no el tuyo. Se establece una conexión simbiótica, de ganar/perder (o incluso perder/perder) y no es necesario que la otra persona esté involucrada, o sea, puede haber un nexo unilateral, como en el caso de admirar profundamente a alguien famoso, al punto de imitar su vida o costumbres sin prestar atención a tus necesidades genuinas.

Las personas que entablan este tipo de vínculos generan un vacío en sus vidas que es llenado por la presencia (real o imaginaria) de otra persona. Te preocupa lo que le sucede, la juzgas, le resuelves sus problemas, hablas sobre sus cosas más que sobre las tuyas, las cosas malas que le acaecen tienen un impacto tan fuerte sobre ti que te nublan el discernimiento y se te hace difícil continuar con tus actividades diarias. No respetas sus espacios ni su intimidad. Opinas y tomas partido en sus asuntos. Estas actividades te sacan del centro de tu vida y te insumen tanta energía y tanto tiempo que todo lo tuyo queda relegado a un segundo plano. Situación cómoda para ti, seguramente, ya que implica no enterarte de qué te está sucediendo realmente. El temor de tomar las riendas de tu propia vida y de desarrollar tu rica personalidad te paralizan, prefieres subsistir y actuar en función de lo que tú percibes como las necesidades y deseos de otra persona.

Tal vez discutan o no tengan una relación armónica, pero no es una condición excluyente de las conexiones simbióticas seguir parámetros de tranquilidad o mansedumbre. Una pelea no significa poner un límite, puede implicar una reafirmación del drama de control existente entre las dos partes, o sea, una retroalimentación.

PARA RECONOCER UNA RELACIÓN SIMBIÓTICA
¿Cómo reconocer si te hallas en una situación semejante? Es bastante simple: describe tu vida. ¿Te sientes en un lugar estanco? Si no tienes muchos eventos nuevos para contar y en cambio sí puedes describir con lujo de detalles los acontecimientos de alguien con quien tienes un trato prácticamente diario, entonces es bien probable que formes parte del grupo de personas que entablan relaciones simbióticas.

IDEAS PARA SALIR

Si vivir la vida de otra persona en vez de la tuya te hace infeliz, lee algunas ideas que pueden llegar a ayudarte para que encuentres tu rumbo:

Respeta a la otra persona. No la juzgues ni irrumpas en su vida tratando de manipularla, ni permitas que lo haga contigo. Si toma decisiones erróneas, respétala, a cada persona le gusta equivocarse por sí sola. No hagas lo que no te pidió que hicieras, y niégate a hacer cosas que le correspondan a él o ella. Poner límites claros a otras personas significa respetarte a ti mismo en primer término, y luego a ellos.

Toma una distancia prudencial, aunque vivas en la misma casa. No pases todo tu tiempo libre con esta persona, diversifica tu núcleo. Que pasen menos tiempo juntos no implica un abandono o que se dejen de querer.

Trata de iniciar alguna actividad nueva, por tu cuenta. Seguramente tienes inquietudes no desarrolladas, es un excelente momento para que enfoques tu atención en ellas. Te sentirás profundamente bien al encarar algo productivo para ti, de manera independiente.

Al poner en práctica recursos para despegarte emocionalmente, cambiará tu manera de relacionarte con esta persona y con todo tu entorno. Lograrán una comunicación más sana, que a su vez se translucirá en la creación de otros vínculos igualmente sanos en distintas áreas de tu desenvolvimiento personal. Asimismo, esta actitud nueva y positiva liberará energía trabada que permitirá la puesta en marcha de facetas de tu vida que hoy están en proceso de hibernación.

Fuente:

El amor es el destino,... de José Ramón Marcos Sánchez

Pude sentirte un instante,….quizá soñaba,…pero la fuerza de aquello me hizo irme hasta existirte,…buscándote entre los recuerdos de aquello que llaman todo,….respirando el aire de los sueños ajenos,….entrando en otros cuerpos hasta lamerles el ánima,…convirtiendo mi espíritu en lo mas inmundo de lo mundano,…entregando mi carne en busca del amor como único destino,…rompiendo esperanzas en cada orgasmo vacío,…con la vehemencia del loco que se sabe destinado,…llegando hasta el envés de las fantasías,…omitiendo descreídos que no creen en lo eterno,…que enfermaron saciados del cariño hipócrita que habita en las mentiras del silencio,… pero se que te hallaré nuevamente,…cuando el pecho se haga alma,…. y respire sentimientos,….cuando un suspiro condense tantos suspiros callados,….y un segundo sea la vida,…y el resto tan sólo ese tiempo en el que permanecí buscando la quimera del deseo,…y te sentiré un instante,…y te clavaré en mi hasta matarme,…y moriré extasiado a los pies de tu belleza,..porque existes y estarás,…y harás que exista y esté,…totalmente enamorado,…
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez
Correo y MSN: joseramonmarcos@live.com 
Twitter: @joseramonmarcos