viernes, 27 de julio de 2012

Me gustaría que mi pareja cambie

¿Ya no te gusta tu pareja? ¿Quieres que cambie? ¿No te gusta como habla? ¿Tiene malos modales? ¿Te apetece trabajar para convertirlo en una versión “mejorada”?

Vamos a empezar por hacer referencia a un párrafo de una de las más grandes noveles del escritor Ruso Lev Tostoi, quién supo retratar lapsicología de la mujer como nadie. Lee con atención este extracto de su novela Ana Karenina:

En cuanto se detuvo el tren y se apeó Ana , el primer rostro que vio en San Petesburgo fue el de su marido. “¡Dios mío! ¿Por qué le habrán puesto así las orejas?“, pensó, mirando su arrogante y fría figura, y sobre todo los cartílagos de sus orejas, que ahora le llamaban la atención, en los que se sostenían las alas del sombrero. Al verla, se dirigió a su encuentro con su habitual sonrisa irónica, mirándola con sus grandes ojos cansados. Una sensación desagradable oprimió el corazón de Ana cuando se encontró con la mirada tenaz y cansada de su marido. Era como si esperar a verlo distinto. Lo que más la sorprendió fue la sensación de descontento de sí misma que experimentó al encontrarse con él. Era una sensación familiar, conocida, semejante a la hipocresía, que experimentaba al tratar con su marido; antes no se daba cuenta de ello; en cambio, ahora lo reconocía clara y dolorosamente.

¿Cambiar a la pareja o mejorar como pareja?

Pretender que la pareja cambie puede convertirse desde un intento por mejorar la relación, hasta un intento desesperado por moldear a tu pareja e incluso convertirla en alguien que no es.

Debes tener en cuenta que la pareja que conociste y de la que te enamoraste va cambiando con el tiempo, bien por madurez que se obtiene con la experiencia de la vida como debido a factores externos. Los cambios los apreciaremos de todas las formas posibles, tanto física como emocionales y dependerá de nosotros el aceptarlos, demostrando que nuestro amor es imperecedero.

Ahora bien, una cosa será aceptar que nuestro novio pierde su pelo y se queda calvo a aceptar que es alcohólico o consume drogas. Así que lo primero que debe estar claro es ¿qué es lo que deseo que cambie? ¿ que cambie para él o cambie para nosotros, como pareja?.

También tendrás que preguntarte, si realmente incontrolable impulso de no aceptar gran parte de lo que constituye tu pareja. Cuando se empieza una relación la ilusión es tremenda y a veces no nos deja ver la realidad y pasado el tiempo nos enfrentamos a la realidad.

La comunicación será una de las claves del éxito. La comunicación debe ser constante y tratar los temas que afecten a cualquiera de los dos, eso ayudará a conseguir el cambio y eso dependerá de los dos.

Teniendo claro que es lo que no te gusta de tu pareja, y cuanto puede afectar eso a ambos, hay que sentarse y conversar, con el ánimo de que los dos trabajéis para superar esa crisis como pareja.

No ayudará hasta el punto de que se convierte en una situación imposible, que una de las partes sea un mar de perfecciones, y la otra tenga la “culpa” de todo. Hay que tener claro que nadie es perfecto.

La conversación debería tener lugar que os relaje, que invite a charlar y pasear y nunca entrar en una conversación plagada de crítica destructiva.

Fuente:

Superar una Ruptura de Pareja

Ya dimos algunos consejos para superar una ruptura, pero quizás unas nuevas palabras o visión ayuden más aún a pasar estos malos momentos.

Una ruptura sentimental siempre supone un cambio radical en nuestras vidas y lo primero que debes de hacer es no culparte por ese hecho ya que una ruptura no tiene responsable, es cuestión de dos. No debes de pensar que no superarás esa situación porque todas las situaciones son superables. Para que no resulte tan difícil a continuación vamos a compartir una serie de consejos.

Lo primero es tener una actitud positiva y querer superar la situación, es importante poner interés y creerse que la situación se puede cambiar.

Debes recuperar tu máxima belleza, intenta ponerte guapo o guapa y que los demás te vean estupendo/a te subirá el autoestima y tú mismo cuando te mires al espejo conseguirás sentirte mejor.

Si la decisión ya ha sido tomada debes ser consecuente y no llamar a tu pareja ni agobiarla, hay que respetar la decisión tomada por la otra parte. Un consejo que te damos es que te olvides un tiempo del móvil y que sólo lo lleves cuando realmente sea necesario.

Debes ayudarte de tus amigos y el contarle lo que te ha sucedido te aliviará, ya que ellos te escucharán y ayudarán en todo lo que necesites para superar esta situación.

Intenta llevar la situación con normalidad, es decir, debes de seguir haciendo lo mismo que venías haciendo antes, y no empezar a salir todos los días ni tampoco encerrarte. Mantén tu rutina y tu misma forma de vida.

Debes hacer aquello que te gusta. Piensa en ti, y haz aquello que en el pasado no has podido hacer y disfruta de esas situaciones.

No debes de buscar desesperadamente una nueva pareja, ya que esto no solucionará nada y al final acabarás acordándote más de tu ex pareja y entrando en un análisis comparativo continuo

Es muy importante que te cuides, que comas bien , hagas ejercicio y descanses correctamente. Estos buenos hábitos contribuirán a que te sientas mejor contigo mismo y tener una visión optimista y positiva. El deporte contribuirá a que no te estreses y a desconectar de esos pensamientos que te agobian.

De vez en cuando es aconsejable que te des algún capricho, ya que para que nos vamos a engañar, comprar suele sentar bien y mejora nuestro estado de ánimo.

Recuerda que el alcohol no será un buen compañero, ya que si en un principio puede sentarte bien, luego tiene un efecto caída y te sentirás más triste.

Fuente:

Consejos para superar una ruptura

Algunas veces nos damos cuenta que el único camino que puede optar nuestra relación es la separación. Suelen ser momentos difíciles en nuestras vidas, por lo que algunos consejos para superarlo fácilmente siempre son agradables.Si es tu pareja la que te deja, será especialmente duro para ti, puesto que además de perderlo tu autoestima puede bajar y sentirte abandonada. El consejo más importante que podemos darte si te encuentras en esta situación es que dejes de darle vueltas. Intenta mantenerte ocupada y no pensar en la otra persona, y poco a poco conseguirás superarlo.

La actitud frente a tu ex debe ser, en un principio, cuidadosa. Intenta seguir viéndolo, pero si ves que te hace sentir mal y que lo echas de menos, mejor olvídate. Mientras pienses que existe una esperanza serás incapaz de empezar una relación con otra persona, además de que sufrirás durante mucho más tiempo. Es más difícil, pero a menudo lo mejor que puedes hacer es borrarlo completamente de tu vida.

Pide ayuda profesional si crees que lo necesitas. No tiene nada de vergonzoso ir al psicólogo después de una ruptura, y es muy preferible frente a caer en una represión. Los psicólogos están acostumbrados a tratar con gente en la misma situación que tú y te entenderán mejor que nadie.

Si eres tú quien deja a tu pareja, no te sientas culpable. Más vale acabar una relación pronto que vivir durante años en una mentira. Sobre todo, no te preguntes una y otra vez si hiciste bien tomando esta decisión, ya está tomada y no hay vuelta atrás. Sólo intenta entenderle, y no lo fuerces a ser tu amigo. De la misma forma que lo sería para ti, posiblemente también sea mejor para él olvidarte.

Fuente:

En el acto supremo de sentir, se encuentra mi libertad.

Mi libertad me pertenece porque no es de nadie solo es mía: yo la endulzo y la amargo con los sabores de mi vida. A nadie le pedí permiso para que la juzgara, para que la criticara, para que la vanagloriara. Hace muchos años que decidí ser dueño de mis propias emociones, y pagar el precio de sentir.

Y mira que he dudado a veces de no querer sentir más, de que mi corazón solo impulsara el acto mágico de la vida, mi propia vida.

Los soñadores tenemos reflejado en nuestra aura el mágico estímulo del sentimiento. Me emociono, me emociona la vida: Me emociona la sonrisa de un niño cuando lo veo en la calle, la mirada de un anciano que busca cobijo en sus recuerdos, los ojos de un cliente que comienza a facilitarse su camino.

Yo he sentido muchas cosas, es verdad; he sentido un amanecer desde el castillo de Bujaraiza, en Cazorla. He sentido la pérdida de mi fe en el campo de concentración nazi de Muschaussen ante los hornos crematorios; he podido sentir lo más parecido al dios del universo en los labios que he amado, he llorado y emborrachado delante del lugar donde fusilaron a Federico García Lorca, toda una noche inolvidable con el alcalde de Viznar, Granada. He recuperado la fe mirando a los ojos a Ana, el día que nació.He reído hasta la saciedad en innumerables cenas con amigos: en Madrid, Barcelona, Berlín, Paris, Roma,…Y en medio del espacio de mi mundo.

Y este es mi mundo, mi pequeño cobijo: sigo teniendo un cofre lleno de sueños para poder compartir con todo el que quiera conocerme,: Todo el que quiera darme su mano, tendrá mi mano. Todo que quiera darme sus risas, tendrá mis labios en actitud positiva.

Hoy he sido consiente que…En el acto supremo de sentir, se encuentra mi libertad.

Autor
José Luis Fuentes
Fuente:

Juegos Olímpicos

Los Juegos Olímpicos u Olimpiadas, son eventos deportivos multidisciplinarios en los que participan atletas de diversas partes del mundo, en la antigua Grecia eran dedicados al dios Zeus. Existen dos tipos de Juegos Olímpicos: los Juegos Olímpicos de Verano y los Juegos Olímpicos de Invierno, que se realizan con un intervalo, entre ellos, de cuatro años. La organización encargada de la realización de los mismos es el Comité Olímpico Internacional (por su abreviatura, COI).

Los Juegos Olímpicos actuales se inspiraron en los del siglo VIII a.C organizados por los antiguos griegos en la ciudad de Olimpia, entre los años 776 a. C. y el 393 d. C. En el siglo XIX, surgió la idea de realizar unos eventos similares a los organizados en la Antigüedad, los que se concretarían mentalmente gracias a las gestiones del noble francés Pierre Frèdy, Barón de Coubertin. La primera edición de los llamados Juegos Olímpicos de la Era Moderna se realizó en Atenas, capital de Grecia. Desde aquella oportunidad, los Juegos Olímpicos de Verano han sido realizados cada cuatro años en diversas partes del planeta, siendo las únicas excepciones las ediciones de 1916, 1940 y 1944, debido al estallido de la Primera y Segunda Guerra Mundial.

El símbolo olímpico consiste en cinco anillos que representan los cinco continentes del mundo: África, América, Asia, Europa y Oceanía. Están entrelazados para simbolizar la amistad deportiva de todos los pueblos.

Los Juegos Olímpicos de Invierno se realizaron por primera vez en 1924, en la localidad francesa de Chamonix. Originalmente realizados como parte del evento de verano, el COI los consideró como un evento separado retroactivamente, y desde esa fecha comenzaron a realizarse en el mismo año que los Juegos originales. Posteriormente, con el fin de potenciar el desarrollo de los eventos invernales, el COI decidió desfasar la realización de los Juegos Olímpicos de Invierno a partir de Lillehammer 1994. Desde esa fecha, los Juegos Olímpicos de Invierno se realizan en los años pares entre dos Juegos de Verano. En 2007, el COI decidió incorporar un nuevo tipo de evento: los Juegos Olímpicos Juveniles, que comenzaron a celebrarse a partir de 2010 y 2012 en sus ediciones de verano e invierno, respectivamente.

Los próximos Juegos Olímpicos de Verano se celebrarán en Londres, Reino Unido, 2012, mientras que los Juegos Olímpicos de Invierno se celebrarán en Sochi, Rusia, en el año 2014.

¿Para qué sirve la glucosa?

Todas las células del cuerpo necesitan energía para estar en activo, mantener las funciones vitales (como el latido cardíaco, movimientos digestivos, respiración...) y además mantener la temperatura corporal y los movimientos musculares. La glucosa es la principal fuente de energía para el cuerpo humano, como la gasolina lo es para mantener el motor del automóvil en marcha.

La glucosa entra en el organismo con los alimentos. Con la digestión, a lo largo del tubo digestivo se pone en marcha una cadena de transformaciones químicas que convierte los alimentos en nutrientes y estos en elementos más pequeños.



Fuente:
http://www.fundaciondiabetes.org


¿Qué es y para qué sirve la insulina?

La insulina es una hormona del aparato digestivo que tiene la misión de facilitar que la glucosa que circula en la sangre penetre en las células y sea aprovechada como energía. 

La insulina se produce en el páncreas, concretamente en las células beta pancreáticas. 

El páncreas es una glándula situada detrás del estomago, al mismo nivel que el hígado, pero en la parte izquierda de la cintura. Cuando se empieza a comer alimentos que contienen hidratos de carbono, se activan unos sensores y el páncreas empieza a producir insulina que libera directamente a la sangre.

Para que la insulina sea efectiva deben cumplirse dos condiciones:

1. que el páncreas segregue insulina en cantidad suficiente
2. que las células la identifiquen y permitan su acción.

El páncreas, entre otras sustancias, segrega la insulina y también el glucagón. El glucagón es otra hormona que tiene el efecto exactamente contrario al de la insulina. Es hiperglucemiante (hace subir los niveles de glucosa en la sangre).

Fuente: