jueves, 26 de julio de 2012

¿Cuándo bañar a bebés recién nacidos?

Algunos expertos consideran que hay que bañar a bebés el mismo día de su nacimiento,ya que ese “baño desinfectante” evitará que algún germen del canal vaginal pueda dañarlo. Es importante saber que este primer baño no es un baño común como el que se realiza una vez caído el cordón umbilical, sino que simplemente es un primer baño del bebé refrescante e higiénico.

Otros sostienen que para saber cuándo bañar a un recién nacido, en primer lugar, se debe esperar a que se caiga el cordón umbilical y a que la herida haya cicatrizado; esto sucede, aproximadamente, la primera semana después del nacimiento. Sin embargo, consideran que durante este periodo es necesario mantener limpio y seco el área que se encuentra alrededor del cordón, para prevenir una infección en la piel alrededor del ombligo. Muchos médicos recomiendan aplicar un poquito de alcohol con algodón.

Si estás embarazada y a punto de dar la bienvenida a tu bebé, consulta con tu pediatra para que te recomiende cuándo y cómo bañar a bebés recién nacidos.

Fuente:

Recupera el tiempo perdido por Maytte Sepúlveda

Si hicieramos un inventario de nuestra vida… tal vez descubriríamos que hemos vivido con preocupación, con dolor, con temor, o simplemente hemos perdido muchos de esos momentos a causa de que estuvimos en el pasado o en el futuro a través de nuestros pensamientos. 

Generalmente somos nosotros los que nos saboteamos la posibilidad de ser felices… La mayor resistencia a vencer está en nuestros pensamientos; dependiendo de lo positivos o negativos que sean, interpretaremos las situaciones que se nos presentan cada día.
La vida está ocurriendo en este momento. ¿Por qué le permitimos a nuestra mente que nos lleve a pensar en el pasado, reviviendo una y otra vez los momentos y las situaciones difíciles que alguna vez vivimos y que aún no hemos podido superar? Además, no podemos cambiar lo que ya ocurrió y, aun así, nos quedamos recordando a las personas que nos hicieron daño, obligándonos a mantener abiertas las heridas afectivas que nos causaron. ¿Hasta cuándo vamos a revivir esos malos recuerdos que sólo nos afectan a nosotros mismos? A partir de ahora puedes construir una vida mejor para ti y para los tuyos. He pensado seriamente en que lo que pensamos y lo que sentimos con respecto a una persona o a una situación es lo que nos hace más o menos felices…


Otro aspecto importante de trabajar es el temor con el que miramos hacia el futuro, imaginando todo lo terrible que puede llegar a sucedernos. Recuerda cuántas veces te preocupaste por un oscuro futuro y no pasó nada de lo que imaginaste. Nos sentimos angustiados y abrumados, cada vez que pensamos en todo lo malo que puede ocurrir: enfermedades, escasez, peligros… pero al final todo se arregla. ¡Vamos a liberarnos de la preocupación! Ponte en acción, ocúpate y véncela!


La vida es un viaje corto, lleno de aventuras, momentos inesperados y lecciones por aprender, somos nosotros quienes calificamos cada experiencia de forma positiva o negativa. Recordemos que la Divinidad siempre está de nuestro lado, aun cuando enfrentemos situaciones difíciles que no esperábamos. Muchas veces sólo nos hace falta cambiar nuestra actitud y fortalecer la Fe, para permitir que la Divinidad actué. 



Claves para renovar tu vida

1 Perdona y suelta
. No puedes seguir viviendo en función del pasado. Vamos, es tiempo de pasar la página tomando lo mejor de todo lo que viviste y mirando hacia el presente con una actitud mucho más positiva. No permitas que el pasado doloroso se interponga entre tú y la felicidad, perdona y sana.

2 Cambia tu actitud. ¡Puedes tener una vida diferente!La mayoría de las veces no somos conscientes de nuestra mala actitud. ¡ Comienza por mejorarla, espera siempre lo mejor y trabaja para conseguirlo. Cuida tus palabras y frases más comunes, tratando de que sean siempre afirmativas y positivas. Practica la sonrisa, especialmente en los momentos en los que te encuentras solo y ensimismado en tus pensamientos, de esta manera reforzarás el mantener una actitud más positiva.

3 Ubícate en el presente. Cada vez que tu mente te lleve a recordar el pasado o te lleve a preocuparte por el futuro, sacude tu cabeza ligeramente y coloca tu atención en los detalles del momento presente. Trae tus pensamientos de nuevo al aquí y ahora. Hay un ejercicio fácil de ubicación: tomando aire por la nariz y botándolo por la boca, mira a tu alrededor y describe mentalmente el lugar donde te encuentras: el color de las paredes, como estás vestido, los árboles, reconoce los ruidos, el olor… esto te traerá de nuevo al momento presente.

4 Renuévate internamente. Es muy importante que realices algún tipo de actividad que te produzca relajación, diversión o enriquecimiento personal. Muchas veces estás tan agobiado y ocupado de cumplir con el deber y las obligaciones que se te olvida reservar el momento para alimentar tu fortaleza interior.

5 Reúnete con los amigos. Si tienes amigos entusiastas y optimistas, apóyate en ellos para levantar el ánimo. Muchas veces funciona llamar o visitar a esa persona que sabes que está pasando por un mal momento para apoyo afectivo… después de unos minutos sentirás que tus baterías están cargadas de nuevo.

Busca a Dios, sin importar el concepto que tengas de El, cierra tus ojos y siente Su Presencia en tu interior. Pídele que te acompañe, pues la vida es demasiado bella para vivirla solo.

Suelta el pasado, deja de preocuparte por el futuro, vive el presente, la vida es maravillosa y todo va a estar bien.

Video: Yo puedo por Merlina Meiler

Tus creencias dan forma a tu vida y te van indicando el camino a seguir.

¡Llenémonos de energía y de buena vibra!

Comparte conmigo esta canción de Ricardo Montaner: “Yo creo”.

Me encanta el estribillo:

Yo creo en ti, yo creo en mí
Yo creo en ti, yo creo y puedo
Yo creo en Dios y en el amor

Así de simple y de básico es el camino a nuestra felicidad y paz interna.

Al final del video hay varias personas que expresan en qué creen ellas (en la familia, en los amigos, en la música, en el romance, en los milagros…).

¿Y tú? ¿En qué crees?


Fuente:

La estatua de las emociones

Había una vez una estatua en la plaza de un mercado, alta, radiante, espectacular, Inauguraron su presencia un día de otoño, con las hojas al caer de los árboles de la plazuela. La gente admiraba su efigie, radiante, serena, bella como una tarde de café en silencio.

Todo el mundo que pasaba por la plazuela hablaba de su prestancia, de sus volúmenes, del material con que estaba construido…Pero nadie se fijaba en sus detalles más particulares: había pequeñas rendijas en la estructura por donde calaban las gotas de lluvia y entraban en su interior…Pasado un tiempo, nadie se fijaba en ella, en su semblante, en su postura, siempre dispuesta a servir la belleza a los demás. Cumplía una misión: hacer feliz a todo el mundo que pasara por la plazuela, aunque fuera de pasada, allí estaba su sombra para cobijar.

Y así pasaron cuarenta años sin que nadie se fijara en ella, tan solo las golondrinas y las arañas que se refugiaban en su interior.

Una noche de invierno, una de esas noches que parece que el mundo se va a derrumbar, truenos, rayos y centellas caían sobra l plazuela, un rayo se introdujo sobre el cordón de la efigie, dotándola mágicamente de vida ….Se puso erguida, , mojada, temblando, comenzó a caminar y con cada paso que daba aprendía lecciones de vida únicas e irrepetibles:

“Soy lo más importante que existe.”

“Desde ahora, soy. No miraré al pasado, siempre hacia adelante”

“Hoy, soy dueña de mis emociones, tengo la oportunidad única e irrepetible de ser feliz manejando mi cuerpo, mi mente, y mi espíritu”….

“Me he pasado cuarenta años viviendo para hacer feliz a los demás…..Ahora ha llegado el momento de decirme a mí.”..

Y se marchó entre los árboles, bailando sobre una lluvia torrencial, sin frio, sin equipaje…sin miedo…afrontando su nuevo destino.

Copyright, 2010, José Luis Fuentes .
www.emocionesparaelcoaching.com

Cuando tengas frio,... de José Ramón Marcos Sánchez.

Sácame del miedo que hace frío,… me perdí en la nada,… y ya ni recuerdo si buscaba algo,… si estoy o si existo,… es como estar todo lleno de vacío,… es como un cuchillo de cortar añicos,…es como gritar cuando todo es grito,….sácame del miedo que hace frío,… no me dejes solo,… dime si ya he muerto,… o si estuve vivo,… ya no siento el tiempo,… soy tiempo perdido,… creo que había luz,… y que la luz brilla,… creo haber llorado cuando perdí el alma,… se fue con la luz,… con la luz que brilla,… pero sólo creo,… creo que creía,… sácame del miedo que hace frío,… que el viento me borre dejando a su paso,… mi piel en palabras,… y que tú las sientas,.. y logren sacarte,… sacarte del miedo,… cuando tengas frio,…
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez.
E-MAIL y MSN:turko1969@hotmail.es Twitter: @joseramonmarcos

Desde que sé que existo,.. de José Ramón Marcos Sánchez

Desde que sé que existo soy capaz de entender la diferencia entre vivir y estar vivo,… soy capaz de valorar lo insignificante dándole significado,… reconozco como propias carencias que me impedían crecer,… .que convertían mis errores en justificaciones disfrazados de cobardía,… desde que sé que existo acepto lo que soy,….. para llegar a ser aquello que creo ser,… empiezo un motivo y le rodeo de motivos,…. y saboreo cada segundo como merece un segundo,…. que nace del sueño de estar vivo,… que muere sin luto por la llegada del siguiente,… el entorno es un infinito de posibilidades ávidas de regalar instantes que habitaran perpetuados en la memoria del tiempo,…. que podrán ser rescatados para luchar contra esas veces que lloran las ganas y se detienen,…. y me ayudan a saber que el dolor es perecedero por no buscado,…. que el amor no muere nunca porque quiere ser amado,… que el cariño es una implícita consecuencia que pertenece a aquel que quiere querer,… y que la bondad dormita latente en la esencia de la persona,… desde que se que existo he comenzado a creer en la humanidad del humano,… y doy gracias por poder estar,… por ser,… hasta cuando me rompo y decido irme,… porque sentirme me lleva a saber que siento,… que lo siento,…. desde que sé que existo,…. sé porque sigo existiendo,….
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez
Correo y MSN: joseramonmarcos@live.com 
Twitter: @joseramonmarcos