jueves, 12 de julio de 2012

Esperar o desesperar



Ser o no Ser, esa es la cuestión, nos decía William Shakespeare en su encantadora obra Hamlet, este personaje que se hace cuestionamientos sobre sí mismo y sobre lo que ocurre a su alrededor, algo parecido a lo que ocurre hoy en día en nuestra sociedad, vivimos tan saturados y estresados por las cosas que no valen la pena y ni siquiera nos miramos a nosotros mismos, terminando hundidos en depresión, tristezas o el famoso estres, Hamlet, comprende que lo externo es sólo la envoltura de todo un mundo interior que le proporciona incertidumbre, ahora estamos a punto de enfrentarnos al Gran cuestionamiento de Hamlet, “el ser o no ser”, el vivir o morir, el seguir o detenerse y dejar que todo continúe pero sin nosotros y podemos agregarle el esperar o desesperar.

Esperar o desesperar, vivir o morir, el esperar puede resultar en ocasiones cuando ponemos en practica la paciencia y la perseverancia en un trabajo que estamos realizando o en algún proyecto que lo iniciamos con valentía y tenemos el coraje de esperar un buen resultado porque hemos trabajado por ello y para ello. Es importante aprender a esperar sin desesperar, claro esperar resultados por que se ha trabajado para conseguirlo, no de una espera pasiva como creyendo que todo caerá por obra de la gracia.

Esperar no en el sentido negativo, de sentarse a mirar como pasa nuestra vida ante nuestros ojos sin tener la suficiente seguridad de levantarnos y luchar por lo que realmente queremos. No te quedes sentada viendo tu vida pasar, seamos como Hamlent, cuestionemosnos pero de la forma positiva desde el “SER”, digamos yo quiero vivir, yo me apego a esta vida, con mis fracasos y mis exitos, con mis tristezas y mis alegrias, con mi desasosiego y mi felicidad, yo quiero ser porque solo siendo siento que existo, no debemos temerle a la vida, en la vida existen esos momentos que merecen ser vanagloriados merecen ser vividos tan jubilosamente, por ejemplo el nacimiento de un hijo, ese es uno de los momentos más maravillosos del hombre.

La vida es mucho más hermosa sin desesperación, sin preocuparse de lo que falta, de lo que quieres y no puedes tenerlo aún, respeta al tiempo, el sabrá cuando será tu momento, por eso dicen por ahi que el tiempo es un gran maestro, te enseña y también de paso sana algunas heridas.

Cuando andamos por el camino de la vida, seguro nos encontraremos con piedras, tropezaremos pero nunca te quedes a mitad de ese camino, nunca dudes ni por un segundo que debes levantarte y seguir caminando,porque ya sabes en la vida caeremos muchas veces el secreto está en sabernos levantar y recobrar esa fuerza para seguir andando con la mirada puesta hacia tu meta, hacia tu felicidad.

Que tu esperar no te haga desesperar en ese trayecto, confía en ti misma, guarda las cosas que te atormentan, aliviana tu equipaje y verás que encontraras esa alegría para seguir el camino hacia tu propia realización personal y tu felicidad, que es tan importante para ti, para tus hijos y para el mundo entero!

Y tu que opinas ¿esperar o desesperar? ¿Ser o No Ser?

Fuente:

No te dejes vencer



Casi puedo verlo
Ese sueño que estaba soñando pero
Hay una voz dentro de mi cabeza diciendo
Tu nunca lo alcanzaras
Cada paso que estoy tomando
Cada movimiento que hago
Se siente perdido sin una dirección
Mi fe se esta sacudiendo,pero
Tengo que seguir intentando
Tengo que mantener mi cabeza bien alta

Las luchas que se me presentan
Las posibilidades que estoy teniendo
A veces me golpeo,pero
No me estoy rompiendo
El dolor que estoy conociendo
Pero estos son los momentos que
Voy a recordar mas, si
Solo tienes que seguir adelante
Y yo
Tengo que ser fuerte
Sigue empujando

Siempre va a haber otra montaña
Siempre vas a querer hacer que se mueva
Siempre va a ser una batalla difícil
A veces, vas a tener que perder
No se trata de la rapidez con que llegar
No es sobre lo que esta esperando al otro lado
Es la subida

Sigue intentando
Sigue subiendo
Mantén la fe

Esta es una hermosa canción interpretada por Miley Cirus, una melodía cargada de fuerza y energía, una voz que nos alienta a seguir cuando creemos que no estamos haciendo lo correcto o cuando simplemente nos sentimos agotadas de tanto intentarlo, como dice la canción debes mantener tu fe en lo que sea en que te encuentres proyectando, debes creer en ti plenamente de que vas a lograrlo, y debes luchar contigo misma, con tus pensamientos aquellos que te dicen que no lo vas a lograr.


En todo camino habrá problemas, habrá tropiezos, pero recuerda que levantarte será tu regla, superar los problemas convirtiéndolos en retos animándote a dar lo mejor de ti para llegar a la cima, pero recuerda que tu mirada no debe estar pendiente solo de tu destino, debes disfrutar el camino incluso mucho más que el destino donde te lleve, el camino que sigues te debe apasionar para que después de la llegada exista mucho más que un simple destino.

Tienes que seguir adelante, solo sigue intentando…no te dejes vencer, mantén la fe, seguro que lo lograrás.


Fuente:

Niños tristes

En ocasiones mismos nosotros los adultos nos sentimos tristes, es un estado normal, pero lo verdaderamente importante es que no sea un estado de ánimo constante, porque sino ya estariamos hablando de depresión.

La tristeza es una de las tantas emociones que tenemos las personas, como la alegría, la felicidad, la ira, el miedo etc. solo hay que aprender a superarla y cuando nos sentimos tristes por algún suceso o acontecimiento saber sobrellevar la tristeza para no caer en depresión.

Ahora bien, si la tristeza consiste en una emoción normal, un niño que está triste es normal? Es raro no ver a un niño feliz, alegre, siempre de aquí para allá, jugando , ensuciándose, gritando, etc. cuando se nota un decaimiento en sus emociones, en su conducta o en sus actividades normales, debe ser un llamado de atención para los padres.

¿Qué hacer cuando nuestro niño está triste?, lo principal será indagar las causas posibles de la tristeza, si es por la muerte de algún ser querido, si es por la separación que se encuentran afrontando sus padres, si existe algún conflicto en la escuela, con sus compañeritos o alguna enfermedad etc, es decir analizar qué es lo que está haciendo que el niño se sienta triste.

La tristeza en la infancia no es beneficiosa al menos si resulta difícil superarla, por ello hay que acudir a un profesional para que les orienten, lo más antes posible, ya que hay que tener en cuenta que estamos criando hijos para el mundo, hay que hacer todo lo posible para hacerlos crecer fuertes y sanos tanto física, mental y emocionalmente hablando, por tanto resolver ahora el problema les facilitará a nuestros hijos desenvolverse de forma segura y armoniosa con el resto del mundo.

Los sintomas de un niño triste podrian ser los siguientes aunque cada padre o madre conoce mejor a sus hijos, y saben detectar cuando algo anda mal, entonces los sintomas probables son:

Falta de ganas para realizar sus actividades favoritas

No conversa, sino que se aisla

Tiende a ser agresivo, contesta de forma agresiva cuando se le pregunta algo

Tiene mucha ira

No tiene apetito, o aveces lo tiene en exceso

No desea hacer nada nuevo, porque tiene miedo, o porque simplemente para él o ella ya no tiene sentido.

Todos estos síntomas nosotras las madres no debemos hacerlos pasar, cuando un niño se encuentra triste hay que animarlo, organizando alguna actividad para que lo saque de su tristeza, algo alegre, hablarles con un lenguaje siempre positivo, recuerda todas las creencias se implantan en el cerebro mayormente en la niñez, por tal motivo debemos comunicarnos con nuestros hijos con pensamientos y palabras positivas siempre.

Asi que si observas que tu niño está triste haz algo por él o ella , para que sea una persona que pueda desarrollar todo su potencial desde siempre, y esa tristeza o falta de ánimo le impida lograr su felicidad, porque de permanecer y no ser tratada a tiempo puede perjudicar enormemente su crecimiento personal y por ende le resultará difícil lidiar con los problemas de la vida, se perderá en alguna parte y no podrá disfrutar ni de su propio existir.

Por eso mamá cría a un niño ¡FELIZ! No queremos ver a un niño entristecerse en plena etapa de su infancia! cuando debería de disfrutar de su inocencia, de toda su energía y alegría.

Últimamente, ¿has notado algún cambio en tu hijo? y ¿Qué hiciste para ayudarlo?

Fuente:

Ser madre a los 40

Puede que uno de los objetivos de tu desarrollo personal sea ser madre. Sin embargo, cada vez es más frecuente que las parejas decidan tener hijos a los treinta y tantos o 40 años, tras haber conseguido una estabilidad económica, profesional y emocional, pero ¿qué ventajas e inconvenientes plantea este hecho en las relaciones madres-hijos?

VENTAJAS:

1) Una pareja madura puede tener una mayor estabilidad emocional (aunque no siempre es así), y una mejor situación económica y laboral que incida positivamente en la relación con los hijos.

2) La maternidad tardía suele ofrecer una vivencia más relajada y feliz, sin las prisas y el afán de escalada de la juventud.

3) Tanto la madre como el padre tienen ya una serie de experiencias, recursos y una forma de ver la vida que favorecerá la estabilidad del niño.

INCONVENIENTES:

1) Uno de los posibles riesgos es la dificultad de renunciar a ciertas parcelas de libertad que se tenían, lo que podría llevar a una cierta desatención de los pequeños.

2) No se debería olvidar que la sociedad está en constante cambio. Cuantos más años de diferencia haya entre los padres y los hijos, más habrá cambiado este entorno y más difícil será adaptarse a ello.

¿Qué ha cambiado para que en la actualidad se retrase tanto la maternidad/paternidad?

1) La mujer ya no solo desea ser madre, sino que también quiere tener cubiertas sus necesidades personales y profesionales. Además, el fin de las parejas estables ya no es la reproducción.

2) Otro de los motivos es el retraso en la emancipación de los jóvenes. La sociedad no facilita que los jóvenes puedan tener pronto una vida económicamente estable. En general, la inseguridad en el presente y la desconfianza en el futuro.

3) Han cambiado las prioridades en los objetivos de la pareja. Actualmente el retraso de la paternidad y la maternidad es consecuencia de la idea de encontrar estabilidad económica y emocional.

4) Otra de las razones puede ser el anhelo de la eterna juventud. Muchas personas piensan que los hijos les hacen viejos y les atan demasiado.

Fuente:

Que le dices a tu hijo cuando el padre está ausente

Has pensado en lo que le dirás a tu hijo cuando te pregunte por su padre, yo he pensado en ese momento y he estado leyendo acerca de qué hay que decirles de manera que la ausencia de la figura paternal no traiga consecuencias perniciosas en el desarrollo y en la vida de nuestros hijos.

La vida a veces nos pone a prueba con ciertas situaciones que se nos presentan, y tal es el caso por ejemplo un embarazo no planeado, una separación o un divorcio sea por la causa que fuera, afecta nuestra vida según la percepción que tengamos sobre ella, de un problema debes extraer siempre lo positivo, debes valorarte y seguir adelante, si por ejemplo te has embarazado de alguien que no se hizo responsable en su momento y al contrario te ha ofendido durante todo el tiempo en el que estabas esperando a tu hijo, solo valora la importancia de la vida la tuya y la de tu hijo, si te ha tocado pasar por una separación o divorcio afronta la situación lo mejor posible, admite tu parte de responsabilidad.

Actualmente existe un gran numero de mujeres que han decidido tener a un hijo y asumir solas dicha responsabilidad, sin la ayuda del padre.

Pero que consecuencias psicológicas trae en el niño no ver, ni ser criado por su padre? algunos especialistas opinan que un niño que no crece con la figura paterna no esta acostumbrado a los conflictos y que es sobreprotegido constantemente por su madre, lo ideal en estos casos es hacer que el niño socialice con alguna figura masculina como ser abuelos, tíos, primos mayores para que de tal forma tenga la imagen paterna que se construye en la mente de los niños, no sólo de rasgos del progenitor, sino también de atributos de otros hombres importantes de su infancia y de cualidades paternales idealizadas que las criaturas captan de los ídolos de su tiempo. Resulta evidente que aunque las madres pueden elegir no tener un compañero, los niños nunca pueden elegir no tener un padre, que en todo caso siempre existirá en su fantasía.

Ahora bien, que le decimos entonces a nuestro chiquito sobre su padre? en primer lugar nunca debemos de negar la existencia de su padre, aunque el mismo no te haya valorado o sea un criminal no puedes negar que es el padre de tu hijo, y la mentira de mujer autogestante no existe ya que un hijo se concibe siempre como producto de un hombre y una mujer, aunque haya sido un amor pasajero que se fue volando, ten presente que un padre siempre existe puede que este ausente pero no por ello inexistente.

Entonces lo mejor siempre será dado el momento que le hables sobre su padre, y le expliques la razón de su ausencia.

Si tienes alguna otra opinión no olvides dejarme tu comentario!

Fuente:

Biografía de Hipólito Yrigoyen

(O Hipólito Irigoyen; Buenos Aires, 1852 - 1933). Político argentino que alcanzó la presidencia de la República. Cursó sus primeros estudios en el Colegio San José de los padres bayoneses y más tarde en el colegio de la América del Sur. Ingresó después en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, pero no consta que lograra recibirse con el título de abogado.

La situación económica de su familia le obligó a trabajar desde su temprana juventud en empleos modestos, que desempeñó sucesivamente en una compañía de transportes, en las oficinas de un abogado y luego en el Estado, como escribiente de la contaduría general, en 1870. Dos años más tarde obtuvo el puesto de comisario de policía de una de las parroquias en las que se dividía en el plano político y administrativo la ciudad de Buenos Aires.

También desde muy joven se sintió atraído por la actividad política, y este interés lo indujo a participar en los acontecimientos turbulentos de la revolución encabezada por el general Bartolomé Mitre en 1874, aunque luego apoyó a la facción del gobierno y del candidato a presidente electo Nicolás Avellaneda. En 1877 se alejó del cargo de comisario que todavía ocupaba, al parecer por cuestiones políticas que no quedan del todo claras, y en 1878 logró imponerse como candidato a diputado provincial hasta que los sucesos de 1880 y la federalización de Buenos Aires dieron fin a su mandato.

Sin embargo, en ese mismo año resultó electo en los comicios realizados a fin de sustituir a los diputados que habían quedado cesantes y se desempeñó en el cargo durante dos años, al cabo de los cuales se retiró a la vida privada. En este período atendió a la administración de campos de su propiedad situados en la provincia de Buenos Aires y a la enseñanza en un instituto de estudios superiores.

La llamada "Revolución del 90" lo encontró entre sus más entusiastas protagonistas, y a partir de entonces Yrigoyen ya no volvió a abandonar la vida pública. Durante los sucesos de la revolución, uno de cuyos cabecillas era su tío Leandro N. Alem, Yrigoyen fue propuesto y aceptado por las fuerzas revolucionarias para ocupar el cargo de Jefe de Policía en caso de que se concretase el triunfo y se impusiera un gobierno provisional.

A partir del 90 pasó a ser una figura significativa de la política argentina. El presidente de la república Carlos Pellegrini lo instó a participar en negociaciones entre los partidos políticos en pugna, y el también presidente Luis Sáenz Peña lo invitó incluso a incorporarse a su gabinete, pero Yrigoyen, animado por una férrea intransigencia con respecto al régimen político de la época, rechazó ambos ofrecimientos.

De hecho, 1893 lo encontró nuevamente involucrado en una revolución, esta vez al frente de los sublevados, en su calidad de presidente del Comité Central bonaerense de la recientemente fundada Unión Cívica Radical. Durante los sucesos del 93 Yrigoyen logró involucrar en el movimiento a un importante número de oficiales del ejército, dirigió personalmente las operaciones militares y participó de la ocupación de varias ciudades de la Provincia de Buenos Aires. Fue proclamado por la revolución gobernador de la Provincia, pero renunció al cargo, que fue ocupado por el Dr. Juan C. Belgrano, hasta que el gobierno nacional, encabezado entonces por el Dr. Manuel Quintana, intervino la Provincia.

El sistema electoral vigente entonces en la Argentina daba lugar a abusos y manejos por parte de quienes ejercían el poder político, de modo que el único medio que los radicales vislumbraban para la conquista del poder era la abstención electoral y la lucha armada. Por ello, el 4 de febrero de 1905 explotó una tercera revolución radical encabezada nuevamente por Yrigoyen que logró ocupar parte de la capital y algunas ciudades de la provincia, pero fue finalmente sofocada por el ejército. Yrigoyen resultó entonces proscripto, pero una ley de aministía le permitió volver a hacerse cargo de sus funciones como dirigente del partido radical.


Hipólito Yrigoyen


Fue entonces, en 1912, que se sancionó la llamada "Ley Sáenz Peña", que garantizaba el voto universal, obligatorio y secreto para los varones adultos y la representación para la primera minoría, con lo que la Unión Cívica Radical decidió volver a participar de las elecciones. La idea de la elite política gobernante era que la oposición radical habría obtenido en el mejor de los casos la minoría, pero en los comicios del 2 de abril 1916 Yrigoyen resultó electo presidente de la república acompañado en la fórmula por Pelagio B. Luna. Al asumir el cargo el 12 de octubre de ese mismo año, Yrigoyen fue llevado en andas por sus simpatizantes desde el congreso de la nación hasta la casa de gobierno, por una distancia de más de un kilómetro y medio.

La política de Yrigoyen no introdujo novedades sustanciales en la economía argentina, ligada entonces al mercado mundial a través de la exportación de alimentos -sustancialmente cereales y carnes- y la importación de productos manufacturados. Sus preocupaciones eran esencialmente político-institucionales, y por lo demás casi nadie consideraba importante realizar cambios en un modelo económico que había consagrado al país como "granero del mundo".

La Primera Guerra Mundial (1914-1918) favoreció en principio las exportaciones argentinas a los países beligerantes y activó la producción de manufacturas para reemplazar las importaciones que a causa de la guerra no llegaban regularmente al país. Pero al finalizar el conflicto se vio resentido lo que constituía el "motor" de la economía argentina, al desacelerarse el ritmo de su comercio exterior, lo que puso al gobierno radical ante situaciones de difícil resolución. Yrigoyen no pudo más que seguir una política relativamente restrictiva del gasto público, situación nada fácil por el hecho de que su partido, representante de las clases medias de origen inmigratorio en ascenso, recibía fuertes presiones para premiar fidelidades políticas con cargos y empleos en el aparato del Estado.

Por otra parte, la conflictividad social del momento dio lugar a importantes protestas obreras, conducidas en general por dirigentes anarquistas. La más significativa es la que se produjo en enero de 1919 en la ciudad de Buenos Aires y que se conoce con el nombre de "Semana Trágica". Durante esos días la ciudad fue escenario de tiroteos entre obreros y policías, y por primera vez el ejército tomó parte en la represión. Hubo gran cantidad de víctimas e incluso se organizaron pogroms contra los inmigrantes judíos, acusados de llevar a la Argentina el comunismo que recientemente había tomado el poder en Rusia. Otros hechos de gravedad se produjeron durante las huelgas en la Patagonia en 1921, donde la protesta anarquista fue aplastada por el ejército con notable ferocidad.

En cuanto a la política exterior, el gobierno radical se mantuvo en todo momento neutral, a pesar de que se produjeron algunos incidentes con el gobierno imperial alemán (en 1917 un barco mercante argentino fue hundido por un submarino alemán y el embajador del imperio fue expulsado del país acusado de transmitir mensajes agraviantes para el país) y que el gobierno entabló negociaciones muy ventajosas con los aliados para la venta de productos argentinos. Una delegación argentina presidida por el ministro de relaciones exteriores Honorio Pueyrredón y en la que participaba además el ministro plenipotenciario argentino en Francia Dr. Marcelo T. de Alvear, tomó parte en las sesiones de la Liga de las Naciones inauguradas en 1920. En ellas propusieron ciertas enmiendas al Pacto de la Liga que tendían a limitar su alcance político, lo que suscitó desacuerdos y determinó el retiro de la delegación argentina.



Fuente:
http://www.biografiasyvidas.com

Biografía de Pablo Neruda



Pablo Neruda
Diseminada en miles de versos ha quedado para la posteridad la biografía, íntima y pública, secreta y militante, del gran poeta chileno Pablo Neruda. Nos legó además la crónica de sus días agitados y viajeros en unas líricas memorias tituladas Confieso que he vivido, y sobre su figura han escrito numerosos amigos del escritor, su apasionada viuda Matilde Urrutia y centenares de críticos e historiadores.

La abrumadora personalidad de este hombre de credo comunista, resuelta y tozuda hasta el sacrificio por todo aquello en lo que creía, estalla en su obra con un aliento vital que apenas deja entrever las muchas tribulaciones y las muchas horas sombrías que hubo de atravesar. Para algunos que lo conocieron, especialmente para aquéllos que compartieron con él la lucha contra la miseria y la opresión de los pueblos, Pablo Neruda gozó del carisma excepcional de aquellos elegidos a quienes encaja como un guante la palabra ejemplaridad; pero para la mayoría de los lectores que no gozaron de la fortuna de su abrazo, el poeta será siempre aquel personaje tímido, invisible y agazapado que se ocultaba tras los barrotes horizontales y tenues de sus lindas canciones de amor.


Nacido en 1904 en Parral con el nombre de Ricardo Eliecer Neftalí Reyes Basoalto, Neruda se sintió durante toda su vida profundamente enraizado en su tierra chilena pese a haber llevado una existencia de viajero incansable. Su madre, Rosa Basoalto, murió de tuberculosis poco después de dar a luz, y su padre, conductor de un tren que cargaba piedra, José del Carmen Reyes Morales, se casó dos años después con Trinidad Cambia Marverde, de quien Neruda escribiría: "Era una mujer dulce y diligente, tenía sentido del humor campesino y una bondad activa e infatigable". Para el pequeño Neftalí fue su nueva madre como el hada buena; tuteló al muchacho con una solicitud incluso mayor que su auténtico padre, con quien, en su adolescencia, no tardaría en mantener graves disputas.

Residiendo en Temuco, ingresó en el Liceo de la ciudad en 1910, y cuando aún no había salido de esta institución, el 18 de julio de 1917, pudo leer emocionadamente en un periódico local, La Mañana, el primero de sus artículos publicados, que tituló "Entusiasmo y perseverancia". Para entonces había tenido la suerte de conocer a una imponente señora, "alta, con vestidos muy largos", que no era otra sino la célebre poetisa Gabriela Mistral, quien le había regalado algunos libros de Tolstoi, Dostoievski y Chéjov, decisivos en su primera formación literaria.

No obstante, su padre se oponía abiertamente a que siguiera esta vocación, de modo que cuando el 28 de noviembre de 1920 obtuvo el premio de la Fiesta de Primavera de Temuco, el joven poeta ya firmaba sus poemas con seudónimo, un ardid para desorientar a su progenitor. El nombre elegido, Neruda, lo había encontrado por azar en una revista y era de origen checo; no sabía que se lo estaba usurpando a un colega, un lejano escritor que compuso hermosas baladas y que posee un monumento erigido en el barrio de Mala Strana de Praga.

Cuando concluye sus estudios en el Liceo pasa a Santiago para seguir la carrera de profesor de francés en el Instituto Pedagógico, pero continúa preparando libros de versos. Al poco tiempo se vincula a la revista Juventud de la Federación de Estudiantes, donde toma contacto con el movimiento anarquista y, en particular, con uno de los líderes del grupo, formidable y valeroso, llamado Juan Gandulfo. En 1922, habiendo trabado una buena amistad, que se revelaría fecunda y duradera, con el director de la revista Claridad, se incorpora a su redacción, y así comienza a escribir como un poseso hasta cinco poemas diarios. Al año siguiente edita a sus expensas su primer libro de poemas, Crepusculario.

Para poder pagarse esta publicación, Pablo Neruda, por entonces un joven ávido de lecturas y de vida, extravagante y delgado, vestido a lo poeta bohemio del siglo XIX con un traje negro, debe vender sus muebles, empeñar el reloj que le ha regalado su padre y recibir la ayuda in extremis de un crítico generoso. Este último, un tal Allone, se prestó a saldar la deuda cuando el editor se negó a entregar un solo ejemplar antes de que estuviera satisfecha completamente la factura.

Neruda y Nicolás Guillén en el Aula Magna
de la Universidad de La Habana (1960)


Crepusculario fue en realidad una miscelánea de otros proyectos, una reordenación precipitada de poemas que inmediatamente dejaron insatisfecho al autor. A partir de entonces Neruda se entregó, con más ahínco si cabe, a la confección de otro libro, éste sí, orgánico y mucho más personal, que terminaría publicándose en 1924 con el títuloVeinte poemas de amor y una canción desesperada.

Diplomático por Asia

A partir de esta época la politización de la poesía de Neruda será progresivamente mayor y, paralelamente, su vida se verá enfrentada a adversas circunstancias económicas. De momento, al abandonar sus estudios, su padre le retira toda ayuda material, por lo que abraza la esperanza de conseguir algún cargo diplomático. Sin embargo, todo lo que obtiene en 1927 es un oscuro y remoto destino consular en Rangún, Birmania.

Allí, en aquellas tierras fantásticas, "entre hombres que adoran la cobra y la vaca", conoció Pablo Neruda a la tan bella como peligrosa Josie Bliss, una nativa que sin embargo vestía a la manera inglesa. Tras visitar en su compañía los más exóticos rincones de aquellas tierras, se trasladó a vivir a casa de ella, pero pronto la muchacha trocó su dulzura en celos, y la vida de la pareja se hizo intolerable. "Sentía ternura hacia sus pies desnudos", escribió el escritor, pero también contó cómo Josie le escondía las cartas y cómo, en una ocasión, se despertó sobresaltado y la encontró vestida de blanco, al otro lado del mosquitero, tenebrosa, blandiendo un cuchillo mortífero y sin determinarse a asestar el golpe fatal: "Cuando te mueras se acabarán mis temores", balbuceó con amargura la mujer enferma.

Asustado, Pablo Neruda no tardó en huir de aquella situación que cada vez se volvía más amenazante, y cuando recibió un telegrama en el que se le comunicaba su traslado a Ceilán, preparó el viaje en el más absoluto secreto y se marchó sin despedirse, abandonando en el desolado hogar de Josie sus ropas y sus libros.

Ejerció durante un año de cónsul en Colombo (Ceilán, actual Sri Lanka) y en 1929 fue trasladado a Singapur. Su inquietud por las culturas indostaníes y la política lo llevó a asistir al Congreso Panhindú, celebrado en Calcuta en 1929. En 1930, Pablo Neruda se casó con María Antonieta Hagenaar, una joven holandesa con la que regresó a Chile dos años después y que le dio una hija, Malva Marina, el 4 de octubre de 1934. Ese mismo año, y tras haber conocido a Federico García Lorca en Buenos Aires, se trasladó a España para hacerse cargo del consulado chileno en Barcelona. En España desarrolló una intensa actividad cultural y conoció a poetas de la generación del 27 como Miguel Hernández, Luis Cernuda, Vicente Aleixandre o Manuel Altolaguirre.

Neruda en España

Su integración en aquel Madrid pletórico de pasiones políticas se acrecentó al año siguiente, pues en febrero de 1935 se hizo cargo del consulado de Chile en la capital española. En Madrid apareció aquel año la revista literaria Caballo Verde para la Poesía, dirigida por el poeta. También allí dio a la imprenta una de sus obras más célebres, Residencia en la Tierra, y conoció a su segunda esposa, Delia del Carril.

La trayectoria española de Neruda tomó tintes dramáticos cuando el 18 de julio de 1936 dio comienzo la terrible guerra civil que enfrentó a "las dos Españas". Uno de los primeros hechos sangrientos de aquella lucha fue el fusilamiento de Federico García Lorca. Abandonó la península Ibérica en pleno conflicto bélico y se dirigió a París, desde donde participó activamente en actos de solidaridad con la República y el pueblo español. Tras su regreso a Chile, en 1937, prosiguió su actividad combativa con la publicación de España en el corazón.

En 1938, Ediciones Ercilla dio a la luz una recopilación de sus obras. Aquel año falleció su padre en Temuco y poco después, su madrastra. En octubre triunfó en las elecciones generales chilenas el Frente Popular. Mientras, en Cataluña, se editaba España en el corazón.

La Guerra Civil española concluyó en 1939 con la derrota de los republicanos. Neruda solicitó, y obtuvo, el nombramiento de cónsul para la inmigración española. Con la idea de ayudar en lo posible a los derrotados, viajó a París y desde allí organizó una expedición de españoles a bordo del vapor Winnipeg que llegó a Valparaíso a finales de año. El poeta regresó de nuevo a Chile en 1940, cuando ya había comenzado la Segunda Guerra Mundial, pero permaneció poco tiempo en su país, pues en agosto se incorporó a un nuevo destino diplomático, el consulado general de Chile en México. Desde allí viajó a Cuba. En 1942 publicó América, no invoco tu nombre en vano, que después fue incorporado al Canto general; ese año sufrió la pérdida de su hija, Malva Marina, que falleció en Europa.

Política, exilio y reconocimiento

A partir de 1946, su actividad política se desarrollaría en su propia patria, donde fue elegido senador de la República por las provincias de Tarapacá y Antofagasta. Ese mismo año obtuvo también en Chile el Premio Nacional de Literatura, pero no tardarían en complicársele las cosas cuando hizo pública su enérgica protesta por la persecución desencadenada contra los sindicatos por el presidente González Videla. La lectura ante el Senado de su alegato Yo acuso motivó que se ordenara su detención y sólo gracias al refugio que le ofrecieron sus allegados logró Neruda evitarla y salir del país el 24 de febrero de 1949.

Durante el tiempo en que estuvo oculto preparó otra de sus obras mayores, Canto general, que, aparte de distribuirse clandestinamente en Chile, se editará en México en 1950 con ilustraciones de los grandes muralistas Siqueiros y Diego Rivera, poco antes de que se le conceda, junto a Picasso y al poeta turco Nazim Hikmet, el Premio Internacional de la Paz. Comienza entonces un doloroso destierro, cuya tristeza apenas puede ser enjugada por los numerosos homenajes, calurosas recepciones e importantes galardones con que se reconocen sus méritos como poeta y como hombre íntegro. En 1951 inició un viaje por Italia, país en el que fijó su residencia al año siguiente. En Capri escribió Las uvas y el viento. Después de un viaje por Europa, al ser revocada su orden de detención en Chile, pudo regresar a su casa en agosto del 1952. Su retorno fue motivo de múltiples homenajes públicos. En este periodo difícil del destierro había venido en su auxilio una mujer, la que sería su compañera hasta su muerte: Matilde Urrutia.

En Italia con Matilde Urrutia


Los años siguientes fueron de permanencia en Chile. Organizó en Santiago el Congreso Continental de Cultura, al que acudieron notables personalidades como Diego Rivera, Jorge Amado y Nicolás Guillén. Dictó conferencias en la Universidad de Chile, institución a la que hizo donación de su biblioteca personal. Esta relación con la Universidad dio origen a la creación de la Fundación Neruda para el Desarrollo de la Poesía. En su vida privada fueron tiempos agitados, pues se separó en 1956 de Delia del Carril para unirse sentimentalmente con Matilde Urrutia, que fue a vivir a su nueva casa, La Chascona. Sus obras seguían apareciendo a buen ritmo, con publicaciones intermitentes, en Buenos Aires por Losada y en Santiago por Nascimento: Viajes, Nuevas odas elementales y Oda a la tipografía, entre otras. En 1957 Losada publicó susObras completas en papel biblia y, en los años sucesivos,Cien sonetos de amor, Tercer libro de las odas yNavegaciones y regresos. En 1958 aparece editada otra de sus obras más notables, una de las preferidas del poeta,Estravagario. "Por su irreverencia (escribió Neruda) es mi libro más íntimo".

El incansable viajero sintió de nuevo la llamada de Europa y en 1965 se trasladó a ese continente, donde recibió nuevos honores. La Universidad de Oxford le nombró doctor honoris causa en Filosofía y Letras. En Hungría se entrevistó con Miguel Ángel Asturias. En 1966 viajó a Estados Unidos invitado a la reunión del Pen Club. Realizó ese año una interesante incursión en el arte dramático con su obra Fulgor y muerte de Joaquín Murieta, que fue estrenada en Santiago en 1967 por el Instituto de Teatro de la Universidad de Chile.

La vinculación de Neruda con la política tuvo su punto culminante en el año 1970, cuando el Partido Comunista lo designó candidato a la presidencia de Chile, pero el poeta no dudó en renunciar para dar todo su apoyo a Salvador Allende, a quien secundó decididamente en su campaña electoral. Llegado al poder el gobierno de Unidad Popular en 1970, recibió el nombramiento de embajador en París.

Neruda con Salvador Allende y su
biógrafo, Volodia Teitelboim



En 1971, Pablo Neruda se convirtió en el tercer escritor latinoamericano y en el segundo chileno que obtenía el Premio Nobel de Literatura, pero su encumbramiento literario no le impidió continuar activamente en la defensa de los intereses chilenos. En Nueva York, aprovechando la reunión del Pen Club, denunció el bloqueo estadounidense contra Chile. Tras renunciar a su cargo de embajador en Francia, regresó a Santiago, donde fue pública y multitudinariamente homenajeado en el Estadio Nacional.

En la cúspide de la fama y del reconocimiento también lo esperaban horas amargas. En 1973, el 11 de septiembre, fue sorprendido por el golpe militar contra el presidente Salvador Allende. Profundamente afectado por la nueva situación, no pudo resistir la tragedia y el 23 de septiembre murió en Santiago. El mundo no tardó en enterarse, entre la indignación, el estupor y la impotencia, de que sus casas de Valparaíso y de Santiago habían sido brutalmente saqueadas y destruidas. Sus funerales se desarrollaron en medio de una gran tensión política. Tras su muerte vieron la luz los poemarios que había escrito antes de morir: Jardín de invierno, 2000, El corazón amarillo, Libro de las preguntas, Elegía y Defectos escogidos, todas ellos editadas por Losada en Buenos Aires en 1974. En Barcelona apareció su última obra, la autobiografía Confieso que he vivido.



Fuente:
http://www.biografiasyvidas.com