viernes, 22 de junio de 2012

¿De quién es la culpa?

¿Cómo te va la vida? bien, mal, regular ¿?, y ¿de quién es la culpa…?

Ser l@s protagonistas de nuestra vida, consiste en asumir nuestra responsabilidad. No asumir nuestra responsabilidad, consiste en ser simples espectador@s, conformándonos con aceptar lo que nos ocurre, sin tomar partido en la mayoría de las decisiones de nuestra vida.

Si no asumimos nuestra responsabilidad y la trasladamos a otras personas ó circunstancias externas, fomentamos que cada vez estemos más lejos de ser los verdader@s protagonistas de nuestra vida.

Eso de echar las culpas a otro, es muy cómodo, ¡es verdad¡ pero actuando así, sólo conseguimos convertirnos en personas inseguras y con poca confianza en nosotros mismos y en nuestras capacidades.

No hay nada más poderoso para una persona, que tomar decisiones, decidir qué es lo mejor para ella y a continuación hacerlo, ¿o no lo crees así?

Nuestra vida puede ir por un camino acertado o por otro no muy adecuado, pero, ¿de quién crees que es la culpa?, de los que nos han manipulado y han decidido por nosotros, ó de nosotros por no haber tenido el coraje de decir que no y tomar nuestras decisiones asumiendo sus consecuencias ¿?

¿Cuántas veces has pensado que tu vida es como es, por culpa de otros?, como por ejemplo de tus padres, que posiblemente no tenían recursos económicos ó no te trasladaron la importancia de los estudios para tu futuro, ó simplemente entiendes que no se preocuparon lo suficiente por ti. Es posible, que cuando eras niñ@, tus padres tuvieran algo de culpa, ¡es cierto¡, pero ahora que eres adult@, todo lo que hagas depende únicamente de ti.

Seguro que conoces a otr@s que tuvieron una infancia mucho más difícil que la tuya, y ahora sus vidas han evolucionado a mejor, existen numerosos ejemplos de ellos. Prácticamente la mayoría de l@s deportistas de élite, vienen de familias humildes o desestructuradas, y también las mayores fortunas e imperios empresariales han sido construidos desde la nada, seguro que los conoces ¿verdad? y entonces ¿por qué ell@s han podido mejorar mucho sus vidas?, ¿quién es el/la culpable de que hoy seamos como somos?, reflexiona unos instantes…

Si, así es…, sólo nosotr@s somos los culpables de nuestros éxitos y fracasos, “nuestra vida depende de nosotros”, e incluso las circunstancias de nuestra vida, también dependen en gran medida de nosotros…

¿Crees qué tu vida puede mejorar…? pues ¿a qué esperas?, mejórala, depende de ti, tú eres el/la protagonista de tu vida, asume tu responsabilidad.

No mires alrededor cuando busques culpables en tu vida, mírate en el espejo y pregúntate: ¿de quién es la culpa?

Francisco Lutzardo
Coach y experto en desarrollo personal
E-mail: flutzardo@gmail.com;
Blog: http://franlutzardo.blogspot.com

Aprendiendo a querer de Alfredo Cuervo Barrero©


Una vez superadas exaltaciones y ensoñaciones,
calmadas y aprendidas las pasiones de las primeras relaciones,
dejado atrás lo que no fue y guardándolo sin rencores,
gastadas las falsedades y maduradas las voluptuosidades.

Una vez asimilada y corregida la falta de experiencia,
encontrada en el día a día la ratificación ya sin ausencias,
de que el querer a alguien es la más definitiva de las pruebas,
al mostrarse ante el otro tal y como uno mismo se conserva,
al comprobar que lo que uno da es lo que al final uno se lleva.

Una vez diluidas entre fuentes de sinceridad las diferentes fantasías,
por querer hacer un proyecto real con y de nuestras vidas,
en el que uno sabe ofrecer cuando el otro más lo necesita,
en el que de lo que se trata es de no llenarse de sensaciones vacías,
de crear el propio camino sin dejar de lado las otras expectativas.

Una vez ganada y exigida la propia independencia,
respetadas las distancias cuando ésta nos lo sugiera,
abandonada la idea de que sino se comparten todas las vivencias,
acaba por marchitar lo que antes crecía por propia inercia,
más de un destino ha dejado a otro por exceso de absorbencia,
aprender a dejar tiempos muertos para renovar así viejas sorpresas.

Una vez recordada la evolución de las diferentes situaciones,
en las que la naturalidad vence a lo forzado sin limitaciones,
en las que uno más uno excede a lo que por separado se pretende,
en las que no hay más obstáculos que juzgar sin mirarse antes la frente,
que reaccionar a la primera devolviéndonos así disparidades ingentes.

Una vez rota la costumbre de rodearse siempre de escudos,
de querer tener siempre razón por no traicionar al orgullo,
de ceder al otro las deudas que no zanjamos en nuestro rumbo,
de negar la realidad cuando lo que sucede no es de nuestro gusto,
de ostentar con palabras los que debieran ser nuestros propios asuntos.

Una vez aclaradas las ideas en cada uno de estos puntos,
es cuando empieza el inicio del verdadero aprendizaje,
no dejar al azar lo que tenemos que poner de nuestra parte,
sólo hay un secreto y esto es lo que su interior contiene,
para aprender a querer hay que empezar por saber lo que uno quiere.

Sinceramente,.. de José Ramón Marcos Sánchez

Ámame en la libertad y te daré libertad,…porque quiero quererte sin la atadura impuesta por el que no sabe querer,…para que el sentimiento trascienda lo eterno,….y no solo seamos cuerpos mentidos,….para estar dentro de ti sin tener que poseernos,….quiero llegar mas allá del deseo,….hasta ese lugar donde el único deseo eres tu aunque no estés,…donde sobran las dudas,….y fallece el yo para que nazca el tu del nosotros,… quiero darte sin pedirte nada a cambio,…sin quitarte ni la posibilidad de compartirte,….he decidido que mi celda sea la sonrisa de tu alma,…y mi espera será que decidas encontrarme,….después de haberte encontrado,….si te hace daño tenerme seré feliz si me olvidas,..ámame en la libertad y te daré libertad,…porque quiero solamente aquello que necesites,…de alguna manera vivirás mientras yo viva,….de alguna manera moriré cuando hayas muerto,….
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez