jueves, 21 de junio de 2012

Sólo al perderte,... de José Ramón Marcos Sánchez

Sólo al perderte he entendido que nunca quise perderte,…cuando el tiempo murió herido de lejanía,…y comprendió que la distancia no es más que la agonía incesante de mi alma incompleta….que sin ti soy el luto de un recuerdo que grita al ser recordado,…que pretendo revivirte buscándote en otros cuerpos,…. que te persigo en los ecos ya inertes de antaño,… y no puedo rescatarte del adiós,…y lloro los antes porque ya no tengo ahoras,…y me ausento de la vida porque no hay vida en tu ausencia,….sólo al perderte he entendido que nunca quise perderte,….cuando la nostalgia añora hasta los momentos fallecidos en costumbres,….cuando intento sentir y no puedo sin sentirte,… sin tenerte,…y comprendo que el sueño que hoy anhelo habita en el ayer ya perdido,…que hasta el perdón falleció en el egoísmo del daño,…que sólo ahora me acuerdo que olvidé tu sufrimiento,…que aunque no sirva sentirlo,… quiero decir que lo siento,…y que al perderte he entendido,…que me perdí para siempre cuando escuché tu silencio,….
Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez.

¿Por qué es importante donar sangre?


Preguntas y respuestas en línea
13 de junio de 2012

P: ¿Por qué es importante donar sangre?

R: Las donaciones de sangre contribuyen a salvar vidas y a mejorar la salud. He aquí algunos ejemplos de personas que precisan transfusiones:
  • las mujeres con complicaciones obstétricas (embarazos ectópicos, hemorragias antes, durante o después del parto, etc.);
  • los niños con anemia grave, a menudo causada por el paludismo o la malnutrición;
  • las personas con traumatismos graves provocados por accidentes; y
  • muchos pacientes que se someten a intervenciones quirúrgicas, y enfermos de cáncer.

También se precisa sangre para realizar transfusiones periódicas en personas afectadas por enfermedades como la talasemia o la drepanocitosis; asimismo, se utiliza para la elaboración de diversos productos, por ejemplo factores de coagulación para los hemofílicos.

Existe una necesidad constante de donaciones regulares, ya que la sangre sólo se puede conservar durante un tiempo limitado y luego deja de ser utilizable. Las donaciones regulares de sangre por un número suficiente de personas sanas son imprescindibles para garantizar la disponibilidad de sangre segura en el momento y el lugar en que se precise.

La sangre es el regalo más valioso que podemos ofrecer a otra persona: el regalo de la vida. La decisión de donar sangre puede salvar una vida, o incluso varias si la sangre se separa por componentes –glóbulos rojos, plaquetas y plasma–, que pueden ser utilizados individualmente para pacientes con enfermedades específicas
.

Fuente:
http://www.who.int

¿Acaso esté sentimiento es un milagro? de Abigahil Ángeles Silva ®.

Que desafía la rebeldía de la penumbra que adornan las sombras,
donde la soledad tiende su lapida.

Un sentimiento
Que galopa por las praderas de mis relieves
donde antes,
existió el sendero al olvido

¿Puedo ofrecerle mis caprichos en está madrugada?
Ser cómplice con la sombra del ébano de mi noche
y decirle :

No demores que esté maldito frío,
teje la hipotermia en mis tiempos
y a ti, te brindo
Un silencio
un calor
una mirada
y un cuerpo que adolece de ti.




El alma del amor,... de José Ramón Marcos Sánchez

Tengo guardado en el alma, el alma del amor mismo,…. custodiado por los besos que han de morir suspirados,… que han de nacer de tu cuerpo,… tengo tanto que entregarte que me he convertido en tiempo,… y seré la libertad del verdadero cariño,… el respeto necesario a la verdad de tu esencia,… el valor inagotable que acompañará tus miedos,… hasta arrancar con caricias la piel de tus daños,… y pintar cada mañana una paz en tu sonrisa,… tengo el deseo anidado en la pasión de mis sueños,… en amar el secreto de tu mirada,… en inhalar el delirio de tus jadeos,… en habitar la intimidad de tus adentros,… hasta romper el destino sintiéndonos uno,… hasta existirnos perpetuos,…. y ser el viento de la locura que alcanzó lo inalcanzable,… el abrazo imposible que partió las utopías,…. la verdad de vivir,… la mentira de morir,…. el recuerdo sin olvido engendrado en el alma del amor mismo,… en dos almas que soñaron,… encontrar el mismo amor,…
PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez
Correo y MSN: joseramonmarcos@live.com Twitter: @joseramonmarcos

¡Vivir es ser feliz…¡

Un gran avance hacia el objetivo de conseguir que nuestra vida tenga sentido, pasa por tener claro lo que significa para nosotros. Primero debemos definir que es “vivir”, pues si no sabemos que es algo, ¿cómo vamos a conseguirlo…?, parece que tiene sentido ¿verdad?

Siguiendo y profundizando algo más en la reflexión anterior, entenderemos que si queremos tener una vida plena, deberemos primero saber que es una “vida plena” ó si queremos ser felices, primero debemos saber que es para nosotros “ser felices”, y así, con todo lo que anhelamos ó queremos conseguir en la vida.


Dar un significado adecuado acorde a nuestros intereses y expectativas, supone alinear todo nuestro potencial para conseguir los objetivos marcados y dar así, sentido a nuestra vida.

Parece sencillo, ¿verdad?, pues te propongo un pequeño reto: define “vivir”…, olvídate de la definición que aparece en el diccionario, piensa en ti, en lo que te gustaría que fuera tu vida…, deja volar tu imaginación, no pongas límite, ¿ya tienes tu propia definición de vivir?
Te ayudaré un poco, contesta a las siguientes preguntas: ¿es fácil entender tu nueva definición?, ¿sientes que esa definición te permitirá disfrutar de estados positivos, únicamente con recordarla y pronunciarla?, si es así, enhorabuena has acertado…, pero si no es así, “cámbiala inmediatamente”, porque si no te ayuda a mejorar tu vida no te sirve…

Qué nuestro mundo sea lo que queremos que sea, depende en gran medida de la definición que le demos. Te pondré un ejemplo que te puede ayudar a aclarar esta poderosa capacidad de dar una nueva definición, esta técnica se llama “la redefinición”.

¿Cuál es la definición de “trabajar”? Según la Real Academia de la Lengua se define como: “aplicarse ó dedicarse con esfuerzo a la realización de algo”, con esta definición, ¿crees que nos levantaremos entusiasmados todas las mañanas para ir a nuestro trabajo?, yo creo que no…

Si redefinimos y decidimos que “trabajar es igual a disfrutar”, es muy probable que nos levantemos con entusiasmo para “disfrutar” todos los días…

Pero la parte más importante es que una vez hayamos redefinido “trabajar”, tendremos que interiorizar su nuevo significado y convencernos que realmente su significado es el que nosotros le demos, para así actuar en consecuencia. Si realmente crees que trabajar es disfrutar, cuando trabajes disfrutarás, pero si no lo crees no lo conseguirás.

¡Ya sabes cómo hacerlo¡ no esperes más y comienza a redefinir aquello que no te vaya muy bien, veras que todo cambia a mejor, cuando cambia su significado.
Se me olvidaba algo, ¿ya has definido “vivir” para ti?, yo ya he reflexionado sobre lo que significa vivir y lo que me gustaría que fuera, y he llegado a la siguiente definición:
VIVIR ES SER FELIZ…

Redefinir los aspectos clave de nuestra vida, nos convierte en personas sumamente poderosas, pruébalo, veras que es así…, tu poder personal aumentará de tal manera que creerás que tu vida adquiere un nuevo sentido, posibilitándote para convertirte en el/la dueñ@ y únic@ protagonista de tu vida…

Francisco Lutzardo
Coach y experto en desarrollo personal
E-mail: flutzardo@gmail.com

Blog: http://franlutzardo.blogspot.com

Las dificultades nos enseñan



Las dificultades nos enseñan, así es, aunque no lo parezca,
nos hacen más fuerte y nos preparan para lo que venga,
pero lo hace en silencio, desde el dolor, desde la pena,
rogando y pidiendo que desaparezcan.

Las dificultades nos ayudan a reconocer a quienes no te aprecian,
aquellos que aparecen cuando todo va bien,
cuando nada necesitas, cuando das y no esperas,
pero desaparecen cuando pides, casi en silencio, una flor o un poema.

Las dificultades nos ahogan, pero no nos asfixian,
nos dejan sin aire, pero con la fe inquebrantable en que confiamos,
y cuando las superamos, sentimos una emoción inmensa,
que nunca más la olvidamos.

Las dificultades nos enseñan, el significado de palabras malditas,
malditas y duras como rabia, ira, irritación y pena,
cuanta pena he sentido al sufrir tantas dificultades,
sin ayuda y con tan pocos que me quieran.

Las dificultades nos hacen recordar, a aquellos que tanto querías y ya no están,
y desesperadamente pides que vuelvan, que los necesitas, que los anhelas,
que darías cualquier cosa, por que estuvieran junto a ti,
en estos momentos de tanto dolor y de mucha pena.

Las dificultades nos enseñan, a ser mejores personas,
a ser mejores padres, mejores hijos, a ser tú de veras,
a no ser esa persona simple, superficial y que no quiera,
las dificultades no son malas si nos ayudan a descubrir quién era.

Francisco Lutzardo
Coach y experto en desarrollo personal,
E-mail: flutzardo@gmail.com
Blog: http://franlutzardo.blogspot.com

Congruencia por Merlina Meiler

La mayoría de nuestros problemas, en especial aquellos a los que no les encontramos una solución, se generan por no ser congruentes con nosotros mismos.

Cuántas veces no nos dejamos llevar por lo que pensamos o por nuestra intuición. En muchos casos, pedimos consejo a otras personas y hacemos al pie de la letra lo que nos recomiendan, tal vez, intentando no ser responsables del resultado que nuestras acciones producen. Total, yo hice lo que me dijeron…

Suele suceder que, por deber ser de cierto modo, por cumplir con ciertos mandatos o por el “qué dirán”, abandonamos nuestro centro, el de la congruencia. Esto genera confusión emocional y una sensación de desasosiego y de no estar siendo fieles con nosotros mismos.

Una cosa es tener en cuenta a las demás persona en nuestras decisiones y otra diferente es dejar de lado la lealtad que nos debemos a nosotros mismos por tratar de agradar a los demás por encima de las propias creencias y convicciones. Nada bueno sucede cuando uno se despersonaliza al punto de perder el eje interno. Esta falta de respeto hacia nosotros mismos no pasa desapercibida para nuestra mente, para nuestros sentimientos o, incluso, para nuestro físico. Además, quienes nos rodean se dan cuenta si somos coherentes o no, y esto afecta nuestra capacidad de que nos consideren confiables.

Si estás alineado en lo que piensas, dices y haces, hallarás soluciones a temas que te vienen inquietando desde hace tiempo. Encontrarás respuestas a esas preguntas que tantas veces te has formulado. Serás una persona genuina. Tendrás a tu disposición toda tu lucidez y tu fuerza interior. Vivirás en paz contigo mismo.

¿Te consideras una persona congruente?



Convicciones por Merlina Meiler

Las convicciones son una especie de columnas internas que todos poseemos y que ejercen en nosotros un poder del que tal vez no estemos conscientes. Nos sirven de sostén, ya que nos apoyamos en ellas en momentos de duda o al tomar decisiones, y también nos sirven como guía en casi todo lo que hacemos y emprendemos.

Son ideas a las que estamos fuertemente adheridos. A veces nos hacen sentir únicos y, en otras circunstancias, nos permiten un reconocimiento profundo con nuestros pares. Nacen de nuestro propio discurso y experiencia, o de conceptos o actitudes heredados o copiados. Este convencimiento interno es el motor de nuestros pensamientos y de nuestro comportamiento, y aquí es donde resulta importante conocer nuestras convicciones con el mayor detalle posible, para que obren en nuestro beneficio y no en nuestro detrimento.

Hoy es un buen día para revisar tus convicciones.

Fíjate si alguna está impulsándote de una manera que no da el resultado que desearías.

Más aún, intenta determinar si te están haciendo obtener efectos no deseados o incluso contrarios a los que aspiras. Nota si alguna está limitándote en cierta área en la que no logras desarrollarte (por ejemplo, si estás convencido de que se ama una sola vez en la vida y te has separado, claramente, tu convicción se interpone entre tú y tu posibilidad de volver a conformar una pareja feliz).

Presta atención para ver si las has generado tú en un momento de tu vida y si aún se aplican y tienen razón de ser.

Por último, luego de repasarlas, en caso de notar una discrepancia interna, enfréntate a ellas.
Pregúntate si lo que indican es verdadero, es bueno para ti o suena lógico (en muchas ocasiones, estamos convencidos o repetimos frases que no guardan relación con nuestro presente o con nuestra realidad). Es muy útil darnos cuenta de que algo que dábamos por cierto ya está perimido, ha mutado o, simplemente, quedó en otra etapa por la que transitamos hace tiempo. Esto nos permite abrirnos a nuevas formas de pensar, más acorde a lo que nos está tocando experimentar, y nos deja la puerta abierta para acceder a ideas y a recursos nuevos, que estaban sesgados o que ni sabíamos que existían o que podíamos acceder a ellos.

Es bueno tener convicciones y ser personas confiables, lo que también resulta altamente positivo es, de vez en cuando, verificar si todas nos resultan funcionales o si ha llegado la hora de desechar alguna, de crecer en cierto aspecto y de adecuarlas más a la persona en la que nos hemos transformado.

¿Eres una persona de convicciones rígidas o poco firmes?

Fuente: